LA HISTORIA DE LAS ESTRUCTURAS DE LAS SERIES NACIONALES DE BEISBOL (3)

8/04/18
2:20 pm

 

Por el amigo de la peña: Tino Iturralde Álvarez. 

 

 

En el contacto anterior nos remitimos a los años desde 1968 hasta 1977 recordando el momento en que se comenzó a masificar las Series Nacionales de Beisbol con la creación de 12 equipos primero y 14 después. También nos referimos a las Series de las Estrellas, la Serie de los 10 Millones y el inicio de la Serie Selectiva. En esa etapa los 12 equipos jugaron 99 y 66 partidos, y los 14 conjuntos efectuaron 78 encuentros primero y 39 después. Los campeones nacionales fueron: Azucareros (3 veces), La Habana (en dos ocasiones) y una vez per cápita: Henequeneros, Industriales, Agricultores, Ganaderos y Citricultores. La Serie de los 10 Millones contó con 6 equipos, 90 partidos y fue conquistada por Las Villas. En las tres Selectivas efectuadas se presentaron 7 colectivos para jugar 54 encuentros y los ganadores fueron Oriente, Habana y Camaguey.

En 1977 se produjo la división política administrativa del país en 14 provincias y el municipio especial Isla de Pinos. Por tal motivo, se modificó nuevamente la estructura, que a partir de ese momento (17 SN) contó, para la Nacional, con 18 equipos: Forestales y Vegueros (representando a Pinar del Río), Industriales y Metropolitanos (pertenecientes a Ciudad de La Habana), el conjunto Habana (representativo de provincia Habana), Henequeneros y Citricultores (de Matanzas), Camaguey, y 10 conjuntos con nuevos nombres: Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo e Isla de Pinos, denominación cambiada en la serie siguiente por Isla de la Juventud. Se jugó todos contra todos, a una vuelta de 3 partidos contra cada contrario, 51 encuentros en total.

Esa posibilidad de que Isla de Pinos presentara su equipo, siendo un municipio con menos habitantes que otros muchos y ningún desarrollo beisbolero en aquel momento, obedeció a criterios igualitarios y paternalistas, muy en boga por entonces; y también a la necesidad de emparejar la cantidad de conjuntos (18). A las provincias Pinar del Río y Matanzas, al no dividirse y mantenerse prácticamente igual que en la anterior división política administrativa, se les mantuvo sus dos colectivos. El territorio de la antigua provincia La Habana, que hasta ese momento contaba con tres equipos y se dividió en Ciudad de la Habana y Habana, mantuvo los tres conjuntos, dos de ellos para la capital. De esa forma se adaptó la anterior estructura a la nueva situación territorial, sin prever dificultades futuras ni manejar estrategias a mediano y largo plazos, lo que posteriormente continuó provocando cambios.

A partir de la creación de los 18 equipos para la SN, también se modificó la estructura de la Serie Selectiva, ahora con 6 colectivos, denominados igual que las anteriores provincias, excepto Camagueyanos, que se nombró así porque incluyó a los mejores peloteros de la nueva provincia Ciego de Ávila y para diferenciarlo del Camaguey a la SN.

Desde ese momento, la fórmula Selectiva mostró un desbalance en la representatividad y en las posibilidades de los atletas para integrar esos colectivos, puesto que con jugadores de dos equipos a la Nacional se conformaban tres selecciones (Pinar del Río, Matanzas y Camagueyanos); con atletas de tres conjuntos se integraba Las Villas; con peloteros de cuatro se conformaba el equipo La Habana; y Orientales contaba con jugadores de las últimas 5 provincias del este. Esos 6 equipos comenzaron a jugar 60 partidos, doce contra cada contrario.

La estructura con 18 equipos y 51 juegos en la SN y 6 conjuntos con 60 partidos en la Selectiva, se mantuvo desde la 17 edición de 1977/78 hasta la 22 de 1982/83. Las 6 SNs de ese período fueron conquistadas por Vegueros en tres ocasiones y en una por Sancti Spíritus, Santiago de Cuba y Villa Clara. En las Selectivas triunfaron Pinar del Río (tres veces), Las Villas (dos) y una vez Orientales.

Recuerdo con mucho agrado la Selectiva de 1978, cuando Pinar y Las Villas finalizaron empatados con 35 victorias y 25 derrotas, siendo necesario efectuar una serie extra de 3 partidos a ganar 2, que conquistó Las Villas con decisión en terreno neutral: un Latinoamericano abarrotado de punta a punta. Para muchos, entre los que me incluyo como testigo presencial, las 6 Series Selectivas con 6 equipos y 60 partidos, celebradas entre los años 1978 y 1983, fueron los torneos de mayor nivel, más atractivos y los que han registrado mayores concurrencias en la historia del beisbol cubano. Fueron los años del “super pitcheo” pinareño, la “trituradora villareña”, las “avispas orientales” y un equipo Habana que no era segundo de nadie….Y lo más llamativo de ese éxito era que aún no existían los play off en nuestra pelota.

Si bien es cierto que esas Selectivas fueron muy exitosas, no sucedió así con las SNs, que con 18 equipos disminuyeron considerablemente su nivel, interés, y por ende, la asistencia a los estadios, especialmente en la capital, donde influyó adicionalmente el hecho de que Industriales no ganó ningún campeonato, ni discutió el primer lugar en 5 de las 6 ediciones celebradas. Entonces, coincidentemente, para la 23 SN se volvió a cambiar la estructura.

Entonces, con los mismos 18 conjuntos se celebró una primera vuelta, todos contra todos, con sub series de 3 y 51 partidos en total. Los primeros 9 clasificados formaron la Primera División y los restantes la Segunda. Finalmente, los 9 equipos de cada división se enfrentaron dentro de la suya, también todos contra todos y con “descanso obligado” incluido, efectuando 24 encuentros cada uno, tres contra cada contrario. Los resultados de la primera fase se arrastraron para las dos divisiones de la segunda etapa. En total, cada conjunto efectuó 75 partidos y la Selectiva, que continuó con los mismos 6 equipos, se vio reducida a 45 encuentros, 9 contra cada contrario.

Es oportuno señalar que esa fórmula constituyó el primer intento de imitación de torneos foráneos, tratándose de adaptar la estructura de campeonatos de fútbol al beisbol. La intención inicial era reforzar los equipos de primera división con los mejores peloteros de la segunda, y crear un “sube y baja”, donde el primer y segundo lugares de la división inferior escalaran a la superior al año siguiente, y en consecuencia, el octavo y noveno puesto de la primera, bajaran a la segunda.

En nuestras condiciones, eso era realmente un disparate, puesto que las mejores provincias en segunda división, sin sus figuras claves, no podían aspirar a subir; y contrariamente, en sentido general, el resultado, sin refuerzos, hubiera sido una segunda división con peloteros de primera y viceversa, entorpeciéndose la evaluación del desempeño de los atletas para acudir a la Selectiva y posteriormente a la preselección nacional. Así, se apeló a la improvisación, lo que precipitó el fracaso de la fórmula aplicada, con la que se jugó solamente dos campañas, resultando triunfadores Citricultores y Vegueros. Las respectivas Selectivas fueron conquistadas por Pinar del Río y Las Villas.

Dice un adagio popular que “el hombre es el único animal que choca dos veces con la misma piedra”. Y lo menciono porque los actuales directivos del beisbol retomaron la esencia de aquella estructura para crear la actual con la diferencia de que en aquellos momentos se celebraban las Selectivas con 6 conjuntos, garantizándose la elevación del nivel de nuestros mejores atletas.

Ante el fracaso, no quedó más remedio que hacer un nuevo cambio y, acudiendo de nuevo a la imitación, en este caso de la anterior estructura de las Grandes Ligas, resurgieron las regiones occidental y oriental, que tenían un contenido muy diferente a las regiones de las cuatro primeras SNs y se bautizaron como zonas. También se crearon las denominadas “series finales”, antecedente inmediato de los play off.

Pero, si desea enterarse en detalles de lo que sucedió realmente a partir de ese momento (año 1986), espere a que por esta página salga la cuarta parte de esta historia.

 

 

2 comentarios

    • Valenzuela on 9 abril, 2018 at 3:44 pm
    • Responder

    Me vas a volver loco Tino, que manera de pá lante y pá tras compadre con todos estos inventos, aquí hay estructuras de ligas de baloncesto, futbol, grandes ligas y la madre de los tomates, hay que esperar a que termines.

      • Tino Iturralde on 9 abril, 2018 at 6:27 pm
      • Responder

      Tu crees, Valenzuela, que alguno de nuestros actuales dirigentes beisboleros conozcan esta historia. Y todavía falta amigo. Yo no me mareo porque llevo AÑOS interiorizándola, pero a ustedes, que la conocen ahora, los considero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.