En solo siete minutos de video, imposible lograr que el público comprenda al cien por ciento una novedad que podría cambiar los viejos modelos de clasificación de los organismos del boxeo. Incluso quien escribe, que es quien promueve la idea, aun debe pulimentar algunos detalles para que la idea creada quede completamente redondeada.

Entiendo que recibirá críticas por ser idea nueva, pero tengo fe de que en un futuro, quizá no muy lejano, mi nuevo sistema se ajuste para la clasificación de los boxeadores y podamos evitar en lo adelante peleas tan desniveladas como vemos hoy. Ya con un ranking oficial, cada boxeador tendrá más cuidado al enfrentar a un contrario de mucho menor nivel pues este enfrentamiento podría afectarle su propio ranking en la nueva lista y las promotoras y organismos deberían tenerlo en cuenta, para que podamos tener algo que  se acerque un poco más a la verdad en cuanto al nivel de un boxeador.

Opino que jamás esto llegaría a ser perfecto, nada lo es en la vida, además,  factores externos generalmente monetarios podrían afectar el coeficiente de ciertos boxeadores; eso está latente, sin embargo, esto podría ser el primer paso para un modelo más acertado, donde reitero, en ocasiones hasta un campeón mundial podría no ser el mejor ranqueado. El objetivo es lograr esa paridad, y en eso consiste la nueva idea, en tratar de que el nivel boxístico de los mejores sea realmente el más alto y que sus coeficientes sean los más bajos. Como a pesar de lo que nos pueda impresionar un boxeador debido a su talento, podría estar muy mal ranqueado. Si el boxeador no  demuestra su nivel frente a adversarios respetables, todo queda en conjeturas y su posición podría no ser de las mejores.

La esencia de este sistema es obtener un coeficiente para cada boxeador considerando dos elementos básicos:

1- Las peleas no perdidas por el boxeador (victorias y empates) dentro de un período actualizado de su carrera (ultimos dos a cuatro años)

2- Los récords (derrotas) de los adversarios enfrentados durante dicho período

3- No contar en el cálculo a boxeadores con record menor de diez peleas.

Muy  sencillo. Si un boxeador  ha enfrentado a sus últimos diez rivales, y los ha vencido a todos, pero entre todos estos presentan cincuenta o sesenta derrotas, lamentablemente dicho boxeador tendá que enfrentarse en lo adelante a peleadores con un nivel más alto si desea bajar su coeficiente para mejorar su clasificación. Por el contrario, si un boxeador, entre sus ultimas siete u ocho peleas ha sufrido dos derrotas pero entre todos sus rivales, incluyendo a los que venció y con los que perdió tienen entre todos menos de quince derrotas, pues este boxeador estaría en una alta posición y clase.

Voy a mostrarles los primeros pasos y requisitos elementales para que uds sean capaces de hacer sus propios cálculos con un nivel más completo de comprensión. En una segunda parte, para no alargar este escrito, publicaré  ejemplos claros de varios boxeadores con los  pasos correctos para computar el nivel real de cada uno de ellos y obtener sus coeficientes.

Primeramente hay un requisito muy importante para poder entrar en este ranking: Para calificar a un boxeador, este debe presentar en su record un mínimo de 10 peleas. Considero que de acuerdo a que hoy los boxeadores hacen de dos a tres peleas al año como promedio, diez peleas para el análisis abarca un período de tiempo promedial de dos a cuatro años. Por tanto, Vasyl Lomachenko aun no puede entrar en este sistema de ranking. Le falta una sola pelea para ello.

Usted tome obligatoriamente las últimas diez peleas de cada boxeador y entre esas últimas diez, usted tiene la opción de usar para sus cálculos un mínimo de cinco (siempre que sean las últimas) No menos de cinco, ni más de diez, usted escoge el número más favorable. Entiéndase que no se debe escoger un número de peleas menor de cinco para el cálculo. Si usamos menos de  cinco ya estaríamos bajando de los dos años de carrera en la mayoría de los casos.

O sea, que si usted echa un vistazo inicial a la página boxrec.com y mira entre las diez últimas peleas de un boxeador, usted a simple vista puede escoger para hacer su cálculo todas las peleas si fuera conveniente, o sea,  diez, pero podría escoger nueve, u ocho, o siete, o seis o cinco y ya no más. Son las opciones favorables para encontrarle el  coeficiente más bajo  a cada boxeador dentro de esos rangos. Por ejemplo, en el caso de Adonis Stevenson, si vamos a la tabla de boxrec, observamos sus diez últimas peleas y dentro de esas diez, miramos las derrotas de sus contrarios en dichas diez peleas. Perdonen que sea repetitivo pero quiero enfatizar para tratar de hacerme más comprensible. Podemos apreciar que precisamente en la pelea número diez de Stevenson, su contrario enfrentado tuvo en ese momento 20 derrotas, lo cual le podría afectar el coeficiente a Adonis si incluimos la pelea diez en el cálculo, por tanto, esa pelea podemos desecharla y hacerlo en base a nueve peleas para un mejor resultado, o sea, para un coeficiente más bajo.

¿Que se hace entonces en este caso? Pues se toman las derrotas totales de sus últimos nueve rivales y dividimos ese número de derrotas  por el número de peleas no perdidas de Stevenson dentro de estas nueve últimas peleas. O sea, 23 derrotas en sus últimos nueve adversarios, dividido por las nuevas peleas no perdidas en ese período.

23 derrotas de adversarios en las últimas nueve peleas

_______________________________________________ = 2.5

9 no perdidas en ese período (victorias en este caso)

  El resultado es excelente, obtenemos un coeficiente menor de 3. Pero también podíamos haber  probado con ocho, o con siete, con seis y hasta con cinco pero como se debe tomar la opción más favorable, usamos las últimas nueve pues luego de un breve análisis a simple vista, los rivales de Stevenson tienen menos derrotas entre la sexta pelea y la novena  que en  los combates mas recientes del canadiense  y repito, se toma la mejor opción. En el caso de Orlando Salido, por ejemplo, tomamos las últimas nueve y si contamos las derrotas de sus contrarios  tenemos 24 derrotas; estas, divididas por siete peleas no perdidas (cinco victorias y dos empates) de Salido dentro de esos nueve rivales (tiene dos perdidas en ese período) y obtenemos un magífico 3.4 Veamos que su última pelea frente a un rival con nueve derrotas le subió bastante ese coeficiente.

Hasta aquí esta primera parte. En la segunda parte traeré ejemplos concretos de importantes boxeadores y las clases de los mismos, con los cálculos paso por paso. Ustedes tienen la palabra.

(continuará)

Por Manuel Menéndez