Yirsandy: Los Cocodrilos siguen siendo imbatibles en casa y toman ventaja en el Juego 3

11:16:51 PM

(Foto: Yoanis Yera/Roberto Morejón)

 
 
 

Para el Juego 3 de esta final en la actual 59 Serie Nacional del béisbol cubano, los Cocodrilos entraron en promediando apenas .206 contra el pitcheo de los Toros de Camagüey. Habían dejado a 34 de los 36 corredores que tenían una posición de anotar en sus dos primeros partidos, así que tuvieron un gran reto por delante: Buscar producción ante uno de los lanzadores más dominantes de la liga, el diestro Yariel Rodríguez.

BOX | PLAY-BY-PLAY

De cara al importante desafío que daría ventaja al ganador, el gerente matancero, Armando Ferrer, enviado al montículo al zurdo Yoanis Yera. ¿Algunas de las preocupaciones que corrían por su mente? Camagüey les había bateado .352 a sus pitchers, con defensa impecable fildeando .986 y, tres de los hombres claves en la tanda matancera, aún seguían apagados: César Prieto (9-0) y Erisbel Arruebarrena (7-0) se combinaban para 16 turnos improductivos.

Buscando sacudir esos “slump”, Armando Ferrer movió su alineación, colocando a Ariel Martínez como quinto bate, detrás de Javier Camero, pero en el octavo pitcheo de Yera se lesionó, y tuvo que dejar el juego con un esguince en el ligamento colateral interno de la rodilla derecha, según diagnóstico médico del equipo yumurino, Abelardo García.

Sin embargo, los Cocodrilos salieron agresivos al diamante de su parque Victoria de Girón y demostraron lo difícil que ha sido vencerlos en casa: Han jugado para 32-15, ganando el 68.1% de sus decisiones.

Retaron a Yariel, quien subió a la colina aquejado de fiebre y, aunque apenas pudieron batearle tres hits, parte del guion previo se revirtió: La defensa de los Toros cometió cuatro pifias que resultaron decisivas y, a pesar de tomarle seis boletos a Yera, fueron incapaces de producir en el momento clave. A diferencia de eso, los Cocodrilos decidieron el partido en un tercio, antes de vencer 6-1 a los Toros de Camagüey en el Juego 3 de esta final.

No obstante, vale señalar que ese marcador no revela la ineficiencia de ambos equipos a la ofensiva, dejando a más corredores en circulación (14) que las carreras anotadas (7), e igual cantidad de boletos y hits (11) en el match. Matanzas pisó la goma seis veces, pero viajaron con tres hits hasta el octavo, cuando le dieron vuelco al pizarrón ante el bullpen de los Toros, combinando dos hits y par de boletos con un error del centerfielder Yoelquis Guibert.

Desde el mismo inicio, ambos abridores tomaron las riendas del importante desafío que le daba un giro a la serie: Yera, admitió apenas un hit en sus primeras cinco entradas y, Yariel, mereció mejor suerte, pero la ofensiva camagüeyana no produjo y dos pifias de Alexander Ayala le costó una carrera en el quinto episodio. Aunque Yera trabajó en exceso al gastar 93 disparos tras cinco rounds, los Toros no pudieron batearle con corredores en bases.

De manera general, Yera abrió por debajo en el conteo contra 13 de sus 25 oponentes en el juego, pero cuidó cada pitcheo y supo resurgir. Siempre que enfrentó a la tanda alta de los Toros, cerró sus innings con más de 20 pitcheos: 20 en el primero, 24 en el tercero y 21 en el quinto. Sin embargo, ¿sabes dónde estuvo la clave del éxito? En su comando con la bola rápida, la mezcla de pitcheos rompientes y, sobre todo, el cambio de velocidad.

O sea que, ante la agresividad de los Toros, prefirió no regalar ningún lance en zona (bateable) y atacar en el conteo preciso. Así trazó su estrategia para salir del tercero y el quinto, los innings más exigentes que enfrentó. En esas dos oportunidades, la tanda baja de Camagüey no pudo hacer el trabajo.

Yanmichel Flores se ponchó sin poder adelantar al corredor, tras intentar dos veces el toque. Luego ponchó a Santiago Torres con un slider aniquilador (de excelente rotación del centro hacia adentro) y, tras embasar a Yorbis Borroto con otra base, dominó a Yoelquis Guibert en elevado corto al guante de Arruebarrena. Una entrada después, se cuidó de Alexander Ayala y le lanzó cuatro pelotas malas, pero metió a Leslie Anderson en dos strikes (1-2) y lo sacó con línea a primera: ¡Double play! Yasiel Santoya estaba posicionado delante de la almohadilla, atrapó la conexión y pisó.

Con 72 pitcheos, Yera abrió el quinto ponchando a Téllez, concedió dos bases consecutivas ante Flores y “Chaguito” Torres, pero volvió a imponerse: Ponchó a Borroto con otro “deslizador” envenenado y obligó a Guibert a soltar un rodado manso por segunda. En la última prueba de fuego, cuando se disponía a cerrar el segundo tercio de juego con ventaja de 3-0, Yera celebró ese sexto cero en línea tras dominar a Luis González en rodado al campo corto. Levantó su mano hacia el dugout de los Cocodrilos, mientras Alexander Ayala, quien abrió ese episodio con doble de línea al left, se quedó esperando remolque en la intermedia.

Del resto del partido se encargó el veterano Jonder Martínez, quien admitió una limpia y se apuntó el salvamento al retirar los últimos tres episodios del desafío.

Al final, la falta de los hits oportunos para mantener al equipo en juego, le pasó factura a los Toros durante todo el partido. A Yariel, los Cocodrilos le pegaron apenas tres hits en 5 ⅔ innings, donde utilizó apenas 66 pitcheos. Logró un solo ponche y el promedio de su bola rápida no sobrepasó las 92 mph —lanzó varios pitcheos de 93—, pero demostró una vez más su coraje, como uno de los pitchers más talentosos de la actualidad en el béisbol cubano. Su único momento difícil, realmente, fue en el segundo capítulo, cuando perdió en el conteo a Santoya, y luego Erisbel Arruebarrena y Eduardo Blanco le sacudieron par de dobles.

Yariel, cumplió su plan sobre la lomita, incluso sin estar al 100%, tras haber superado varias fiebres durante el lunes, cuando los Toros se hospedaron en Matanzas. Abrió delante en el conteo contra 17 de sus 25 rivales, el 75% de sus pitcheos fueron strikes y limitó a la tanda del primero al sexto, dejándolos con apenas un hit en 16 turnos.

¿Quién consiguió ese único imparable? Precisamente su último rival de la tarde, el sexto bate Jefferson Delgado, quien le remolcó la cuarta carrera con sencillo al left.

Entonces, a pesar del revés, la consistencia de sus abridores fue una buena noticia para Miguel Borroto, aunque la ofensiva no pudo apoyar esta vez. Ahora, después de siete aperturas, todos los abridores de los Toros han llegado al menos hasta la sexta entrada, aunque el bullpen inició este martes lanzando para 8.31 ERA.

Los Cocodrilos también sabían que la clave del éxito estaría en salir delante, como lo hicieron en el Juego 1. Pero, al mismo tiempo, cuidar cada pitcheo en las diferentes situaciones. Yera lo logró, en su único juego esta campaña con al menos siete strikeouts y seis bases por bolas.

“Yera se presentó muy hermético. Es cierto que lanzó seis bases por bolas, pero realizó un pitcheo muy inteligente, muy fino, y el partido salió bien”, dijo el manager Armando Ferrer sobre la apertura de calidad de Yera, uno de sus ases de rotación.

A pesar de que el cátcher titular Ariel Martínez se lesionó en el primer inning, el trabajo de Andy Cosme fue brillante detrás del plato. Junto a Yera y Jonder, fueron cuidadosos en cada “matchup”. Limitaron a la tanda de 1-2-3 de los Toros, dejándolos de 10-1, con apenas un sencillo en el infield.

Ese dominio fue clave, sobre todo porque los dos dobles de Ayala llegaron sin corredores en bases, Leslie Anderson se fue de 4-0, y la tanda baja de 7-8-9 salió de 10-1. Cuando quitas los cuatro hits de Ayala (3-2) y Leonel Segura (4-2), quienes produjeron la única rayita de Camagüey, esto es lo que tenemos: El resto del lineup bateó de 24-2, con par de hits dentro del infield.

La pobre ofensiva, con 12 embasados y una sola carrera, se unió de nuevo con otro desliz del bullpen y cuatro costosas pifias: Dos de Ayala (en fildeo y tiro, ambos cuando intentó sacar out a Arruebarrena) que emboscaron el quinto, y el rolling de Yurisbel Gracial que Yorbis Borroto no pudo fildear abriendo el quinto episodio.

Así también se ganan juegos de playoff y, aunque aún la ofensiva de los Cocodrilos no ha podido producir a su altura en esta final, se han puesto delante 2-1. A pesar de que sus principales bateadores se han visto limitados, la agresividad ha sido clave para los Cocodrilos. César Prieto lleva de 12-0 en esta final, pero hizo el trabajo este martes con un elevado de sacrificio. Arruebarrena tuvo un destello dentro de su terrible “slump” y sacudió un doblete importante —su primera conexión de línea luego de 13 bolas puertas en juego durante estos playoffs—. Eduardo Blanco, potenció la parte baja de la alineación después de haber dejado a 12 de los primeros 13 corredores que encontró en posición de anotar durante esta postemporada.

El manager Armando Ferrer consiguió lo que buscaba: Una salida de calidad de Yera, que no se agitara el bullpen y dejar listo al zurdo Yamichel Pérez para intentar poner el playoff 3-1. Pero también se arriesgó moviendo sus fichas. Sustituyó por un corredor a su quinto bate, Javier Camero, cuando parecía demasiado temprano en el final del sexto capítulo: Yoisnel Camejo lo coronó con su velocidad, anotando tras el hit de Jefferson, y luego se lució de nuevo a la defensa.

Esas son decisiones, detalles pequeños que, muchas veces, definen el difícil sendero hacia el trono en la postemporada.

Esta vez, Miguel Borroto tiró el ancla en el octavo round, cuando envió al montículo al diestro José Ramón Rodríguez, quien aún se está recuperando de su lesión en el brazo. “Nosotros lo sabíamos, que con tres outs que faltaban sacar no podíamos ganar el partido. Sabíamos que estaba lanzando el zurdo (Yamichel Pérez) allá en el bullpen, y Jonder Martínez sabe lanzar”, dijo Borroto sobre el manejo del pitcheo, antes de que los Cocodrilos anotaran las dos carreras del octavo.

“Queríamos probar a los cerradores. No regalamos el partido. Realmente, necesitábamos saber cómo estaba José Ramón, que no había lanzado en el campeonato. Esa fue la decisión que Pedro Luis Lazo me habló y colegió conmigo, y estoy convencido de eso, en ese aspecto”.

Lo cierto es que, luego de esta victoria, los Cocodrilos tienen la oportunidad de darle un giro total a la final, si ganan el Juego 4 y ponen la serie 3-1.

Como anunció Borroto, el derecho pinareño Frank Luis Medina subirá a la lomita este miércoles, buscando la importantísima victoria que nivele la serie 2-2. A Medina, los Cocodrilos le han bateado apenas .167 este año desde que reforzó a los Toros, pero deberá enfrentarse contra el zurdo espirituano Yamichel Pérez, quien podría completar una impresionante temporada con los Cocodrilos: Sumó récord de 8-0 en la segunda fase de 2019, y suma tres salvados en estos playoffs.

Expectativa, ¡béisbol!

El MVP del juego: Yoanis Yera y Eduardo Blanco merecen este premio compartido: Yera lanzó seis ceros consecutivos, pero el doble de Blanco en el tercer inning habría sido suficiente para el éxito de los Cocodrilos.

¿En qué situación quedaron los perdedores?: Ningún equipo en Series Nacionales ha levantado una serie final estando abajo 3-1: Eso obliga a los Toros a ganar el Juego 4 y empatar la serie 2-2.

El turno al bate que le dio un giro al partido: El doble remolcador de dos carreras que pegó Eduardo Blanco en el final del tercer inning, una línea bestial al left-center sobre un slider de Yariel Rodríguez, habría sido suficiente para el triunfo de Matanzas.

Las decisiones y el movimiento de los managers

-Miguel Borroto: Sería razonable: El leftfielder, Yanmichel Flores, abrió este Juego 3 con apenas .188 de promedio y 35 turnos sin impulsadas esta campaña contra los lanzadores de Matanzas. Borroto confió en su buen momento ofensivo, promediando .500 en esta final, pero ¿Loidel Chapellí Jr. no merecía una oportunidad como titular?

El alcalde candidato gana el promedio de Novato del Año en esta temporada, ha bateado de 5-3 en su primer playoff. ¿Muestra pequeña? Desierto, pero le sacó un gran boleto de emergencia a Andy Rodríguez, que quizás se subvaloró cuando los Toros venían 9-8 a Industriales en el Juego 1 de la semifinal. Base acuosa, entrada de la clave de la octava. Desde entonces, Chapellí Jr. ha producido en la difícil tarea de venir como emergente: Flores ha dejado a los siete correctores que ha encontrado en posición anotadora durante estos playoffs.

-Armando Ferrer: Podrá salirle mal al gerente matancero, pero su objetivo lo cumplió con el manejo del pitcheo y se le dio la victoria este martes: Sin control a Yamichel Pérez, ni a Yosvany Torres. No debió mover piezas en su bullpen más allá de Jonder Martínez: El Juego 4 puede ser crucial para ganar la corona.

Jugadas para recordar: La línea que atrapó Yasiel Santoya enfrió el ritmo de los Toros en la cuarta entrada, cuando sacó de circulación a Leslie Anderson y pisó la primera, para retirar a Ayala.

La estadística clave que deberías saber: Los Toros abrieron este Juego 3 promediando .352 contra Matanzas. Sin embargo, han bateado .140 con corredores en posición de anotar.

Perspectiva para el Juego 4: Una diferencia de 1991, cuando Henequeneros le dio un giro total a la serie 3-1: ¿Camagüey resurgirá esta vez? El duelo de pitcheo no puede ser más desafiante, con los dos lanzadores que más han dominado frente a su rival de turno esta temporada: A Frank Luis Medina, Matanzas le ha bateado .167, pero Yamichel registro lanzado de 0.84 ante Camagüey.

¡Esperemos un intenso y emocionante Juego 4!

Tomado de: baseballdecuba.com

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Lautaro en 15 enero, 2020 a las 1:13 am
    • Responder

    Genial analisis de Yirsandi como siempre, yo vivi algo mas cerca el juego y a pesar del sol donde estaba se pudo disfrutar wl juego. Mañana tratare de escribir algo parecido a Jorgito de la experencia en el estadio mas alla del resultado.

    Abrazos y Matanzas Campeon!!!!

      • Amaya en 15 enero, 2020 a las 3:35 pm
      • Responder

      Lautaro, Enrique, ahora deje a Matanzas ganado el 4to juego, me parece que está crecido Matanzas con ese jonrón de Cesar Prieto

    • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 6:58 am
    • Responder

    Señores entre el trabajo y el problema del Gas no pude ver ni oir el juego de ayer, jejeje, pero tenía que escoger, o cocinar o pelota, jajajaja. Bueno yera lanzó gran juego, a pesar de que todos los honores (para la prensa) se los llevó Yariel. Pero Yera estuvo inmenso a pesar de las 6 BB, lo ví con buena velocidad y terminó tirando hasta 90 millas, no regaló nada, dice Borroto que no tuvieron suerte, muy injusto de su parte, hace dos días todos los breaks rompieron a favor de Cmg. y nadie habló de mala suerte. Ayer incluso Matanzas pierde antes de batear al que mejor ha bateado en la serie y probablemente no pueda ya contar con él.
    Quedan dos juegos en el victoria y creo que es posible aunque muy dificil, hacer la hombrada y cerrar el trato aquí mismo, hoy Yamichel y mañana Freddy. Si nos guiamos por lo que ha sido el relevo de Cmg, creo que las cosas están parejas en el picheo incluso para estos dos juegos.

    • Amaya en 15 enero, 2020 a las 7:45 am
    • Responder

    Bueno ayer el pitcheo estuvo por Matanzas, aunque Yariel Rodríguez, también lo hizo muy bien, los errores le complicaron el juego, pero eso es parte del beisbol, hoy Camaguey irá por el empate, para mi tienen cierta ventaja para el juego de hoy en cuanto al pitcheo, de todos modos, Matanzas irá por despegarse a dos juegos y estar entonces en condiciones más ventajosas, esperemos pues, el terreno dirá la ultima palabra.

      • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 8:48 am
      • Responder

      Amaya pienso que es cierto que Camaguey tiene la ventaja del picheo pero si el picheo abridor de Matanzas responde las cosas se emparejan un poco pues el bateo nuestro es superior. Pero incluso creo que nuestos relevistas (que no son ni la chancleta de los camagueyanos) no han hecho mejor que los de ellos en estos juegos. La clave para Matanzas está en el despertar de algunos que son fundamentales, Gracial, Grillo y César. Creo que Raico debe ir al banco, está fallando pero además le está dando mal a la bola, no como César que falla pero dándole bien. De Jefferson realmente no espero mucho pero reconocer que ayer dió un hit muy importante. El equipo Matanzas siempre ha tenido además mala suerte para los play off y ayer pierde a su catcher titular luego de ser el que mejor estaba bateando, jaja. Bueno, repito, si César y Raico se embasan hay de todo, pero Gracial debe por fin sacar su calidad y finalmente llevar a Mtzas al título.

        • Amaya en 15 enero, 2020 a las 1:05 pm
        • Responder

        Esa de perder el receptor regular Ariel Martínez si es bien mala Enrique, hay que ver quien suple esa posición y como lo hace, eso va a ser fundamental para los resultados

          • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 2:45 pm
          • Responder

          Estoy “tratando” oír la transmisión del 4to juego por Radio Rebelde en internet, pero es insoportable, señores yo trato de se objetivo con mis opiniones sobre el favoritismo de la prensa hacia uno u otro equipo pero es tan evidente el deseo de los comentaristas de RR de que camaguey gane que tal parece que estoy escuchando un juego entre el Cuba y la República de Matanzas, jajajajaja.

    • enrique15 en 15 enero, 2020 a las 5:13 pm
    • Responder

    Bueno, estamos a un paso. Una verguenza, una verdadera verguenza el “resumen” del juego realizado por el mentor agramontino Borroto luego de este cuarto juego. Asquerosamente vergonzoso todo lo que habló culpando al árbitro de home de haber “desiquilibrado” a sus bateadores ante el “zurdito” Yamichel Pérez. Increíble que sus primeras palabras, de hecho toda una parrafada, hayan estado dedicadas a desacreditar el excelente trabajo hecho por el picheo yumurino y la victoria del Matanzas. Matanzas ganó porque dio los batazos a la hora buena y porque los camagueyanos no pudieron hacerlo ante Yamichel a pesar de los 5 errores. Es curioso, el propio Yamichel se quejó bastante del conteo del principal. Y la famosa jugada que habló Borroto al final se viró para atrás, algo que sucede muy pero que muy poco en ese tipo de situación, rara vez los árbitros de bases deciden que un bateador pellizcó una bola, o sea que lo vieron mejor que el principal. BIen, en todo caso se hizo justicia en ese lance y Segura igual falló. Habló de los pelotazos, yo tampoco creo que hayan sido intencionales, pero eso tampoco incidió en el resultado, las tres carreras decisivas de Matanzas fueron antes de que saliera Madam.
    Creo que Borroto debe reconocer:
    1- Tiene mejos picheo que Matanzas pero el picheo de Matanzas, paradójicamente, lo ha hecho excelentemente.
    2- Su equipo ha jugado malísimamente mal al campo en el Victoria.
    3- El bateo de Matanzas ha sido bastante oportuno en estos dos juegos, el de Camaguey no.
    4- No han podido durante el campeonato y no pudieron hoy contra Yamichel Pérez.
    Tan sencillo como eso, en lugar de estar culpando a un árbitro que si a alguien estuvo a punto de desiquilibrar fue al zurdo ganador.
    5- Yamichel Pérez, en esta temporada, merece cualquier elogio de todos los mánagers contrarios, merece todo menos que se le llame “el zurdito”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.