BARCELONA — El FC Barcelona y el Real Madrid estrenarán este domingo la temporada oficial en el Camp Nou con Neymar aún en el escenario. Alrededor del club azulgrana no se descarta que la afición culé pudiera tener un ‘recuerdo’ para el futbolista brasileño, cuya fuga al PSG es considerada, de manera generalizada, una traición al barcelonismo.

“Se marchó sin dar ni una explicación; se fue sin ofrecer ni una conferencia de prensa ni nada”, lamentó Xavi Hernández, leyenda viva del club y que no dudó en comparar su caso con el de Figo. “Es muy raro que un jugador no se quiera quedar en el Barça… No pasaba desde que Figo se fue al Real Madrid”, recordó el mediocampista en una entrevista al diario ‘Le Parisien’, en la que no ocultó su pesar por la decisión que tomó Neymar.

Lo explicado por el ex jugador del Barça no es una excepción en el entorno del Camp Nou, donde lo sucedido con el jugador brasileño es comparado sin disimulo con aquella fuga de Luis Figo, en el verano de 2000 cuando pasó de besar el escudo azulgrana a ser presentado por Florentino Pérez en apenas 48 horas.

“Con Figo les arrancamos el corazón”, solventó hace pocos días el presidente del Real Madrid y en Barcelona existe el temor que la marcha de Neymar acabe pesando tanto como la del portugués desde un punto de vista deportivo. Además de significar un duro golpe a la moral de la directiva de Bartomeu.

Neymar amenaza con ser algo más que un futbolista ‘fugado’ a ese nuevo enemigo que es el PSG. El Barça pelea por sustituirle en la plantilla, consciente de la dificultad enorme que eso entraña, sabedor de la imposibilidad de encontrar una pieza que le haga olvidar y temeroso de caer en una depresión deportiva… con el Real Madrid alumbrando imponente.

La Supercopa de España es, habitualmente, un trofeo menor que se pierde más que se gana. Ganarlo no es fundamental pero perderlo puede ser una frustración moral y con la figura de Neymar en el ambiente a eso se enfrenta el Barça a partir de este domingo.

Más allá de romper por la vía rápida la historieta del ‘Sextete’ que persigue el equipo de Zidane, en el Barcelona se entiende la necesidad de comenzar con buen pie la era de Valverde… Y no empezar a sentir la ausencia de Neymar como la puñalada que significó la de Figo en su día.