NBA; Ránking de Daimiel: lo mejor y lo peor de la semana en la NBA

Colaboración, peñista Francisco Fidel Cerulia Acosta…

 

NBA 1

 

 

Ránking de Daimiel: lo mejor y lo peor de la semana en la NBA

Como cada lunes, Antoni Daimiel elige para AS NBA lo que más le ha llamado la atención de la semana en la mejor liga de baloncesto del planeta.

Tomado de As.com

Por Antoni Daimiel

LO MEJOR:

5.- REGGIE JACKSON: Después de la décima derrota consecutiva, recién llegado a Detroit, o a Reggie Jackson se le apareció un ángel consejero, un genio sin lámpara o su entrenador Stan Van Gundy con su americana de mangas cortas, y logró que se sentara diez minutos frente a él y le escuchara. El caso es que de promediar 7 asistencias por partido ha pasado a acreditar 13 por encuentro en los últimos cuatro compromisos de su equipo. Los Pistons han ganado tres de esos cuatro partidos.

4.- CLEVELAND CAVALIERS: El equipo de David Blatt ha ganado 27 de los últimos 33 partidos y lleva 15 victorias consecutivas en su cancha. Todo ello sumando partidos en los que Kendrick Perkins no comparece en la pista por decisión de su entrenador. El mundo perfecto.

3.- STEVE NASH: Su físico se debatía entre la apropiación genética para un campo de fútbol de once contra once y la destreza para un streetball de barrio de clase media-alta. Pero su cabeza, su habilidad y el don de la oportunidad le diseñaron una carrera a la altura de los más grandes. Antes de que Nash lo lograra solo diez jugadores habían logrado el MVP de la temporada más de una vez en toda la historia. Solo un base entre ellos, y medía 2.05 m (Magic Johnson). Ni siquiera Jerry West, el hombre del logo, Ewing, Worthy, Dominique Wilkins, Drexler, Elgin Baylor o Isiah Thomas lograron un solo premio MVP. Se ha retirado Nash a los 41 años, el mejor base de la primera década del siglo XXI.

2.- JAMES HARDEN: Los homenajes son tantos y tan habituales en la NBA que los honrados ya apenas valoran obsequios y menciones. Salvo que, como ocurrió esta semana, un jugador con barba poblada y trote coreográfico sea capaz de regalarles a Olajuwon, Drexler, Tomjanovich y compañía un partido de 50 puntos, la misma noche que se celebraba el 20º aniversario de los dos títulos consecutivos de campeón logrados por esta franquicia. El 31% de los puntos que logra Harden, el máximo anotador de la liga, se suman desde la línea de tiros libres. Harden investiga e inventa, toma decisiones artísticas acariciándose la barba, como Da Vinci.

1.- RUSSELL WESTBROOK: Hay que aprender a convivir con Westbrook y su excelencia. Hay que adivinar cómo quererlo de manera desinteresada e incondicional. Actualmente quizás solo LeBron James, si se lo propusiera y se dieran las condiciones, sería capaz de hacer ocho triples-dobles en el espacio de trece partidos. Westbrook está desatado, es tan incontenible como desmedido. No pretendamos echar en falta, siempre con reproches, las dos o tres cosas que le faltan a cada jugador. Si Westbrook seleccionara el tiro como Tony Parker, si lanzara de tres como Curry o si cuidara del balón como Chris Paul no sería Michael Jordan. Sería mejor.

LO PEOR:

5.- DWYANE WADE: En un excelente mes de marzo a nivel competitivo Wade ha afirmado que hacía tiempo que no se encontraba en tan buen estado físico. Lo que no cambia demasiado es su guerra jurídica hacia su ex mujer. Desde 2007 Wade ya ha gastado 10 millones de dólares en asuntos legales relacionados con el divorcio y la custodia de sus hijos. En el último capítulo de este culebrón Wade forzó a Siohvaughn a abandonar el domicilio conyugal de Chicago, al poner a la venta este inmueble. Ahora que ella está en Atlanta buscando una nueva vivienda Wade ha querido pasar el receso primaveral con sus hijos…en Chicago.

4.- LOS BASES DE PHILADELPHIA: Los Sixers cuentan con dos bases. Uno es Ish Smith, que ha pasado por ocho equipos diferentes en menos de cinco temporadas. El otro, Isaiah Canaan, desechado por los Rockets después de un año y medio. En su última visita al Staples, para jugar contra los Lakers, Jeremy Lin los arrasó. Les metió 29 puntos y entre Smith y Canaan sumaron 4 de 26 en tiros de campo.

3- TOM THIBODEAU: Quizás le hayan acorralado en un callejón sin salida. Probablemente el año de fin de contrato de Butler, la obsesión personal de Rose por demostrarse recuperado, la rodilla maltrecha de Noah y la llegada de jugadores con una vertiente ofensiva dominante (Gasol, Mirotic, Brooks, McDermott) tengan a Thibodeau como a Jacques Cousteau en una tortura por sed. Sea lo que sea, en este punto sus virtudes se ven incapaces de sacar al equipo del pozo, su actitud desesperada realimenta el atasco. O Rose y Butler vienen urgente en su ayuda o desde los despachos de la franquicia se eliminará la ronquera del banquillo de los Bulls. Y no será con miel y limón.

2.- CÓMO ESTÁN LAS CABEZAS: Scott Roth, destituido por el Baloncesto Sevilla como entrenador, ha sido contratado por la Federación China para trabajar a nivel técnico con los pívots de su selección. El veterano técnico Larry Brown asegura que el equipo masculino de Kentucky se clasificaría para los playoffs en la Conferencia Este y el base rookie y medio filipino de los Lakers, Jordan Clarkson, duerme con los ojos completamente abiertos, para susto de sus compañeros en el chárter del equipo.

1.- LA INFLUENCIA DE RONDO: O las malas compañías de Ellis. Rondo ha ganado 21 partidos y ha perdido 17 con la camiseta de Dallas Mavericks, pero lo peor es la influencia y el condicionamiento hacia el rendimiento de Monta Ellis, su pareja en el backcourt del equipo de Carlisle. Desde que llegara Rondo, Ellis ha bajado en 5 puntos por partido su promedio anotador y su acierto ha pasado del 46 al 41% en los tiros de campo y del 33 al 24% en los tiros de tres puntos.

 

Ricky no juega y Williams mete a los Hornets en playoffs

Tras tres derrotas seguidas, los Hornets ganaron a unos Wolves tocados por las bajas. El triunfo le sirve a Charlotte para colocarse octavo.

Tomado de AS NBA

 

Ricky Rubio habla con Bill Spooner durante el partido de esta pasada madrugada. | EFE

Mo Williams regresaba a Minnesota, pero el poco tiempo que pasó en los Wolves no convirtió el de anoche en un partido especial. Anotó 24 puntos y los Hornets ganaron a unos Wolves (98-109) sin Ricky, Pekovic, Bennett, Garnett… Triunfo que les sirve para colarse de nuevo entre los ochos mejores de Este (30-38). “No fue una de esas situaciones en las que tú quieres volver y hacer un buen partido. Era más uno de esos partidos que sabes que necesitas ganar”, dijo Williams.

Los Hornets rompieron una mala racha de tres partidos con 18 puntos para Michael Kidd-Gilchrist y Al Jefferson y 17 de Gerald Henderson. Lejos de Charlotte, las cosas no les estaban yendo bien a los Hornets, que han ganado 14 de sus 34 partidos. “El vestuario está feliz. Necesitábamos ganar, especialmente a domicilio. Estoy esperanzado en que podemos construir algo”. Gorgui Dieng lideró a los Wolves con 16 puntos y Kevin Martin acabó con 15 tantos y 9 asistencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.