LA HISTORIA DE LAS ESTRUCTURAS DE LAS SERIES NACIONALES DE BEISBOL (6).

 

16/04/18
9:31 pm

 

 

Por el amigo de la peña:

Tino Iturralde Álvarez.

En la introducción de este trabajo les expresé mi convencimiento de que lamentablemente esta historia tenía que continuar, ¿por qué?. Me explico.

La elevación de la calidad que persigue el diseño actual sólo se sustenta en refuerzos a mitad de campaña y play off, que nunca van a completar la totalidad de peloteros que merecen estar en la primera división de nuestro beisbol, pues en los equipos clasificados se mantienen muchos que apenas juegan en la primera fase, más otros que sí lo hacen y no rinden. Son los managers los que deciden quienes entran a sus colectivos y en varias ocasiones lo han hecho y lo seguirán haciendo tomando en consideración aspectos ajenos al rendimiento de los aspirantes. Ese refuerzo de equis peloteros advenedizos dentro de una formación con un team work de algún tiempo, no constituye una inyección de juego técnico y pasional suficiente como para elevar su nivel en la magnitud que deseamos, incluso hay elegidos con “mucha historia” que integran a desgano sus nuevos equipos. Tal y como se conciben, a mitad de campaña y después de una etapa clasificatoria, los refuerzos son muy cuestionables desde los puntos de vista ético y psicológico, ya que provienen de un equipo no clasificado para reemplazar jugadores que sí contribuyeron a clasificar el suyo.

La campaña finaliza en su mitad para 10 territorios del país, cerrándose igual número de estadios y enviándose para sus casas a más de 200 peloteros. Resulta inconcebible que el Latinoamericano, nuestro principal escenario, el de mayor capacidad, el de mejores condiciones, en el que todos los peloteros cubanos disfrutan jugar, haya sido cerrado durante la mitad final de la 56 SN, rodeado de un sepulcral silencio por parte de todos los medios de difusión, cómplices de ese barbarismo que coincidió con el año del 70 Aniversario de su fundación. Así sucedió y puede volver a suceder por obra y gracia de la estructura, como ha ocurrido con otros importantes parques como el Guillermón Moncada, el Sandino y el Calixto García.

El torneo se fracciona en dos etapas o sub-campeonatos: la clasificatoria de 16 equipos y la élite de 6. Se apela a ello para mantener el interés permanente de la afición, lo que resulta relativo, puesto que se esfuma rápidamente en los colectivos que comienzan mal la primera etapa, muy corta, y se pierde totalmente a mitad de campaña en los 10 territorios no clasificados.

La duración de su calendario y la necesidad de finalizarlo en enero para asistir con el campeón a la Serie del Caribe, obliga a comenzar a jugar en agosto o septiembre, en plena temporada de lluvias y ciclones, lo que provoca muchas suspensiones de partidos y en muchos casos, la imposibilidad de celebrarlos dentro del calendario regular porque la primera fase solo está pactada a una vuelta y entre sub series solo hay un día de pausa. En el “mejor” de los casos, se apela a la celebración de programas dobles a partir de las 10 am, lo que flagela la relación trabajo-descanso y altera el régimen alimentario de los atletas.

El hecho de clasificar cuatro conjuntos directamente a la segunda fase y que otros cuatro se enfrentan mediante el mecanismo de comodines para decidir los dos favorecidos restantes, prácticamente obliga a celebrar todos los partidos suspendidos para decidir clasificados y posiciones

Por tal motivo se crea la cobertura post-calendario para celebrar encuentros suspendidos, lo que no es recomendable porque puede propiciar “entregas de partidos” por conveniencia. Esa cobertura más las pausas para celebrar el Juego de las Estrellas, seleccionar los refuerzos, disfrutar del descanso de fin de año y asistir a algún que otro campeonato internacional, hace que el torneo se extienda innecesariamente, atentando contra el espectáculo y perjudicando el rendimiento de los atletas.

El atípico sistema de celebración de sub series con tres días de actividad más uno de descanso o traslado, provoca algunos sábados y domingos sin partidos, afectándose el espectáculo. Esos son los mejores días de la semana para asistir a los estadios, ver pelota por televisión, o escucharla por la radio, puesto que constituyen jornadas de descanso para la mayoría de los trabajadores y estudiantes. Adicionalmente, entorpece el carácter fijo de las programaciones de las emisoras de radio y televisión que transmiten los juegos.

Otro aspecto negativo del diseño actual es que contamina o distorsiona las estadísticas colectivas debido a que el campeonato es uno solo, hay 6 conjuntos que juegan 90 partidos y 10 que celebran 45. La mayoría de los peloteros juega menos. Es cuestionable que los equipos clasificados acumulen sus resultados de una fase a otra cuando ambas son diferentes; y por otro lado, resulta injusto un “borrón y cuenta nueva” que desconocería el esfuerzo inicial. Es ilegítimo además, que se acumulen las estadísticas individuales cuando supuestamente las de la segunda etapa adquieren mucho más valor. Al respecto, en la etapa élite, la prensa escrita y los comentaristas deportivos de la radio y la televisión manejan dos estadísticas individuales: la de la segunda y la acumulada entre las dos, provocando confusión en los aficionados y falta de claridad en ese elemento informativo que es fundamental para el espectáculo. Cuando se publiquen las guías beisboleras del futuro, aparecerán chapucerías como la que pudiera mostrar a las posiciones 7 y 8 de la SN con mejor promedio de ganados y perdidos que los lugares 5 y 6.

Cada día son más los contratados autorizados para jugar en el extranjero. La mayoría de ellos jamás podrá participar en la primera etapa con los equipos de su provincia puesto que finalizan sus obligaciones contractuales al comenzar o cuando ya se está celebrando la segunda fase, incluso hay quien no le interesa jugar esa segunda fase ni los play off como refuerzo.

Por último, en la actual estructura apenas se percibe la estimulación psicológica, importante elemento que debe predominar con nuestros peloteros en sustitución del dinero que merecen y no reciben. Veamos algunas aristas de este aspecto:

  • Cuatro clasificados de 6 contendientes a los play off son muchos, y el sistema de 1 contra 4 y 2 contra 3 en semifinales brinda oportunidades adicionales al que clasifica último, en detrimento del mejor en victorias y derrotas. Ese cuarto lugar pudiera finalizar bien lejos del primero, e increíblemente es premiado por ello. Esto no contribuye en nada a la justa estimulación psicológica de quienes lo merecen realmente por su esfuerzo y resultados. Los japoneses, que son sabios y muy atinados en sus acciones, en las dos ligas de su NPB, siembran al primer lugar y enfrentan al segundo contra el tercero, de 3/2, para que el vencedor decida en un 7/4 contra el que mejor jugó el campeonato de zona. Nosotros, que nos auto-proclamamos como “los más justos del mundo”, pudiéramos hacer lo mismo y en el peor de los casos, evitar que el que mejor jugó y colorido le dio al torneo, finalmente quede más allá del segundo lugar.

  • A una gran cantidad de atletas se le suprime la posibilidad de seguir jugando e incluso alcanzar algún liderazgo individual al ser eliminados sus equipos.

  • Muchos jugadores que se destacan en la primera fase no son escogidos para la segunda etapa.

  • El diseño actual brinda la posibilidad de que en la segunda fase se tengan que recorrer muchos más kilómetros promedio en los traslados acorde con las provincias clasificadas, lo que afecta el descanso de los atletas y excede el consumo de combustible. También, que se tenga que jugar en estadios con malas condiciones y/o difícil acceso, como el de la Isla de la Juventud por mencionar un solo ejemplo. Incluso, de que no se juegue en los mejores estadios.

Interesante resumen estadístico.

Se han utilizado hasta el año 2017 un total de 38 denominaciones de equipos para la Serie Nacional, y en Selectivas se adoptaron 15. El colectivo con mayor presencia en las Series Nacionales ha sido Industriales, en 53 ocasiones incluyendo la 57 SN. La denominación de un equipo con menor presencia en SNs fue la de Isla de Pinos, con solamente una participación en la edición 17. Detrás de Industriales, los nombres de colectivos con mayor presencia han sido, también hasta la 57 SN: Camaguey con 48, con 41: VCL, CFG, SSP, CAV, LTU, HOL, GRA, SCU y GTM, y Metropolitanos con 38.

Por denominaciones, los equipos más ganadores hasta la 57 edición han sido: Industriales con 12 títulos, Santiago de Cuba (8), Vegueros (6), Villa Clara (5), Pinar del Río (4), Azucareros, Henequeneros y Ciego de Ávila con 3 campeonatos per cápita, y con dos: Citricultores, La Habana y Granma. El resto de las SNs las han conquistado, en una ocasión: Occidentales, Orientales, Agricultores, Ganaderos, Sancti Spíritus, Holguín y Habana (Provincia Habana).

Por otro lado, las actuales provincias que más campeonatos han obtenido en las últimas 41 campañas, desde la 17 SN de 1977/78 (cuando desaparecieron las 6 provincias) hasta la 57 edición han sido: Pinar del Río con 10 títulos, Santiago de Cuba (8), Ciudad de La Habana (hoy La Habana..7), Villa Clara (5), Matanzas y Ciego de Ávila (3), Granma (2) y el resto, con uno, se distribuye entre: Provincia Habana (hoy Artemisa y Mayabeque), Sancti Spíritus y Holguín. No han hecho la cruz: Guantánamo, Las Tunas, Camaguey, Cienfuegos e Isla de la Juventud.

Debido a la gran cantidad de estructuras adoptadas para jugar las SNs, se hace muy difícil evaluar los resultados acumulados de cada una de las actuales provincias en las 57 ediciones finalizadas hasta el momento. No obstante voy a intentarlo y para ello responderé la siguiente interrogante: ¿De cuales provincias son los aficionados de la tercera edad que más han disfrutado ser campeones nacionales?. Pues bien, la respuesta es: los capitalinos, que han tenido esa dicha en 15 ocasiones, gracias a los 12 títulos de Industriales, a los dos del conjunto La Habana en 1968 y 1974, y al que obtuvo Agricultores en 1975.

Después siguen los pinareños con 11, obtenidos en la 1ra SN con Occidentales, más los 6 títulos de Vegueros y los 4 de equipos Pinar del Río. Aquí debo hacer una aclaración…. El Occidentales de la 1ra SN estuvo conformado básicamente por peloteros habaneros y matanceros, pero representaba también a Pinar del Río e Isla de Pinos. Comoquiera que a esa serie acudió el equipo La Habana, a este último lo considero como único representante de la provincia La Habana y de Isla de Pinos, y a Occidentales como representativo de Pinar y Matanzas.

Detrás de capitalinos y pinareños, entre los aficionados de las actuales provincias que han disfrutado el ser campeones nacionales de beisbol aparecen, con 9, los artemiseños y mayabequenses gracias a los 5 primeros campeonatos de Industriales, a los dos de equipos La Habana, al de Agricultores y al obtenido en 2009 por el conjunto Habana; y los santiagueros por la victoria de Orientales en 1967 y los 8 títulos alcanzados por el conjunto Santiago de Cuba. Después siguen los villaclareños con 8, por los 3 campeonatos de Azucareros y los 5 del equipo Villa Clara; también con 8 los isleños debido a los primeros 5 títulos industrialistas, los dos del equipo La Habana y el de Agricultores.

Más atrás aparecen los espirituanos con 4, por los 3 con Azucareros y el del Sancti Spíritus de 1979, y los avileños gracias a los Ganaderos de 1976 y a los tres alcanzados por Ciego de Ávila. A continuación aparecen los cienfuegueros 3 veces, por la misma cantidad de títulos de Azucareros; los granmenses también 3 veces por el de Orientales en 1967 y los dos obtenidos recientemente; y con dos los holguineros por el Orientales de 1967 y el conjunto Holguín de 2002.

Los aficionados de Camaguey, Las Tunas y Guantánamo, sólo han saboreado las mieles del triunfo en una ocasión: los camagueyanos gracias a los Ganaderos de 1976, y los tuneros y guantanameros a los Orientales de 1967. También debo aclarar que en la SN que ganó Orientales en 1967 clasificó Granjeros por la región oriental; de ahí que no considere ese triunfo para la entonces provincia de Camaguey, que por esa época incluía a Ciego de Ávila.

Como se pudo apreciar, los aficionados de las 15 provincias más la Isla de la Juventud han tenido, al menos por una vez, la alegría de ser campeones nacionales dentro de los 57 años de beisbol revolucionario, lo que se extiende a torneos élites como Selectivas, Super Ligas, etc.

La primera vez….

La primera vez que propuse variar la estructura fue cuando se anunció la participación de 18 equipos, en 1977, hace 41 años. No entendía el por qué de los conjuntos escuela Forestales, Metropolitanos, Citricultores, ni la presencia de un colectivo representando a la Isla de la Juventud, un municipio, especial, pero municipio al fin. Entendía que en ese momento había que tener “luz larga” y se justificaban más 14 equipos para las 14 nuevas provincias, que los 14 que existían previamente representando a 6 provincias.

La primera vez que mis propuestas “llegaron” a la Comisión Nacional de Beisbol fue en 1998 después de eliminadas las Selectivas y tras la primera campaña con 16 equipos y 90 partidos. El trabajo que presenté se dividía en dos partes: la primera con mi diseño, que se resumía en una SN con 14 equipos (uno por provincia), todos contra todos, dos vueltas, 78 partidos; y el retorno a las Selectivas de 6 conjuntos uniendo los territorios: GTM-SCU, GRA-HOL-TUN, CAM-CAV, SSP-CFG-VCL, MTZ-IJU-PRI y CHA-HAB. La segunda parte del trabajo recogía un detallado sistema de remuneración a los atletas, vinculado al nivel del torneo y al rendimiento individual y colectivo.

Fui citado al Latinoamericano un día de noviembre de 1998. Por esa época, la dirección del INDER presumía de dar respuesta a todos los planteamientos de los aficionados. Se efectuó un encuentro conmigo, presidido por el entonces Comisionado Carlos Rodríguez (o García, no recuerdo bien) y estaban varios miembro de su Consejo de Dirección incluido Rodolfo Puente, sentado a mi lado, con quien tuve el placer de intercambiar unas pocas palabras y me pidió una copia del trabajo, demostrándome que no todas las personas allí presentes lo habían leído. No se la entregué porque no la tenía.

La reunión duró alrededor de 50 minutos, 47 de ellos con el comisionado hablando de la entonces inminente visita de los Orioles de Baltimore a La Habana. Cuando finalizó con los Orioles, en los 3 minutos restantes, dijo que el trabajo “estaba muy bueno” pero que “en ese momento no se podía aplicar porque podía provocar problemas políticos” (¿?). De más está decir que no entendí nada….

Antes de implantarse el diseño que hoy está vigente, los dirigentes de la Dirección Nacional de Beisbol organizaron reuniones de trabajo por todo el país, según se publicó en la prensa: “con el objetivo de escuchar todas las propuestas que existieran para analizarlas y finalmente escoger la estructura para jugar la 52 Serie Nacional de Beisbol”.

El 31 de agosto de 2012 se celebró una de esos encuentros en el Salón de Reuniones de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Cienfuegos presidido por Higinio Vélez, al que asistieron peloteros retirados como Antonio Muñoz, casi todos los integrantes del equipo Cienfuegos a la SNB, miembros de la comisión provincial de ese deporte y del INDER en la Perla del Sur y periodistas deportivos de Radio Ciudad del Mar, Perla Visión y el Periódico “5 de Septiembre”, entre otros.

Después de expuesta la propuesta de la DNB, que “casualmente” fue la que hoy aún está vigente, la mayoría de los planteamientos los hicieron los miembros del equipo Cienfuegos y todos, sin excepción, coincidieron en mantener los 90 juegos que hasta ese momento se efectuaban entre todos los equipos para que no se enviara a nadie para sus casas ni se cerraran estadios.

Debo aclarar que la decisión de crear la segunda división que existió solamente en la 52 SNB supuestamente fue tomada después de esas reuniones por el criterio mayoritario de los asistentes y para mantenerlos “contentos” al menos por un año, pues ese elemento no se incluyó en la fórmula que ellos plantearon.

Como integrante de la vetusta “Peña Beisbolera Prado” de mi ciudad, fui invitado a exponer mi proyecto pero lo hice a medias, puesto que Higinio no me permitió concluirlo cuando quise exponer las dificultades que presentaba la fórmula diseñada por ellos. Esa fue la primera y única que vez que tuve un intercambio con el señor Vélez.

La primera vez que mis propuestas tuvieron eco en los medios de difusión fue en 2014, cuando el periodista de Granma, Oscar Sánchez Serra, publicó en la web de ese periódico, exactamente el 15 de marzo, su artículo “Qué clase de swing el de Tino”. Posteriormente, el 1 de mayo de 2015, reprodujo también por el mismo medio otra versión de mi propuesta en su artículo: “Tino nos entrega otro P51”. Y los días 20 y 25 de febrero de 2018, en la web de la Peña Virtual “Martín Dihigo”, fue publicado por Daimir Díaz Matos, en dos partes, “Opinión interesante; a la tercera va la vencida”, otra de mis versiones relacionada también con el tema de las estructuras. A ambos, mi agradecimiento infinito.

Con toda esta trayectoria a mi haber, me he convertido en “El Quijote de la Pelota”, luchando contra los molinos que impiden el avance de nuestro pasatiempo nacional y la brillantez de su campeonato élite.

Finalizo con lo expresado en una ocasión John D. Rockefeller, con lo que el lector podrá o no estar de acuerdo pero que para mí es religión: “Creo que no existe ninguna cualidad tan esencial para el éxito como la perseverancia. Lo supera prácticamente todo, incluso a la naturaleza”.

Si alguno de los lectores desea obtener el trabajo completo, contacte conmigo por el correo tino@cfg.servisa.tur.cu y se lo haré llegar con mucho gusto.

Muchas gracias por su interés. Nos vemos.

 

 

 

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya on 17 abril, 2018 at 7:33 am
    • Responder

    Una verdadera Tesis de Maestría su trabajo mostrado en seis partes, muchas felicidades, no solo por lo expuesto que nos sirve de material de referencia a la hora de hacer una consulta bibliográfica y seguro estoy, además, que en la dirección de béisbol nacional no lo tienen de esta forma tan rigurosa, sino también por todo el tiempo que ha tenido que dedicar para ilustrarnos todo este laberinto de estructuras que ha hecho de nuestro béisbol un verdadero enigma a descifrar desde el punto de vista estadístico. Usted debería ser nombrado asesor de la CNB.

    • nieto on 17 abril, 2018 at 1:22 pm
    • Responder

    Amigo, lamento la poca atención que se le dio en su propuesta a la CNB , es natural que el YOISMO mate a los que con sabiduría proponen buscar con atino la solución de ALGO PERDIDO ….
    Es natural que la CNB siga por el trillo de la intolerancia y el poco accionar, los errores cuestan y desagradecidamente no es el bolsillo de ellos…….
    Magnifico trabajo ..(((efectivamente Carlos Rodríguez de PR )))

    • Tino Iturralde on 17 abril, 2018 at 2:59 pm
    • Responder

    Antes de que algún matancero se percate, voy a rectificar una omisión que tuve en el capítulo de hoy al resumir las veces que los “viejitos” de toda Cuba hemos disfrutado la dicha de ser campeones nacionales. Pues bien, los matanceros clasifican antes de los espirituanos con 6 veces: las tres de Henequeneros, las dos de Citricultores y la de Occidentales en la 1ra Serie Nacional. Disculpen el gazapo…..

    • SIEMPRE NARANJA on 17 abril, 2018 at 3:04 pm
    • Responder

    Estimado amigo Tino, tengo guardadas las 6 partes para leerlas en casa y consultarlas detenidamente cuando sea necesario, pues aquí en el trabajo siempre hay algo que cumplir y no cuento con el tiempo deseado.

    Solo decirle que como le dijo el comisionado Carlos Rodríguez en 1998 los posibles “problemas políticos” son una barrera que no han sido capacez de vencer y piensan que todo siempre termina en ese punto.
    Y no desmaye, espero algún día un oido clarividente le busque, escuche y lleve a la práctica mucho de sus aristas…..

    Saludos…..

    • JOSE on 17 abril, 2018 at 3:41 pm
    • Responder

    Una gran felicitación sr. Iturralde por su trabajo, teniendo en cuenta que la FCB es sorda, desatenta y estéril, les sugiero que contacte a Ecured, si ellos sustituyen los tres párrafos incoherentes que tienen de la Serie Nacional por su trabajo ganamos todos, pues seria fácil en cualquier parte del mundo consultar que ha sido la Serie Nacional de Béisbol en Cuba.
    Prometo contactarlo por su mail para intercambiar varios temas, un abrazo fraterno de Jose Acosta

    • Tino Iturralde on 17 abril, 2018 at 7:01 pm
    • Responder

    Chikungunya, Nieto, Siempre Naranja, Jose, Daimir y todos los demás que me han acompañado en este foro, ¡muchas gracias por sus atenciones!. Uno de mis mayores deseos es estar aún en este mundo cuando nuestra pelota vuelva a ser el espectáculo que fue….. Para ello me enfrento a los molinos que lo impiden, al menos en este aspecto organizativo, porque señores, los problemas son muchos y hay para todos….. Nos vemos…

    1. Gracias a ti por compartir con nosotros tan excelente trabajo, digno de un premio, digno de ser tomado por la CNB o FCB y tomen ideas y hagan una torneo como el que usted propuso en su artículo anterior y saquen experiencia de este al ver tantos desastres de estructuras como los que usted puso de manifiesto aquí. Así que mi amigo, esos molinos serán enfrentados con la MD a su lado, no le quepa duda de ello, al final venceremos, no hay mal que dure 100 años…….. Saludos.

    • JOQMO on 19 abril, 2018 at 7:43 am
    • Responder

    EXCELENTE ARTICULO LO FELICITO QUISIERA TENERLO COMPLETO POR FAVOR ¿ME LO PODRÍA ENVIAR?

Deja un comentario

Your email address will not be published.