Las grandes noticias de los New York Yankees de 2019 han sido, hasta ahora, Gio UrshelaMike TauchmanDJ LeMahieu y Cameron Maybin haciendo cosas asombrosas y maravillosas. Vaya, Urshela y Tauchman dispararon cinco cuadrangulares cada uno en la semana anterior. Además, Urshela conectó otro jonrón en la doble tanda del pasado lunes. LeMahieu es candidato al Más Valioso (en la división de peloteros distintos a Mike Trout). Maybin comenzó la temporada con OPS+ de por vida de 91, lo cual significa que había sido un bateador por debajo del promedio, aunque comenzó la semana con OPS+ de 144, cifra que coincidentemente es la misma ostentada de por vida por Giancarlo Stanton.

La historia que caracterizará a los Yankees de 2019 (el final del último capítulo, de todos modos) probablemente dependerá de la rotación abridora y como se desempeña en octubre. Existe mucha ansiedad por estos días entre los aficionados de los Yankees con respecto a esa rotación, incluso a pesar de que Masahiro Tanaka lanzó ocho entradas en blanco en una victoria 1-0 sobre los Toronto Blue Jays el pasado domingo. Tal como los aficionados indicarán rápidamente, esa fue la primera apertura positiva para Tanaka en un buen tiempo. En sus siete aperturas anteriores, el japonés permitió 36 carreras en 31 2/3 innings y tuvo la peor efectividad entre los pitchers abridores de las Mayores con al menos cinco aperturas en su haber desde el receso del Juego de Estrellas.

Y no sólo se trata de las preocupaciones que genera la actuación de Tanaka. Desde principios de julio pasado (hasta el primer partido disputado el lunes), la rotación de los Yankees cuenta con efectividad de 5.56, que ocupa el puesto 23 de la categoría en las Grandes Ligas. Desde el 1 de julio, los abridores de los Yankees han tolerado la mayor cantidad de jonrones en las Mayores; sí, incluso más jonrones que los Baltimore Orioles.

Pues bien, ¿será cuestión de un mes con 12 días no tan buenos? Eh, desde el 1 de junio, la rotación ostenta efectividad de 5.63, que los coloca en el puesto 23 de las Mayores. En toda la temporada, los Yankees cuentan con la peor efectividad colectiva en la carretera entre los equipos de las Grandes Ligas.

Todo lo anterior representa una mala noticia y no tiene sentido tratar de disimularlo; ya pueden entender todo el amor extra que reciben Urshela y compañía por estos días. Es más fácil amar cuando el amor es correspondido.

Sin embargo, los Yankees pueden ganar la Serie Mundial con esta misma rotación. A pesar de las dificultades, todos los abridores en el Bronx cuentan con obvio potencial:

  • Tanaka: De hecho, su actuación no ha sido tan mala como lo haría concluir esa efectividad de 4.64, tomando en cuenta que dos pésimas salidas contra los Boston Red Sox han arruinado su promedio de carreras limpias permitidas (seis anotaciones en dos tercios de inning en Londres y después 12 carreras en 3 1/3 innings). Además, en cinco aperturas de por vida en playoffs, cuenta con efectividad de 1.50. Eso no significa que, de forma automática, pitcheará bien en octubre; aunque al menos tiene cierto historial de dar su máximo aporte en los partidos importantes.
  • James Paxton: Cuenta con efectividad de 4.40 después de la victoria del lunes. De hecho, esa cifra es mejor que el promedio entre los abridores de la Liga Americana, quien cuenta con efectividad de 4.60 y Paxton lo ha logrado lanzando en un paraíso de bateadores. Su repertorio, obviamente, sigue por encima del promedio, sumando 137 ponches en 108 1/3 innings. Paxton ha permitido dos anotaciones o menos en siete de sus últimas 11 aperturas. No hay razón por la cual no pueda aportar varias salidas de calidad en octubre.
  • Domingo German: En términos generales, su temporada ha sido sólida, con efectividad de 4.05, 19.7% de promedio entre ponches y boletos (el mismo de Clayton Kershaw) y un promedio de bateo de sus rivales de .232. Ha mostrado tendencia a permitir jonrones (23 tolerados en 109 entradas) y su promedio wOBA permitido de .298 es un punto peor que el de Madison Bumgarner y mejora a los promedios de Aaron NolaTrevor BauerKyle Hendricks y Robbie Ray. Los aficionados de los Yankees querían a Bumgarner o a Ray durante los momentos previos a la fecha límite de cambios, pero ¿acaso son realmente mejores que Germán?
  • CC Sabathia: El zurdo aún no ha logrado recuperarse de una inflamación en su rodilla izquierda; además no ha tenido un buen año, pero jamás se puede descartar al viejo guerrero. O quizás Luis Severino esté listo para octubre.

Ciertamente, he resaltado aspectos positivos de todos ellos. Es igual de fácil resaltar lo negativo. Ciertamente, todos ellos tendrán que lanzar mejor en octubre, comparado con lo visto en fechas recientes. Así se han desempeñado en la postemporada las rotaciones de los equipos campeones en las cinco ediciones más recientes de la Serie Mundial:

Red Sox en 2018: 3.80 efectividad, 5.1 innings por apertura, 1.14 HR/9 IP

Houston Astros en 2017: 3.33 efectividad, 5.4 innings por apertura, 0.65 HR/9 IP

Chicago Cubs en 2016: 2.60 efectividad, 5.5 innings por apertura, 0.77 HR/9 IP

Kansas City Royals en 2015: 4.97 efectividad, 5.2 innings por apertura, 1.30 HR/9 IP

San Francisco Giants en 2014: 3.38 efectividad, 5.6 innings por apertura, 0.56 HR/9 IP

Por supuesto que los Royals de 2015 resaltan entre el grupo antes mencionado: su rotación no lanzó bien y se alzaron con el título, dependiendo de un maravilloso bullpen con profundidad y talento. ¿Con qué cuentan los Yankees? Un bullpen con mayor profundidad que la ostentada por los Royals en ese entonces. Además, tenemos que resaltar el promedio de innings por apertura. Ni siquiera los Giants, con la magnífica carrera hecha por Bumgarner en 2014, en la cual fue abridor en seis de los 17 partidos de postemporada disputados por San Francisco, alcanzó promedio de seis episodios por apertura

No solo la rotación de los Royals lanzó de forma relativamente mediocre durante la postemporada, sino que tampoco brillaron en la campaña regular, con efectividad de 4.34 y WAR acumulativo de 8.5 (según la fórmula de FanGraphs), que se ubicó en el puesto 21 de dicha categoría en Las Mayores. De hecho, estos son los rankings en temporada regular para las rotaciones de equipos que recientemente se han coronado en la Serie Mundial:

Royals en 2015: 4.34 efectividad, 8.5 WAR

Giants en 2014: 3.74 efectividad, 8.3 WAR

Red Sox en 2013: 3.84 efectividad, 11.6 WAR

Giants en 2012: 3.73 efectividad, 9.7 WAR

St. Louis Cardinals en 2011 3.81 efectividad, 11.4 WAR

2006 Cardinals: 4.79 efectividad, 6.6 WAR

Los Yankees actualmente tienen el puesto 17 de la categoría en Las Mayores, con WAR de 7.2. No se necesita una rotación conformada por Justin VerlanderGerrit Cole y Zack Greinke para ganarlo todo. Se puede lograr con Edinson Volquez, Yordano Ventura, Johnny Cueto y Chris Young. El manager de los Yankees Aaron Boone dispondrá del lujo adicional de un bullpen de gran calidad. Consciente de que sus abridores apenas promedian cinco entradas por partido por estos tiempos en la postemporada, se puede esperar ver un control más minucioso del tiempo que pasarán los abridores sobre la loma, especialmente con ocho o nueve relevistas en el roster. No hay dudas de que Boone aprendió la lesión en la serie divisional del año pasado contra los Red Sox. En los Juegos 3 y 4 de esa serie, dejó lanzar a Severino y Sabathia durante mucho tiempo y entregaron la ventaja en innings importantes; aunque ciertamente, las críticas parecen ser algo injustas, ya que ambos fueron removidos del partido después de tres innings (y J.A. Happ apenas tuvo dos entradas de actuación en el Juego 1). La lección: no permitas que un inning importante se te salga de las manos, así sea a principios de un encuentro y ten a tu bullpen listo para actuar lo más pronto posible.

Lo que aún no sabemos es cuán creativo podría ser Boone… o se verá obligado a ser. Los Yankees han utilizado a Chad Green como abridor en 10 ocasiones esta temporada y debería ser también opción durante la postemporada, aunque vale la pena mencionar que Boone lo ha usado de esa forma solo en juegos “del bullpen”. De sus cinco principales abridores (incluyendo a Happ), solo Germán ha hecho una aparición como relevista en la presente campaña.

Boone debería también considerar apariciones en las cuales utilice a duplas de lanzadores: por ejemplo, a Paxton durante dos o tres innings y después a Severino o Germán por otros dos episodios más y así abonar el terreno para el bullpen. Todos los días libres en la postemporada significan que los relevistas tendrán mayor descanso, ya que la única oportunidad en la cual los equipos juegan por espacio de tres días consecutivos (con la excepción de los encuentros suspendidos por lluvia) son los Juegos 3, 4 y 5 de una serie a un máximo de siete partidos

Además, hay un elemento presente: los Yankees son un equipo capaz de producir carreras. No necesitarán seis innings de una anotación cada uno por parte de sus abridores, siempre y cuando Gio y sus amigos puedan seguir descosiendo la pelota. A pesar de ello, sería agradable (al menos para los aficionados de los Yankees) ver a su rotación lanzar un poco mejor desde hoy hasta el inicio de la postemporada.