59 SNB; Play Off final: Yera cumplió, Matanzas toma la delantera…(+ Varias crónicas)

8:02:47 PM
Actualizado a las 10:34:26 PM

 

Foto: Calixto N. Llanes

 

Apoyados en el brazo izquierdo de Yoanni Yera y aprovechando los errores al campo de sus rivales, los Cocodrilos matanceros tomaron la delantera en la serie de campeonato al sacudir a los Toros camagüeyanos 6-1 en un choque donde se conectaron 11 indiscutibles entre ambos equipos.

Ante un Victoria de Girón congestionado, Yera siguió justificando su título de “mejor lanzador zurdo de Cuba” y dominó a sus adversarios durante dos tercios de juego manteniendo cerradas las puertas del plato, mientras regalaba seis boletos y toleraba apenas un par de imparables, para lograr su primera victoria en un play off final a lo largo de su carrera.

En la trinchera opuesta, el mentor Miguel Borroto encaramó a Yariel Rodríguez a pesar de encontrarse enfermo con un estado gripal y fiebre.

“Yariel me pidió la bola y la disposición en el béisbol vale mucho. Cousin también salió con fiebre en el Latinoamericano y mira el trabajo que hizo”, declaró minutos antes del comienzo del partido.

El muchacho se presentó dominante en los dos primeros episodios retirando ambos a paso chévere sin que nadie le sacara la bola del cuadro, pero cerrando el primer tercio los de casa se rebelaron calentando los graderíos.

Después de un boleto a Yasiel Santoya, dobletes consecutivos de Erisbel Arruebarruena (su segundo imparable de la postemporada) y de Eduardo Blanco, le pusieron número par a la casa yumurina.

Dos capítulos más tarde, otra base por bolas y par de errores en una misma jugada de Alexander Ayala (fildeo y tiro) dejó la escena lista para que César Prieto remolcara la tercera del desafío para los matanceros con elevado de sacrificio a la pradera izquierda.

El último puntillazo en el ataúd de los visitantes lo clavó Jefferson Delgado en el final del sexto episodio, cuando pegó un cohete a los jardines que sirvió para traer a casa la cuarta de su tropa y para dinamitarle el box al “Gallero de San Serapio”, quien se fue a las duchas soportando solo tres hits de sus contrarios.
Esta última anotación fue sucia también a sus récords, propiciada por una pifia del torpedero Yorbis Borroto al inicio de la entrada.

La única rayita de los camagüeyanos llegó a la altura de la octava entrada frente a los envíos del relevista Jonder Martínez (salvador del desafío) cuando Alexander Ayala pegó cohete de dos bases y Leonel Segura lo remolcó con cañonazo a los jardines.

El remate matancero llegó en el final del octavo episodio con dos carreras extras empujadas por cañonazo de Yasiel Santoya con los ángulos congestionados, que fueron a la cuenta del relevista José Ramón Rodríguez, en su segunda aparición en esta temporada.

Esta es la primera vez que un equipo con el nombre de Matanzas se encuentra tan cerca de lograr su sueño dorado ya que en sus otras dos presentaciones en finales, nunca habían estado delante después de tres partidos.

Para este miércoles el timonel Armando Ferrer anunció al zurdo Yamichel Pérez, mientras que la dirección de los Toros aseguró que Frank Luis Medina sería el encargado de hacerlo por Camagüey.

Armando Ferrer: Vamos partido a partido

Al calor de los Play Off entre los equipos de Camagüey y Matanzas, se impone conocer los criterios de sus protagonistas, quienes partido a partido desatan pasiones, disputan hasta el ùltimo out e intentan paso a paso llevarse el trofeo a casa.

El primer turno en el line-up es para Armando Ferrer, director de Matanzas, precisamente el conjunto que lleva la voz cantante en la final, con dos éxitos: “Yera se mostró como esperábamos. Concedió algunas bases por bolas que lo retrasaron un poco, pero al ser muy hermético logró el propósito. A la ofensiva, no se produjo tanto (5 jits), pero se combinó con los cuatro errores de Camagüey. Luego Arruebarruena y Blanco se encargaron de anotar las dos inciales carreras de este tercer desafío.

“No me gusta hacer comparaciones, pero la selección por su combatividad, se parece a la de Henequeneros que se coronó en 1991. En esa oportunidad fungí como coach de primera base.

“Ahora tenemos un proceder similar: vamos partido a partido. Debemos ser recíprocos con ese pueblo que viene a apoyarnos al estadio”, aseguró el mentor yumurino.

En tanto, el lanzador Yoanni Yera dijo que sabía que era un partido crucial por lo que trató de trabajar lanzamiento a lanzamiento, out a out y hombre por hombre. “Me concentré mucho para darle la victoria a la afición de Matanzas”, recalcó el estelar zurdo.

Otra pieza clave en el duelo, el patrullero central Eduardo Blanco, declaró que fue un gran partido de pelota, con predominio de pitcheo. “Tenía que aprovechar las oportunidades que se me dieron en ese turno al bate, pude pegarle con un lanzamiento cómodo y salió el tubey. La felicidad completa será cuando logremos ganar la Serie, este miércoles vamos con todo. Es un juego muy importante”.

El torpedero Erisbel Arruebarruena afirmó que ha realizado ajustes para recuperar su forma al bate. “Siempre le digo a mis compañeros que si no se puede con la ofensiva, hay que irle a la defensa. Lo importante es que actuemos en colectivo. Por eso estamos ganando”.

Arruebarruena, quien ha judado dentro y fuera de Cuba, confesó que la afición de nuestro pueblo es única y que este año, su equipo, intentará que Matanzas sea campeona.

Sobre el despertar de los maderos yumurinos, el entrenador de bateo Lázaro Junco, confesó que el cuerpo técnico tenía la confianza en que la ofensiva “explotara de un momento a otro”.Quizás los peloteros estaban tensos en los primeros partidos. Se ha trabajado mucho con el swing”, subrayó Junco.

Por último, el médico de la selección yumurina, Abelardo García, realizó pertinentes aclaraciones sobre el estado de salud del receptor Ariel Martínez: “Tiene un esguince en la rodilla derecha de grado 1, según el ultrasonido de alta resolución que se le aplicó. Para su rehabilitación necesitaría al menos 15 días. Estaría completamente fuera del play off, al menos en su posición”.

 

Miguel Borroto: La derrota no tiene justificación

“Fue un partido muy reñido.Yera estuvo en una tarde inmensa y no le pudimos combinar para anotarle. Nuestro lanzador trabajò para dos carreras, pensamos que manteniendo a ese equipo en una o dos anotaciones podríamos luchar la victoria, pero no salieron las cosas.

“La derrota no tiene justificación. Ellos fueron mejores. Un conjunto que haga cuatro errores en el campo no puede aspirar al triunfo en un juego cerrado. Los discípulos de Armando Ferrer jugaron a la defensa excelentemente.

“Voy a ser sincero con el pueblo de Cuba. Nosotros teníamos estudiado ese juego. Sabíamos en la última entrada, que no íbamos a poder sacar ese juego. Ellos tenían al zurdo calentando en el bullpen y Jonder sabe pitchear, por eso traímos a José Ramón Rodríguez. No regalamos el partido.Tenía que probarlo en un choque cerrado. Esa fue la decisión que Lazo me habló y yo la aprobé”, comentó Miguel Borroto, mentor de Camagüey.

En tanto Pedro Luis Lazo, entrenador de pitcheo del plantel, se mostró optimista y comentó a la prensa que “todos los días no se puede ganar. Yariel pitchó bastante bien, pero la pelota es así. Mañana puede ser una jornada diferente”, dijo el otrora lanzador.

“El pitcheo de relevo no ha fallado, asegura Lazo, pusimos a un muchacho que hace tiempo no pitchea, pero de modo general el staff es sólido. Para el cuarto juego tenemos previsto a Frank Luis Medina. Veremos qué pasa”.

Para el inicialista agramontino Leonel Segura, fue un gran partido de pelota y Yoanni Yera tuvo una excelente tarde, combinando los lanzamientos. “Cuando se le presentaban hombres en bases daba buenos ceros.Yariel también estuvo muy bien, lo que hubo una entrada que abrió con boletos y al final costó carreras.

“Los toros van salir a buscar la victoria para emparejar el play off. Hoy la defensa tuvo cuatro pifias y en este tipo de enuentros no se puede fallar en esa área. Pero ahora trataremos de pasar la página, rectificar los errores y para adelante.

“En lo personal, he estado más ofensivo que en la semifinal. En estos días he hecho ajustes con los entrenadores de bateo y gracias a dios las cosas me están saliendo bien”.

Por lo visto, ambos bandos preservan el optimismo y la sed de triunfo está intacta. Vereremos qué depara el cuarto juego de la final. A todas luces, los matanceros lucharán por colocar la serie a punto de mate, mientras los agramontinos por nivelar las acciones.

El Victoria de Girón tiene la última palabra.

Tomado de: Cubadebate

Final Serie 59: Embrujo en el Palacio de los Cocodrilos

Matanzas logró su segunda victoria de la final contra Camagüey gracias a una gran labor monticular combinada de Yoenni Yera y Jonder Martínez.

 

Yoenni Yera y Jonder Martínez hechizaron a la ofensiva de los Toros de Camagüey, cuya defensa, para colmo, naufragó en una especie de maldición con el guante, y los Cocodrilos de Matanzas tomaron la delantera (2-1) en la final de la 59 Serie Nacional de Béisbol.

Todo le salió a pedir de boca a los yumurinos, quienes supieron aprovechar los rugidos del Victoria de Girón, estadio que pocos equipos han logrado vulnerar durante la temporada. El Palacio de los Cocodrilos fue nuevamente un bastión para la novena de Armando Ferrer, ubicada ahora a dos triunfos de cantar el alirón.

OnCuba repasa los detalles más importantes del tercer duelo de la gran final beisbolera de la Isla.

Lo mejor

Jonder Martínez, ya sin tanta velocidad pero con las mismas herramientas que lo llevaron a convertirse en uno de los mejores lanzadores de Cuba, liquidó tres entradas de relevo y aseguró la segunda victoria de los Cocodrilos en la final.

El derecho no protagonizó un show ni nada por el estilo, pero su trabajo efectivo, sin florituras, da un tremendo respiro al pitcheo matancero, que ahora tiene al intransitable zurdo Yamichel Pérez listo para abrir el cuarto encuentro de la discusión del título.

El puente de mando de los Cocodrilos no dudó en entregarle la bola al experimentado serpentinero, quien respondió a la altura del momento y dejó al staff yumurino en muchas mejores condiciones para afrontar el próximo duelo.

Si Jonder no hubiera cumplido, probablemente Armando Ferrer y compañía se habrían encomendado en Yamichel para asegurar el éxito, quedándose sin un abridor claro de cara al siguiente desafío.

Lo peor

En el mismo primer inning Ariel Martínez, el mejor bateador de la postemporada, se lesionó al deslizarse en busca de un elevado de foul. Tras el partido, el cuerpo médico de Matanzas confirmó que el máscara tiene un esguince en el ligamento colateral interno de la rodilla derecha, una lesión más común entre los futbolistas y muy peligrosa.

De acuerdo con el reporte de los galenos, Martínez tiene una inflamación aguda y habrá que esperar por su evolución, pero, a juzgar por el tipo de lesión, lo más probable es que no volvamos a verlo en los diamantes durante esta final.

El esguince deja en duda, además, la participación del receptor yumurino en el venidero Preolímpico de las Américas, así como su incorporación al circuito japonés con los Dragones de Chunichi.

Esta mala noticia dejó en un segundo plano otras acciones negativas del pleito, como la pobre oportunidad ofensiva de Camagüey. Los agramontinos embasaron cuatro veces al primer corredor de la entrada, pero no pudieron aprovechar ni eso ni el descontrol de Yera.

Por otra parte, es también cuestionable la decisión de la dirección camagüeyana de mandar a la lomita, con diferencia de tres carreras, a dos serpentineros que, independientemente de su talento, vienen de largos procesos de rehabilitación por lesiones importantes en sus brazos de lanzar.

José Ramón Rodríguez y Carlos Pérez no tenían el rodaje competitivo que demanda una final nacional y eso pesó a la postre, pues Matanzas anotó par de carreras en ese inning y abrió el choque.

El mentor Miguel Borroto justificó su decisión al terminar el duelo y dijo que no vio del todo claro las opciones de victoria, y por ello ni prolongó la faena de Frank Madan ni apostó por Frank Luis Medina, los relevistas más recurrentes del equipo desde que empezó la postemporada.

La clave

Los Cocodrilos llevaban 13 capítulos consecutivos sin anotar carreras en la final. Desde el jonrón con bases llenas de Javier Camero en el primer desafío, la ofensiva yumurina se había sumido en pozo y se le acumulaban las dudas, pero apareció Eduardo Blanco para despejar los fantasmas.

El patrullero central del plantel matancero terminó con la mala racha al largar un importante doble de dos carreras que abrió el marcador en el tercer episodio. Ese batazo marcó el punto de quiebre de un partido que solo se abrió en las postrimerías.

El héroe

Nuestro voto se lo entregamos a Yoenni Yera, quien dilapidó seis entradas sin anotaciones en su cuenta. El zurdo afrontó dificultades con el control y regaló seis boletos, pero tan solo le pegaron dos jits y no dejó que ningún corredor le llegara a tercera base.

Yera encontró las vías para salir de los malos momentos, apoyado sobre todo en su capacidad para ponchar. En total, dejó a siete camagüeyanos con la carabina al hombro, virtud que le permitió colgar cero tras cero.

Vital en el trabajo del zurdo fue la confianza del alto mando yumurino, que dejó caminar a su as y no se precipitó a la hora de echarle mano al bullpen.

El villano

Aunque se anotó la derrota, nadie debería apuntar los cañones contra Yariel Rodríguez y señalarlo como el villano de la tarde en el Victoria de Girón.

El derecho agramontino pidió la bola luego de atravesar por un incómodo proceso febril, sostuvo su velocidad sobre las 92 millas y fue dominante durante dos tercios, pero afrontó dificultades ante la tanda baja yumurina y no tuvo respaldo al campo.

Justamente, su defensa bien podría cargar con el cartel de villano, sobre todo Alexander Ayala y Yorbis Borroto, quienes fallaron tres veces con el guante y esas marfiladas costaron par de carreras que alejaron demasiado a los Toros. Con cuatro anotaciones abajo, los agramontinos se vieron obligados a jugar al batazo y no tuvieron ni gota de suerte.

Las reacciones

Armando Ferrer: Ha podido verse la calidad de Yera, quien no caminó más por los boletos. También recibió el apoyo de la ofensiva, que no fue abundante, pero sí productiva. Supimos combinar nuestros jits con los errores de Camagüey y salió la victoria.

No me gusta comparar épocas. El tiempo de Henequeneros hace 30 años y el de este equipo son totalmente diferentes. Quizás el punto en común entre los dos conjuntos es la agresividad y la combatividad, siempre estamos luchando en el banco, los peloteros se apoyan, los suplentes, los titulares, todos están implicados y enfocados en lograr el objetivo

Yoenni Yera: Hemos logrado una victoria crucial para el equipo y la afición matancera. Me preparé bien, vine a practicar después del viaje y salió el trabajo. Es cierto que regalé varios boletos, pero no me preocupé por eso, me enfoqué en lograr los outs importantes, nada me podía sacar del paso.

Jonder Martínez: Por mi longevidad lo que puedo tirar son dos o tres innings, pero estoy mentalizado en cumplir con esta función. Aspiro a ser campeón con Matanzas, este sería el mayor regalo en mi penúltimo año. Camagüey tiene bateadores peligrosos y muy ajustados en la postemporada, por eso intenté colocar los lanzamientos donde quería para hacerles daño y dominarlos.

Yasiel Santoya: Llevamos unos cuantos años llegando a los play off y dando muy buenos partidos, pero creo que ahora estamos más unidos, muy contentos jugando beisbol y podemos conseguir el título.

Por mi parte, hoy tuve más paciencia en el home, no me enfoqué solamente en conectar. Es cierto que pegué un jit de dos carreras al final, pero antes cogí dos boletos y pude anotar.

Miguel Borroto: Ha sido un partido reñido. Yera estuvo en una tarde inmensa, no le pudimos combinar para anotarle. El lanzador nuestro estaba para dos carreras, así podíamos luchar la victoria, pero no salieron las cosas. Cometimos cuatro errores y así no se puede aspirar al triunfo en un juego cerrado.

Yariel Rodríguez: Estaba con fiebre, pero sabía que el partido era importante para nosotros y pedí la bola. Me cuidé de todos los bateadores, en una tanda como esa no te puedes descuidar en ningún momento, porque un simple boleto te mete en complicaciones.

Tengo que agradecer a la dirección porque tuvo la confianza en mí, lamentablemente no pudimos sacar el partido. Tampoco hay que volverse loco, un día le toca ganar a uno, otro día a otro. Esto no se ha acabado, creo que estamos empezando todavía.

Lo que viene

El cuarto partido será de vida o muerte para los Toros. Una derrota los colocaría al borde del abismo y sin garantías de regresar a sus predios para el final del match, el peor de los escenarios posibles

En cambio, si salen airosos, no solo asegurarían la definición en el Cándido González, sino que también se quitarían de encima a Yamichel Pérez y quedarían con mucha ventaja en lo que a pitcheo se refiere para enfrentar el resto de la serie.

Los agramontinos dependerán en la lomita de Frank Luis Medina, quien realizará su primera apertura de la postemporada. Las opciones de los Toros dependerán en gran medida del rendimiento del pinareño, pues si este sale mal tienen menos profundidad en el bullpen.

Los Cocodrilos, por su parte, asumen este cuarto examen con menos presión y confiados, porque contarán con los envíos de Yamichel Pérez, quien no ha perdido ningún choque en los últimos tres meses.

 

Tomado de: Oncubamagazine

Los Cocodrilos derrotan a Toros de la mano de Yoanni Yera, para tomar ventaja de (2-1) en la final de la SNB

 

Una joya de pitcheo del zurdo yumurino, fue respaldada por una defensa que realizó dos doble play, para que los Cocodrilos vencieran a los Toros 6-1 en el Victoria de Girón.

Los Toros cometieron cuatro errores, lo cual les costó dos carreras, y también dejaron a nueve corredores por los senderos.

«Box Score»

En la baja del tercer inning, Eduardo Blanco sacudió un doble productor de dos carreras, para darle ventaja a los matanceros.

En el quinto round, César Prieto remolcó a Yasier Santoya desde la antesala, con un fly de sacrificio al centerfield.

Jefferson Delgado, produjo la cuarta anotación para los matanceros, con un sencillo de rolling al leftfield, en el sexto episodio.

Leonel Segura, descontó una rayita para los agramontinos, disparando imparable al rightfield, en el octavo capítulo.

Santoya tronó el madero, para sacudir un cohete al centerfield, y sumó dos anotaciones más para Matanzas, en la baja del octavo. Esas dos anotaciones dejaron el definitivo score (6-1).

El equipo que dirige Armando Ferrer, tuvo que cambiar a su receptor titular en el primer inning, por una ruptura de ligamento en la rodilla “tiene una inflamación extrema en la rodilla, lo que provocó un esguince en el ligamento de la rodilla izquierda” explicó el médico del equipo matancero en la conferencia de prensa… Andy Cosme asumió la responsabilidad de gran manera, y dirigió bien los envíos de Yoanni Yera.

En general, Yasiel Santoya ligó de 2-1 con par de anotadas e impulsadas; Eduardo Blanco sumó un hit en tres turnos al bate, y remolcó dos corredores. Ambos sobresalieron por la ofensiva yumurina.

Por Camagüey: Alexander Ayala se fue de 3-2 con anotada y Leonel Segura empujó dos carreras, en cuatro turnos.

Yera (2-0), se apuntó el triunfo lanzado pelota, de seis entradas en blanco y dos inatrapables. El revés fue a la cuenta de Yariel Rodríguez (1-1), quien permitió cuatro carreras, en cinco entradas y par de tercios. Jonder Martínez (1) se apuntó el salvamento, retirando tres episodios en los que admitió una llegada al plato.  

El mánager de los Toros declaró en conferencia de Prensa:
Fue un partido que estuvo reñido, la diferencia fue Yera, quien tuvo una tarde inmensa, no pudimos combinar para hacerle carreras.”  Otras de las claves de la derrota, para Miguel Borroto fueron “Los cuatro errores; cuando se cometen esa cantidad de pifias, es muy difícil aspirar a la victoria”

Ferrer, declaró “Pegamos cinco hits que se combinaron con sus cuatro errores, pero la clave del triunfo fue la actuación de Yera, quien, a pesar de regalar seis boletos, fue dominante”

Se sintió el aire ganador en el Victoria de Girón, las gradas teñida de color rojo, respondieron a sus jugadores con un caluroso aplauso cuando se dictó el out 27. Mañana será otro día, en el cual seguiremos disfrutando, de la finalísima de la Serie Nacional. ¡Viva el Béisbol!

Tomado de: MUNDO BEISBOLERO


Pantano de fiesta, con los ponches salvadores de Yera

 
ACN  
 
 


Foto: Roberto Morejón

La Habana.- EL ZURDO Yoanni Yera se apoyó en sus cualidades de ponchador para salir de los momentos complicados, y fue pieza clave en el triunfo de Matanzas por 6-1 ante Camagüey, en el tercer partido de la gran final de la LIX Serie Nacional de Béisbol.

Yera, cuestionado durante varios años por su público, que le pedía más preponderancia sobre el box en las postemporadas, apenas admitió dos hits en 6.0 innings y, aunque otorgó seis boletos, su recta de 89 millas, ora cruzada, ora en la zona baja, repartió siete ponches.

Entonces, fue bien aplaudido en el estadio Victoria de Girón por su sexto triunfo en fases de play off.

Los Cocodrilos del mentor Armando Ferrer, que perdieron a su cátcher titular Ariel Martínez por lesión en el primer inning, apenas pegaron cinco hits, pero aprovecharon los cuatro errores y las cinco bases por bolas que concedieron los lanzadores rivales.

Luego de un día de estado febril, el derecho Yariel Rodríguez le dijo a su mánager, Miguel Borroto, que no le podía quitar la pelota y, en 5.2 entradas, apenas permitió tres imparables a una artillería de los cocodrilos que continúa sin producir. Pero le cometieron muchos errores y las cuatro carreras que permitió fueron sucias.

Por los Toros de la Llanura, y en causa perdida, Alexander Ayala pegó par de dobletes en tres turnos.

Yera dio muchas bases que le impidieron caminar más en el juego, pero trabajó muy fino y pudo avanzar; además (Edisbel) Arruebarruena salió del slump ofensivo y esta es una buena noticia, aunque es cierto que el equipo no está produciendo y debemos analizar ese aspecto, comentó Ferrer.

Mientras, Borroto explicó claramente las causas del fracaso: el equipo no supo defender a Yariel, pues cometió cuatro errores, y además, Yera estuvo inmenso, porque le pegamos cuatro hits y así es imposible vencer.

Con la serie 2-1 favorable a los matanceros, para el cuarto juego de mañana Ferrer anunció al zurdo Yamichel Pérez, a quien ha utilizado como relevista en anteriores presentaciones, en tanto el timonel de los Toros le dará la bola al diestro Frank Luis Medina en busca de empatar el match.

Tomado de: JIT


Los cocodrilos toman ventaja en la final de la pelota cubana

Por: Raúl Hernández Lima Estadio Victoria de Girón

📸 TV Yumuri

No importó el sol del mediodía ni la inusitada hora para jugar un play off. Más de 27 mil matanceros vistieron de alegría las gradas del Victoria de Girón queriendo tomar ventajas sobre los toros en la final para alzar el trofeo de campeones.

La tarea para Yoanni Yera no sería fácil. Yariel Rodríguez recuperado de un estado gripal que lo afectó recientemente intentaría impedirlo. Pero la defensa errática presentaba dificultades para la victoria. Sólo tres indiscutibles permitió el joven camagüeyano regalando además la misma cantidad de boletos, teniendo su enemigo principal en los guantes de su defensa.

Las pifias ponían debajo a los toros en el marcador temprano. La ventaja, defendida excelentemente por los de casa dependía del abridor matancero. El zurdo vio en su control el principal enemigo para lograrlo. Seis boletos amenazaron en igual cantidad de entradas en las que sobrepuso su maestría y salió airoso en cada una ayudado por los siete ponches propinados y la anémica producción de sólo dos imparables de sus rivales.

A la altura del séptimo todo parecía decidido cuando Yoanni entregó la pelota a Jonder Martínez. El derecho no pudo conservar la blanqueada permitiendo una en el octavo episodio. Sin embargo los cocodrilos ripostaron con dos anotaciones que suponían el 6-1 definitivo para tomar ventaja de dos juegos por uno ante los agramontinos.

La tarde sirvió de oportunidad para redimirse al Erisbel Arruebarruena quien pegó un largo doble por el jardín derecho para salir de la sequía productiva. Santoya se vistió de largo con cuatro carreras producidas, igual cantidad de anotadas e impulsadas lo coronaron como el mejor a la ofensiva por los de Armando Ferrer quienes afrontaron la pésima noticia de la lesión de su receptor titular Ariel Martínez.

Mañana se espera un duelo entre el pinareño Frank Luis Medina por los toros y el espirituano Yamichel Pérez imbatible defendiendo a los lagartos. La escena está servida para el cuarto juego de la gran final de la pelota cubana.

Tomado de: Pelotacubana

 

3 comentarios

    • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 7:01 am
    • Responder

    La prensa apenas le hizo preguntas a Ferrer, su equipo favorito para que gane son los Toros, es evidente pero bueno, no importa, los Cocos seguimso juego a juego. Incluso Yera lanzó gran juego ayer, dio 6 BB pero no fue a él a quien se la pegaron contra la pared ni le dieron dobles y hits oportunos. Yariel estuvo muy bien también pero Evián y Rodolfo se pasaron el juego hablando de él y entonces al final dice Rodolfo: Hay que hablar de Yera. Le ronca.

    • Amaya en 15 enero, 2020 a las 7:53 am
    • Responder

    Aunque los camagueyanos se fueron con muchas bolas malas ante Yera Enrique, creo que en eso radicó la efectividad de sus lanzamientos que lograron confundir a los bateadores rivales, esperamos hoy el 4to juego, a ver que depara

      • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 11:01 am
      • Responder

      Es cierto pero fíjate, el supuesto desconrtol de Yera ayer tenía su moña porque yo veía que no estaba tan regado como incluso otras veces en que da menos bases, tenía la recta dura (bueno, dura para su velocidad habitual) y la estaba poniendo donde quería, los lanzamientos de rompimiento eran los que no le salían muy bien pero esos son los que los camagueyanos le tiraron en zona mala.
      Ayer los breaks rompieron para Matanzas (un par de buenos batazos de los toros que salieron de frente) pero igual a Matanzas la suerte no los acompañó en el juego anterior pues igual hubo algunos batazos buenos que o salieron de frente o fueron muy bien fildeados. En realidad la clave estuvo en la defensa de camaguey y el bateo oportuno de Matanzas que con pocos hits logró seis.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.