OPINIÓN; ¿CUANDO CAMBIAREMOS TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO?

11:00:50 PM

 

Por los amigos de la peña:

Sergio A. García Soto e Iván Espino Lobaina

 

 

Prometí esta vez que no escribiría de cualquier debacle deportiva que pudiera acontecer en los juegos panamericanos que se están celebrando por estos días en LIMA PERÚ, pero pudo más el fervor de las opiniones escuchadas por mis amigos, por mis compañeros de trabajo, y todo lo que he podido leer en los medios digitales después de la bochornosa y vergonzosa derrota de nuestro equipo nacional: una victoria, nada más y nada menos que contra Argentina (aunque si hubiéramos perdido con ellos tampoco me asombraría) y tres derrotas, la última, ya sin nada importante en juego, pero no por eso más contundente y más dolorosa, después de ir ganando 9×1, contra república dominicana, discutiendo un quinto lugar.

Les voy a ser sinceros: En estos panamericanos no vi un partido completo de béisbol, y a cada derrota, me convencía más de lo que llevamos diciendo hace muchísimos años todos los que amamos este deporte, nuestro deporte nacional, el cual hemos visto como se ha ido perdiendo en las tinieblas de la dejadez, la indolencia y el patriotismo mal enfocado de los que mal lo han dirigido.

Muchísimas cosas andan muy mal, y en estos momentos no solo andan mal, sino que ya las veo casi sin solución. Hace algunos años no pensé decir esto que les voy a comentar, pero a día de hoy prefiero ver un partido de béisbol internacional de la MLB, que un partido entre nuestros equipos en la arena nacional, y hasta ahí pudiera parecer algo permisible, pero lo que es inaudito es que hasta prefiera ver un partido de fútbol internacional, antes que un partido de béisbol en CUBA, y se los dice alguien que nació y creció respirando béisbol por cada poro de su piel, que con cinco años ya conocía más de pelota, que del significado de la mayoría de las palabras de la lengua española. Indudablemente muchísimas cosas andan mal con nuestra pelota, y una vez más, a grosso modo, las voy a poner a su consideración.

 

 

1-BÉISBOL EN LA BASE

Muy mal organizado, con entrenadores no todos bien calificados y muchos de ellos muy poco estimulados. Se debería, para motivar a estos entrenadores, hacerlos partícipes de una remuneración por derechos de formación a cuanto pelotero logre tener contratos en el exterior, o sea que, si ese entrenador lo encontró y lo formó, entregarle un por ciento del contrato que pueda obtener un jugador en el exterior.

Padres que tienen que correr con la compra de todos los implementos deportivos de sus hijos, a los precios que todos conocemos. Entonces tenemos que los padres más pobres, no pueden asumir todos estos gastos, y en la mayoría de las ocasiones, muchos de estos futuros talentos se pierden, apenas haber comenzado.

Terrenos en pésimas condiciones, a veces en los mismos terrenos tienen que confluir diferentes categorías, a la misma hora, y se hace realmente muy difícil el desarrollo en estas condiciones.

A esto hay que añadirle que no siempre el más talentoso es el que sigue adelante, ya que conozco muchísimos casos de atletas que han sido favorecidos por su posición social, o por tener un familiar de renombre.

Escuelas formadoras de atletas, dígase EIDE o ESPA, que no cuentan con todas las condiciones que se requieren para que ese deportista pueda aunar satisfactoriamente la educación que va recibiendo con el deporte que va practicando. Además, la eliminación de las pre-eide fue otro error garrafal.

2-ESTRUCTURA DE LA SERIE NACIONAL

Un desastre. No tenemos en estos momentos la calidad necesaria, para mantener 16 equipos jugando una serie nacional, ya sea de 45 juegos, o de 60 juegos, o de 70 juegos. Y estoy absolutamente en contra de la tan cacareada representatividad por provincias. Ya esos tiempos se acabaron. No tenemos peloteros de calidad para tantos equipos, mucho menos lanzadores, y esa masividad lo único que hace es atentar contra el buen espectáculo. Así nos encontramos jugadores y lanzadores con nivel de serie provincial, jugando una serie nacional.

Lo que hay que hacer es desde el comienzo, una serie con 4 o 6 equipos (Soy más partidario de que sean 4) que se reúnan los mejores peloteros con los que contamos en esos equipos, que se arreglen los estadios, si no se pueden arreglar todos los estadios cabecera de cada provincia, al menos los necesarios, para desarrollar un buen espectáculo, que se le suba el precio de entrada, y este dinero recaudado que se use después en beneficio de la misma serie nacional. Que en estos estadios el día que se juegue béisbol, que dé gusto ir, que existan iniciativas, ideas, para hacer de ese día un verdadero acontecimiento.

Paralelamente pudiera ir funcionando una liga de desarrollo y que vayan subiendo y bajando peloteros según se necesite. Esa liga de desarrollo no sería para sacar un campeón si no para formar peloteros y pulir sus deficiencias técnicas. Por lo que no va a ver necesidad de championismo porque no se dará un ganador, sino que el ganador será el atleta que lo haga bien y su premio sería subir a un equipo que no tiene que ser precisamente de su región si no del que quiera sus servicios. Esto indudablemente será muy beneficioso porque jugarán más y pulirán muchísimas deficiencias.

3- NUESTROS ATLETAS DE LA SERIE NACIONAL

Nos encontramos en nuestra serie nacional atletas con numerosas deficiencias a la hora de practicar este deporte y de brindar un buen espectáculo, deficiencias que vienen arrastrando desde las categorías inferiores. No me explico cómo no tenemos casi lanzadores que tiren más de 95 millas, e incluso muy pocos por encima de las 90 millas, y no quiero que me digan que el control es el mejor lanzamiento de un lanzador, no, el mejor lanzamiento de un pitcher es una recta dura. Entonces nos encontramos con que muchos de nuestros exponentes, esos mismos que no llegaban a 90 millas, allende los mares, nos encontramos que están tirando 94, 95, 96 millas, y hasta por encima de las 100 millas. Nos encontramos igualmente, a aquellos que en la selección nacional no bateaban en los eventos internacionales, descosiendo la pelota en grandes ligas ¿Entonces, de qué estamos hablando aquí? ¿Es un problema de alimentación, de estímulo, de nuestros técnicos, de mala planificación deportiva, de no saber qué hacer con los recursos que tenemos? Hay de todo un poco, y es un problema, al cual hay que darle solución.

No sé hasta qué punto se cuida la dieta de nuestros beisbolistas a lo largo de todo el año, pero he visto cada somatotipos………………, que parecen cualquier cosa menos deportistas. He oído criterios y opiniones de quienes se han hospedado en los mismos hoteles que estos en el transcurso de la serie nacional que a la hora de cenar, aquello es de recoge y vamos, porque se zampan todo lo que encuentran a su paso. ¿Se lleva con la rigurosidad requerida este tema? Tengo mis dudas, aunque en honor a la verdad, no cuento con todos los elementos para abundar en el mismo.

 

4- SALIDA DE PELOTEROS DE LA ISLA

Esta es una de las causas que más ha lastrado la pelota en los últimos años. Más de 400 peloteros han ido a probar suerte a otras ligas del mundo, sobre todo a las ligas bajo el dominio de la MLB, y en muchos casos estamos hablando de los mejores de cada provincia. Por supuesto que, si pierdes a los mejores, no puedes recuperar esa calidad en tan corto tiempo, y si a eso le sumamos que cada vez se van más jóvenes, figúrense ustedes. En estas deserciones, como les llaman muchos, traición a la Patria, como les llaman otros, yo le llamo como lo que es: peloteros que deciden probarse a otro nivel, influyen circunstancias disímiles, ya sean económicas, o deportivas, o ambas inclusive.

Lo cierto es que lo que comenzó con un goteo, se convirtió en un arroyo, después en un río, y ahora es un mar inmenso que se abre ante nosotros, sin saber cómo detener este éxodo. Ninguna de las fórmulas que hoy existen podrán hacerlo. Se intentó un acuerdo con la MLB (Lo único positivo que pudo haberse sacado de este período después del primer clásico mundial, porque a mi entender, la caída libre comenzó aquí, cuando tocamos el cielo con las manos, y creímos que todo estaba bien, y que no teníamos más nada que hacer, y a alguien se le ocurrió darle las riendas del deporte nacional al flamante director de aquel equipo). Pues bien, ni esto salió bien, porque lo que comienza mal, no puede terminar bien, y a perro flaco, todo lo que le caen arriba son pulgas.

Ahora no hay acuerdo, ya que el gobierno norteamericano destruyó esta esperanza, y nos quedamos peor que antes, y con la excusa perfecta: el imperio del norte, una vez más, frenando nuestro desarrollo.

5-CONTEXTO INTERNACIONAL DEL BEISBOL

Ya no estamos en la década de los 70, 80 y 90, donde se armaba un equipo CUBA que arrasaba en cuanto evento participaba, donde teníamos dos peloteros de calidad y a veces más, en cada posición. Ya no estamos en esa época, donde le llamábamos al deporte rentado deporte esclavo, cuando decíamos que destruía a los atletas, los trataba como mercancías, como objetos y no como lo que eran: seres humanos. Bienvenidos al siglo 21, donde el béisbol, como todos los deportes que se practican, es un negocio, un espectáculo, y el que no sepa insertarse en esta dinámica muere para siempre. Sí, ese béisbol esclavo es el mejor del mundo, es donde juegan los mejores peloteros del mundo y sí, podrá tener numerosos problemas, pero tenemos que aprender de él, intercambiar con él, buscar formas y modos, romper ese bloqueo externo, superar nuestras diferencias, buscar estrategias que nos ayuden a superar nuestros propios errores. Voy a poner un ejemplo: ¿Por qué no se ha puesto en la televisión nacional más béisbol de grandes ligas? ¿Por qué no se colocó la última serie mundial? ¿Ustedes creen que, viendo béisbol de la liga nicaragüense, o de la liga panameña, vamos a mejorar el nuestro? Porque si alguien piensa que es así, es una burla, o un chiste de muy mal gusto. No le echemos solo la culpa de esto al bloqueo, ni a TRUMP, la culpa también es nuestra. El mejor béisbol del mundo jugándose en la esquina de enfrente, y en vez de transmitir estos juegos, no los pido en vivo, porque sé que no es posible, pero se pueden poner diferidos, nos da por poner fútbol a toda hora, cualquier día de la semana, y allá van los REAL MADRID y BARCELONA, todos los partidos de la temporada de estos equipos, increíble ¿De cuántos juegos estamos hablando? Mi equipo en la MLB son los MEDIAS ROJAS, y, sin embargo, no pido ver todos los partidos de este equipo, sino al menos dos partidos semanales de las grandes ligas.

En una ocasión dije que, si el mejor fútbol del mundo se jugara en los ESTADOS UNIDOS, y el mejor béisbol del mundo en EUROPA, sabríamos muy poco de fútbol, y por nuestras calles se pasearían los jóvenes con camisetas de los YANKEES, MEDIAS ROJAS Y DODGERS. Es verdad que no es posible, en el contexto actual, desligar el deporte de la política, pero tampoco es posible que podamos avanzar recordando a cada segundo que somos las víctimas y que somos un país bloqueado, limitado y sin los recursos necesarios. Eso no nos ayuda en nada, al contrario, nos limita muchísimo más.

6-NUESTROS DIRIGENTES

Después de esta debacle monumental, lo menos que estoy esperando es que dimitan por vergüenza todos aquellos que mal dirigen este deporte en CUBA, y si no son capaces de hacerlo, porque no tienen vergüenza, espero que sean destituidos. Por supuesto que esta no es la solución, pero sería un comienzo. Y por algo tenemos que comenzar.

Vamos a ver. En la copa de Oro de fútbol, nuestro equipo nacional recibió 17 goles, no anotó ninguno, una actuación de las peores que se recuerdan en estas lides y el resultado fue: sustitución del comisionado y del director del equipo nacional.

Este revés en el béisbol es mucho peor, señores, estamos hablando de nuestro deporte nacional. ¿Y entonces? Hasta el momento todo sigue igual, como si no hubiera pasado nada, como en los últimos años, se pierde, se sigue perdiendo, y lo único que se ve es la indignación de este pueblo que lleva al béisbol en la sangre y que siente como va perdiendo la vida, con cada nueva derrota, con cada nueva decepción.

No voy a decir nombres, pero ese señor que dirige el béisbol, ¿hasta cuándo va a estar ahí? ¿Díganme ustedes qué ha hecho por el béisbol cubano? ¿Hasta cuándo vamos a burlarnos del concepto de Revolución dado por nuestro Comandante en Jefe, de que hay que cambiar todo lo que debe ser cambiado?

Hay que cambiar personas, metodologías, mentes, hay que sacudir la mata, pero bien sacudida, hay que desmantelar la casa completa, no solo botar el sofá, que es lo que se hace siempre, no, hay que limpiar toda la casa, y comenzar de nuevo.

Necesitamos nuevos dirigentes, que tengan corazón, y tengan coj……, y tengan ganas, de darle el impulso que necesita nuestro deporte nacional para salir del inmovilismo en el que ha estado durante tantos años.

A veces creo que no tenemos que ir muy lejos para encontrar a los verdaderos contrarrevolucionarios ¿qué mayor contrarrevolución existe que la de estar ocupando un puesto sin resultados, sabiendo que todo lo que haces lo estás haciendo mal, sabiendo que cada decisión que tomas profundiza aún más la crisis de nuestro deporte favorito? Esos son los que siguen matando al béisbol en nuestro país.

Una cosa es cierta, de acuerdo a como marche nuestro deporte nacional, así va a marchar nuestro país. Solo tenemos dos opciones: sentarnos a esperar a que algún presidente norteamericano levante el bloqueo contra CUBA, o comenzar a dar los pasos que se necesitan dar para revertir la situación actual del béisbol cubano. Si nos acogemos a la primera opción, dentro de poco, no solo no tendremos béisbol, sino tampoco deporte, y un cuarto lugar en unos juegos panamericanos, o unos terceros en unos juegos centroamericanos, y luchar a brazo partido por llegar a 30 medallas de oro en LIMA, nos va a parecer cosa de risa, porque las actuaciones serán muchísimo peores. Si abrazamos la segunda opción, que es la que tenemos que emprender, les recuerdo que ya hemos perdido más de 10 años hablándolo, pero sin concretarlo, por lo que, por favor, pido que no se realicen más análisis, ni más mesas redondas, no quiero escuchar más lo que se va a hacer, sencillamente quiero que se haga, pero que se haga ya. Nuestro apóstol nacional dijo que la mejor manera de decir, es hacer, entonces ¿cuándo comenzamos?

 

Un saludo a todos

Sergio A. García Soto e Iván Espino Lobaina

 

Nota: Este articulo desde hace días estaba en el buzón de correo del administrador de la MD, pero no fue hasta hoy que pudo publicar por estar enfermo.

 

 

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • hector en 12 agosto, 2019 a las 7:28 am
    • Responder

    Se que por verguenza no van a renunciar, pues desde hace años lo habrian hecho, ademas esa vaca da mucha leche comoda, pero estoy deacuerdo con lo que planteas en el articulo, aplicar el concepto de revolucion, quizas no sea la solucion pero si el comienzo de ella. A no ser que estos dirigentes manejen secretos indispensables.

    • scorpion en 12 agosto, 2019 a las 9:17 am
    • Responder

    Sergio e Ivan coincido con los dos y lo que ustedes acaban de publicar no es solo para la pelota es para todo el deporte en general, es para todas las esferas de la vida, lo económico, lo social etc, pero bueno en nuestro país todo se resumen a análisis que no reportan nada a justificaciones y muchas explicaciones.

    • Javier Nd en 12 agosto, 2019 a las 9:48 am
    • Responder

    Me alegro que Daimir ya se encuentre de pelea y nos ponga al día aunque hay que señalar que la pagina no fue abandonada se mantuvo por los emergente muy bien felicidades a ellos por el trabajo en cuanto al artículo muy bueno y como yo digo es otro pedacito para ayudar a quitar las penas por la que pasa el deporte nacional.
    Pienso que una de las formulas puede ser que del 1% que se aporta al desarrollo de los territorios por las empresas, sea el 1.5% y ese 0.5 % demás sea para el desarrollo en la base del deporte en general, esos problemas y muchos más se pueden resolver con ese 0.5% de aporte de las empresas del territorio.

    1. Gracias amigo. Saludos.

  1. Lo que da resultados y conviene no se cambia se mantiene por lo tanto no cambiaran lo que ha de ser cambiado pues no interesa cambiarlo

    • enrique15 en 12 agosto, 2019 a las 11:08 am
    • Responder

    En general de acuerdo con muchas de los puntos del artículo. Discrepo firmemente en el tema de la cantidad de equipos de una supuesta liga cubana. En los momentos que vive el beisbol en Cuba, una serie de solo cuatro equipos sería el tiro de gracia, por más que digamos que se concentra la calidad. Una serie de solo cuatro equipos a estas alturas, estaría condenada al fracaso antes de comenzar, de hecho ya se hizo y de nada sirvió. Es otra época, no es la época en que el beisbol profesional se jugaba solo en el Latino y entre cuatro equipos, no. Aunque no me crean, no. Miren, por más que unos y otros hablen del daño del regionalismo, creo que confundimos los términos. Una cosa es que los jugadores que formen cada equipo tengan que pertenecer a esa provincia o ciudad obligatoriamente y otra bien distinta es a quién representa ese equipo. Digamos, los Yankees de NY, son un equipo formado por jugadores de todas partes del mundo, pero representan a los neoyorquinos. No digo que un bostoniano o uno que viva en Alaska no sea fanático de los yankees, pero ese equipo es el orgullo de los neoyorkinos. Y ahí es donde creo que la gente confunde los términos. Los equipos deben representar a alguien, una región, una ciudad, etc. No se puede pretender a estas alturas que una liga cubana sea formada por (digamos) Los Leones de la Selva y Los Componedores de Batea. La baase de la fanaticada es la gente que vive en la ciudad a la que pertenece el equipo, por tanto, llamaríamos a esos equipos Los Leones de La Habana y los Componedores de Los Sitios, por poner un ejemplo. Aunque en ellos militen jugadores hasta de Maisí. Dicho esto, el problema principal que tiene la creación de una liga cubana es ¿qué equipos serían y a quién representaría? Dicho en otras palabras, ¿Qué regiones o ciudades tendrían derecho a tener equipos de beisbol en la liga? No sé bien cómo es en la MLB pero estoy seguro que para tener equipo en la MLB las ciudades deben cumplir con determinados requisitos. Antes hubo Expos de Montreal y ya no hay. Los Dodgers no siempre fueron de los Ángeles, por ejemplo, fueron también los Dodgers de Brooklyn.
    Entonces creo que el problema está entre otras cosas por ahí, en decidir qué estadios se apagan o se dedican simplemente a la SNB y no a la liga profesional. Pero creo que deben ser por lo menos seis equipos y deben estar organizados por regiones, como antes las Selectivas, aunque claro, teniendo en cuenta la realidad de hoy..

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 12 agosto, 2019 a las 2:07 pm
    • Responder

    Lo que hay que hablar a partir de ahora es de cambiar por no decir votar a todo el mundo,hasta cuando es esto,por favor, ya esta bueno de tanta humillación.

    Saludos de los Alazanes

    • EdQueT en 12 agosto, 2019 a las 2:46 pm
    • Responder

    Gracias y mil gracias más a esos 2 peñitas (Sergio A. García Soto e Iván Espino Lobaina) que quieren que se emplee el concepto de revolución también en el deporte, si el presidente de la república lee este articulo lo va a probar. FELICIDADES para ese dúo.

    Sugiero que se haga una encuesta, para ver si el pueblo que es quien manda en cuba, considera que los dirigentes del Beisbol en cuba debe ser sustituido de la forma siguiente:

    Total, parcial o solo los cabecilla de esa institución

    Gracias EQT

    • Amaya en 12 agosto, 2019 a las 4:22 pm
    • Responder

    Todo cambiará a partir de que nuestro Presidente actual Díaz Canel coja de la mano y personalmente este asunto del deporte y el beisbol en particular, tengo la convicción que no va a demorar mucho

    • El bombardero en 13 agosto, 2019 a las 7:07 am
    • Responder

    Buenas tardes, después de leer y apreciar realmente este bien estructurado artículo desarrollado adecuadamente por sus autores, por cierto lectura que afirmo, disfruté plenamente, me gustaría tomarme la libertad de analizar a fondo algunos aspectos de sus elementos integrantes tales como los que a continuación desgloso:
    PRIMERO: La referencia a nuestro pasatiempo nacional en lo concerniente a su base es que y cito ¨… Muy mal organizado, con entrenadores no todos bien calificados y muchos de ellos muy poco estimulados. Se debería, para motivar a estos entrenadores, hacerlos partícipes de una remuneración por derechos de formación a cuanto pelotero logre tener contratos en el exterior, o sea que, si ese entrenador lo encontró y lo formó, entregarle un por ciento del contrato que pueda obtener un jugador en el exterior…¨, si me permiten decirlo de forma objetiva, es una idea sencillamente GENIAL, que a los únicos que no debe gustarles para nada es a los directivos del beisbol…
    SEGUNDO: En referencia a la misma base se hace una afirmación in-negable ¨Padres que tienen que correr con la compra de todos los implementos deportivos de sus hijos, a los precios que todos conocemos. Entonces tenemos que los padres más pobres, no pueden asumir todos estos gastos, y en la mayoría de las ocasiones, muchos de estos futuros talentos se pierden, apenas haber comenzado¨, si se me permite expresarlo adecuadamente, una verdad objetiva, totalmente IRREBATIBLE.
    TERCERO: En referencia al éxodo de los atletas se afirma en el artículo y cito ¨En estas deserciones, como les llaman muchos, traición a la Patria, como les llaman otros, yo le llamo como lo que es: peloteros que deciden probarse a otro nivel, influyen circunstancias disímiles, ya sean económicas, o deportivas, o ambas inclusive…¨, definición esta última de los autores con la que coincido ampliamente, ni son traidores, ni son desertores y para los que tengan dudas, existen sobradas razones objetivas, ampliamente demostrables y perceptibles en nuestras actuales legislaciones que demuestran esta afirmación de los autores a los que felicito por su valentía.
    CUARTO: En referencia al propio beisbol y los tiempos actuales los autores invitan y reflexionan sabiamente cuando afirman ¨Bienvenidos al siglo 21, donde el béisbol, como todos los deportes que se practican, es un negocio, un espectáculo, y el que no sepa insertarse en esta dinámica muere para siempre… ¨ otra verdad irrebatible, irrefutable e innegable pues cualquiera de esos epítetos se le acomodan perfectamente a la realidad manifiesta.
    QUINTO: ¨… si el mejor fútbol del mundo se jugara en los ESTADOS UNIDOS, y el mejor béisbol del mundo en EUROPA, sabríamos muy poco de fútbol, y por nuestras calles se pasearían los jóvenes con camisetas de los YANKEES, MEDIAS ROJAS Y DODGERS ¨ ¿Y qué decir de esta afirmación? ¿Qué decir de esa verdad combatiente, imperecedera, casi heroica? Sin comentarios, pues ahí todo está dicho ya…
    SEXTO: ¨Es verdad que no es posible, en el contexto actual, desligar el deporte de la política… ¨ ¿…? Es precisamente en esta afirmación, casi categórica de los autores, en donde único no estoy de acuerdo, pues a mi juicio ¡SI! Es posible desligar el deporte de la política y no solo posible, es realmente necesario, es vital, es casi esencial, acabar de percatarnos que deporte y política nunca debieron ir de la mano, porque literalmente se aborrecen uno al otro, debido en gran medida a la forma en que uno entorpece al otro, al método o vía que usa para negarle el acceso a la dialéctica que curiosamente es del materialismo dialéctico sobre el que se sostiene el verdadero marxismo, algo que resulta verdaderamente curioso por lo contradictorio que proyecta a la vez. Que conste que yo entiendo a los autores, comprendo que esa idea sencillamente ha sido sembrada en la mente de todos nosotros, pues nos crearon el hábito de pensar que era imposible para el desarrollo o buena salud de nuestro deporte, que este se desligara de los procesos relacionados con la política. Pues bien, al permitir que esa idea siga floreciendo tantodesde nuestras mentes, como desde nuestros corazones y llevarnos a la conclusión de que no se puede desligar una cosa de la otra en el contexto actual, estamos siendo partícipes del engaño, nos mantenemos prisioneros de una mentira, de una mala interpretación de las cosas, de una concepción inoculada cuidadosa y meticulosamente en nuestra mente, por los bandos en conflicto, que han usado a su manera al deporte para el logro de sus propios fines, aún cuando ambos saben perfectamente que deporte y política, no ligan, pero siguen en su eterno juego de halar la soga para su patio, mientras los que están en el medio siguen sufriendo las consecuencias. Existen veinte mil formas de ir desligando pacientemente y de una maldita vez al deporte de la política, pero para eso primero tiene que existir la voluntad desde aquí adentro, tiene que existir como sugieren los propios autores la voluntad de ¨… cambiar personas, metodologías, mentes, hay que sacudir la mata, pero bien sacudida, hay que desmantelar la casa completa, no solo botar el sofá, que es lo que se hace siempre ¡NO!Hay que limpiar toda la casa, y comenzar de nuevo…¨, de concurrir eso que ellos valiente y acertadamente sugieren, define que SI se puede desligar al deporte de la política y el contexto actual es precisamente el más idóneo, pues ha quedado demostrado cruelmente y con creces, que el aferramiento de la política a nuestro deporte, con la demagogia que acompaña por lo general a la primera, solo ha contribuido a que personas incapaces, oportunistas y tristemente cobardes, destruyan metódicamente una de las conquistas más loables, del 59 hasta acá, es triste, pero es real, por tanto, no queda más remedio que cambiar también nosotros nuestra mentalidad, nuestro inmovilismo, exigir nuestro derecho a tener un deporte que sea de todos y por el bien de todos, no de una minoría encaprichada en sostener un dogma que se derrumba a pedazos, en su tozuda posición de mantenerse vinculado subyugando a su voluntad, al sufrido deporte cubano y por consiguiente afectando los intereses de la afición o para no ser tan absolutos, de casi toda la afición…
    Para terminar este comentario quisiera plantear que apoyo 100 % la última parte del artículo que me parece, breve, directa y especial, por lo que me permito el atrevimiento de reproducirlo aquí, por la fuerza que posee cuando se afirma y con mucha razón ¨A veces creo que no tenemos que ir muy lejos para encontrar a los verdaderos contrarrevolucionarios ¿Qué mayor contrarrevolución existe que la de estar ocupando un puesto sin resultados, sabiendo que todo lo que haces lo estás haciendo mal, sabiendo que cada decisión que tomas profundiza aún más la crisis de nuestro deporte favorito? Esos son los que siguen matando al béisbol en nuestro país¨. Saludos y todo mi reconocimiento para los autores de este brillante artículo.

    • El Loko en 13 agosto, 2019 a las 8:54 am
    • Responder

    Muchas realidades expresadas en este artículos y otras tantas, que no están dichas, pero que están presentes en el deporte cubano.
    En estos días voy a escribir un artículo sobre el tema, porque soy cubano y me corre sangre por las venas y como a muchos aquí, me duele la realidad del deporte cubano

    • Sergio García Soto en 13 agosto, 2019 a las 8:54 am
    • Responder

    Gracias a todos por sus acertados comentarios y un saludo a todos los miembros de esta peña insigne, ojalá algún día podamos recuperar toda la gloria que hemos perdido, nosotros seguiremos poniendo nuestro granito de arena para tratar de edificar un futuro mejor para nuestro deporte nacional. Un abrazo a todos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.