59 SNB; Play Off final: Cousin domó a los Cocodrilos, Toros empatan la serie…(+ Varias crónicas)

6:41:53 PM

Actualizado  por última vez a las 8:40:24 PM

 

Foto: Calixto N. Llanes

 

 
 
 

Con un picheo de altos kilates de Yosimar Cousin, los Toros camagüeyanos le dieron el alegrón a la entusiasta fanaticada que colmó el Cándido González y vencieron a los Cocodrilos matanceros 8-0, para igualar las acciones a un triunfo por bando en la gran final de la pelota cubana.

El diestro de 21 años, se encaramó en el montículo una vez más como todo un veterano y le colgó ocho argollas en la pizarra a los yumurinos, tolerando apenas tres imparables en toda la ruta mientras liquidada a seis adversarios por la vía amarga.

La única complicación que tuvo en todo el partido fue en el segundo episodio cuando soportó un doblete de Javier Camero, propinó un pelotazo y regaló un boleto para congestionar las almohadas, pero resopló como toro bravío y dejó a Erisbel Arruebarruena y a Eduardo Blanco con la carabina al hombro para acabar con las amenazas.

“Los bateadores de Matanzas son muy incómodos, me basé en el control para dominarlos”, declaró al término del desafío.

Impetuosa salió la escuadra camagüeyana en el mismo primer capítulo fabricando un ramillete de tres anotaciones que a la postre serían decisivas.
Sencillo de Yorbis Borroto, Yoelkis Guibert, y Loidel Chapelli se combinaron con par de errores de Eduardo Blanco y César Prieto, para tomar la apreciable ventaja ante los envíos de Noelvis Entenza.

Nada más pudieron hacerle al derecho cienfueguero durante las 5.1 entradas que laboró pero nunca recibió apoyo ofensivo de su tropa y se llevó la derrota del choque.

Cerrando el octavo episodio, los anfitriones la emprendieron contra los relevistas Miguel Lahera (1.1El, 3H, 3Cl), Yaniel Blanco (1H, 1Cl) y Armando Dueñas (1El, 1H) y fabricaron un letal racimo de cinco carreras, destacando un triple remolcador del sustituto Luis González, un doble de Santiago Torres que limpió las almohadillas llenas y otro batazo de dos bases de Alexander Ayala que trajo a casa la última anotación de la tarde.

Así que, donde hay desquite no hay agravio y ambas escuadras viajarán este lunes hasta el Victoria de Girón de Matanzas con la serie pareja.

Yoanni Yera por los Cocodrilos y Yariel Rodríguez por los Toros, se enfrentarán en el primer duelo del martes.

Armando Ferrer y Miguel Borroto tienen la palabra

En la conferencia de prensa al término del choque, Armando Ferrer, timonel de los Cocodrilos hizo declaraciones sobre la derrota: “Este partido estuvo matizado por dos errores iniciales que prácticamente nos costaron el juego de pelota. El marcador se abrió en las postrimerías y realmente no bateamos. Muchas conexiones nos salieron de frente, pero con tres o cuatro hits no se puede aspirar a ganar en la pelota”.

Con respecto a posibles cambios en la alineación para el próximo partido, dijo:
“En un torneo tan corto como con un play off no puedo estar haciendo tantos cambios. Moví a Arruebarruena porque no ha hecho los ajustes necesarios y lo llevamos atrás para quitarle, no presión, pero si tensión, y nada, tampoco nos produjo ahí, pero independientemente de eso, Cousin nos lanzó muy bien. Para nadie es un secreto que el picheo de Camagüey tiene tremenda calidad, en este momento es de los mejores staff que hay en Cuba”.

En relación con la baja productividad de sus tres primeros bateadores en la alineación, Ferrer comentó: “César Prieto, Raico Santos y Yurisbel Gracial no han sido del todo efectivos, quizás están un poco desesperados, pero no se están ponchando y le pegan bien a la bola. Todo eso está en el béisbol, sobre todo en estos juegos de Play Off. Las esperanzas están cifradas en ellos. Si esa médula espinal no trabaja bien es muy difícil fabricar carreras”.

Por su parte, Miguel Borroto, mentor de los Toros camagüeyanos se mostró feliz con la victoria y fue autocrítico en relación con la derrota de la jornada anterior: “Nosotros tenemos una consigna en el equipo que es jugar partido a partido. En el primer choque las cosas no nos salieron bien, tuvimos imprecisión en la dirección y eso cuesta en los juegos cerrados.

“Hoy trajimos a Cousin y ya vieron la actuación que hizo, muy parecida a la salida que tuvo en el Latinoamericano. Ayer, quizás nos desesperamos con la rotación de picheo pero ese es el béisbol. De los cuatro semifinalistas este es el equipo que más está bateando, hemos conectado 25 hits aquí en el Cándido González”.

Hablando sobre la entrada de Loidel Chapelli y de Luis González en el partido, Borroto expresó: “Hace tiempo que Chapelli está bateando y González es un muchacho que da unos jonrones descomunales. Ahora se nos pone todo más difícil porque aquí hay mucha confianza y compenetración entre todos y ellos me piden jugar”.

Antes de despedirse, comentó sobre lo útil que han sido los refuerzos santiagueros, sobre todo Santiaguito Torres: “No quiero mejores refuerzos que ellos, por su disciplina, entrega y talento. Si tuviera que elegir entre todas las segundas bases de Cuba me quedaría con Santiago Torres. Nadie sabe lo que hace ese muchacho dentro y fuera del terreno”.

Tomado de: Cubadebate


Colaboración del peñista: El Dr. Reinaldo Guevara

Inmenso Yosimar Cousin y Camagüey empata la final

Por Gabriel García Galano

 

Todo lo malo le pasó a Matanzas en la primera entrada y por esa misma brecha se colaron los camagüeyanos, a quienes les bastó en el capítulo de apertura para marcar una ventaja que no perderían, en un juego que ganaron 8 carreras por cero para igualar la final de la pelota cubana.

 

Uno de los mejores eslabones del equipo visitante no funcionó nada bien, y con par de pifias empañaron la labor de Noelvis Entenza desde el mismo inicio. De lo demás se encargó Yosimar Cousin, hermético desde la lomita.

 

El joven tenía antes de esta una sola postemporada, que fue en la 57 con Las Tunas. Apenas había lanzado en 4 juegos como relevo, con uno ganado y uno perdido, con apenas 4,2 de entradas y 10 hits permitidos.

 

Del otro lado, Noelvis Entenza es un experimentado de 9 play off, repartidas en 4 participaciones con Cienfuegos, 3 con Industriales, 1 con Granma y ahora con Matanzas.

 

El juego fue típico de los enfrentamientos entre ambos equipos, que habían dividido honores en la etapa regular, con seis victorias por bando. Más allá de ese movido primer inning, no pasó más nada que remarcar.

 

Podría decirse incluso que fue un juego aburrido, caracterizado por unos cuántos capítulos que pasaron sin penas ni glorias. Hasta el octavo, con el triple de Luis González, fue un juego que no aportó demasiado material para el análisis.

 

Claro, quien dice aburrido agradece que no fuera un maratónico rollo de nueve capítulos que tranquilamente pasara las cuatro horas. Con tres fueron suficientes, y a veces el aficionado agradece esto, más si su equipo gana.

 

Escasearon las oportunidades para ambos contendientes de poner a prueba un poco de estrategia y tal vez el único suceso remarcable fue la jugada en la que el propio González recibió cambio de señas y largó triple entre left y center luego de estar cuadrado para tocar la bola. Lahera vino manso a marcar y el número 9 no se lo pensó dos veces. Cuando la pelota encontró el hueco, la sentencia parecía estar dictada para los visitantes.

 

Precisamente en ese octavo capítulo y luego de la aparente puntilla, a los de casa no les bastó y la incapacidad de los relevistas matanceros para sofocar el fuego salió a relucir, y tanto fue el cántaro a la fuente hasta que entre boletos y con un doble de Santiago Torres que puso el juego 7-0, Ferrer seguro decidió ponerse a pensar en el desafío del martes.

 

Mientras tanto Matanzas siguió con la tónica de dejar hombres en base e incluso dejó las bases llenas en el primer inning, para sumarse a las otras dos ocasiones que lo hizo en el juego de ayer. Con esa oportunidad tan grande de explotar a Cousín desaprovechada, le dieron aire, hasta el punto que no le adivinaron un solo lanzamiento más.

 

El sol fue otro de los protagonistas, aportando sendos dobles «por ceguera» en una misma entrada. También el aire hizo de las suyas, exigiendo más de la cuenta a los jardineros que tuvieron que perseguir bastante la pelota en las praderas del Cándido González. Una combinación letal.

 

Yosimar volvió a estar a la altura del momento y definitivamente se ha afianzado como el segundo abridor de una rotación donde en cualquier momento podría sustituir a Yariel Rodríguez como principal starter. Por ese lado, Camagüey puede respirar tranquilo. Solo tres indiscutibles aceptó el joven de 21 años, completando así su segunda victoria en este play off. Frank Luis Medina fue llamado a cerrar y lo hizo a todo tren, con solo nueve envíos.

 

Otra de las buenas noticias para los Toros es el rendimiento del joven Loidel Chapellí, que en sus apariciones ha dejado muy buena impresión a diferencia de un Jorge Luis Peña al que al parecer esta postemporada le ha quedado grande. El piscinazo que se gastó en el séptimo, para guardar.

 

Esta es la lechada 108 que se propina en la postemporada de por vida, la cuarta que propina un equipo de Camagüey y la segunda que recibe un equipo de Matanzas.

 

De esta forma la serie llegará empatada al Victoria de Girón, donde aprovechando la localía Matanzas intentará irse arriba y si acaso finiquitar la final. Pero si me preguntan, este enfrentamiento es altamente probable que regrese al oriente cubano.

 

 Tomado de: Play Off


 

Final Serie 59: Cousín hala a los Toros

Pese a su juventud, Josimar Cousín lanzó como un consagrado y consiguió el empate para los Toros en la discusión de la corona del clásico beisbolero cubano.

La fanaticada de los Toros gozó en el Cándido González y seguramente llevarán sus iniciativas al Victoria de Girón matancero. Foto: Gabriel García.

 
 

Josimar Cousín lanzó como un verdadero as y sacó de un aprieto a los Toros de Camagüey, que nivelaron la final de la 59 Serie Nacional de Béisbol contra los Cocodrilos de Matanzas, que ahora se marchan a sus predios en pos de sacar ventaja de la localía.

El joven derecho agramontino maniató a la tanda occidental, que sigue sumida en serios problemas, al punto de que solo un hombre ha logrado remolcar carreras en los dos primeros choques de la discusión de la corona.

Los Toros atacaron temprano, aprovecharon los errores de la defensa matancera y después se limitaron a dilapidar entradas para rematar en el cierre. OnCuba les propone un análisis de los detalles más importantes del choque.

Lo mejor

Muchos fanáticos decían que Camagüey se desmoronaría en cuanto perdiera un partido en la postemporada, pero ya sabemos que estaban todos equivocados. El traspiés en el primer duelo de la final no amilanó a los agramontinos, que salieron de nuevo al ruedo con los cinco sentidos afilados y muchas ganas de retomar la senda ganadora.

Esa mentalidad fue crucial para nivelar las acciones en la discusión del cetro y dice mucho de los Toros, sobre todo de su camada más joven, que ha respondido con temple pese a la lógica presión de jugar la primera final de sus carreras.

Lo peor

El abridor matancero Noelvis Entenza estuvo en un volcán la mayor parte del desafío, pero solo permitió tres carreras en el inning de apertura, diferencia que mantuvo hasta su salida en el sexto episodio.

Sin embargo, los relevistas de los Cocodrilos no pudieron contener a la ofensiva camagüeyana en el cierre del octavo y aniquilaron cualquier posibilidad de remontada. De esta forma queda demostrado que el bullpen de Matanzas es el punto más bajo del equipo y el área que más debe atender el alto mando de cara a los venideros encuentros.

La suerte de los yumurinos en esta final dependerá, en gran medida, del nivel que muestren sus apagafuegos, sobre todo en los choques pegados.

La clave

Si en el primer desafío de la final la defensa matancera sostuvo en hombros en trabajo de sus lanzadores, en este segundo round fue la cara opuesta de la moneda. Sendos errores de Eduardo Blanco y César Prieto en el capítulo de apertura propiciaron la entrada de tres carreras sucias.

Dichas pifias y las anotaciones que provocaron, condicionaron por completo el desarrollo del partido. Con desventaja de tres en la pizarra, los yumurinos no tuvieron la oportunidad de poner en práctica estrategias ofensivas osadas para tratar de romper el hermético dominio de Cousín.

Pero si hablamos del impacto de la defensa en el choque, no podemos obviar el gran trabajo de Santiago Torres, Yoelkis Guibert y Loidel Chapellí, quienes fildearon bolas imposibles y limitaron por completo las opciones matanceras de entrar en circulación.

No hace falta presentación para Josimar Cousín, por mucho el MVP de la tarde en el Cándido González. El joven diestro tiró su segundo gran juego de la postemporada y demostró que si anterior salida dominante en el Latinoamericano no fue obra de la casualidad.

Cousín realizó 100 pitcheos en ocho entradas maravillosas, en las cuales no permitió carreras, solo aceptó tres indiscutibles y dio seis ponches. Ahora el as camagüeyano suma 14 capítulos en blanco durante los play off y es firme candidato a Jugador Más Valioso de toda la postemporada.

El villano

En partido sin brillos para los Cocodrilos en todos los órdenes, es difícil encontrar al gran villano, pero me quedo en este sentido con el torpedero Erisbel Arruebarrena, desaparecido desde que arrancaron los duelos decisivos de la campaña.

“El Grillo” ha pegado un solitario imparable en toda la postemporada, suma nueve ponches y ha aportado muy poco a la causa matancera, que espera ansiosa por su despertar luego de ser el líder jonronero del campeonato.

En el duelo de este domingo, Arruebarrena se fue en blanco en tres turnos y dejó a cinco corredores en circulación, la mitad en posición de anotar.

Las reacciones

Yoelkis Guibert: Logramos una victoria importante. Ir 0-2 a Matanzas nos hubiera colocado en una situación muy complicada, pero con la serie empatada todo es distinto. Nuestra mentalidad es sacar ventaja allá y asegurar el regreso al Cándido González.

Esta es mi primera final y simplemente he tratado de hacer lo que me toca para apoyar al equipo, tanto en ofensiva como en defensa. Creo que el público me ha aceptado bien, han estado fenomenal y por ellos vamos a seguir peleando.

Armando Ferrer: El juego estuvo matizado por dos errores iniciales que nos costaron, y ya en las postrimerías se abrió. Nosotros no bateamos contra Cousín, que fue el dueño del partido. También algunas conexiones nos salieron de frente, pero con tres o cuatro jits no se puede ganar en la pelota.

No pienso hacer más cambios, no se puede estar moviendo tanto a los jugadores. Hicimos una modificación Arruebarrena para que buscara ajustes sin tanta tensión, pero tampoco produjo de octavo bate.

César Prieto, Raico Santos y Yurisbel Gracial no han sido del todo efectivos, quizás están un poco desesperados, pero no se están ponchando y le pegan bien a la bola, por lo que habrá que esperar.

Miguel Borroto: Ayer las cosas no nos salieron bien, tuvimos imprecisiones desde la dirección y eso cuesta en juegos cerrados. Hoy Cousín demostró que está preparado y nuestra ofensiva lo apoyó. Creo que, de todos los equipos de la postemporada, el nuestro es el que más ha bateado

Yasiel Santoya: He jugado en los tres equipos matanceros que han disputado finales en los últimos diez años. Todos esos conjuntos han sido buenos, pero ahora se está jugando con mucha cohesión, muy alegres en el terreno, por eso nos están saliendo las victorias.

Josimar Cousín: Matanzas tiene una alineación fuerte, bateadores incómodos, y me he basado en el control para dominarlos. Eso ha sido lo mejor que he tenido, la clave para ganar.

Pedro Luis Lazo ha incidido mucho en mis resultados. Es un entrenador que ha estado arriba de mí todo el tiempo, tratando de explotar mis características, me ha dado muchos consejos y le tengo que agradecer por lo que he logrado.

Lo que viene

La final viaja empatada al feudo de los Cocodrilos de Matanzas, donde este año ganaron 30 partidos, la máxima cantidad para cualquier equipo como home club. Esta serie de tres partidos en el Victoria de Girón determinará las verdaderas posibilidades de los yumurinos de ser campeones en la Serie 59.

En el primer choque, el martes, enviarán a la lomita a Yoenni Yera, quien vivirá un duelo contra el estelar derecho Yariel Rodríguez, de brillante actuación en su última salida frente a Industriales. Este duelo, probablemente, nos devolverá las emociones habituales de los juegos pegados en postemporada.

En sentido general, los partidos en el Girón prometen mucha paridad, teniendo en cuenta que los dos equipos cuentan con abridores de puntería para afrontarlos. Matanzas va con Yera, Yamichel Pérez y Freddy Asiel Álvarez, por ese orden, mientras los Toros se presentarán con Yariel, Frank Luis Medina o Yadián Martínez en el segundo pleito, y Lázaro Blanco en el quinto.

 

Tomado de: Oncubamagazine


Yirsandy: Inquebrantable, Yosimar Cousín — los Toros empatan la final en el Juego 2

 
  •  
     
     

Decisiones. Esa es, tal vez, una palabra bastante común en nuestras conversaciones beisboleras. Sin embargo, en medio de la postemporada de esta 59 Serie Nacional del béisbol cubano, las “decisiones” toman una importancia crucial.

Para el Juego 2, el manager de los Toros, Miguel Borroto, hacía más de 24 horas estaba totalmente convencido de que el talentoso diestro de 21 años, Yosimar Cousín, sería su carta de triunfo en busca del éxito que empatara 1-1 la final frente a los Cocodrilos de Matanzas. Borroto confió, la afición camagüeyana los apoyó de principio a fin en el parque Cándido González y, Cousín, como muchos esperaban, no defraudó: Le tiró ocho ceros a los Cocodrilos de Matanzas, para encabezar el triunfo 8-0 de los Toros, que empató 1-1 este domingo la final del béisbol cubano.

BOX | PLAY-BY-PLAY

Aquel lanzador que se trepó en la lomita del “Coloso del Cerro”, y traía efectividad de 9.64 durante cuatro salidas en playoffs, ahora está actuando como un consagrado. Ya era hora de recibir las joyas que nos está regalando Yosimar Cousín La Rosa, uno de los pitchers más talentosos del momento en la pelota cubana: Tiene marca de 2-0, 14 innings lanzados sin carreras permitidas y 10 strikeouts en esta postemporada.

Pero, ¿qué significa realmente esa eficaz línea de dominio? ¿Era tan especial lo que estábamos viendo? Sin duda: Cousín se convirtió en el segundo lanzador de todos los tiempo con al menos 14 entradas sin admitir limpias, 10 ponches y dos victorias consecutivas en postemporada. ¿El anterior? ¡Yadier Pedroso!

Luego de dos outs, en el inicio del octavo inning, Cousín había dominado a sus últimos 12 rivales, racha que le rompió Raico Santos con un sencillo al right. Acto seguido, Yurisbel Gracial subió al plato con el score 3-0. El MVP del Softbank de la Liga Japonesa, se había ido de 3-0: Rodado al short, ponche y elevado al right.

En todos los turnos, Cousín lo retó mezclando bolas rápidas pegadas, altas y sliders dibujados en la esquina exterior de la zona de strike. Si Gracial conseguía éxito en ese turno del octavo round, había grandes oportunidades de que Santos anotara desde la intermedia. Y, en ese hipotético caso, entonces entraría al plato Javier Camero, quien fue movido al cuarto turno tras su impresionante actuación remolcando todas las carreras del equipo en el Juego 1.

Cousín, sumaba 93 pitcheos después del doble de Santos, pero su comando y coraje para encabezar la cuenta, el mismo que lo ayudó a transitar dos tercios de este Juego 2 con apenas 74 disparos hacia la mascota del cátcher Yendry Téllez, se mantenía inquebrantable. Apenas salía del circuito de la tabla. Buscó señas, levantó el guante a la altura de su barbilla y, con su windup depurado, rápidamente montó al estelar antesalista matancero en dos strikes.

Gracial, un bateador profesional, ya acostumbrado a consumir turnos de presión, parecía enfocado en busca de una bola rápida. Entonces, ¿qué sucedió? ¿Cómo lo atacó Cousín?: Esa recta que, tal vez, Gracial estaba esperando, nunca llegó. Cousín lo hizo todo perfecto, windup, rotación de la bola y localización: Lanzó una curveball pegada, que rompió la secuencia esperada de Gracial. ¡Strikeout! ¡Cero! El octavo episodio de otra impresionante apertura de postemporada se iba a la historia.

Cousín levantó los brazos y dejó ver su número “30” en la espalda, celebrando mientras la fanaticada en el Cándido y sus compañeros quedaban sorprendidos, apreciando el show del talentoso joven de 22 años, que les devolvió la esperanza de luchar por el título a los Toros.

Después del revés 5-3 este sábado en el Juego 1, Camagüey estaba prácticamente obligado a ganar este domingo, buscando nivelar las acciones en su primera final desde hace 29 años.

Por los Cocodrilos, el veterano Noelvis Entenza refrescó la rotación con una gran apertura de 5 ⅓ innings, pero dos errores le costaron tres carreras en el mismo primer episodio. Después de un out, sencillos de Yorbis Borroto y Yoelquis Guibert se unieron con una pifia de Eduardo Blanco, quien perdió el fly de Alexander Ayala. Leslie Anderson tomó boleto intencional y otra marfilada, del seguro César Prieto —intentando girar para buscar el out forzado en la intermedia— sobre rolling de Leonel Segura, le abrió las puertas del plato a Guibert. Seguidamente, un cañonazo del novato Loidel Chapellí Jr. en su debut como titular durante esta final, subió el score 3-0.

Ahora, después de dos decisiones, la perspectiva cambia para los Toros, pues no era lo mismo viajar para jugar como visitantes tras dos derrotas. Así que, quién sabe si, al final, la joya de pitcheo de Cousín en este Juego 2, termine siendo mucho más influente de lo que parece. Esta vez, luego de una gran victoria viendo de abajo en el Juego 1, cuando anotaron rally de cuatro carreras en el inicio del lucky seven, los Cocodrilos de Matanzas no pudieron aprovechar los mínimos deslices de Cousín.

El momento decisivo de Matanzas llegó cuando Javier Camero se apuntó doble con un elevado al center, que Yoelquis Guibert perdió afectado por los rayos del sol, y luego un dead ball a Yasiel Santoya y boleto a Ariel Martínez congestionaron las almohadillas. Acertadamente, el manager de los Cocodrilos, Armando Ferrer, movió a Erisbel Arruebarrena del cuarto al octavo turno, asumiendo que su ‘slump’ de 17-1 estaba afectando demasiado la producción de carreras, pero la impredecible y caprichosa mística de este juego echó por la borda su ajuste. ¿De qué manera? En sus dos primeros turnos de esta tarde dominical—antes de irse de 3-0—, “El Grillo” entró al plato con cinco corredores en los senderos.

¿Cómo respondió el ex Dodger ante tamaño reto? Cousín lo dominó sin muchos contratiempos. Uno, dos: Lo ponchó con las bases llenas en el segundo capítulo, aplicándole un calmante de 91 mph en la zona alta, y luego lo retiró en bounce a tercera. Detrás de Arruebarrena en ese segundo inning, Eduardo Blanco también abanicó y, aunque en la cámara lenta pudo percibirse fácilmente que no pasó el bate, el umpire principal, Juan De Dios León, sacó su mano derecha decretando strike, al ritmo del slider de Cousín.

Tras ese mal momento —aunque Guibert debió atrapar el fly de Camero—, Cousín trabajó de manera impecable durante casi toda la ruta. Ponchó a seis, concedió apenas dos bases por bolas, tiró un dead ball y, si dejamos a un lado ese tambaleante segundo acto, podemos ver parte de su efecto “coraje” sobre el box: Ningún otro bateador le abrió inning embasándose.

Eso sí, vale señalar que, durante toda la tarde, Cousín fue respaldado por un magnífico trabajo de la defensa. Santiago Torres le quitó par de hits a César Prieto, primero un trueno abriendo el juego y, más tarde un toque de pelota donde que recogió a mano limpia antes de pasarle la bola al inicialista Leonel Segura, quien levantó el tiro con maestría. Loidel Chapellí devoró una lineazo al left de Yasiel Santoya y, en otra demostración excepcional de habilidad para desplazarse en el outfield, Guibert le pescó un largo fly a Camero entre right y center.

Cuando reconstruyes el cuarto inning de los Cocodrilos, asumiendo hipotéticamente que esa bola hubiese picado, Camero habría alcanzado, mínimo, dos bases. Luego vino un boleto a Jefferson Delgado y el sencillo de Ariel Martínez al center, quizás le habría dado vida a los Cocodrilos.

Sin embargo, Guibert corrió con decisión e, incluso, aunque debió estirar su guante a última hora, atrapó una pelota que en teoría era un fly del rightfielder Yamichel Flores. Esa entrega y cohesión colectiva dentro del diamante, resulta clave para que un equipo pueda ganar partidos decisivos de postemporada.

Aunque la pizarra final marcó el 8-0, no podemos olvidar que se vivió un cerrado desafío de 3-0 hasta el octavo, donde los Toros ligaron triple de Luis González —hermosa pieza, en amago de toque y bateo—, y par de dobles de Santiago Torres y Alexander Ayala, que hicieron saltar del montículo al relevista Miguel Lahera y sentenciaron a los Cocodrilos. Con la serie 1-1, el empate se romperá el próximo martes en el Juego 3. El talentoso diestro de los Toros, Yariel Rodríguez pidió la bola para enfrentarse al zurdo de los Cocodrilos, Yoanis Yera.

El MVP del juego: Yosimar Cousín, con su impresionante joya de pitcheo, lanzando ocho ceros de manera consecutiva. ¿En qué situación quedaron los perdedores?: A los Cocodrilos, le habría sido mucho más ventajoso salir con la serie 2-0 para regresar a casa, pero 1-1 es un buen resultado para jugar tres matchs en Matanzas.

El turno al bate que le dio un giro al partido: Cuando Eduardo Blanco pifió y los Toros anotaron la primera de tres carreras en el inning de apertura, válidas para decidir el juego.

Las decisiones acertadas y el movimiento de los managers

-Miguel Borroto: Era de esperar: Loidel Chapellí siguió mostrando su talento. Finalmente, Borroto confió en el posible novato del año para abrirle un puesto como titular. El toque de pelota con Santiago Torres enterró el cuarto inning. Estemos al tanto pues, en otra situación: La conservadora jugada le podría costar a Borroto.

-Armando Ferrer: Optó por Noelvis Entenza como abridor, una decisión polémica para algunos, pero el veterano respondió. La degradación de Arruebarrena hacia el octavo turno era bien razonable, pero no le salió bien: ¡béisbol!

Jugadas para recordar: La atrapada de Yoelquis Guibert cambió de matiz lo que parecía el segundo momento complicado de Cousín en el partido. El rostro de César Prieto, quien se ha ido de 9-0 en esta final, lo decía todo cuando Santiago Torres le quitó dos hits.

La estadística clave que deberías saber: El staff camagüeyano ha limitado el 1-2-3 del lineup de Matanzas, Prieto-Santos-Gracial, quienes se han ido de 27-4 con apenas dos anotadas en este playoffs. Si pueden extender ese dominio, hay grandes probabilidades de que los Toros tomen ventaja en esta final.

Perspectiva para el Juego 3: El choque de ases entre Yariel Rodríguez y el zurdo Yoanis Yera le dará un interesante giro a esta final: ¿Quién saldrá delante? Esperemos. Por ahora, mantén estos números en perspectiva: A Yariel, los bateadores de Matanzas —incluyendo sus refuerzos para estos playoffs— le batearon .214 en 2019. Al zurdo yumurino, .256.

Tomado de: baseballdecuba.com


Yosimar “cosió” a Matanzas en final beisbolera

Trabajó ocho capítulos, espaciando tres jits, dos boletos y seis ponches. Destacó su control y velocidad.
Redacción de JIT  
 
 
 
 


Foto: Roberto Morejón

La Habana.- FORMIDABLE pitcheo de Yosimar Cousín y ofensiva oportuna dieron hoy a Camagüey el empate con Matanzas en la final de la 59 Serie Nacional de Béisbol.

Tras ceder el sábado 3×5, los Toros de la Llanura respondieron con solidez de 8×0 ante otra formidable concurrencia (lleno completo) en su Estadio Cándido González.

Tres carreras en la primera entrada y cinco en la octava sobraron para el importante triunfo que empata la serie decisiva y la extiende a un mínimo de cinco encuentros.

Los locales marcaron tres veces en la parte baja del primer inning, frente a los envíos del veterano derecho Noelvis Entenza, abridor por los Cocodrilos.

Ahí ligaron sencillos de Yorbis Borroto y Yoelquis Guibert, antes de que Alexander Ayala llegara a la intermedia por un error defensivo en el jardín central (1CA).

A continuación, Leslie Anderson recibió boleto y las bases se llenaron, escena que antecedió un costoso fielder’s choice del antesalista matancero (1CA).

Con las esquinas otra vez congestionadas, Loidel Chapellí Jr. pegó cañonazo al central y trajo la tercera del inning.

En lo adelante, Cousín, Entenza y Miguel Lahera (primer relevo de los rojos) eslabonaron ceros de un lado y otro, hasta el fatídico octavo episodio para los visitantes.

El “puntillazo” de los Toros consistió en cinco “rayitas”, frutos de jit de Leonel Segura, triple de Luis González (1CA), boletos a Yendri Téllez y Yanmichel Flores, y dobletes de Santiago Torres (3CA) y Ayala (1CA).

Cousín trabajó ocho capítulos, espaciando tres jits, dos boletos y seis ponches. Destacó su control y velocidad. Entenza cargó con el revés, luego de tirar 5.1 con siete imparables, tres carreras, un ponche y cinco boletos.

En la conferencia de prensa, el mánager matancero Armando Ferrer lamentó la baja ofensiva del equipo, sobre todo los bajos aportes que ahora mismo realizan Erisbel Arruebarruena, César Prieto y Yurisbel Gracial. Ponderó la labor de Cousín y anunció que el martes tirará en el Victoria de Girón el zurdo Yoanni Yera.

No obstante, el timonel rojo celebró la división de honores y auguró un buen dividendo en sus predios.

Su par agramontino, Miguel Borroto, tuvo palabras de elogio para su abridor, de apenas 21 años de edad, y aseguró que la derrota de un día antes se debió a imprecisiones de la dirección para manejar los relevistas.

Destacó el aporte del refuerzo santiaguero Santiago Torres, a quien catalogó como el camarero de Cuba que siempre llevaría consigo. Sobre su abridor del martes en “tierra enemiga” confirmó al diestro Yariel Rodríguez.

Cousín dijo a la prensa que lo mejor de su faena fue el control, arma con la cual liquidó hace algunos días a Industriales en el Latinoamericano.

La final se jugará de martes a jueves en Matanzas, la llamada Atenas de Cuba. 

Tomado de: JIT


Yosimar Cousín en la final bajo el sol.

Por: Raúl Hernández Lima 

Noelvis Entenza salió al box decidido a pelearle a los toros en su propia casa pero la defensa matancera lo abandonó hasta sufrir tres que no mereció en la misma primera entrada. El sol impertinente le ocultó el vuelo de la pelota a Eduardo Blanco avivando el debate sobre la decisión de jugar una final a penas pasado el mediodía.

El mismo brillo desafiante castigando las praderas del Cándido Gonzáles le cobró el favor a Yoelkis Guiber y ponía el fly de Javier Camero a rodar hasta las cercas con un doble pintado de incandescencia. Era el cuarto extrabase en los primeros cinco turnos de la final para toletero habanero que defiende los cocodrilos.

Las situación para Yosimar Cousín se antojaba compleja cuando quedó desprovisto de control y puso un hombre en cada almohadilla. Un lanzamiento salvaje y un boleto confirmaban el descontrol del jovencito mientras el líder jonronero del campeonato asomaba en el cajón de bateo.

Pero el maleficio se las bases llenas posó su manta otra vez sobre los muchachos de Armando Ferrer. Arruebarruena, relegado al octavo turno confirmó su mal momento y nada pudo contra los envíos de Cousín, quien lanzaba su candidatura al héroe de la tarde al tiempo que descartaba la casualidad como causa de su salida frente a Industriales.

Poco más para la reseña reservó el partido transcurriendo como si el presagio de la lechada tornara en realidad palpable. Yosimar transitó sin más sobresaltos hasta la octava. Tres hits apenas, incluido el del sol, quedaban cortos frente a los seis ponches repartidos. Los ceros cayeron como la noche frente a las esperanzas yumurinas esfumadas de una vez en el final de esa misma entrada.

Cinco carreras engrosaron la ventaja definitiva de 8-0. Las anotaciones llegaban ya como zarpazos salidos de las pezuñas taurinas y caían en el lomo del cocodrilo abatido. No era necesaria tanta humillación. Frank Luis Medina llegó a completar la tarea en un alarde de profundidad del staff camagüeyano.

Santiago Torres, devenido en refuerzo de lujo, anotó juego multijit a su hoja de servicios con tres impulsadas y estelaridad a la defensa, sobre todo para anular a César Prieto, convertido en su víctima favorito al punto de perder los nervios delante de los 8 mil quinientos fanáticos presentes. Su coterráneo Yoelkis Guibert le acompañó en la defensa de excelencia como lo hizo pegando más de un indiscutible junto a Leonel Segura y Yanmichel Flores.

El empate en las acciones marca el rumbo justo antes de tomar la carretera. El Victoria de Girón espera para arropar a sus muchachos ahora con la ventaja de la localía. El suspense queda garantizado junto con las emociones de la final del béisbol cubano. La cita es en el terreno.

 

Tomado de: Pelotacubana


Yosimar Cousín lanzó una joya y Toros vencen a Cocodrilos para igualar la Final del Béisbol Cubano

Los Toros de la Llanura contaron con una magistral tarde del lanzador derecho Yosimar Cousín, quien lanzó la lechada número 107 en postemporada, y tercera que propina un lanzador camagüeyano en Play-Offs.

La ofensiva de los Toros sumó 12 imparables–Santiago Torres ligó de 4-2 con anotada y tres producidas; Leonel Segura consiguió dos imparables en cuatro turnos al bate, y remolcó una rayita—Los matanceros solo lograron tres imparables.

El mánager de los Cocodrilos, Armando Ferrer declaró en conferencia de prensa “Con tres hits es muy difícil ganar un juego de Béisbol, lo importante es que salimos con una victoria de Camagüey”.

Miguel Borroto en su análisis pos-partido dijo “Hoy fue un juego donde tuvimos muchos aspectos a favor, la ofensiva contó con un bateo oportuno y el pitcheo estuvo sólido”  

Leer  Toros ganan el primero de la semifinal, respaldados por ofensiva de Anderson

«Análisis»

Los dos errores en defensa de los Cocodrilos en el primer inning, terminaron por pasarles factura. Los camagüeyanos aprovecharían para remontar un rally de tres anotaciones, el cual psicológicamente afectó a los yumurinos.

Otra vez los dirigidos por Ferrer, dejaron corredores en base (seis) lo cual es bastante, si solo se conectan tres hits y se toman dos boletos. Tuvieron bases llenas con un out, en la segunda entrada, y Cousín terminó ponchando a Erisbel Arruebarrena y  Eduardo Blanco.

La calve del éxito fue sin dudas Yosimar Cousín, quien maniató a los Cocodrilos en ocho entradas de labor.

Box Score

Los Toros totalizaron un rally de tres anotaciones en la primera entrada:

Yorbis Borroto anotó por un error en fildeo del centerfielder matancero (Eduardo Blanco)

Leer  Toros derrotan a Elefantes y se afincan en la cima del Béisbol Cubano

Yoelkis Guibert pasó por la regsitradora, gracias a un error en fidleo del segundo base de Matanzas (César Prieto)

Loidell Chapelli Jr, remolcó la tercera anotación de la entrada por un sencillo al jardín central.

En el octavo capítulo, los Toros añadieron un racimo de cinco anotaciones:

Un triple de Luis González, / doble productor, de tres carreras por parte Santiago Torres / doble de Alexander Ayala

Yosimar Cousín (2-0) se apuntó la victoria, lanzando pelota; de ocho entradas en blanco y tres hits, adornó su labor con seis poches, mientras caminaba a un rival. El revés fue a la cuenta de Noelvis Entenza (1-1-) quien admitió tres carreras, las cuales fueron sucias, en cinco entradas y un tercio.

Mañana será jornada de traslado, y el martes la final del Béisbol Cubano se reanudará en Matanzas.

Tomado de: MUNDO BEISBOLERO

 

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Amaya en 13 enero, 2020 a las 7:14 am
    • Responder

    Sigo dando mi favoritismo con Camaguey, ayer Cousín demostró estar en su año consagratorio, ha lanzado ya 2 juegos de forma hermética sin permitir carreras, la ofensiva de Matanzas silenciada por completo, porque incluso en el primer juego, un solo hombre lo hizo todo, que fue Camero, mañana Yariel Rodríguez, si sale con control debe ser también muy dificil, Matanzas se hace difícil en su estadio, pero si no levantan en el bateo, no podrán hacer nada, pues Camaguey tiene el pitcheo bien fresco

      • enrique15 en 13 enero, 2020 a las 11:41 am
      • Responder

      Amaya creo que lo fundamental (ya lo dije en mi comentario) es que El Grillo salga del slump, porque tiene demasiada implicación en el resto de la tanda, como dije: Jefferson no está preparado para asumir la responsabilidad de ser el quinto palo en estos juegos importantes. Si te fijaste, varios de los batazos de Matanzas fueron fuertes pero o salieron de frente o fueron víctimas de muy buenos fildeos, pero los de Jefferson siempre fueron inofensivos. No solo falló él, claro, pero el hecho de tener que bajar al Grillo quiere decir que Gracial tiene poca protección (a pesar de lo bien que ha estado Camero en estos dos juegos, pero no es lo mismo, los pitchers temen más a enredarse con el Grillo si no le pichean a Gracial) y además si luego saben que el que viene es Jefferson, imagínate. Lo otro es que Prieto no ha tenido suerte en estos juegos, pero eso no me preocupa porque sigue pegándole bien a la bola. Yo sí haría cambios y uno es Raico al banco (está bateando muy poco) y Ariel al 5to turno, que está más suelto. El picheo no me preocupa tanto, está demostrado que Camaguey sufre igual con Yera o Freddy Assiel que con Entenza. Ayer el marcador fue 8-0 pero se vio que Entenza tiró para no permitir carreras. En resumen, las claves para Matanzas pasan por el despertar del Grillo y que mejoren al bate los dos primeros bateadores. Y por supuesto, que Gracial asuma su responsabilidad, porque tiene que conectar extrabases, ese es su papel ahí.

    • Pedro en 13 enero, 2020 a las 8:29 am
    • Responder

    En las jugadas para recordar no puede faltar el gran fildeo de Cesar Prieto sobre el batazo de Ayala que propicio la primera victoria de matanzas , camero tiene un gran merito pero este fildeo fue clave , evito un carreraje.
    Matanzas no ha sido superior a camaguey , en general , en ningun aspecto de juego , solo en jonrones.

    • enrique15 en 13 enero, 2020 a las 8:47 am
    • Responder

    Pues yo pienso que las cosas salieron como las pensé. O sea, dije que sí ganábamos el sábado el domingo el abridor debía ser Entenza que le había rtabajado bien a Cmg en la última subserie entre ellos. El cienfueguero hizo el trabajo como debía, trabajó para 7 ceros, no le debieron anotar carreras. No se bateó ante Cousín que estuvo muy bien y ahí estuvo la clave. Prieto, que ha estado inmenso, no ha logrado hits y Raico sí no ha estado bien en ningún momento, así es complicado. Ahora bien, el caso del Grillo sí que tiene grandes implcaciones, ¿Por qué digo esto? bueno pues porque su mala forma actual trae como consecuencias no solo que él no produzca, sino que Ferrer haya tenido que hacer cambios moviendo a un turno tan importante como el 5to bate a un hombre como Jefferson Delgado, que no está preparado para esa presión, ayer nadie bateó pero varios le dieron bien a la bola, como dijo con razón Ferrer, pero Jefferson sí que se vio muy por debajo, dos flys al cuadro y un machuconcito. Eso es lo peor que tiene la mala forma de Arrebarruena además de que ahora Gracial batea casi sin protección detrás. Fíjense cuántas cosas trae consigo el hecho de que el Grillo esté en este extraño slump en el que no es que le de mal a la bola, es que ni siquiera logra hacer contacto con ella. Yo tengo confianza en que en el Victoria logren hacerlo mucho mejor, aunque por supuesto, un 1-1 en el cándido abriendo la serie no está nada mal y es lo que se esperaba. Pero la clave para Matanzas es que Prieto y Raico se embasen y Gracial y el Grillo (aun de octavo bate) logren conectar extrabases. Hasta mala suerte tuvo Ferrer ayer, jejeje, cambia al Grillo al octavo bate y resulta que le llega en las dos únicas veces que el equipo tuvo más de un corredor en circulación, jajaja.

      • Amaya en 13 enero, 2020 a las 2:10 pm
      • Responder

      Enrique, Ferrer ha mostrado su preocupación por la baja ofensiva del equipo, se ha visto disminuida, pero para mi tiene que ver más con el pitcheo que han enfrentado, ahora bien, con independencia de ello, esos tres bateadores (Cesar, Gracial y Arruebarrena) tienen que jugar su papel, y aunque sean los titulares de seguir mal Ferrer tendrá que hacer cambios, aunque esta serie es de 7 juegos, pienso que para las aspiraciones de Matanzas, el juego de mañana con Yera será crucial

    • lolo en 13 enero, 2020 a las 8:48 am
    • Responder

    volviendo con la vena de la improvisación,hacia rato que no publicaba,saludosa todos

    Los bravos Toros de la Llanura
    vienen por el campeonato
    y Matanzas no novato
    tambien triunfa segura
    los dos con muy buena postura
    con tremendos equipos reforzados
    se sienten bien preparados
    y ven el triunfoa la vista
    quien obtendrá la final conquista
    quien logré primero 4 ganados.

    —————————————–
    Los Cocodrilos mordieron primero
    en el cuartel de los bravos Toros
    pero estos con orgullo y decoro
    le devolvieron un golpe certero
    ambos quieren ser primero
    y se trasladarán al Girón
    jugaran con mucha pasión
    para obtener un campeonato
    que locura mi gente,que arrebato
    quien será el gran campeón?

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 13 enero, 2020 a las 9:47 am
    • Responder

    Excelente trabajo de Cousin, si la ofensiva yumurina no despierta y sus principales hobres no producen les será muy dificil avanzar, esperemos que se decida en 6 o 7 partidos esta final.

    Saludos.

      • Amaya en 13 enero, 2020 a las 2:11 pm
      • Responder

      Yo también creo que será Janie en 6 o 7 juegos

    • Lautaro en 13 enero, 2020 a las 10:15 pm
    • Responder

    Coincido que la ofensiva matancera tiene que despertar, pero como dice Amaya le doy mérito la pitcheo camagueyano, a pesar de los fallos sigo viendo sensación de peligro en la ofensiva matancera (menos Aruebarrena) y se sabe que en el Victoria se transforman de una manera bestial, no tengo estadísticas a mano pero la ofensiva cuando son homeclub debe mostrar mejores números. Igual Yera en el Victoria debe tener mejores numeros, ahora estoy leyendo que Yariel Rodríguez probable no abra mañana por tener fiebre y abrirán con Frank Luis Medina. Mañana trataré de estar temprano pero no sé si podré pero a la hora que sea iré para allá, esto de las luces realmente es bochornoso… uffff.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.