Sep 19

De la historia; Ambiciona el hijo de Dihigo emular las glorias del padre

19/9/17
10:45 pm

 

Por el amigo de la peña:
Luis Ramón Campo Yumar

 


Hace un tiempo en este propio blog leí sobre el lanzamiento de un libro sobre Martín Dihigo, texto que buscaba, con la colaboración de su hijo, mostrar la parte más humana de El inmortal.

Aprovechando la fortuna de que muchos lectores disfrutan las propuestas de El observador gracias a la labor de promoción de nuestros amigos, los peñistas de la Martín Dihigo, les regalo a todos ellos, (y con el deseo de algún día integrar la peña) esta crónica publicada en el periódico Hoy, el 10 de septiembre de 1960 y donde se muestran la cercana relación deportiva y humana entre el padre y el hijo.

 

 

 

Ambiciona el hijo de Dihigo emular las glorias del padre

Fotos tomadas del texto de la crónica publicada en el periódico Hoy, el 10 de septiembre de 1960 y donde se muestran la cercana relación deportiva y humana entre el padre y el hijo Dihigo.

 

Acaba de regresar de los Estados Unidos de Norteamérica, en donde hizo temporada con el Geneva. Es centerfielder. Un mocetón robusto

Por G. B.

 

 

Toda la traza es una trampa juvenil del «inmortal» Martín Dihigo. Es como si cerrásemos los ojos y retrocediéramos en el espacio y en el tiempo 36 años atrás. Martín debió ser así mismo, igualito a su hijo, o diríamos mejor aún, que el hijo es igualito a su padre. Por no dejar de ser idénticos tienen la misma estatura exacta: seis pies y dos pulgadas, aunque el «viejo» sostiene que mientras su hijo da la impresión de haber crecido un poco más, él tal vez haya disminuido.

La presencia del muchacho es atlética, robusta, pero con esa robustez verdadera del músculo elástico y fuerte, sin la menor presencia de tejido adiposo. Quizás en lo único que se diferencia del padre es en la parquedad. Martín Dihigo, padre, es dicharachero, conversador, fácil en el decir. El hijo, tal vez por la timidez propia de los años, se muestra lacónico y reservado, como si temiera decir lo que no debe decir o también por natural inclinación de muchacho educado a no hablar mientras no le pregunten, procurando ser sencillo y prudente en sus respuestas.

Todo lo que hemos podido saber de él. Tras la presentación hecha por el padre fue lo que sigue:

  • ¿Dónde estuviste jugando últimamente, Martín?

  • En los Estados Unidos, donde hice temporada con el «Geneva», club radicado cerca de Rochester.

  • ¿Qué tiempo estuviste con el «Geneva»?

  • Cuatro meses y medio en total

  • ¿Posición que desempeñabas?

  • Centerfielder

  • ¿Es la posición que más te agrada de un equipo?

  • Bueno, si: es la que más me gusta desempeñar ciertamente.

  • ¿Qué promedio llegaste a batear?

  • Bateé para .260

  • ¿Jugaste alguna vez otra posición?

  • Sí, empecé jugando como tercera base y así continué hasta que fui enviado al «Geneva».

  • ¿Quién te recomendó?

  • Verá, yo estaba jugando en el equipo del central «Caracas», cerca de Cruces y debo al deportista señor Laureano Falla, viejo amigo de papá, que me recomendara a los «Cubans», en cuya organización ingresé, siendo enviado después al citado club «Genova».

  • ¿Has practicado algún otro deporte?

  • Cuando residíamos en México y siendo alumno de un colegio norteamericano practiqué rugby y basket-ball.

  • ¿Cuáles son tus proyectos ahora?

  • Estoy practicando con el Marianao. Tengo esperanzas de quedarme e la reserva.

  • ¿Tu mayor ambición?

  • Quizás pida mucho: llegar a donde llegó mi padre, ser lo que él fue en el beisbol.

Ciertamente, es una gran ambición, pero el chiquillo está muy bien dotado físicamente con sus 183 libras de peso, y si logra ser tan parecido en el beisbol a su padre como lo es en persona, en presencia y hasta en los rasgos faciales, tendrá muchos motivos para sentirse más que satisfecho. ¡Adelante, Martincito!

Coletilla: La primera vez que me acerqué a la figura de Martín Dihigo, hijo, fue a través del documental de Beisbol de siempre. A 57 años de haberse publicado esta entrevista, llegue a él todo el recuerdo de su padre, quien más allá del terreno de beisbol siguen siendo «el inmortal»

 

 

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Ramón García on 21 septiembre, 2017 at 6:55 pm
    • Responder

    Coño, no había tenido tiempo de revisar el artículo y me arrepiento de no hacerlo antes.
    Es la parte de nuestra historia que más me gusta, la que no aparece en los libros y no por carecer de importancia.
    No sabía que Martincito jugó pelota. Con esa sangre y un poquito de voluntad nada más, tenía asegurada la calidad.
    Muchas al amigo Luis Ramón
    Me gustaría conocer el sitio donde revisar el periódico HOY.
    Saludos

    • SIEMPRE NARANJA on 20 septiembre, 2017 at 11:03 am
    • Responder

    Gracias amigo Luís Ramón, MD Jr me contó en una ocasión en Cruces durante un viaje para preparar las actividades de Mayo, que jugó como profesional creo que en AA. Pero la vida lo puso en una disyuntiva, tenía que escoger entre jugar allá o venir a cuidar de su padre que ya estaba malito. No lo pensó dos veces y se vino a Cuba dedicándose por completo a cuidar a su padre. Todos esos últimos años la pasó al lado del Inmortal y me contó que nunca se arrepintió, a pesar de renunciar a su carrera como pelotero, de tomar aquella decisión.

    Cuando llegó a pedir trabajo para poder mantener su familia, no lo querían cerca de un estadio de pelota, craso error!!!!!………………… y le dijeron que si quería que fuera como entrenador de Baloncesto jjjjjjjj………………… parece una broma pero fue así, sin saber casi nada de ese deporte empezó y fíjate su dedicación que por él pasaron glorias deportivas del Baloncesto femenino que integraron el Cuba. Cuanto bien les hubiera trasmitido a los jóvenes peloteritos de aquellos años su experiencia…….

    Bueno espero conocerlo personalmente, recuerde que le hice una invitación a la Peña de los Leopardos de SC en el Cubo de Luz y me la debe jjjjjjj………………….

    Saludos……

  1. Muchas gracias al amigo Luís Ramón, de verdad que tenía para llegar lejos tambien el hijo, se ve que tenía condiciones físicas, tuvimos la oportunidad de conocerlo en mayo en cruces y las características físicas son muy similares a las del padre.

  2. Que interesante, una verdadera joya lo que nos muestra esta entrevista de tantos años.. Pero me queda la duda, de quien es el que la envía, es decir Luis Ramon ? El vio a Martin Jr en el documental que hizo Yaser y de ahí se motivo a la búsqueda de este articulo ??
    Muy lindo la verdad, poder disfrutar esas fotos del Maestro junto a Martincito..

    1. Así es como lo preguntas, Luis es el administrador del blog El observador, está dentro de los que promociono en nuestra página. El ya ha colaborado otras veces con artículos en nuestra web, varios de ellos relacionados con MD, también aquel de los 25 nombres más extraño en la 57 SN, etc. Saludos.

      1. He visitado el Observador, justo porque llegué a el por la MD.. Gracias Hermano

    2. Tropa de MD, he estado investigando mucho en el periódico Hoy (1938-1965) buscando otras cosas para el trabajo y para el blog y hay un sección muy buena de deportes, en la cual publicaba el propio Martín Dihigo, y por supuesto deja artículos como este, que brindan detalles sobre la vida de MD. Segurié colaborando, incluso hay material para hacer un libro de recopilaciones, ojalá algú día podamos, aunque tengamos que contar con los derechos de autor de los familiares. Un abrazo, sigan cada día con la peña y muchos éxitos, Ah!!! y no se pierdan El Observador.

  3. Muchísimas gracias Luis por el regalo y el detalle del mismo. Excelente el recuerdo de esta entrevista a Martincito que nos hace volar en el tiempo. Yo mismo cuando lo conocí enseguida le pregunte porque lo había leído muchas veces, si su padre era de su misma estatura y él me respondió que no, que era más alto y mira que luce bien alto MD jr pese a su edad, igual le pregunte mucho sobre el Inmortal, detalles de su personalidad, etc.. Contento también que tu aspire a ser un peñista con todas las de la ley. De paso felicito a Martincito que hace solo dos días cumplió años de vida. Gracias amigo, me encanto tu colaboración y sé que muchos también. Saludos.

      • Chikungunya on 20 septiembre, 2017 at 8:04 am
      • Responder

      Amigo Daimir acá se imprimió la guía de béisbol 2015/2016, no sé si usted la tiene.

      1. La tengo amigo, la hermana Marvely me la obsequio en Santa Clara. Saludos.

          • Chikungunya on 20 septiembre, 2017 at 11:19 am
          • Responder

          Ok, no problem.

Deja un comentario

Your email address will not be published.