«

»

Ago 10

MLB; Los Indios se ven comprometidos con la meta de volver a la Serie Mundial

10-8-17
10.40 PM

 

 

Cuando Michael Brantley se lastimó el tobillo derecho y fue inhabilitado por los Indios el miércoles, se trató de la novena ocasión esta campaña en la que Cleveland ha colocado a un jardinero en la lista de lesionados. Esto viene de un equipo que ha utilizado la lista de incapacitados un total de 16 veces este año. Conforme avanzaba la temporada, se podía presentir que los jardines de la Tribu se convertirían en un carrusel de jugadores, pero la necesidad también ha intervenido.

Ese es uno de los problemas que orilló a los Indios a realizar la maniobra el miércoles por la noche en la que adquirieron al jardinero Jay Bruce, un toletero zurdo cuyos 29 jonrones y mejor porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de su carrera este año fueron esencialmente ignorados en la fecha límite de canjes del 31 de julio, pero que aún estaba disponible en este período de agosto.

El otro problema es que la ofensiva de Cleveland sigue quedándose corta a la hora cero. Volvió a suceder en la dolorosa derrota del miércoles por 3-2 en extrainnings frente a Colorado, en lo que ha sido una extraña tendencia a lo largo de la campaña para un club que vació la chequera para adquirir al cañonero dominicano Edwin Encarnación en un esfuerzo por reforzar su lineup. Aunque el juego frente a los Rockies no aplica en esta lista, hasta la fecha van 27 juegos este año en los que la Tribu se ha ido completamente en blanco con corredores en posición de anotar. Se trata de básicamente un cuarto de lo que va de la temporada regular en la que la ofensiva del club ha caído en estos baches.

Ahora con Bruce a bordo las cosas cambian, pues su bate debe de ser clave para combatir esa ineficacia con corredores en posición de anotar. Más allá de su total de cuadrangulares antes mencionado, su OPS de .841 y su promedio wRC+ (Carreras Creadas Ponderadas Más) de 120, que ocupan el tercer lugar en Cleveland sólo detrás del dominicano José Ramírez (137) y Encarnación (122), Bruce batea .290, con porcentaje de embasarse de .364 y .634 de slugging con corredores en posición de anotar, junto a una línea ofensiva de .300/.370/.618 con corredores a bordo. Los Indios, en su incansable esfuerzo por regresar a la Serie Mundial y terminar con la sequía más larga sin campeonatos en las Grandes Ligas, necesitan a un bateador oportuno. Bruce, de 30 años de edad, cumple con ese perfil.

Pero Bruce también le hará gastar a la Tribu otros US$3.7 millones durante el resto de la campaña regular. Francamente, ha sido sorprendente ver a los Indios tratar de obtener un anillo de Serie Mundial de manera tan agresiva en el frente económico. En el 2016 se echaron a cuestas el resto del salario de US$9 millones del relevista zurdo Andrew Miller (así como los US$9 millones que ganará esta temporada y en el 2018), también comprometieron US$60 millones de su nómina en Encarnación por los próximos tres años y gastaron otros US$6.5 millones en el relevista Boone Logan(quien el mes pasado quedó fuera de acción por el resto de la campaña). Al arrancar el 2017, la Tribu ya había aumentado su nómina en un 30% entre el Día Inaugural del 2016 y el del 2017. Por lo tanto, haber agregado entre US$4 y US$5 millones a la nómina tras las adquisiciones de Bruce y el relevista Joe Smith no es poca cosa, aun cuando la pieza a cambio de Bruce (el pitcher de Clase-A Rydar Ryan) no parezca un precio alto de pagar.

El punto es que el verdadero valor de Bruce ha quedado comprometido por las condiciones de un juego que está experimentando una gran afluencia de poder. Si tomamos en cuenta la manera en que cañoneros de alto calibre como Encarnación, Mark Trumbo y Mike Napoli vieron su mercado desplomarse la pasada temporada muerta, es imposible presumir que Bruce obtendrá un pacto de esa magnitud.

Bruce pasó desapercibido en este mercado de canjes debido a la escasez de contendientes con una necesidad definida en los jardines (prueba de ello es lo poco que los Tigres recibieron a cambio cuando enviaron al jardinero J.D. Martínez a los D-backs). Pero con Brantley fuera de acción, Lonnie Chisenhall trabajando aún en su regreso de una lesión en la pantorrilla derecha y los repetitivos problemas ofensivos en situaciones de apremio, la adquisición de Bruce tuvo bastante sentido.

Cleveland ahora espera mejores resultados de aquí al final de la temporada. Para los Indios, este año ha sido más errático de lo que hubiesen imaginado, pero la oportunidad de regresar a octubre sigue viva. Y la adquisición de Bruce es otro ejemplo del incansable deseo de la Tribu de ganar un anillo de Serie Mundial.

FUENTE: LasMayores

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *