MLB; El Yuli en el 2018, la lucha entre el talento y el tiempo perdido

28/02/18
9:50 PM

 

 
El estelar pelotero cubano ha logrado mucho en poco tiempo en la MLB, pero la pregunta es: Hasta dónde llegará?
Por Yirsandy Rodríguez
Es posible que Yuli Gurriel haya logrado parte de su sueño —el mismo de miles de peloteros que han pasado por las Mayores— como jugador profesional, luego de ponerse un anillo de Serie Mundial con los Astros de Houston en 2017.
Disfrutar del orgullo de ser campeón, es el principal anhelo que tiene aún Adrián Beltré, el gran antesalista de los Rangers de Texas y miembro potencial de Salón de la Fama en el futuro. Así pues, no cabe duda que la temporada 2018 traerá varios retos para el inicialista cubano de los Astros, que cumplirá 34 años poco antes del Juego de las Estrellas.
La potencia joven de los Astros de Houston supone que ellos podrían ser una de las nuevas dinastías del béisbol, sobre todo teniendo en cuenta que la plantilla que le arrebató la Serie Mundial a los Dodgers de los Ángeles el año pasado, aún se mantiene prácticamente intacta. Unido a eso, las granjas de los Astros todavía son fértiles, y una muestra de ello es lo que acabaron de conseguir bajo el mando del manager A. J. Hinch: ¡Los Astros vienen con más fuerza aún en 2018!
No estamos en una fecha decisiva para el desafío de una larga campaña de 162 partidos, mas sí en ese instante donde las proyecciones futuras comenzarán a tejerse. ¿Crees que Gurriel repetirá su buen rendimiento en 2018? ¿O eres de los que piensan que él puede ser aún mejor?… Como en el béisbol caben todas las posibilidades, aquí está mi manera de visualizar todo lo que viene en la temporada regular:
Flashback
La temporada 2017 terminó con un disparo directo al mascotín de Yuli Gurriel, después de que Charlie Morton agotó su pitcheo 52 de la noche, frente a Corey Seager, quien tomó una bola rápida a 96 mph y roleteó al guante de José Altuve… Al instante de recibir el tiro a la inicial, Gurriel se puso las manos en la cabeza, y entonces comenzó la celebración épica de los Astros de Houston.
Sin dudas, el momento se recordará de generación en generación, por tratarse del primer trofeo de la Serie Mundial en la historia de la franquicia. El debut de Gurriel en su primera temporada completa como jugador regular en la alineación, constituyó un éxito, sobre todo por su actuación en la postemporada. Ahí golpeó .304/.342/.522, con un .864 OPS, e hizo historia conectando hits en los primeros seis partidos de su carrera en playoffs. Sin embargo, el punto que se mantuvo inestable todo el año y por el cual Gurriel recibió innumerables críticas, fueron los boletos. En 564 PA’s, Yuli alcanzó la inicial en 22 ocasiones por paseos, pero entre abril y junio, caminó en apenas seis veces durante 287 PA’s. Cortesía de Baseball Savant, aquí están esos seis boletos fecha por fecha:
17/04/2017, Bot, 2: Fastball, 92,0, 3-2 count
04/05/2017, Bot, 7: Fastball, 90,4, 3-2 count
09/05/2017, Bot, 8: Fastball, 86,4, 3-2 count
24/05/2017, Bot, 4: Fastball, 93,0, 3-0 count
31/05/2017, Top, 8: Fastball, 88,2, 3-2 count
05/06/2017, Top, 2: Fastball, 93,0, 3-1 count
Cada uno de esos paseos estuvo separado por un promedio de 11 días, con un alivio después de las primeras 100 PA’s, ya dentro del mes de mayo. Pero, ¿cuál era el problema de Gurriel y cómo esa sequía afectó a los Astros de Houston? A decir verdad, el gran peso de la alineación de los actuales campeones mundiales, se concentró en la parte inicial. Así que, Gurriel, quien bateó .427/.448/.659 como octavo bate y .301/.311/.462 como séptimo (además de 21 dobles, siete jonrones y 36 RBI’s), fue realmente un revitalizador de la tanda baja. De ahí a que, en los últimos dos meses de la temporada, recibiera la oportunidad de iniciar 44 juegos entre el tercero y el quinto puesto del line up (7, 22 y 15, respectivamente).
Batear en del sexto turno en adelante fue, desde el inicio, un plan que me pareció perfecto por parte de la organización de Houston. Gurriel necesitaba foguearse, ver pitcheos, fallar y medirse al más alto nivel del béisbol de las Mayores en su primera prueba –de no muchas a sus 33 años— como jugador regular en la alineación. Cuando su equipo lo necesitó con más responsabilidad, asumió el reto y robó protagonismo. Se vio más confiado en el plato, y superó su desesperación por abanicar con mucha más paciencia. ¡No cabe duda, tenemos que ver qué trae para esta temporada! ¿Qué te parece ese jonrón para descorchar su swing en el Spring Training 2018?…
Principal plan de la primavera
Preparar la sincronización de su swing para defenderse y golpear más bolas rápidas esta temporada: Gurriel fue el 15th bateador que menos velocidad promedio recibió en la fastball (92.5 mph), según refleja FanGraphs. Guiándonos por esta misma inagotable fuente estadística, su contacto en la zona de strike fue de 91.10%, el 25th en una lista que lideró Melky Cabrera (95.10%). Esos son grandes resultados para Gurriel, viniendo de una temporada de poca experiencia donde vio apenas 161 rectas de Grandes Ligas. Así que, por el momento, esto es un gran problema: Él golpeó apenas .218 en 59 BIP (Bolas Puestas en Juego) contra fastball que traían 95 o más mph. Esos pitcheos promediaron 96.8 mph, mientras las devoluciones de su swing conectaron a solo 70.0 mph. Los batazos que registró, recorrieron solo 118 pies de promedio, lo que limitó su OPS ajustado a menos-14.
Trabajar fuerte esta primavera y saber que recibirá bastantes bolas rápidas en cada tercio de la zona de strike en 2018, hace que al menos Gurriel pueda visualizar el problema. Hay tiempo, ¡manos a la obra!
¿Cómo podría superar el éxito de 2017?
Obviamente, las proyecciones de cada bateador parten del mismo punto: Las visitas al home plate. De la calidad de cada paseo por el rectángulo de bateo, dependerá el éxito de cada bateador. Si bien Gurriel deberá prepararse para que el swing le fluya contra la bola rápida, es justo resaltar su habilidad para batear todos los pitcheos menos el cutter (.256). Incluso, él fue el cubano con más extra bases (12) en 2017 contra pitcheos colocados fuera de la zona de strike, dejando atrás a José Abreu (11) y Yoenis Céspedes (10).
A eso podemos agregar, que Yuli produjo el 35.10% de sus conexiones con fortaleza, colocándose en el 59th puesto de 144 bateadores con al menos 502 PAs en 2017. ¿Qué tan bueno fue eso? Mucho mejor ubicado que Anthony Rizzo (64th) y Anthony Rendón (65th), ambos competidores por el premio de M-V-P.
Todo indica que, si Gurriel se mantiene sano, esta temporada debería ser superior al año pasado. Según las proyecciones de ZiPS, el cubano aumentará su tasa de boletos a 6.2% (lo que podría ser aún mejor, en correspondencia con su turno ofensivo), algo que complacerá a sus críticos. Todo parece indicar que ya no será un bateador de .290, pero su wRC+ está proyectado para 116, y eso es solo 26 puntos menos que José Altuve, (18) que Carlos Correa y (14) de George Springer, el MVP de la pasada Serie Mundial.
Tampoco deberíamos olvidar la defensiva: Gurriel cerró en el 16th puesto en DRS, con menos-5, aunque fue el décimo (22) en outs conseguidos fuera de la zona de cobertura. Con una mayor defensa y otro año de experiencia, es posible que el tiempo en el infield con mayor confianza le ayude a producir más con el madero.
Vistiendo su camisa de los Astros con la etiqueta de campeón mundial, Yuli Gurriel saldrá a seguir su reto contra el tiempo a sus 33 años de edad. Sobran sueños, metas, y cada momento estará marcado de una manera especial, lo que constituye un orgullo para muchos cubanos que amamos el béisbol.
Cada vez queda menos para el Opening Day de la temporada 2018 en el Béisbol de las Mayores, ¡el gran pasatiempo que nos une a todos!

Tomado de: Swingcompleto

 

 

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya on 1 marzo, 2018 at 11:45 am
    • Responder

    El Yuli llegó demasiado tarde a la MLB y aún así puede preciarse de tener un anillo de serie mundial algo que el mítico Ted Williams, por poner un ejemplo, pudo alcanzar en su brillante trayectoria en la gran carpa que le merece estar hoy en día en el olimpo de los dioses. Creo que a Gurriel le quedan dos o tres años al máximo nivel si se cuida y sabe administrarse, su talento se consumió en gran medida acá en nuestras series nacionales.

      • el lector matancero on 1 marzo, 2018 at 10:26 pm
      • Responder

      El Yuli no llego tarde, llego, sino preguntale a VM32, Lourdes Gurriel,o Pacheco, Kindelán, Linares los más grandes de este país en la historia y no llegaron poque asu generación no le toco, y ojalá Despaine juegue aunque sea una temporada en Grandes ligas se lo merece, hasta Cepeda hubiera reventado la liga sin discusión, el más grande bateador de los clásicos de Béisbol a nivel mundial desplazó hasta a Ichirop a un segundo plano, algo díficil, a Cepeda deberían ponerle su nombre a un estadio en Sancti Spíritus.

    • Rojo de Metro on 1 marzo, 2018 at 3:32 pm
    • Responder

    Yo me conformo con que se mantenga. Es muy probable algunas mejoras, pero no creo que pueda caminar mucho mas alla. Aunque ya me equivoque antes con el Yuli y ojala lo haga de nuevo y me haga tragarme mis palabras (lo que aceptaria gustoso de nuevo)

    • el lector matancero on 1 marzo, 2018 at 7:30 pm
    • Responder

    El Yuli ha hecho bastante puede retirarse hoy y es uno de los verdaderos fenómenos del Béisbol de todos los tiempos, Campeón Olímpico, Mundial, Subcampeón de un Clásico, campeón centraaméricano, Panamericano, subcampeón nacional, campeón en torneos de Holanda, Campeón de una Serie Mundial con los Astros de Houston o sea a trinfado en todos los niveles, ha hecho más que suficiente, recuerden que Martín Dihigo no jugo en las grandes( problema racial) y fue ratificado como del Hall de la fama Cperstown y en Cuba, México y Venezuela y el Yuli ha brillado en todos los niveles hasta en grandes ligas japonesas, su padre no logro este sueño con lo grande que fue y el Yuli cumplió su sueño, no creen que es batante aunque todavía puede seguir aumentando su gran palmarés pocos hantriunfado en todos estos certamenes es algo inusual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.