Sep 11

MLB; Combo de noticias: ¿Cuáles contendientes están mejor equipados para ganarlo todo en octubre? Y MUCHO +

11/9/17
8:35 pm

 

¿Cuáles contendientes están mejor equipados para ganarlo todo en octubre?

Los Astros tienen mucho en juego al llegar a octubre, pero ¿tendrán lo suficiente para ser el último equipo en pie? Bob Levey/Getty Images
  • Por Dan Szymborski | Especial para ESPN

El vicepresidente de los Atléticos de Oakland Billy Beane describió alguna vez la postemporada del béisbol como una “batalla de cosas aleatorias” y en otra ocasión dijo famosamente que “eso [su repertorio] no funcionaba en los playoffs”. Aunque esto se puede tomar como una queja, dado el hecho que sus Atléticos del 2000 al 2003, la llamada era del Moneyball, perdieron las cuatro series divisionales en las que participaron por un margen de 3-2, él tiene un punto cuando habla sobre el estatus de la postemporada como tierra de nadie. Puesto de forma simple, hay mucha paridad inherente en el deporte del béisbol, así que tienes muchos equipos con cualidades similares chocando unos contra los otros en series cortas. Cosas como juegos adicionales en casa, algo grande en otros deportes, solo otorgan ventajas marginales a los mejores del béisbol en la temporada regular.

Eso no significa que los playoffs sean completamente aleatorios y que proyectar un rendimiento en la postemporada sea completamente una causa perdida. De hecho, hay algunas cosas que tienden a mejorar de forma relativa las actuaciones en los playoffs. Nada como para llegar al grado de utilizar los dados cargados al jugar a los dados, sino más como patear la rueda de la ruleta de vez en cuando sin ser expulsado del casino y vetado de por vida. Después de todo, en el béisbol se trata de perseguir ganancias marginales; por eso los equipos están dispuestos a entregar tanto a finales de julio para lograr pasar de ser un equipo de .550 a uno de .560. Así que para responder la pregunta de cuáles equipos están mejor construidos para la postemporada 2017, le pedí al sistema de proyecciones ZiPS que corriera los números para ver cuáles equipos tienen la mejor oportunidad de dar los mejores golpes en esta postemporada.

Para la postemporada, el ZiPS utiliza un modelo diferente al de la temporada regular cuando calcula la fuerza de un equipo, uno que pone un enfoque mayor en el talento de primera línea y menos en la profundidad del equipo. La mayor diferencia es la forma en que se usan los jugadores. Una cosa con la que he trabajado mucho al desarrollar un modelo de postemporada es el analizar cómo los rosters de postemporada son construidos y como se distribuye el tiempo de juego. El tiempo de juego pesa más para los abridores, la rotación se recorta, y los mejores relevistas tienen menos preocupación por el mañana. Además, cuando se proyectan los playoffs, el ZiPS se puede enfocar más en los choques individuales, digamos, Clayton Kershaw vs. equipos específicos, lo que refina aún más las proyecciones. Después de todo, la maratón es ahora una carrera rápida, y cosas como tener al mejor quinto abridor y un gran jardinero sustituto simplemente significan menos en octubre.

Yankees de Nueva York
Probabilidades de ganar la Serie Mundial: 4.0 por ciento

Ser un equipo comodín hace el camino más difícil, pero sumando las proyecciones, lo que los Yankees reciben de sus cinco mejores jugadores de posición, sus primeros tres abridores y sus tres mejores relevistas se acerca a igualar lo que tienen los tres equipos mencionados arriba. El ZiPS proyecta el roster de temporada regular de los Yankees como un equipo de .548, lo que significa que se podría esperar que jueguen para .548 ante un equipo promedio en la liga. Para los playoffs, la proyección es de un equipo de .569. Esa diferencia en el porcentaje de victorias es de 3.4 victorias por cada 162 juegos, o la cantidad de valor adicional que puede brindar un jugador que es casi una estrella.

Más allá de Sonny Gray y Luis Severino en la rotación, el ZiPS se mantiene optimista sobre Masahiro Tanaka, cuya decepcionante efectividad de 4.82 mayormente refleja un mes de mayo realmente horrendo. Los problemas de Aroldis Chapman en esta temporada quizás le baje algo a sus acciones en el juego de las expectativas, pero el trio de Dellin Betances-Dave Robertson-Chad Green en las entradas finales se sigue proyectando en el ZiPS como el mejor trío para acabar un juego en el béisbol ahora mismo.

Diamondbacks de Arizona
Probabolidades de ganar la Serie Mundial: 4.8 por ciento

El ZiPS proyecta que Arizona va a recibir más de sus primeros tres abridores que los Astros en el resto de la temporada (WAR de 1.4 a 1.3), gracias a la recuperación de Zack Greinke y el 2017 siendo la temporada en la que Robbie Ray ha cimentado su estatus como un as. La parte trasera de la alineación de Arizona es débil, a pesar que el equipo se ubica tercero en la Liga Nacional en carreras anotadas, pero la adición de J.D. Martínez atiende una seria debilidad del equipo – su lamentable falta de ofensiva desde la esquina de los jardines.

Aunque los choques de equipos específicos realmente no nos dicen mucho sobre las actuaciones en postemporada, el hecho que Arizona tenga record de 21-17 en el 2017 ante los actuales líderes divisionales en el béisbol nos da algo de evidencia de que el equipo tiene el talento suficiente para competir de igual a igual con los mejores.

Astros de Houston
Probabilidades de ganar la Serie Mundial: 16.4 por ciento

Con la adición de Justin Verlander, la rotación de playoffs de Houston es ahora lo suficientemente profunda como para necesitar algo de mala suerte para tener que utilizar alguno de los abridores menos confiables de esta temporada, como Mike Fiers o Joe Musgrove. El talento de primera línea para los Astros es tan abrumador en la alineación, con el posible favorito para el JMV de la LA en José Altuve, a un jugador que habría sido fuerte competencia para Altuve si no se hubiese lesionado (Carlos Correa), y tres abridores adicionales que el ZiPS los tiene quebrando la barrera del WAR de 4.0 esta temporada (George Springer, Josh Reddick y Alex Bregman).

Cuando se trata de una posible Serie Mundial, Houston se proyecta incluso mejor que los Indios, en gran parte gracias a perder el bateador designado en tanto como en cuatro juegos, con la mala temporada en general de Carlos Beltrán (87 OPS+) no proporciona mucha motivación para utilizarlo en el terreno a menos que sea para un choque particularmente bueno.

Indios de Cleveland
Probabilidades de ganar la Serie Mundial: 16.4 porciento

Cleveland habría salido por encima de los Dodgers aquí, pero el que Danny Salazar haya sido enviado al bullpen y su ahora estatus cuestionable como abridor de playoffs es suficiente como para enviar a Cleveland al siguiente escalón de abajo en esta lista. La ventaja de tener a Corey Kluber, Carlos Carrasco y Salazar en la parte superior de la rotación con un poco de Trevor Bauer/Josh Tomlin es obvia; solo los Astros en la LA pueden esperar igualar algo así.

ZiPS proyecta a los Indios con una de las bancas más débiles entre los equipos contendientes a playoffs. Cleveland sigue teniendo el tercer mejor WAR entre jugadores de posición en la LA esta temporada, lo que significa que ellos están recibiendo una cantidad desproporcionada de su valor de jugadores de posición en el equipo de jugadores que van a ser titulares en la postemporada, lo que es algo bueno. En términos simples, las oportunidades de los Indios en los playoffs se tratan de José Ramírez y Francisco Lindor, no de sus jugadores Plan B más allá de Ramírez y Lindor.

Dodgers de Los Angeles
Probabilidades de ganar la Serie Mundial: 22.9 por ciento

Ahora mismo, ciertamente los Dodgers no se sienten como un equipo que produzca temor en la postemporada, pero el equipo fue tan dominante en los meses del medio de la temporada que si perdieran el resto de los partidos que les quedan en la campaña, tendrían casi asegurado un puesto en la postemporada. Incluso en la división, solo ganando cuatro de los 20 juegos que les quedan los convertiría en los grandes favoritos para llevarse el banderín.

Eso no suena exactamente como una buena noticia – y no lo es – pero no es el gran desastre que parece ser en este momento. El hecho es que, en términos históricos, las sobreactuaciones a finales de la temporada y las pobres actuaciones al final de la temporada nos dicen muy poco sobre cómo un equipo jugará si llega a los playoffs. Calentarse o enfriarse en septiembre o agosto o cualquier otro mes simplemente ha hecho muy poca diferencia en la historia.

Como tal, no es solo probable que los Dodgers terminen siendo un equipo excelente, sino que también tienen mucho peso en su talento superior. Es abrumadoramente probable que Clayton Kershaw y Yu Darvish sean dominantes dentro de un mes y que el trío de Kershaw-Darvish-cualquier otro le cause muchos problemas a la mayoría de los equipos. En los playoffs, cuando los Dodgers no parezca como una unidad de cuidado intensivo en un hospital, ellos podrían depender mucho menos de sus relevistas más propensos a permitir cuadrangulares – los estamos mirando a ustedes, Pedro Báez y Josh Fields.

————–

 

 

La semana de los Dodgers: De mal en peor

Mark Reynolds conectó cuadrangular con bases llenas y Colorado derrotó a Los Ángeles que perdió su juego 15 en 16 presentaciones.

Supongo que hay dos maneras de mirar la temporada de los Dodgers de Los Angeles si eres fanático de ese equipo:

1. 92-51 sigue siendo el mejor record en el béisbol.

2. 1-15 en sus últimos 16 juegos, lo que significa que… QUÉ ESTÁ PASANDO EN ESTE MUNDO, ESTO NO HACE SENTIDO, EL EQUIPO ENTERO APESTA Y LA TEMPORADA SE ACABÓ Y ODIO EL BÉISBOL.

Los Rockies de Colorado vencieron a los Dodgers 8-1 el domingo, propinándoles su 10ª derrota en fila. El partido estaba 2-0 hasta que los Rockies abrieron el marcador con cinco anotaciones en la octava entrada y los Dodgers rompieron la blanqueada en la parte baja de la novena con el primer cuadrangular en Grandes Ligas para Alex Verdugo. El manager de los Rockies Bud Black esperaba tener tres entradas de su abridor Tyler Chatwood, quien principalmente había sido utilizado como relevista últimamente, pero la ofensiva de los Dodgers ha sido tan inepta que Chatwood logró trabajar cinco entradas en blanco.

No se sorprenderían al saber que los Dodgers son el primer equipo en ganar 15 de 16 juegos y perder 15 de 16 juegos en la misma temporada. Rayos, solo otros dos equipos en los últimos cinco años han perdido 15 de 16 juegos – los Bravos en 2015, quienes terminaron con marca de 65-97, y los Astros de 2013, quienes perdieron sus últimos 15 juegos en camino a terminar con 111 derrotas. Ningún equipo ha perdido 10 juegos seguidos y ha logrado llegar a la Serie Mundial – los Yankees de 1953 perdieron nueve en fila, la mayor cantidad para un campeón de Serie Mundial.

Por lo tanto, eso hace difícil entender las razones para esta mala racha. Los Dodgers habían ganado 52 de 61 juegos para darse a sí mismos la oportunidad de intentar conseguir el record de victorias en una temporada. Ahora llevan más de dos semanas como el peor equipo en el béisbol. El análisis lógico nos dice que miremos al escenario grande y veamos este resbalón de 16 juegos como una aberración – de seguro, una que es única – porque si hay algo que nos han enseñado los sabermétricos, es a no reaccionar de más ante una muestra pequeña.

También sabemos que los Dodgers tienen los mismos jugadores que estuvieron en las buenas rachas. Al mismo tiempo, el lado emocional de nuestro cerebro no puede observar lo que ha ocurrido recientemente y descartar 15 derrotas en 16 juegos como algo simplemente irrelevante. Si ganar 52 de 61 juegos nos dice algo sobre la grandeza de este equipo, el perder 15 de 16 nos dice por lo menos algo también.

La cosa es que, ellos se ganaron este record. Han lucido mal en cada faceta del juego. Veamos lo que les ha salido mal es esta racha de miseria.

Ofensiva

Panorama: .200/.266/.319, 2.4 carreras por juego

¡Fo!. Echemos un vistazo a los culpables mayores.

  • Corey Seager, .231/.231/.269: Seager no ha jugado mucho durante estos 16 juegos con apenas 26 turnos mientras batalla con molestias en el codo derecho. Conectó un doble el pasado viernes, su primer extrabase desde el 15 de agosto. Obviamente, ellos necesitan que él esté saludable.

  • Cody Bellinger, .213/.260/.447: Se perdió los primeros partidos de la racha por una torcedura en un tobillo, y probablemente ya le tocaba una mala racha de todos modos. No creo que esto sea por fatiga – tuvo slugging de .615 en agosto – pero luego de mejorar su tasa de boletos a ponches en julio y agosto, ha caído atrás con dos boletos y 13 ponches en septiembre.

  • Chris Taylor, .217/.230/.350: Claramente ya le tocaba un retroceso luego de tener un BABIP por encima de los .400 durante gran parte de la temporada.

  • Yasmani Grandal, .143/.178/.214: Uno siempre se preocupa por el choque de los receptores contra la pared en la recta final, pero en realidad Grandal terminó el año pasado con fuerza. Los Dodgers aman sus habilidad para el enmarcado de pitcheos, así que parece poco probable que le vayan a dar de repente su puesto titular a Austin Barnes.

  • Logan Forsythe, .132/.250/.237: Más allá de su buena tasa de boletos, ha sido una gran decepción toda la temporada, con promedio de .228 y apenas cinco jonrones, tras conseguir 37 en las últimas dos temporadas para Tampa Bay.

  • Curtis Granderson, .085/.204/.149: Con los problemas ofensivos de Joc Pederson, los Dodgers adquirieron a Granderson el 19 de agosto. Hizo sentido la movida. Desde mayo hasta el momento del cambio, Granderson había sido uno de los mejores bateadores en el béisbol (luego de un feo mes de abril). Pero desde que llegó a los Dodgers apenas batea para .114 en 70 turnos.

Incluso mirando al escenario completo, este equipo no es una potencia ofensiva. Los Dodgers están empatados en el quinto puesto en la Liga Nacional en carreras por juego y la ofensiva ha sido impulsada de alguna manera por dos chicos (Bellinger y Taylor) que probablemente están jugando muy por encima de su nivel. Las mayores preocupaciones aquí son Seager (lesión), Taylor (simplemente jugando fuera de su cabeza por cuatro meses) y Granderson (bateador de rachas en las profundidades de una gran mala racha).

Pitcheo

Panorama: 139.1 EL, 145 H, 63 BB, 173 K, 26 HR, 5.81 ERA

Aquí, hagamos un “antes” del derrumbe y “durante” el derrumbe.

MOMENTOTASA PONCHESTASA BOLETOSTASA HRBABIPTASA DEJADOS EN BASE
Antes25.9%7.2%3.0%.27579.4%
Durante27.9%10.2%4.2%.34167.8%

Lo más interesante aquí es que la tasa de ponches en realidad ha aumentado durante la mala racha del equipo de 1-15. Todo lo demás ha empeorado. Algo de esto es retroceso esperado, siendo lo más notable la insostenible racha de dejados en base de casi 80 por ciento. El BABIP permitido de .341 sugiere que ha habido algo de mala suerte en las pelotas en juego.

Dicho esto, hay algunas preocupaciones legítimas sobre varios miembros clave del cuerpo de lanzadores:

  • Clayton Kershaw: Una buena salida, y una mala desde su regreso de la lista de lesionados. Probablemente va a estar bien.

  • Alex Wood: Tiene efectividad de 5.10 en sus últimas ocho aperturas. Considerando que lanzó 119 entradas en 2015 y apenas 60 el año pasado y que lleva 134 este año, ciertamente es posible que haya algo de fatiga, aunque los Dodgers lo han manejado de forma cuidadosa.

  • Yu Darvish: Simplemente no ha sido impresionante, con efectividad de 5.34 en seis aperturas con los Dodgers, y eso incluye su salida dominante de debut ante los Mets. Todo se trata de su falta de comando: En su última salida, hizo 90 pitcheos en apenas 4? entradas y en la apertura anterior a esa hizo 88 lanzamientos en apenas tres entradas. No se puede descartar la presión sobre él: No solo está lanzando en búsqueda de un gran contrato como agente libre, sino que también es visto como la última pieza del rompecabezas.

  • Pedro Báez: El manager Dave Roberts criticó a los fanáticos luego que estos abuchearan a Báez la otra noche, citando la efectividad del lanzador de 2.53 en lo que va de temporada. Esa efectividad es básicamente una casualidad: Ha logrado un FIP de 4.63 mientras ha otorgado 25 boletos en 57 entradas y ha permitido nueve jonrones. Esos problemas finalmente lo alcanzaron.

¿Qué significa todo esto? Es importante mencionar que no hay una fuerte relación entre el record en septiembre y lo que ocurre en octubre. Hay información que he recopilado sobre los equipos de playoffs desde 2006. Dos de los equipos más “calientes” en septiembre ganaron la Serie Mundial: los Filis de 2008 y los Gigantes de 2012. Y uno de los más “fríos” ganó la Serie Mundial: los Cardenales de 2006 jugaron para 12-17 en el mes final de la temporada.

Por otro lado, el único otro ganador de Serie Mundial desde 2006 en terminar por debajo de los .500 en el mes final de la campaña fueron los Reales en 2015, quienes jugaron para 15-17. Seis de los 11 ganadores tuvieron mejor porcentaje de victorias en septiembre que en el resto de la temporada (uno tuvo el mismo). En general, los 11 ganadores de Series Mundiales en ese periodo jugaron para .597 en el mes final, ligeramente mejor que el resto de la temporada.

Les mencioné esto el otro día, pero el mejor ejemplo de haber terminado mal y luego ganarlo todo fueron los Yankees en el 2000, quienes perdieron 15 de sus últimos 18 partidos, incluyendo los últimos siete (esa mala racha incluyó derrotas de 15-4, 11-1, 11-3, 13-2 y 9-1). De todos modos, uno no quisiera entrar a los playoffs jugando de esa forma.

Si hay alguna buena noticia para los Dodgers, es que todavía les quedan 19 partidos en la temporada regular. Los fanáticos de los Dodgers tienen un mensaje simple para esos 19 juegos: Hagan que amemos de nuevo el béisbol.

—————–

 

Los Diamondbacks siguen la ruta de los Medias Rojas hasta octubre

Al otro lado del país, lejos del Fenway Park, un toque de la fórmula del éxito de Boston se puede ver en el resurgir de Arizona en el 2017. AP Photo/Ross D. Franklin
  • Jerry Crasnick | Escritor Senior de ESPN

Derrick Hall ha visto una evolución elegante en 12 años como presidente de los Diamondbacks de Arizona. Cuando se unió a la oficina central del equipo en 2005, padres e hijos se presentaban en los partidos ataviados con los uniformes de los Cachorros, Yankees o Medias rojas. Pero ahora la diversidad es la norma. Mamás y papas siguen rindiendo homenaje a Anthony Rizzo y Kris Bryant en el azul de los Cachorros, pero los chicos prefieren las camisetas con Paul Goldschmidt, Jake Lamb, Zach Greinke y Robbie Ray en sus espaldas.

En su primer año como gerente de los Diamondbacks, Mike Hazen ve un fenómeno similar en juego en las Pequeñas Ligas de Arcadia, donde Charlie, John, Teddy y Sam Hazen y sus pares gravitan hacia el esquema de color de los D-backs del Rojo Sedona, Arena Sonoran y negro.

Los cuatro hijos de Mike y Nicole rondan las edades de 7 a 11 años, y ellos formaron un vínculo temprano con los jugadores de los Medias Rojas de Boston mientras papá trabajaba en la oficina central del equipo. Pero ya están moviéndose hacia las Serpentinas.

“Mis hijos crecieron como fanáticos de los Medias Rojas porque ellos iban a todos los partidos de los Medias Rojas”, dijo Hazen. “Ahora cada mañana todo se trata sobre los D-backs: ‘¿Ganaron anoche? ¿Pudo Robbie acabarlo? ¿Lamber [Jake Lamb] conectó cuadrangular al final del juego? Eso es algo asombroso’. Entonces agarran su teléfono y se ponen a ver los videos.

“Todavía ellos siguen viendo a los Medias Rojas porque se sienten atraídos por Mookie Betts y Dustin Pedroia y el resto de los jugadores. Ellos los siguen y ven lo que hacen. Pero están enfocados ahora en los D-backs”.

Tanto en el tamaño de adultos como el de niños, se trata menos de las camisetas que de la inversión emocional de las personas que las usan.

Los Diamondbacks y sus fanáticos tienen razones para sentirse optimistas en estos días. Luego de caer a 21 juegos de distancia de los Dodgers de Los Angeles el 25 de agosto, los D-backs cerraron esa brecha a nueve gracias en parte a una racha de 13 victorias en fila que finalmente terminó ante San Diego en el fin de semana. Aunque tengan que avanzar a la Serie Divisional de la Liga Nacional como comodín, ellos están en la posición ventajosa de ser anfitriones del juego con Greinke, quien tiene marca de 13-1 y efectividad de 2.31 en el Chase Field esta temporada, como su lanzador abridor.

La perspectiva a largo plazo es prometedora. Dieciseis años después que Randy Johnson, Curt Schilling y Luis González llevaran a Arizona a la victoria en la Serie Mundial sobre los Yankees de Nueva York, los Diamondbacks del 2017 están ganando los corazones y las mentes y dando inicio a la tradición con el ímpetu de un fanático de Boston.

Hazen, de 41 años, creció en los suburbios de Boston y vio sus esperanzas crecer y morir con los Medias Rojas de 1986. Jugó béisbol universitario en Princeton, pasó dos años como jardinero en el sistema de los Padres y obtuvo un trabajo de verano como cazatalentos en la Cape Cod League para Peter Gammons, el que logró convertir en una pasantía con los Indios de Cleveland. Luego de 16 años como cazatalentos y ejecutivo en Cleveland y Boston, Hazen consiguió el trabajo con Arizona y se trajo a sus ex colegas de los Medias Rojas Amiel Sawdaye y Jared Porter para ayudarlo a implementar su visión.

La nueva oficina central de Arizona miró al Fenway para su primera gran adición, al contratar al ex coach de la banca de los Medias Rojas Torey Lovullo para sustituir a Chip Hale como el octavo manager en los 20 años de historia de la franquicia. Lovullo se ha convertido en candidato a Manager del Año de la Liga Nacional mientras ha logrado fortalecer una relación con Hazen que se arraigó durante sus días juntos en las organizaciones de Cleveland y Boston.

“Los tiempos han cambiado”, dijo Lovullo. “Las nuevas oficinas centrales están comprometidas e involucradas en un nivel impresionante y el punto clave es la relación entre el manager y las oficinas centrales. Para mí, es como un matrimonio. Tienes que tener una relación donde compartes lo bueno y lo malo. Desde el Día 1, Mike y yo tuvimos conversaciones agresivas, comprensivas y de aprendizaje. Nunca, nunca hubo un juicio. Estamos haciendo esto por una razón – sus jugadores y su rendimiento en el terreno. Hemos marcado muchas cosas rápidamente”.

Las camisetas de Paul Goldschmidt están en demanda ahora que el nuevo sentido de dirección bajo el nuevo manager Torey Lovullo los lleva de vuelta a la postemporada. Christian Petersen/Getty Images

La nueva dinámica es todo lo que Hall y el dueño de los Diamondbacks Ken Kendrick envisionaron cuando entrevistaron a Hazen luego de la derrota de los Medias Rojas ante Cleveland en la Serie Divisional de la Liga Americana en 2016. Hazen pasó un viernes en la tarde en Phoenix y asombró a Kendrick y Hall con su visión para construir la franquicia y su profundo conocimiento de la organización de Arizona, y rápidamente se separó del resto del grupo.

“Me llevé a Mike afuera para que pudiera llevarse a su esposa a cenar, y volví adentro y mire a Ken y le dije, ‘¿Sientes lo mismo que yo sobre este hombre?'”, dijo Hall. “Ken dijo, ‘Oh si, él es mi candidato también’. Ambos lo supimos tan pronto nos reunimos con él”.

Hazen rápidamente contrató a Mike Fitzgerald, un graduado de matemáticas de MIT de 28 años y analista cuantivativo con los Piratas de Pittsburgh, para construir un nuevo sistema analítico en Phoenix. Además ha mostrado la voluntad para escuchar, para incorporar diferentes puntos de vista y abrazar el rol de los cazatalentos. El sistema de fincas de Arizona ha recibido suficientes golpes en los últimos años como para que Keith Law de ESPN lo colocara en el puesto 30 en el béisbol al entrar a esta temporada, y va a necesitar más que análisis estadístico para recuperarse.

Hazen y su grupo fueron afortunados al heredar algunas piedras angulares. Josh Byrnes era el gerente y Tom Allison el director de cazatalentos cuando Arizona seleccionó a A.J. Pollock y Goldschmidt en un gran sorteo en 2009. El regimen de Kevin Towers añadió a Lamb en la sexta ronda del draft de 2012 y firmó a David Peralta como un oscuro agente libre internacional, y el combo de Dave Stewart-Tony La Russa se arriesgó con el acuerdo de Greinke por seis temporadas y $206.5 millones en diciembre de 2015. Ese contrato sigue luciendo como algo exorbitante, pero Greinke se ha recuperado bien luego de una poco caracteristica mala temporada en el 2016.

La nueva oficina central ha añadido algunas piezas importantes. Hazen hizo una movida atrevida antes del Día de Acción de Gracias, al enviar al torpedero Jean Segura a Seattle en un cambio de cinco jugadores que trajo al lanzador Taijuan Walker y el torpedero Ketel Marte a Arizona, y los Diamondbacks lograron un gran golpe en la fecha límite de cambios directos cuando añadieron a J.D. Martínez de Detroit por tres jugadores del cuadro de liga menor. Martínez, que podrá ser agente libre luego de la temporada, ha logrado números de .269/.342/.701 en uniforme de Arizona y conectó cuatro jonrones en una reciente paliza 13-0 a los Dodgers.

Los Diamondbacks se han beneficiado de algunas decisiones más matizadas. El jardinero Gregor Blanco y los receptores Jeff Mathis y Chris Iannetta le dan una estabilidad veterana al roster. El ex primer seleccionado Archie Bradley ha dado el salto al estrellato en su transición de abridor a relevista. Y los D-backs resitieron la tentación a entrar en pánico cuando el cerrador de 40 años Fernando Rodney tuvo efectividad de 12.60 en 9⅓ entradas en abril. Antes de dejar escapar la ventaja en la novena entrada del partido del sábado en la derrota 8-7 ante San Diego, Rodney había maniatado a los rivales a promedio de bateo permitido de .129 en 43 apariciones desde el 1 de mayo.

Los Diamondbacks han pasado de ser últimos en la LN en efectividad (5.09) en 2016 a ser segundos detrás de los Dodgers (con 3.61) gracias en parte a la recuperación experimentada por Greinke y Patrick Corbin, la sorpresiva contribución de Zack Godley y el salto de Ray a ser un Todos Estrellas, pero también se han beneficiado de algunas mejorías en el departamento de la receptoría. Mathis, quien sufrió la fractura de su mano a finales de agosto, se ubica octavo en las mayores en enmarcado de lanzamientos, mientras Iannetta está en el puesto 15.

“Para mí, es uno de los denominadores comunes que han ayudado a nuestro cuerpo de lanzadores”, dijo Lovullo. “Esa era una prioridad – conseguir un par de jugadores veteranos que tuvieran buen historial de manejo de lanzadores y que pudieran enmarcar lanzamientos y decisiones de juego y leer swings y desarrollar buena relación con los lanzadores. Sin Jeff Mathis y Chris Iannetta, no estaríamos donde estamos”.

Los esfuerzos de llegar a los fanáticos de los Diamondbacks comienzan con Goldschmidt, quien se ha convertido en un pilar de la alineación y la comunidad de Phoenix. Goldschmidt firmó un acuerdo de extensión de contrato favorable al equipo por cinco años y $32 millones que incluye una opción del equipo por $14.5 millones para el 2019. Sus 31.4 victorias sobre reemplazo (WAR) son la tercera mejor cantidad en MLB detrás de Mike Trout y Josh Donaldson desde 2013, y tiene oportunidad de lograr su primer premio de JMV en la LN luego de haber llegado segundo en par de ocasiones.

“Tenemos suerte en nuestra comunidad de tener un jugador como Shane Doane, quien se retiró luego de jugar toda su carrera con los Coyotes, y Larry Fitzgerald con el equipo de la NFL, y entonces Paul Goldschmidt con este equipo”, dijo Hall. “Así es como se construye una buena base de fanáticos. Paul Goldschmidt se desarrolló aquí. Es un modelo a seguir. Él y su esposa están en el Hospital de Niños de Phoenix todo el tiempo, constantemente dándole servicio a la comunidad. Todo eso suma para decir, ‘Este hombre es un favorito de los fanáticos y alguien de la casa’.

“Sus compañeros lo adoran. Nunca he escuchado nada malo sobre Goldy. Lo que yo siempre he dicho sobre Paul es que, él no se da cuenta de lo bueno que es, y eso es parte de lo que lo hace ser lo que es. No da nada por sentado”.

Esa mentalidad permea en toda la organización. Cada vez que Hazen se siente menos satisfecho, reflexionar sobre la serie del 18 al 20 de agosto en Minnesota en la que los Diamondbacks perdieron tres seguidos mediante anotación combinada de 27-8. Lovullo ha arraigado a sus jugadores con una pérdida de memoria a corto plazo que evita que los pequeños contratiempos se multipliquen en algo más grande. La mayor racha de derrotas de Arizona – cinco en fila – ocurrió antes y después del receso del Juego de Estrellas.

“Nosotros estamos enfocados en lo que Torey hablaba desde el inicio de los entrenamientos primaverales – salir y jugar los 162 partidos al máximo de tus habilidades, tan duro como puedas. Dejar tu talento cada noche, y ver como resulta todo”, dijo Hazen. “Los Dodgers podrían haber huído de nosotros. Pero eso es lo que seguimos diciendo, y lo que seguimos diciendo ahora. Dónde eso nos va a dejar al final, no lo sabemos. Pero seguimos intentándolo”.

Hazen tuvo algunos choques culturales en Arizona al ser criado en la Costa Este, pero no ha perdido su acento de Boston o su impulso competitivo. La nueva oficina central ha establecido un tono de altas expectativas en Phoenix.

“Es bastante cool”, dijo Hall. “Tienes un chico que es de Boston. Fue fanático de los Medias Rojas toda su vida y hasta trabajó para los Medias Rojas. Se llevó a su familia y la mudo al desierto, y ahora todos están con él. Mike es tan fanático de los D-backs como el que más. Pienso que era su tiempo – y era el tiempo de Torey”.

A juzgar por los eventos recientes, es posible que también sea el tiempo de los Diamondbacks. Al llegar a la postemporada, los fanáticos de Arizona se asegurarán de estar apropiadamente vestidos para la ocasión.

Tomado de : ESPN.COM





 

 

Los Nacionales quieren cambiar su historia en la postemporada

Los Nacionales quieren cambiar su historia en la postemporada

Haber ganado la División Este de la Liga Nacional, lo que lograron los Nacionales el domingo de la mano de Stephen Strasburgh al vencer 3-2 a los Filis, no es el fin de la historia de esta edición de los capitalinos. El club todavía tiene muchas razones para no bajar la marcha estas últimas tres semanas de la ronda regular y eso es lo bueno de este nuevo formato, en el que el lugar en el que se iniciará la Serie Mundial se determina por el mejor récord de la temporada regular.

Washington (88-85) está a sólo 4.0 juegos de los Dodgers (92-51) en la carrera por el mejor registro del Viejo Circuito, lo que de conseguir le permitiría empezar en casa todas las series de postemporada de la Liga Nacional que disputen. De la misma manera, la localía para la Serie Mundial no está decidida, con los Indios (87-56) y los Astros (86-57) también en la pelea junto a Dodgers y Nacionales.

Pero dejemos de pensar en el futuro para poder apreciar por un momento lo que ha hecho Washington. Hay que celebrar el éxito que han sostenido los Nacionales ya por varios años, quizás lo más difícil de hacer en cualquier deporte profesional. Durante las últimas seis campañas, han ganado 546 juegos de ronda regular, la segunda mayor cantidad en las Grandes Ligas.

Ser consistentemente buenos durante un periplo tan largo habla mucho sobre la organización. Sobre sus dueños, la directiva, los jugadores y todos esos instructores, escuchas, preparadores físicos y tantos otros que han aportado de distintas maneras. El béisbol es un deporte en el que el éxito es algo en equipo.

Más allá de lo que pase en la postemporada -y estemos claros en que es por eso que serán recordados- los Nacionales una vez más han vuelto a mandar felices a casa a sus fanáticos noche tras noche.

Quizás el mejor cumplido que se le puede dar a una organización es al mismo tiempo la peor maldición: Los Nacionales han ganado tanto que ahora todo el mundo espera que lo hagan siempre. Pero sepan esto, aficionados de Washington: No es tan fácil como estos muchachos lo hacen ver.

El domingo, los Nacionales consiguieron su cuarto título de la División Este de la Liga Nacional en seis temporadas, y eso es precisamente lo que se planteó hacer Mike Rizzo cuando se unió al club como gerente general asistente en el 2007 y fue nombrado gerente general en el 2009.

Rizzo se puso dos metas: Construir un proyecto que pudiese mantener el éxito a lo largo de los años y hacerlo sumando la mayor cantidad de pitchers de rectas poderosas.

Rizzo ha hecho un trabajo tan bueno como el de cualquier ejecutivo en el béisbol. Ha construido una gran organización.

Pero sí, es cierto, la vara con la medimos la verdadera grandeza es el número de campeonatos, y los Nacionales todavía no tienen ninguno de esos. En sus tres viajes previos a la postemporada, no han ganado una serie. Ese es el precio que se paga cuando se juega en el nivel más alto y los Nacionales entienden eso.

Washington volverá a intentar buscar ese campeonato en octubre y sólo un tonto apostaría en contra de ellos. Esto es lo que tienen a favor esta vez: todo, básicamente. El frente de la rotación es de ensueño y el bullpen muy capaz.

Pero hay más razones. Strasburg nunca ha estado mejor, y todos sabemos el impacto que un pitcher así puede dejar en la postemporada. En cinco aperturas tras volver de la lista de lesionados, ha permitido dos carreras limpias y ha ponchado a 41 en 35 innings.

La efectividad del otro as del club, Max Scherzer, es de 2.32, la mejor de su carrera y casi media carrera menos que el 2.96 que dejó cuando ganó el Premio Cy Young el año pasado. Así, no tiene importancia a quién elija Dusty Baker para iniciar el Juego 1 de la Serie Divisional. Juntos, son capaces de darle la primera Serie Mundial a Washington en 83 años.

La alineación, con el candidato al Jugador Más Valioso Anthony Rendón viviendo la temporada de su vida, es quizás la más completa de la Liga Nacional, especialmente ahora que el campocorto Trea Turner regresó desde la lista de lesionados. El equipo no respirará hasta que Harper, marginado con una lesión en la rodilla izquierda desde el 12 de agosto, esté de vuelta en el terreno, pero todavía tiene tres semanas para hacerlo.

Y después está el manager. Lo único que le falta a Dusty Baker es ganar una Serie Mundial como piloto. Pero ésta es la novena vez que lleva a un club a los playoffs, y probablemente este equipo represente su mejor oportunidad.

Sin embargo, más allá de lo que termine pasando el mes entrante, los Nacionales han cambiado totalmente la forma en la que los demás equipos los miran. En cuatro temporadas antes de que llegasen a los playoffs en el 2012, promediaron 95 derrotas al año y en dos ocasiones pasaron de 100 reveses. Celebremos, entonces, por otro octubre con béisbol en Washington y otro intento por escalar hasta lo más alto. No hay nada mejor.

Michael Fulmer se operará de un nervio del codo derecho

Michael Fulmer se operará de un nervio del codo derecho

El abridor de los Tigres, Michael Fulmer, se someterá a una operación para reparar un nervio en el codo de lanzar. La recuperación sería de tres a cuatro meses.

Fulmer, de 24 años de edad, estuvo en la lista de incapacitados esta temporada debido a una inflamación en un nervio del codo, que también le causó cosquilleo en los dedos de la mano derecha. Fulmer consultó con el reconocido cirujano James Andrews y el serpentinero decidió someterse a la cirugía que devolverá al nervio a la posición correcta.

El diestro registró efectividad de 3.83 en 25 aperturas esta temporada por los Felinos y fue convocado a su primer Juego de Estrellas. En el 2016, tuvo foja de 11-7 con promedio de carreras limpias de 3.06 en 26 presentaciones para llevarse el premio al Novato del Año de la Liga Americana.

Aaron Judge y Gary Sánchez siguen haciendo historia en los Yankees

Aaron Judge y Gary Sánchez siguen haciendo historia en los Yankees

ARLINGTON — Aaron Judge ha impresionado durante gran parte de la temporada. El domingo, el cañonero entró a la historia.

Judge pegó par de cuadrangulares — su 40mo y 41ro de la campaña — en la contundente victoria de Nueva York sobre los Rangers y fijó un récord al convertirse en el segundo novato en la historia de Grandes Ligas en sacudir 40 jonrones. En ese sentido se unió a Mark McGwire, quien pegó 49 en 1987.

“Especialmente cuando estaba en aquella lucha con [el dominicano] Sammy Sosa, fue divertido verlo cuando era niño”, expresó Judge sobre el hecho de acompañar a McGwire en la lista. “Es bastante especial estar en la misma categoría”.

El superar los 40 bambinazos también significó que Judge se unió a nombres en los Bombarderos que cada niño que sigue el béisbol conoce muy bien.

Judge se convirtió en el quinto miembro de la franquicia de los Yankees en pegar 40 jonrones con al menos 25 años de edad, junto a Mickey Mantle (1956), Joe DiMaggio (1937), Lou Gehrig (1927) y Babe Ruth (1920).

“No parece real”, manifestó Judge. “Cuando era niño, nunca pensé que sería mencionado en la misma frase con aquellos jugadores. Es un gran honor”.

Como si fuera poco, Judge fijó otra marca. Negoció su 107mo pasaporte de la temporada, un récord de Grandes Ligas para un novato en una campaña.

“Eso simplemente te demuestra que él es más que un jonronero”, señaló el dirigente de Nueva York, Joe Girardi. “Veo lo bien que juega a la defensa y corre las bases bastante bien. Es un jugador completo”.

Judge no fue el único en hacer historia. El receptor dominicano Gary Sánchez también pegó par de cuadrangulares, uno de ellos de 461 pies de distancia. Sánchez y Judge se convirtieron en apenas el quinto par de compañeros en sacudir vuelacercas de al menos 460 pies de distancia cada uno en un mismo partido desde que comenzó la era Statcast™.

Sánchez suena dos cuadrangulares

Los jonrones de Sánchez también lo vincularon con McGwire, ya que lo convirtieron en el segundo jugador en sonar 50 bambinazos en sus primeros 162 partidos en las Mayores. Sin embargo, el quisqueyano es el primero en la historia en volarse la cerca 50 veces y empujar 125 carreras en sus primeros 162 compromisos.

“Lo que han hecho estos muchachos es increíble y todavía quedan tres semanas”, expresó Girardi. “Esos números seguirán ascendiendo. Pero estos muchachos son muy talentosos”.

—————————-

Ryan Vogelsong oficializará su retiro el domingo en San Francisco

Ryan Vogelsong oficializará su retiro el domingo en San Francisco

Los Gigantes de San Francisco le rendirán un homenaje el domingo antes del juego contra los D-backs en el AT&T Park al ex lanzador del equipo Ryan Vogelsong, quien se subirá al montículo por última vez para retirarse como miembro de los Gigantes. Así, pondrá fin oficialmente a su carrera de 12 años en las Grandes Ligas en el mismo lugar donde la inició el 2 de septiembre del 2000.

Vogelsong jugó 12 temporadas en las Mayores por los Gigantes (2000-2001; 2011-2015) y los Piratas de Pittsburgh (2001-2006; 2016).

Después de ser cambiado de San Francisco a Pittsburgh en julio del 2001, Vogelsong dejó marca de 10-19 con 6.00 de efectividad en 103 juegos con los Piratas entre el 2001 y el 2006. Luego lanzaría en Japón antes de volver a las Mayores en el 2011 con los Gigantes, año en el que fue seleccionado al Juego de Estrellas.

En el 2012 ganó 14 juegos, un record personal, y logró 16 aperturas de calidad en forma consecutiva. En cuatro salidas en la postemporada del 2012, dejó récord de 3-0 con 1.09 de efectividad, ayudando dos veces a los Gigantes a evitar la eliminación y convirtiéndose en pieza clave para ganar la Serie Mundial ese año. En el 2014, Vogelsong abrió 32 juegos y también aportó para que San Francisco ganase su tercera Serie Mundial desde el 2010.

José Pirela ha resucitado su carrera en los Padres este año

José Pirela ha resucitado su carrera en los Padres este año

PHOENIX – José Pirela se ha embasado en nueve de sus últimos 10 partidos, parte de una temporada bien positiva para el venezolano e igual de improbable, si se toma en cuenta que en noviembre pasado los Padres ni siquiera le ofrecieron contrato para el 2017.

Desde aquel entonces, las cosas han cambiado. Tras un 2016 en el que bateó apenas .154/.175/.205 en 15 juegos con el equipo grande de San Diego, combinado con tan sólo .248/.295/.387 con en Triple-A El Paso, Pirela le ha dado la vuelta a la tortilla.

El oriundo de Varela se integró a las Águilas del Zulia en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, rindió como nunca antes y, de paso, firmó de nuevo con los Padres. Luego de un tórrido bateo en Triple-A El Paso para empezar el 2017, el oriundo de Valera llegó al lunes con línea ofensiva de .288/.347.490 en 81 juegos, además de 25 dobles, 10 jonrones y 40 empujadas.

“Gracias a Dios, he tenido una buena temporada en Triple-A y ahora mismo la estoy teniendo aquí”, dijo Pirela. “Creo que he puesto bastante trabajo este año. Una de las cosas que me han ayudado es que me he enfocado en ser consistente y gracias a Dios, hasta ahora las cosas están saliendo bien.

“He aprendido mucho (en Venezuela). Esa liga me ha dejado muchas cosas buenas. He jugado con peloteros con mucha experiencia que han estado en Grandes Ligas. Algunas de las cosas que aprendí allá las he puesto en prueba aquí y gracias a Dios todo ha marchado bien”.

UN GIRO QUE POCOS VEÍAN VENIR
El giro positivo para Pirela empezó en la temporada 2016-17 de la LVBP, donde “El Águila Negra” bateó .343/.409/.485 en 38 choques de temporada regular, antes de irse de 20-9 con cinco empujadas en la Serie Final para ayudar a las Águilas a derrotar a los Cardenales de Lara y ser nombrado Jugador Más Valioso de dicha ronda.

Pirela renace en S.D.

En 48 encuentros por El Paso al iniciar el 2017, Pirela logró .331/.387/.635 con 13 jonrones y 42 empujadas, para así ganarse un ascenso al equipo grande.

“He hablado bastante franco hasta ahora: no esperaba eso”, dijo sobre dicha producción Andy Green, manager de los Padres. “Como organización, si hubiéramos pensado que él iba a hacer eso, no lo hubiéramos dejado fuera del roster durante el invierno. Luchó para volver al roster y jugó increíblemente bien en Triple-A. Hizo algunos ajustes con su swing y trabajó tan duro como el que más en las Grandes Ligas”.

Para Green, el mayor ajuste de Pirela ha sido mantener su peso atrás en la caja de bateo durante sus turnos, para así generar más poder con batazos elevados.

Aunque menos del 30% de su contacto ha sido por el aire en el 2017, los resultados han sido mucho mejores.

“Está más centrado y puede elevar la bola mejor”, indicó Green. “Aún da sus rodados, pero ahora está levantando la bola y bateando por los canales”.

A SEGUIR POR EL BUEN CAMINO
A sus 27 años, Pirela va temporada por temporada y trata no ver muy lejos en el futuro. Con eso en mente, ni siquiera sabe a esta altura si volverá con el Zulia por octava temporada consecutiva, dada la larga campaña de Grandes Ligas. Pero sin duda, el balance es positivo y el versátil infielder/jardinero ha resucitado su carrera en el béisbol de los Estados Unidos.

“Todo es cuestión de hacer los ajustes y saber qué es lo que el pitcher trata de hacer contigo, mantenerte enfocado y tratar de tener buen approach (mentalidad, estrategia)”, dijo Pirela. “Agradecido con los Padres de San Diego por darme la oportunidad de estar nuevamente en Grandes Ligas. Creo que cada oportunidad que me han dado, la he aprovechado al máximo y esperemos que me sigan dando la oportunidad.

“(Ahora a) tratar de terminar fuerte y seguir haciendo las cosas bien. Esperemos en Dios que termine saludable y después veremos si podemos jugar en Venezuela”.

————————-

Danny Salazar podría ser una especie de comodín para los Indios

Danny Salazar podría ser una especie de comodín para los Indios

CLEVELAND — Los Indios esperan que el dominicano Danny Salazar sea una opción tanto para abrir como para relevar una vez llegue octubre. El coach de pitcheo Mickey Callaway indicó el domingo que ése sería el escenario ideal, pero reconoció que por los momentos es complicado alcanzar esa meta.

Con la temporada en la recta final, los Indios luchando por terminar con el mejor récord posible y Salazar en el bullpen actualmente, el equipo tendrá que encontrar el escenario adecuado para que el derecho lance en un juego. No es algo sencillo, sobre todo después de que Salazar rechazó la oportunidad de lanzar en un juego simulado.

Callaway dijo el domingo que Salazar, quien abrió el martes pasado por primera vez tras estar 15 días en la lista de lesionados y sólo sacó dos outs, seguirá en el bullpen en los próximos tres juegos. La esperanza es que se presente una situación en la que pueda entrar a trabajar. De no ser así, Cleveland le volverá a dar la opción de lanzar en un juego simulado, porque la meta es que pueda ir aumentando la cantidad de lanzamientos después de haber estado lesionado.

“Él cree que así es más difícil prepararse de la manera que necesita”, dijo Callaway del juego simulado. “Prefiere enfrentar a bateadores en un partido de verdad, tirar su recta a 97 millas y hacer lo que le estamos pidiendo. Es un buen punto. Lo que nosotros queremos es que nos demuestre lo que tiene, porque queremos que esté listo para lo que sea que necesitemos en la postemporada”.

Avisaíl García celebra su atrapada con una niña en las gradas

Avisaíl García celebra su atrapada con una niña en las gradas

En la octava entrada del partido del domingo entre los White Sox y los Gigantes, el venezolano Avisaíl García realizó una atrapada en territorio foul cerca del bosque derecho.

La atrapada fue muy buena, pero lo que García hizo después de la jugada hará que cualquiera sonría: El jardinero ahora tiene una fanática fiel de por vida.

Qué maravilloso momento.

Los Astros saltarán la próxima apertura de Collin McHugh

Los Astros saltarán la próxima apertura de Collin McHugh

OAKLAND — Los Astros han decidido saltar la apertura de Collin McHugh que estaba programada para el jueves contra los Angelinos. El derecho será sustituido por Brad Peacock.

McHugh abandonó su presentación del viernes pasado después de tres entradas, debido a una molestia en una uña de la mano derecha. El abridor ya ha lidiado con una dolencia similar, lo que le brinda algo de optimismo al dirigente de Houston, A.J. Hinch, de que no será un obstáculo a largo plazo. McHugh probablemente no abriría hasta que los Astros se midan a los Medias Blancas del 19 al 21 de septiembre.

“En parte se debe a que le daremos el mayor tiempo posible para que sane”, declaró Hinch. “No creo que necesite tanto tiempo, pero también quiero que Dallas Keuchel y Justin Verlander tengan su descanso normal. Después del jueves, no habrá tantos turnos en la rotación”.

Aaron Sánchez no volverá a lanzar este año, debido a una ampolla

Aaron Sánchez no volverá a lanzar este año, debido a una ampolla

TORONTO — Los Azulejos anunciaron de manera oficial que Aaron Sánchez no volverá a lanzar en esta temporada, debido a una ampolla en un dedo de la mano derecha.

La noticia no fue una sorpresa, luego de que el piloto de Toronto, John Gibbons, reconociera el día anterior que Sánchez “no tenía mucho tiempo” para tratar de volver a la lomita. El diestro no ha lanzado desde el 19 de julio, debido a la ampolla que lo ha limitado todo el año.

“Sánchez sigue progresando, pero estamos llegando a una etapa de la campaña en que no podrá aumentar su volumen de trabajo”, explicó el capataz. “Pienso que nos queda poco tiempo”.

La ampolla del derecho surgió a comienzos de abril y lo obligaron a tener cuatro estadías en la lista de incapacitados en el 2017.

El jardinero de los Indios Bradley Zimmer se fractura una mano

El jardinero de los Indios Bradley Zimmer se fractura una mano

CLEVELAND — El jardinero y novato Bradley Zimmer, una de las piezas jóvenes más valiosas de los Indios de Cleveland, se fracturó la mano izquierda al deslizarse de cabeza en la primera base durante la victoria del domingo sobre los Orioles de Baltimore.

Después del triunfo, el 18vo seguido para los Indios, el manager Terry Francona reveló que el jardinero central será examinado en los próximos días por un especialista de las manos.

“Tiene un hueso roto en la mano”, dijo Francona. “Lo pisaron en el dedo. Tiene una buena cortada allí”.

La lesión fue específicamente en el cuarto metacarpiano, que está debajo de la palma y del dedo anular.

En 101 juegos esta temporada, Zimmer batea para .241/.307/.385 con ocho jonrones, 15 dobles, dos triples, 39 carreras empujadas, 41 anotadas y 18 bases robadas. Su defensa en el jardín central ha sido estelar y les ha brindado a los Indios la velocidad de la que carecieron al principio del año.

Los Yankees activaron al novato Clint Frazier de la lista de lesionados

Los Yankees activaron al novato Clint Frazier de la lista de lesionados

Los Yankees incorporaron a una pieza importante de su grupo de jóvenes a las opciones de los jardines, al activar el lunes al novato Clint Frazier de la lista de incapacitados de 10 días. Frazier se perdió un mes de acción debido a un tirón en un oblicuo.

El jugador de 23 años batea .243/.274/.477 con cuatro jonrones y 17 carreras empujadas en 28 juegos, y había impresionado a los Yankees con la velocidad de su swing y la capacidad para hacer ajustes a tan corta edad.

Adquirido en el cambio que envió a Andrew Miller a Cleveland en el 2016, Frazier se convirtió inmediatamente en uno de los mejores prospectos de los Yankees. Probablemente en lo que queda de temporada sea utilizado contra zurdos y como una opción para venir desde el banco y batear por Jacoby Ellsbury o Brett Gardner.

El patrullero jugó cuatro encuentros de rehabilitación para Doble-A Trenton, bateando de 17-2 con 10 ponches.

 

—————————-

 

Yangervis Solarte sigue firme al año de la muerte de su esposa

Yangervis Solarte sigue firme al año de la muerte de su esposa

PHOENIX – Para Yangervis Solarte, los últimos dos años han sido de retos inimaginables que van mucho más allá de un diamante de béisbol.

El utility venezolano de los Padres ha pasado de ver a su esposa Yuliett Pimentel de Solarte diagnosticada con cáncer del hígado y finalmente fallecer en septiembre del 2016, a tratar de seguir adelante con tres pequeñas hijas. Todo al mismo tiempo de seguir con las exigencias de una carrera como jugador de Grandes Ligas.

Hasta ahora, nadie puede decir que Solarte no haya dado la cara con fuerza y valentía ante una situación de tanto pesar.

“Es una de las cosas más fuertes que me ha pasado”, dijo Solarte al tocar el tema durante la serie de los Padres con los Diamondbacks este fin de semana pasado. “Estuve dos años en ese proceso, en enfermedad y después la pérdida.

“Son cosas que uno no controla, igual como el béisbol. (Son) muchas cosas que uno no controla y uno tiene que dejar que las cosas pasen. Es fuerte, lamentable, pero sabes, la vida continúa”.

Solarte sobre el 2017 y la muerte de su esposa

Con sus hijas Yanliett, Yuliett y Yulianna siempre presentes, Solarte ha sabido mantener el entusiasmo en el terreno para volver a producir por los Padres, con .254/.321/.417, 16 jonrones (un tope personal) y 58 empujadas en 111 juegos del 2017.

“Creo que él hace un buen trabajo a la hora de jugar con pasión, porque ama el béisbol”, dijo el manager de los Padres, Andy Green. “Cuando sale al terreno, ve todo lo que tiene por delante. Ha pasado por mucho con su familia y sus tres hijas aún están lidiando con todo lo que eso implica, pero cuando él está en el terreno, simple y llanamente le encanta jugar”.

Para Solarte, la lucha por llegar a las Grandes Ligas fue bien fuerte, con ocho años en las menores con los Mellizos, Rangers y Yankees antes de hacer su debut con el equipo grande de Nueva York en el 2014. Con los Padres, el bateador ambidextro ha encontrado cierta estabilidad como utility en un equipo en una reconstrucción casi constante. Y lo ha hecho con mucho peso emocional sobre sus hombros.

“Uno quiere hacer lo único que uno sabe hacer, jugar pelota, por lo menos en el caso de nosotros que desde pequeño vemos béisbol y ahora estamos aquí, tratando de hacer las mejores cosas para uno y más para el equipo”, manifestó Solarte, quien a sus 30 años ha asumido una especie de rol de líder en un roster joven de San Diego, sobre todo con los latinoamericanos. “Trato siempre de mostrar lo mejor de mí y trato de enseñar lo que puedo. El liderazgo lo trae cada persona.

“Eso sí, siempre trato de llegar al estadio y transmitir esa energía que todos sabemos que podemos hacer y dársela a ellos de que podemos jugar pelota, que es lo más importante para nosotros”.

Green, padre de tres hijas al igual que Solarte, ha expresado en muchas ocasiones lo impresionado que ha quedado con la forma en que el valenciano ha podido seguir dando la cara día tras día.

“Lo ha manejado muy bien”, dijo el piloto. “(Jugar) es casi un escape para él. Le encanta ser parte de los Padres y a nosotros nos encanta tenerlo aquí”.

Tomado de : LasMayores.com

 

1 comentario

    • Marcial Segura Beltrán on 12 septiembre, 2017 at 5:53 am
    • Responder

    Los Dodgers atraviesan un pésimo tramo en el final de la temporada, 15 derrotas en 16 salidas es simplemente ALARMANTE, sobre todo para un equipo que por momentos parecía imponer récord de victorias… Están urgidos de retomar la senda triunfal de cara a la postemporada, donde según ZiPS tienen las mayores opciones para ganar la Serie Mundial….¿?

Deja un comentario

Your email address will not be published.