Nov 22

Para la polémica ; Gurriel, Ortega y el filo de la bandera

22/11/17
9:48 pm

 

 

Esta vez hemos decidido meternos en la boca del lobo. Tocar dos asuntos, que aunque parezcan hermanos, uno aparece en el hemisferio norte y el otro en el sur. El cubano, parece que ya es algo inevitable, no perderá nunca la jodida manía de establecer comparaciones con cuanto se le antoje, sin importar las diferencias manifiestas, el tema es buscar la discusión, la polémica, un debate que muchas veces termina en brete, sin concebir que el eje central de lo que está expuesto en la parrilla es algo fútil, trivial y generalmente irrazonable.

Aunque es ya un asunto pasado de días, cuando vimos al cubano Yulieski Gurriel celebrar su triunfo de campeón de la Serie Mundial con una bandera de su país soportada por sus dos manos, primero que la natural alegría de ver a un paisa festejar la gloria a su manera, sentimos la premonición de que ese gesto de Gurriel sería absurdamente comparado con el comportamiento del vallista cubano Orlando Ortega, cuando cruzó la final de los 110 m/v de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la medalla de plata y su voluntad fue rechazar la bandera tricolor y solicitar la de España, país por el que corría.

Señores, es reprochable adherirse al tema de la bandera cubana para provocar una polémica –que desde el inicio es inexistente- cuyos puntos de vistas van en continua colisión. Cada celebración, per se, son diametralmente opuestas. Gurriel, en esta pequeña saga de héroe y villano, terminó acomodándose la capucha de Superman o cualquier otro personaje de cómics cuyo cartelito todos saben que es el del héroe agasajado. Gurriel no hizo más que hacer lo que harían muchos cubanos en su caso: ¿victoria universal con una franquicia?, reitero, una franquicia y no un país, pues enseño mi bandera, festejo con ella, y punto. ¿Momento bello?, sí, y yo también me apunto a respaldarlo sin que me quede una pizca de reserva.

Pero lo vivido por Orlando Ortega hace ya más de un año y dos meses le valió para que en su momento la reprendieran contra él de la peor manera. Incluso, se le llegó a colgar la etiqueta de ex cubano, como si ser cubano fuera potingues que te lavas con el agua del grifo y desaparecen por el tragante. Ahora, tras el diáfano momento de furor del Yuli con su enseña, lo casi predecible: buscar donde no hay y convertir el memorable e histórico instante de Gurriel en una lección ejemplarizante para Ortega de lo que debió haber hecho, de lo que es correcto y de lo que es sentirse verdaderamente cubano.

Tras un año y dos meses, se resucitó a un dragón que pensamos que permanecería muerto de por vida. Lo correctamente hecho por Gurriel no puede constituir una parábola forzada para Ortega. Ahora es el momento de abrir un paréntesis tan largo como me sea posible y puede que paradójico.  El gesto de Orlando en Río de Janeiro no se adapta a lo que a mí me hubiese gustado que hiciera, pero, tan sencillo como que mi voluntad no puede ser la de él. Por algo existe la libertad individual. Cada cual cumple algo de la manera en que le apetece, y decir que Ortega hizo lo imperdonable o culturalmente incorrecto es un error.

Aunque no soy fans del atletismo, el pasado Campeonato Mundial de Londres, entre tantas postales,  dejó una que podía ser la más indicada y razonable para el vallista cubano cuando decidió celebrar su subtítulo. De hecho, pensé que así lo haría. Nunca antes había oído hablar de él, pero Ramil Guliyev se plantó bonito en la final de los 200 metros y alcanzó un título que previamente pocos le atribuían. Cruzó la meta, reaccionó consciente de lo que logró y pidió dos banderas: la de Turquía, el país al que le daba el oro; la de Azerbaiyán, su país, donde nació y por el que corrió varios años. La imagen de Ramil con las dos banderas envueltas en su cuello no escapó de los lentes.

Como dije, la actitud de Guliyev es lo que yo quería ver de Ortega hace más de un año, porque su plata pertenecía a España y Cuba era su nación, por la que corrió tantísimas carreras. Sin embargo, su decisión individual destrozó mi deseo y el consenso de llevar la bandera cubana. ¿Por ello entonces tenemos que sumarnos a la lista de los que se colocaron en la línea de fuego para dispararle al cubano? Dejamos el micrófono abierto… (Néstor Pérez)

 

Tomado de: Cronodeportesonline

 

27 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • jesus on 24 noviembre, 2017 at 9:44 am
    • Responder

    Y despues del incidente con la bandera , que ha hecho Ortega?

    • Silvio on 24 noviembre, 2017 at 8:44 am
    • Responder

    Con el respeto de el autor del articulo, veo ridícula la comparación entre lo que paso con Ortega y Yuliesky , en ambos casos son contextos diferente , Ortega competía en un evento donde se compite por países y Gurriel por MLB , donde no se representa a aun pais , sino a una franquicia. Sea tratado de crucificar a el corredor de 110 CV por festejar con la bandera de España y no hacerlo con la cubana y realmente se esta pidiendo flores a quien se le tiro piedras, ahora queremos que haga lo que hizo Ramil Guliyev pero habría que ver si en su país natal no lo tratan como desertor y tiene que esperar 8 largos años para regresar y estar con los suyos o otros detalles migratorios que no sabemos , ahora queremos juzgar a Ortega y peor que hiciera lo que deseamos nosotros y aunque opinar es libre el también esta en su derecho de levantar la bandera que quiera, realmente le estamos buscando polémica algo que no lo lleva el hecho paso y punto
    En el mundo del deporte el atleta emigran, representa a otros países levantan otras bandera y van al podio con otros himnos y no pasa nada, ni se arma tanta polémica
    En cierta vez puse el ejemplo de Félix Sánchez, corredor que representa a La Republica Dominicana, Félix nació y a vivido toda su vida en los Estados Unidos , ni siquiera habla español, se acogió ala ciudadanía de sus padres , pues no tenia cupo en el team USA y cuando gano en los Juegos Olímpicos , festejo con la bandera de Dominicana y fue recibido como héroe en la tierra del merengue , y
    no saco la bandera de su país natal ni donde se formo como deportista y nadie armo tanto revuelo y se armo tanta polémica, hoy se compara a Ortega con lo que hizo Guliyev , Alguien ponía el ejemplo de Mo Farah, que a competido por 2 países pero saco la bandera británica, cuando gano su competencia, así pueden salir mas y mas ejemplo
    Polemizar con esto realmente es absurdo, pretender hacer ver a Orlando Ortega como un mal cubano es un oportunismo quizás basado en otras intenciones, para juzgar hay que ver todas las partes y tratar de entender todas las razones

    • profe on 24 noviembre, 2017 at 8:23 am
    • Responder

    Que lástima que sigamos con lastres impregnados en nuestro andar, conductas como las de Ortega y El Yuli son entendibles, seguimos mezclando cosas con el deporte y con todo los que nos circunda. Particularmente no creo que Ortega deseche su patria o que no se sienta cubano el problema está en que fue representando a otro país que en este caso es la Madre Patria, ahora, El Yuli jugó representando siempre a Cuba, en su accionar en la MLB la palabra cubano brotó de los labios de todos los narradores, afición y compañeros de equipo. Por favor la Patria es de todos no creo que Ortega quede demeritado con esto ¿Le han preguntado su sentir? seguro que les dirá que escubano hasta la médula.

    • BIGPAPI on 23 noviembre, 2017 at 10:51 pm
    • Responder

    cada cual saca la bandera que le da la gana , en el momento que le da la gana. si ortega no quiso hacerle honores a la bandera cubana, sus razones tendrá. claro! es mas facil juzgar sin saber . solo hay que estar en la piel del que lo sufre. saben ustedes si la federacion de atletismo cubano le robó dinero? saben si juantorena le hizo alguna M…? saben ustedes si ortega tuvo que sufrir ser suplantado en alguna ocasion por un hijo de mami y papi en los equipos nacionales?
    hace una semana leí un articulo de Ian Padron y uno de los puntos que toca es ese: cuando uno se siente subvalorado en su pais, tiene que refugiarse e ir para donde lo valoren mas. sea el pais que sea.

    • raga on 23 noviembre, 2017 at 7:21 pm
    • Responder

    raga

    para mi ortega hizo lo correcto,,, de haberle pasado a dayron,, es decir que lo dejaran competir por otro pais,,,, de seguro lo hubiera hecho igual,,, ese no dudo ni un instante por precisamente problemas con la federacion cubana, y con su jefe juantorena,, el irse a correr por un club de francia,, lo que la cosa no le salio del todo bien y recurvo a la isla,sino de seguro ahora seria frances, ademas hasta el entrenador antunez ,, EL MEJOR DEL MUNDO,, se la de4jo en los callos a todos por aca digan lo que digan,,,,,, pero no acaban de leer el reportaje del esgrimista loyola,,,,, es cubano , pero ya paso,,, ahora es frances,, gano con francia y tiene que escuchar y ver ondear la bandera francesa , que lo acogio como nacional,,,, nos guste o no,,,,hay muchas interiridades que no conocemos, y el atleta cubano de seguro es el que mas trabajo pasa para todo,,, saludos

    • El lector matancero on 23 noviembre, 2017 at 4:58 pm
    • Responder

    Ortega actitud incorrecta, no debe mencionarse más quien se atrve a rechazar su bandera no debe citarse en nustro país.

    • el matancero fiel on 23 noviembre, 2017 at 4:51 pm
    • Responder

    El matancero fiel:
    La actitua de Ortega fue muy mala puesto que la bandera por la que lucharon nuestros héroes es sagrada y nos representa en cualquier país tengamos la ideología que sea, lo que le halla hecho la federación de atletismo no le da el derecho a rechazar su bandera, a ver si en España lo respetan como ser humano o por el nivel económico que tiene ahora, o sea no es criticable que compita por otro país que lo acogió pero la bandera es sagrada en cualquier país del mundo, porque hasta en los Estados Unidos los cubanos ondean su bandera con orgullo, y en Nueva York hay un monumento a Martí, es indefendible su actitud de falta de respeto a la insignia patria, que Yuli Gurriel la ondeo con amor y con patrotismo enalteciendo el amor de nuestros deportistas a su patria y Gurriel en una entrevista agradeció todo lo que aprendió con la selección Cubana de béisbol, así son los hombres que toman una decisión pero manteniendo su amor por su patria. Por favor no escriban más de Ortega porque rechazó su bandera y eso es imperdonable.

    • Valenzuela on 23 noviembre, 2017 at 4:07 pm
    • Responder

    Eso lo hemos debatido aquí unas cuantas veces, desde aquella vez que a Ortega se le atribuyeron varios improperios porque según algunos: tiro la bandera cubana al piso, o pisoteo la bandera cubana o en el caso más benévolo que la dejo tirada en el suelo, yo hubiese querido de corazón que Ortega enarbolara la bandera cubana, pero no debía hacerlo, el competía por España y a ella se debía, como lo hacen deportistas del tercer mundo que compiten por países europeos, y como lo harán varios cubanos en años venideros, la Serie Mundial de las grandes ligas , a pesar de su nombre, no son ni se parecen a unos Juegos Olímpicos o unos Campeonatos Mundiales, allí no se compite por países , se compite por equipos y para mas son multiétnicos, Yuliesky enarbolo la bandera cubana ( lo aplaudo por eso), pero lo hizo como mismo lo hizo Altuve con la Venezolana, como lo hizo Correa con la de Puerto Rico, y como hicieron otros tantos por sus países de origen, a los cuales ellos visitan periódicamente y son recibidos y homenajeados hasta en el palacio presidencial como sucedió con Altuve , el cual fue condecorado por el mismísimo Maduro, pero intentar hacer una comparación entre lo hecho por Yuliesky y Ortega no puede ser, todavía no he visto a Mohammed ´´Mo´´ Farah levantar la bandera de Somalia cuando gana cualquier competencia olímpica ,levanta la de Inglaterra que es por el país que compite, Ramil Guliyev pidió las dos banderas, ok, bien hecho, a Ortega le tiran una que no buscaba, busco la del país por el que competía ¿ Es repudiable ese acto?, puede que sí y puede que no, todo es del color del cristal con que se mire, pero a veces me asombra la capacidad del cubano de enviar al patíbulo a ´´cualquierita´´ , por eso agradezco de que no exista la pena de muerte, muchos inocentes o medios culpables morirían.

    • Hector on 23 noviembre, 2017 at 2:55 pm
    • Responder

    y entonces xq este corredor de 5000 y 10000 británico con nombre Mophara ( no se como se escribe) creo q ese apellido es de medio oriente cuando gano sus medallas no celebro con la bandera de su nacionalidad y si lo hizo con la británica. la verdad q le buscamos la quinta pata al gato y hasta otra mas en lo q se refiera a deportistas cubanos fuera de nuestra nación o q ya son parte de otro país. no lo critico pero como dice el Nestor me hubiese gustado ver a ortega con las dos banderas pero prefirió la española al final fue por el país q compitió, seguro pidió permiso para hacerlo por cuba y ni caso

    • yoyo on 23 noviembre, 2017 at 1:41 pm
    • Responder

    A mi me hubiera gustado que tomara las dos banderas, tal ves no lo hizo impulsado por los problemas con la federación, que casi siempre los problemas son de dinero, no se si en el caso de el fue así. aunque cada cual piensa a su manera y no como uno quiere o espera. Tal vez en un futuro al ganar una medalla importante se pasee con las dos banderas, quién sabe. De Gurriel decir que ni aquí, ni aya, fue ni es pelotero de mi preferencia, por tanto esta bien celebró con la bandera cubana, pero si lo hubiera hecho con cualquier otra, igual. Aclaro, no dejo de reconocer que es un buen pelotero, con todas la herramientas.

    • AGM on 23 noviembre, 2017 at 1:00 pm
    • Responder

    En mi modesta opinión lo que hizo Ortega está muy bien hecho, incluso si el Yuli hubiera cogido un bandera de los EE.UU, también se lo hubiera aplaudido. No entiendo los comentarios de los demás foristas. Parece que se les olvidó donde viven o peor aún, de los comentarios y la manera de tildar a los deportistas que se van de nuestro país. Quiero que algún forista me ponga un comentario bueno de cuando los hermanos se quedaron afuera.

    1. Repito: ¿q tiene q ver la bandera y la Patria con la conducta de los hombres?…No me han respondido esta simple pregunta…

        • alex0313 on 24 noviembre, 2017 at 2:58 pm
        • Responder

        Estimado JGGG, me voy a atrever a responder su pregunta a pesar del respeto que le profeso aunque no lo conozca. Usted tiene toda la razón del mundo en cuanto a que la Patria y por ende la bandera nacional como símbolo de esa Patria no tienen nada que ver con los errores de los hombres y la actitud de Orlando Ortega es censurable desde el punto de vista de un patriota, punto de vista que comparto. Ahora bien en lo que no coincido ni con usted ni con nadie es que no ser patriota es una actitud reprochable porque eso depende del punto de vista de quien lo juzga y cada persona tiene la libertad, o al menos debería tenerla, de actuar según considere que es lo correcto para su conciencia y aún cuando sus actos entren en contradicción con la mayoría si estos no causan perjuicio alguno no creo que nadie tenga razón justificada para decir que su actitud es la que está equivocada. Cuál fue el pecado de Ortega? no mostrar la enseña nacional (que no fue rechazarla ni vilipendiarla) sencillamente escogió que, según su conciencia, debería mostrar la española. A quién le causó algún perjuicio su actitud? a nadie, pues no me considero ofendido porque sentirse cubano es una elección personal y si alguien no se siente cubano o patriota sea de donde sea sigue siendo su desición personal. Otra cosa cosa muy distinta sería que cualquiera, cubano o no, realize un acto ofensivo contra nuestra bandera, eso si que sería una afrenta a los que nos sentimos cubanos porque en esa bandera estamos representados todos.

      • duniesky on 23 noviembre, 2017 at 3:27 pm
      • Responder

      Buenas tardes, ya yo dí mi opinión al respecto amigo, y aunque dije que respetaba su decisión (la de ortega), hubiera preferido que tomara las dos banderas tal y como dijo el autor del artículo que genera este debate, pero de ahí a decir que estuvo bien hecho, el trecho es enorme… un trecho bien grande y encrespado por cierto. Creo que la pregunta que le hace JGGG es más que adecuada, porque aunque sigamos viendo a ortega como a un cubano, por lo menos yo lo hago así y siento sus triunfos como propios, la bandera no tiene la culpa… yo elijo creer que él la lleva adentro en su corazón y que su actitud fue por cumplir con una mera formalidad para con España, pero no dejo de reconocer que sencillamente perdió la oportunidad de callar a todos esos (que coincido con usted en ese aspecto) que tildan erroneamente a los atletas que se van del país, con epítetos que no se corresponden con su condición de cubanos. ló unico cierto es que ambas posiciones, tanto las de nuestra federación nacional como la de Ortega, no han sido las más adecuadas y mucho menos las más inteligentes, por eso las considero miserias humanas, que no miden el alcance real de sus acciones.

    • duniesky on 23 noviembre, 2017 at 12:11 pm
    • Responder

    Buenos días, estoy a media máquina, pero voy a intentar meterme en este lío, porque de verdad que es polémico… voy a tomar el riesgo pero con cautela, con mucha cautela, porque esto está complicado de verdad, así que permítanme tomar los derroteros empleados por el autor ¨… Gurriel no hizo más que hacer lo que harían muchos cubanos en su caso: ¿victoria universal con una franquicia?, reitero, una franquicia y no un país, pues enseño mi bandera, festejo con ella, y punto. ¿Momento bello? Sí, y yo también me apunto a respaldarlo sin que me quede una pizca de reserva… ¨ y por otro lado planteó ¨… El gesto de Orlando en Río de Janeiro no se adapta a lo que a mí me hubiese gustado que hiciera, pero, tan sencillo como que mi voluntad no puede ser la de él. Por algo existe la libertad individual. Cada cual cumple algo de la manera en que le apetece, y decir que Ortega hizo lo imperdonable o culturalmente incorrecto es un error….¨ creo que esas dos frases reflejan su sentir y personalmente me confraternizo con él, pero… deténganse por favor, suave… no me caigan arriba todavía, todavía no… yo considero que el artículo es objetivo, valiente y por supuesto extremadamente polémico, yo particularmente en el lugar de Ortega, hubiera sacado la bandera cubana, pero no hubiera podido olvidar al país que me dejó competir por él, pero yo soy yo y Ortega es simplemente Ortega y ahí es donde está el detalle, quizás Ortega se dejó llevar por las circunstancias, por el ego, por el agradecimiento a la nación que se ¨fajó¨ con la federación internacional de atletismo para que él participara por ellos (por supuesto no son bobos), quizás por el dolor que provocan los muros que evitan que nuestros atletas extra-fronteras puedan competir por Cuba, muros que en el caso muy particular del atletismo son totalmente lo-ca-les, nada tienen que ver con el bloqueo externo, así que… bueno… para no desviarnos del tema… según tengo entendido Ortega estaba interesado en competir por Cuba en las olimpiadas, creo que lo pidió en algún que otro momento, pero todos sabemos que cuando un atleta ha abandonado una delegación deportiva aunque sea para quedarse en la ANTÁRTIDA, enseguida se despliegan los resortes de la supuesta ética, de los no se puede, de las frases de ese hombre ya no es cubano porque abandonó a sus compañeros, ahora es un marciano o habitante de otro universo, etcétera, etcétera, etcétera, bla, bla, bla… Por eso me tomé la libertad de hacer una búsqueda en esta página de la MD (la que todos debemos usar y emplear un poco más por lo útil de los materiales de consulta que ofrece y lo dinámica, así como dialéctica que resulta ser) y pude obtener del link http://martindihigoelmejor2013.cubava.cu/2016/09/13/orlando-ortega-si-los-atletas-tuvieran-mas-libertad-no-habria-tantas-deserciones/ lo siguiente que planteó Ortega con respecto a este asunto Con respecto a la polémica suscitada por su actuación, tras ganar la medalla de plata para España en la cita olímpica, aseguró que sintió era “lo que debía hacer”, sin pensarlo dos veces. Recordó que vio una bandera cubana, pasó por delante y unos chicos lo llamaron intentando lanzársela. “No les dije ni que sí ni que no. Simplemente cambié la vista buscando la bandera española, la encontré y salí corriendo. Estoy muy contento y muy agradecido a España por la oportunidad que me ha dado” inclusive dijo en ese entonces que ¨ las protestas de las autoridades en la Isla fue algo normal, “cualquier país hubiera protestado igual, no solo Cuba”, pues cuando salió “estaba en excelente forma, con 13,08s, segundo en el ranking mundial. Tener un atleta que está entre los mejores y que de la noche a la mañana se te vaya a representar a otro país…”. Agregó que su problema nunca fue con (el Gobierno de) Cuba, sino con la Federación Cubana de Atletismo, que —según dijo— “son cosas diferentes y dirigentes diferentes¨ a pesar de su opinión realmente fueron las autoridades de nuestro país, en la persona jurídica de su federación nacional de atletismo quien se opuso con todas sus fuerzas a que él participara en las olimpiadas del 2016, como un pase de cuentas, como un medio de represalia más, tamaño desgaste para intentar hacer daño, porque ni tan siquiera estaban intentando que compitiera por su país de origen. Ratifico que me solidarizo con lo planteado por el autor y como él preciso que ¨… la actitud de Guliyev es lo que yo quería ver de Ortega hace más de un año, porque su plata pertenecía a España y Cuba era su nación, por la que corrió tantísimas carreras. Sin embargo, su decisión individual destrozó mi deseo y el consenso de llevar la bandera cubana. ¿Por ello entonces tenemos que sumarnos a la lista de los que se colocaron en la línea de fuego para dispararle al cubano? ¨. Además quisiera agregar que en mi modesta opinión, Ortega no midió el alcance de sus acciones y que el hecho de no tomar también nuestra bandera, lo privó a él mismo de demostrarle a esos que no querían que compitiera en las olimpiadas y de paso a todos nosotros, que él seguía siendo cubano, a pesar de los pesares, con ese gesto le brindó argumentos in-mejorables a los de los extremos, ese fue su pecado, tenía sus razones, pero a todas luces un pecado es un pecado ¿No?… No obstante yo prefiero apreciar su triunfo, su medalla de plata en las Olimpiadas de Río, como un éxito de la afición cubana, aunque cuando hasta él mismo haya cambiado la vista por un problema de agradecimiento hacia España, aunque no haya obrado con todo el tacto que hubiéramos preferido, estoy seguro que para esa bandera cubana, nuestra bandera cubana, él seguirá siendo cubano… un sistema no define a una nación, sino su gente, esa misma gente que a veces es ignorada… el amor a los símbolos nacionales no se lleva por fuera, está bien oculto y a buen recaudo en el interior de cada cubano, de todo aquel que se sienta cubano esté donde esté… Realmente lo siento por España, pero el ¨sincero agradecimiento¨ de Ortega, solo fue un gesto formal, un compromiso vacío con quien le permitió acceder al Olimpo, por quien se ¨fajó¨ por él, dejando en ridículo a nuestra federación nacional, pero eso no puede impedir que cuando lo vea, aún cuando lo vea enarbolando la bandera de España, seguiré viendo un cubano, no a un español o a un marciano, sino simplemente a un cubano, con el que a pesar de los pesares recorrí los 110 metros con vallas en la final de Río de Janeiro 2016, eso es lo que cuenta, lo demás es simplemente la esencia, de las mismísimas miserias humanas…

    • Pedro on 23 noviembre, 2017 at 11:33 am
    • Responder

    Lo de Ortega es muy reprochable , es un problema de valores humanos , nada de intereses y mucho menos de motivaciones .

    • Raul G. on 23 noviembre, 2017 at 11:27 am
    • Responder

    Ortega escogio la bandera del pais que le abrio las puertas despues de la forma en que lo trataron los Directivos del Atletismo en nuestro pais. Recuerdo lo que le ocurrio a Dayron Robles, la forma en que fue tratado por Alberto Juantorena y algunos medios de prensa . Cundo tu no eres capaz de respetar la decision de una persona y lo tildas de desertor , apatrida etc.etc. tienes que estar preparado para una reaccion de este tipo. Ademas hace falta entrevistar al propio Ortega para poder sacar tus propias conclusiones.

    1. ¿Q tiene q ver la Patria con loe errores de los hombres?…Tómela contra los culpables, q nunca serán ni la bandera ni la tierra q lo vio nacer…Deplorable la acitud de Ortega, sin justificación ninguna…

      • duniesky on 23 noviembre, 2017 at 3:35 pm
      • Responder

      Es verdad, quizás tenga sus motivos y a los demás nos toca respetar eso, pero de ahí a darle la razón, va un buen trecho, yo personalmente hubiera preferido que escogiera las dos banderas, pero bueno ese soy yo, él era libre de escoger la que estimara pertinente, pero aunque no lo condeno, tampoco puedo aprobarlo, creo que desde el punto de vista de la lógica, perdió una gran oportunidad de ayudarse así mismo, porque de haber escogido también nuestra bandera, hubiera exteriorizado su amor a la tierra que lo vio nacer, independientemente de los sitemas o federaciones imperantes, eso hubiera sido su jugada magistral, pues ella en sus manos festejando un subcampeonato olímpico, una medalla de plata olímpica, hubiera sido como una espada hiriente dirigida directamente al corazón de esos directivos que sostienen muros y trabas lamentables, revise el link http://martindihigoelmejor2013.cubava.cu/2016/09/13/orlando-ortega-si-los-atletas-tuvieran-mas-libertad-no-habria-tantas-deserciones/ y ahí sabrá que fue lo que dijo ortega al respecto.

        • duniesky on 27 noviembre, 2017 at 10:38 am
        • Responder

        Por cierto quise decir sistemas no ¨sitemas¨, así que pido disculpas por adelantado, antes de que los celosos guardianes de la lengua española, vengan por mí. Un saludo.

    • Cienfueguero on 23 noviembre, 2017 at 10:16 am
    • Responder

    Mi opinion, Orlando Ortega actuo como debio para con sus intereses el estaba corriendo una carrera por España imaginese que le hubiese ocurrido a su carrera profesional si ondea la de Cuba o solo imaginense lo contrario un Corredor de cualquier otro pais radicado en Cuba obtiene un triunfo y lo celebra ondeando la bandera de su pais nativo y no la nuestra QUE HARIA NUESTRA FEDERACION?, el tema Yulieski es diferente el no representa ninguna seleccion nacional como tampoco lo hacen los demas latinos que militan su equipo pero si el Yuli estuviera representando el Equipo de EEUU CREEN QUE HUBIERA ONDEADO LA NUESTRA EN SU TRIUNFO? creo que solo hay que analizar no generalizar ni politizar los contextos ni las situaciones y en mi modesta opinion creo que ambos son cubanos y lo sienten asi solo que hay situaciones que no dependen de ellos y repito mi modesta opnion y respeto las demas
    Gracias

    • messi #1 on 23 noviembre, 2017 at 9:51 am
    • Responder

    Yo hubiera hecho lo mismo que Guliyev, ahora ¿ese era el deseo de Ortega? Creo que no y como tal actuó.
    Todo lo que una persona hace responde a una motivación¿ cuál sería la de Ortega para actuar así?
    No comparto lo que hizo por mi forma de pensar y actuar independientemente del lugar donde me encuentre, pero para opinar, criticar o sencillamente hablar sobre lo que hizo me gustaría, primero, escuchar la versión del propio Ortega.

    • alex0313 on 23 noviembre, 2017 at 9:03 am
    • Responder

    En mi opinión personal el como se celebra untriunfo o a quien lo dediques es algo tan personal como mi opinión. Si yo me siento cubano y me considero patriota eso no quiere decir que quien no sienta lo mismo está automáticamente errado y tiene una actitud censurable. Primero no conozco las razones de Ortega para su actitud y segundo no soy quien para criticarlo por ello puesto que él no ha criticado, hasta donde conozco, la actitud de quienes piensan y actúan diferente por lo tanto me quedo como Martí … Quiero a Cuba amante y una, quiero luchar y vencer, y empiezo por ofender al que ha nacido en mi cuna … Quién con agravios convence, quién con epítetos labra, vence el amor; la palabra, solo cuando es justa vence …

  1. Me gustó el reportaje, pienso bien concebido y aunque cada uno es dueño de su decisión personal miren mi forma de pensar, muy bien la actitud de Guliyev y así debia haber sido la de Ortega incluso vimos como reacciono yuliesky y no solo el habia varios latinos tambien con su bandera en el triunfo de las serie mundial y eso no lo puede impedir nadie al fin y al cabo el camino que tomó cada uno de ellos no les impide negar su lugar de origen si tenemos en cuenta que ese lugar de origen los hizo gente y sus nombres corrieron por las pistas y terrenos de beisboll si no fueran ranqueados por decir así en su pais de nacimiento no hubieran triunfado por el mundo, un ejemplo más que el cubano es Universal saludos

    • Leu on 23 noviembre, 2017 at 8:27 am
    • Responder

    Lo de Orlando Ortega fue una burrada de las grandes, más que rechazar la bandera fue anunciarlo a los cuatros vientos a un periodista, mostrando un inusitado y demagógico españolismo para contentar a no sé quién y molestar a todo el mundo sabe quién, a lo mejor si no lo hubiera dicho la situación hubiese sido un poquito menos “polémica”, más allá de toda diferencia si por su puesto que es bastante reprochable su actitud, tengo la ligera impresión que “Orlandito” no es más que un “One Hit Wonder” como los de la música o sea un artista de un sólo éxito que después desparece con más penas que gloria

    • Chikungunya on 23 noviembre, 2017 at 8:03 am
    • Responder

    Creo que Ortega debió haber hecho lo mismo que el corredor turco – arzebaiano, no pudo negar en ningún momento sus orígenes, debió haber marchado con las dos banderas, la del país que lo vió nacer y la del país que lo acogió como deportista ya hecho, creo que era lo más sensato.

      • el matancero fiel on 23 noviembre, 2017 at 5:03 pm
      • Responder

      Ortega tuvo una actitud incorrecta porque tu ideología, tus decisiones, tu elección donde quieres vivir no tiene nada que ver con la bandera gloriosa de nuestra patria, la federación de atletismo no es Cuba, pero la bandera cubana es nuestra en cualquier país del mundo porque hasta en Usa hay un monumento a José Martí y se le respeta, Ortega es una verguenza no debe mencionarse más.

Deja un comentario

Your email address will not be published.