VI SN SUB-23 | FINAL: ¿Cómo Los Gallos se convirtieron en los nuevos campeones del béisbol?

12:00 pm

 

 

 

 

Por Yirsandy Rodríguez | Senior Writer en BaseballdeCuba | @Yirsandy

 

Cuando Rodolexis Moreno se embasó abriendo el octavo episodio, apuntándose su segundo sencillo del juego con un bounce por la intermedia, a pesar de que ganaban por 2-0, los Gallos de Sancti Spíritus parecían estar listo para barrer a los Elefantes de Cienfuegos, y comenzar un viaje a la gloria este viernes en el Juego 3 de la VI Serie Nacional Sub-23 del béisbol cubano.

Moreno ancló en la inicial y, al instante, el coach Osmany Rodríguez le puso su mano derecha sobre el hombro, para que captara rápidamente las señas enviadas desde la antesala por Héctor Huelga. Pero, antes de que entrara al plato José Fontes, el segundo bate de los Gallos, el manager Eriel Sánchez prefirió estar seguro de que Moreno recibiera el mensaje correcto.

BOX SCORE

Eriel se paró desde la punta del dugout, puso sus manos en la baranda y sacó la cabeza para hacerle una última indicación (de calma, con las manos) a Moreno y, de paso, también le dijo a Fontes que debía llevar la bola hacia el suelo. Durante los pocos segundos en que los espirituanos se trasmitieron cada mensaje, el cátcher de los Elefantes, Yoel Orta, estuvo pendiente de todos los gestos y las palabras de Eriel, aprovechando la cercanía en comparación con el resto de los jugadores del infield

Simplemente, no había secreto alguno ni una aparente sorpresa en la jugada, aunque Orta se adelantó antes de ir a su posición detrás del home, y alertó sobre el posible toque de bola a sus compañeros del infield. Y, como se esperaba, Fontes tocó la pelota, con un movimiento perfecto de su bate para poner a rodar la pelota cerca de la inicial. 

Con un out y corredor en segunda —después de sacrificar al líder de los bateadores de la temporada regular— Eriel esperaba una vez más la producción de sus principales empujadores en el lineup. Al estar desocupada la primera almohadilla, la base intencional para Geisel Cepeda era justificable, pero el riesgo de enfrentar la tanda de “4-5-6”, se convertía en el reto que podría definir el destino de los Elefantes de Cienfuegos.

Sumido en el agotamiento y asumiendo la responsabilidad de la situación, el zurdo cienfueguero Abel Campos parecía decidido a cruzar la valla de los Gallos. No le permitió halar al cuarto bate Dismany Ortiz quien, intentando alcanzar una curveball, cedió el segundo out en fly al leftfield. Sin embargo, el swing de Diasmany Palacios, como en el inicio del quinto, cuando inició un rally de dos carreras con un doble abriendo inning, le rompió los corazones a la fanaticada cienfueguera enviando una línea por encima del antesalista.

La pelota se internó en lo profundo del leftfield, para aumentar el marcador 3-0 y aplicarles un “mute” con total autoridad a la entusiasta conga cienfueguera. Fue un momento de emoción para el recuerdo, cuando Palacios pisó la segunda base y giró al instante, para saludar a sus compañeros en el dugout, donde parte del equipo se fundía en abrazos y otros daban saltos de alegría, comenzando a sentir los efectos de estar cada vez más cerca de alcanzar el título.

Y, mientras los Gallos vivían uno de esos innings que te marcan para toda la vida en el terreno de béisbol, el derecho Tomás La Rosa fue llamado al montículo para sustituir al zurdo Abel Campos. El manager cienfueguero Dianny Guedes, quien junto a su cuerpo de dirección clasificó al equipo a postemporada por segundo año en fila, le dio una palmada de consuelo a Campos, la tercera carta de monticular que se jugó para intentar detener a los Gallos.

Al segundo pitcheo de La Rosa, el cátcher espirituano Loidel Rodríguez sentenció el juego con un doble remolcador de dos carreras (una conexión ideal, por encima del inicialista hacia lo corto del rightfield), para ampliar el score 5-0 y, definitivamente, romperle las esperanzas de una remontada a los sureños.

Después de un rally de tres anotaciones en el octavo y una carrera más en el noveno (anotó por wild pitch), tal vez pocos recuerden o muchos hayan olvidado cómo Eriel Sánchez trazó una estrategia que le ofreció resultados de campeonato. Y, como mismo ha confesado el mítico cátcher espirituano del número “5”, la clave para conducir al equipo hasta las puertas del ansiado título esquivo desde 2015, ha sido la confianza.

“La confianza ha sido clave para el éxito”, repetía Eriel Sánchez una y otra vez, de diferentes maneras, cuando le preguntaban cuál había sido su principal fórmula para conducir al equipo. 

Y así, con un año más de experiencia y manteniendo aún mayor ecuanimidad para trazar su estrategia, Eriel y su cuerpo de dirección, lograron eso que sueña cada manager, conformar el “team work”, fortificando más una selección con varios jóvenes talentosos. Aunque no tenía disponible a ninguno de sus tres ases del pitcheo para abrir la final contra los Elefantes, su principal carta Roberto Hernández, el zurdo Edelso Montesinos y Yankiel Mauri, Eriel confió en el zurdo habanero Adrián Belfast, quien respondió con una apertura de 6 ⅔ innings en la victoria por 7-3 durante el Juego 1. Así sucedió también con el zurdo Ariel Zerquera, el relevista José Félix Castillo y cada uno de los emergentes que colocó.

Cuando el antesalista Luis Mateo cometió un desliz al demorarse en disparar a la inicial en el quinto episodio (recogió el toque de bola de Alejandro Rojas) y se llenaron las bases, también confió en el emergente Lázaro Fernández. Sentó a Pablo Palmero, quien se ponchó intentando avanzar al corredor en el tercer inning, donde los Gallos perdieron la posibilidad de llevar su primer corredor a posición de anotar contra Abel Campos. ¿Cuál fue el resultado? Fernández remolcó la primera anotación del partido, aprovechando que el intermedista Frank Peralta intentó iniciar un double play por segunda, pero pivoteó muy bajo y obligó a flexionarse al shortstop José Oramas. En ese segundo que perdieron, cuando Oramas tuvo que reponerse y tirar lo más rápido posible a la inicial, Fernández pudo llegar a salvo.

Quizás quieres atribuirle esto a la parte mística del béisbol, pero creo que gran parte del buen resultado de Eriel en el manejo del equipo ha funcionado gracias a la confianza. Al enviar como emergente a Fernández por Palmero, Eriel perdió a su segunda base titular, un fildeador de excepcionales cualidades defensivas, pero se arriesgó, confiando en el contacto de Fernández. Y luego, como a veces ocurre en este juego impredecible, después de ese osado movimiento, Eriel obtuvo un fruto más cuando Rodolexis Moreno coló un rolling por el centro del campo, para poner el marcador 2-0 en esa quinta entrada.

Al final, esas carreras habrían sido suficientes para los Gallos de Sancti Spíritus, contando también con la excelente apertura del zurdo Edelso Montesinos, quien dejó sin anotaciones a Cienfuegos en ocho entradas. 

Los Elefantes tuvieron la oportunidad de anotarle al zurdo espirituano cuando su tercer bate, Félix Rodríguez ancló en tercera por triple —fue un elevado corto al centerfield, que Geisel Cepeda intentó capturar tirándose hacia adelante—, pero Daniel Pérez se tomó el primero de nueve strikeouts de Montesinos. De ahí en adelante, los sureños pudieron colocar un solo corredor en posición anotadora contra Edelso (Luis Mateo en el sexto inning), pero una vez más Alaín Soto falló con corredores en circulación.

Esa fue la gran avería de un lineup que produjo el más alto OPS (.878) con corredores en circulación durante la etapa regular, pero entró al Juego 3 de la Final luego de haber dejado a 50 de los 62 hombres que enviaron a posición de anotar.

“Ha sido una tarde impresionante, muy linda… me siento muy emocionado. Imagínate, desde anoche estaba comentándole a mis compañeros, que si salía con control y avanzaba durante las primeras entradas, sabía que iba a tomar el ritmo y llegaría lejos en el juego. Me salió todo bien, estamos muy emocionados por la confianza de esa afición, que siempre está apoyándonos”, dijo Edelso Montesinos, quien fue seleccionado como el (MVP) Jugador Más Valioso de esta Postemporada, tras conseguir su segundo éxito y no permitir carreras limpias en 15 innings, con 19 strikeouts.

“No lo sabía”, respondió Montesinos cuando le comunicaron que era el jugador más valioso del playoff, después de encabezar dos triunfos decisivos para Sancti Spíritus.

Al final, una sola carrera del quinto inning habría sido suficiente para los Gallos de Sancti Spíritus, quienes este viernes a las 5:03 de la tarde, le dieron playball a sus emociones al conseguir el triunfo 7-0 sobre los Elefantes de Cienfuegos, válido para subir al trono de la VI Serie Nacional Sub-23 del béisbol cubano.

“Me siento muy feliz por este resultado, sobre todo por los muchachos, porque quería que ellos lograran este campeonato. Como jugador, estuve varios años persiguiendo este momento pero no se nos dio, y por eso quería que los muchachos se sintieran campeones, que disfrutaran esto y lo hemos logrado”, expresó emocionado el manager espirituano Eriel Sánchez, quien logró este viernes el tercer título de la provincia en la historia.

Después de debutar en esta postemporada perdiendo por nocaut frente a Santiago de Cuba, los Gallos ganaron cinco juegos en fila, incluyendo la barrida en la final contra los Elefantes de Cienfuegos. Vencieron 11-1 y 7-1 a Santiago de Cuba, y luego también extendieron tres éxitos más anotando siete carreras en la final: 7-3, 7-5 y 7-0. Con el título, ahora los Gallos se unen a los cinco equipos que han ganado al menos una corona (Santiago de Cuba es el único con dos) desde 2014 en la Serie Nacional Sub-23: 

2014: Artemisa

2015: La Habana

2016: Santiago de Cuba

2017: Santiago de Cuba

2018: Isla de la Juventud

2019: Sancti Spíritus

Agregando un capítulo que será inolvidable en la historia beisbolera de la provincia, los dirigidos por Eriel Sánchez borraron de alguna manera la pesadilla de 2015, cuando se quedaron a las puertas de ganar el título y cayeron en casa frente a La Habana.

Por sexto año en fila, disfrutamos una vez más de otro campeonato destinado sobre todo para el desarrollo de jóvenes talentos de béisbol cubano, pero 55 días y 36 juegos (los de la etapa regular) aún me parecen un calendario que se podría ampliar.

De cualquier manera, a pesar de varios récords implantados este año, como el incremento de los jonrones (aumentaron de 218 en 2017 a 267) y las bases por bolas (de 2404 en 2017 a 2426), acuñando un dominio de la ofensiva sobre el pitcheo, la sexta edición del Sub-23 nos deja también la emoción de ver el ascenso de varios prospectos. 

Eriel Sánchez

Fue emocionante el regreso y la recuperación del inicialista matancero Ronney Muñiz, quien se perfila como un slugger de grandes proyecciones futuras a sus 20 años —un discípulo de ese gran jonronero Lázaro Junco—, así como el impacto del antesalista tunero Denis Peña (líder en jonrones con 10), el cátcher avileño Lázaro Martín, y los espirituanos Geisel Cepeda (estaba en la preselección Nacional y se incorporó a defender a los Gallos) y el diestro Roberto Hernández (implantó récord en ponches con 90 y lanzó un No-Hitter esta campaña), por citar algunos, entre otros más.

Todos ellos demostraron que, cuando hay talento, explotando sus habilidades, tomando experiencia y, sobre todo, ofreciéndole una y otra oportunidad con confianza, el gran ascenso esperado puede llegar antes de tiempo. 

Sabemos que no todos los jóvenes peloteros cubanos menores de 23 años poseen la capacidad y el nivel de juego del cienfueguero César Prieto, pero podríamos tomar al talentoso infielder (Novato del Año en la pasada 58 Serie Nacional) como ejemplo, para recordar que del Sub-23 también pueden emerger estrellas del juego.

Así que, los verdaderos amantes del deporte de las bolas y los strikes, apreciamos el esfuerzo que han hecho todos estos jugadores y entrenadores, superando adversidades, desde el caluroso clima hasta las tétricas series de cuatro juegos.

A los Elefantes de Cienfuegos, gracias por brindar una temporada emocionante y devolverle la emoción a su público. Para los Gallos espirituanos, ¡felicidades por la gran victoria, campeones! 

 

Sigue a Yirsandy Rodríguez en twitter (@yirsandy), déjale un comentario o envíale una pregunta a su correo (yirsandybdc2018@gmail.com). ¡Comparte tus pensamientos y criterios con nosotros! ¡Nos une la pasión por el béisbol! 

 

Tomado de: baseballdecuba.com

2 comentarios

  1. Felicitar a los espiritualnos pòr su titulo en la sub 23, Yaniel mi hermano ya sabes algo es algo, a ver si con estos gallitoa levantan y clasifican a segunda ronda en la SN,, la verdad que se pusieron intransitables los yayaberos con 5 victorias al hilo en los play off…..

    • enrique15 en 17 junio, 2019 a las 8:24 am
    • Responder

    Los espirituanos disfrutando y fiestando su título, su pueblo recibiendolos como héroes, un recibimiento que esos muchachos no olvidarán nunca. La Fiesta total que necesita nuestro beisbol en todas las categorías. Y REINIER GONZÁLEZ Y EVIÁN GUERRA DICIENDO EN LA TV QUE ESTE TORNEO DEBERÍA SER JUGADO A PUERTAS CERRADAS CON ACCESO SOLO A LOS ESPECIALISTAS, saque usted sus propias conclusiones.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.