Oct 09

Lázaro Leyva: “Decidí irme porque buscaba un futuro mejor en la pelota”

9/10/17
12.11 pm

 

Por DAVID DÍAZ

España no pudo volver a participar en un Clásico Mundial de béisbol, al no obtener un cupo para la pasada edición, aunque sí jugaron el certamen clasificatorio en Panamá. A la escuadra ibérica, compuesta nuevamente por una legión de jugadores latinoamericanos, fueron convocados varios peloteros cubanos, entre ellos el habanero Rogelio Armenteros y el santiaguero Rolando Meriño, además del lanzador tunero Lázaro Leyva Peralta, quien  a la postre no pudo vestir la chamarreta de la Madre Patria.

“Tuve un accidente en mi carro el día antes y como tres semanas estuve fuera de la pelota, después volví al equipo y estaba tirando hasta 97 millas, pero me lesioné el brazo”, declaró el atleta nacido el ocho de agosto de 1994 en  el municipio tunero de Colombia y quien profesa una gran admiración hacia el cerrador holguinero de los Yankees de Nueva York, Aroldis Chapman.

Llegó al beisbol casi a los cinco años y siempre conformó  el equipo de Las Tunas hasta que, cuando cumplió 12, fue trasladado a la EIDE y allí jugó las categorías 13-14 y 15-16, y en el último año del  15-16 se fue de Cuba hacia España, pues su madre vivía en ese país y lo reclamó.

“Cuando se acaba la temporada 2009, yo le digo a ella que me quería ir de Cuba, porque estaba inconforme con varias cosas que veía en la pelota y le pregunté si en España se jugaba beisbol.  Ella me consiguió un equipo de pelota en el que yo jugaría con seguridad y nada, di ese paso.

“Me quedé con las ganas de jugar las Series Nacionales, ese era mi sueño en Cuba, pero sabía que no iba a poder, porque apenas yo tenía 15 años cuando me fui. De mi generación están en Estados Unidos mi primo Roberto Baldoquín –firmó con los Angelinos de Anaheim-, Eddy Martínez, Yoanis Quiala, Rogelio Armenteros, Norge Luis Ruiz y otros que están esperando por firmar como Darién Núñez y Rubén Paz, mientras que todavía está con el equipo de Las Tunas el lanzador derecho Alejandro Meneses”, expresó el tunero, quien el 8 de agosto cumplío los 23 años de edad.

Llegó a España y como a los seis meses empezó a jugar. Lo vio el entrenador de la selección nacional española y le dijo que quería que se enrolara con el elenco nacional en el Campeonato Europeo juvenil.  Le dieron los papeles rápido para que fuera a ese torneo y participó como primer lanzador y cuarto bate, pero en el primer juego se lesionó el tobillo.

Sin embargo, estaban jugando contra el conjunto de República Checa y el partido se encontraba apretado y en el noveno inning se quitó la venda del pie y le dijo al manager que le diera la pelota, que lanzaría, por lo que logró salvar ese choque. “Luego estuve un tiempo sin jugar, después me llamaron de Tenerife, que ahí estaban los Bravos de Atlanta y querían que yo firmara, algo que en definitiva no hice. Me contactó de República Dominicana un amigo mío para que fuera a entrenar a ese país y me trasladé hacia allá.

“Estando allí, una persona en Miami le pagó 15 mil dólares a la gente con quien yo estaba en Dominicana para traerme para Estados Unidos y firmar aquí. Eso lo logré en 2014 con los Orioles de Baltimore, por 725 mil dólares, yo tenía varias ofertas de dos millones y hasta más”, aseguró.

Interrogado sobre si su experiencia en España fue alentadora, respondió que “mi estancia en España la verdad que no me ayudó mucho, solo a prepararme para mi objetivo de firmar, no descuides que la pelota que se juega en Cuba, España y Estados Unidos es diferente”.

Comenzó a jugar con la organización de Baltimore en 2015, porque en el momento que firmó en 2014 la Liga se había acabado. El año pasado estuvo lesionado y este también, “pues en el spring training me dieron una línea en el tobillo y empecé de rehabilitación en el nivel Rookie. Lo que me falta es seguir esforzándome más y recuperar mis 99 millas, ahora estoy en 93, pero confío mucho en mí”.

Cronodeportes le desea muchas cosas buenas en el futuro a este prospecto.

 

Tomado de: Cronodeportes

 

1 comentario

    • Godual Ávila Garrido on 9 octubre, 2017 at 3:27 pm
    • Responder

    Que mala suerte, lo persiguen las lesiones, tiene que tunero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.