Míster Cholo y el ‘Atlético 2020’

Colaboración, peñista José Luis Martinez..

 

simeone22

 

 

Míster Cholo y el ‘Atlético 2020’

 

La ampliación de contrato del entrenador del Atlético entronca más con la tradición de estabilidad en los banquillos del fútbol inglés que del español

 

LADISLAO J. MOÑINO. 24/03/2015 09:58

 

Hoy a la una de la tarde el Atlético de Madrid oficializará la ampliación de contrato de Diego Pablo Simeone hasta 2020. De cumplir hasta el final el acuerdo, por el que pasa a percibir unos seis millones de euros netos, el técnico argentino completaría un ciclo de nueve temporadas, unarara avis en el fútbol español. La decisión de estirar tanto en el tiempo el vínculo entronca más con la tradición de los clubes ingleses, ya un tanto desvirtuada, que con la de los equipos españoles, más propicios históricamente a que los banquillos sean una máquina fagocitadora de entrenadores. En este sentido, el Atlético se caracterizó durante el mandato de Jesús Gil y Gil por ser una insaciable trituradora de técnicos. En las 16 temporadas que Gil y Gil presidió el club, de 1988 a 2004,la dirección técnica rojiblanca varió en más de 30 ocasiones, con picos de hasta cuatro técnicos por curso. “La gente le quiere y él está a gusto, es una apuesta por la estabilidad”, dice un alto dirigente del club. “Si no está a la altura del escudo, poco le falta”, apunta otro directivo.

Simeone llegó en diciembre de 2011 para relevar a Gregorio Manzano. Su fichaje fue acogido por la hinchada colchonera como la llegada de uno de los suyos. 5.000 personas fueron a la presentación de un personaje histórico del club en el que pesaban más sus recuerdos como jugador que su trayectoria como entrenador, pese a haber salido campeón en Argentina con Estudiantes de la Plata y con River Plate, y haber logrado la permanencia con el modesto Catania en la Serie A italiana. “La gente me ve más como al jugador que fui que como al entrenador”, fue una de sus primeras reflexiones como técnico rojiblanco. “Sabía que me iban a llamar cuando el Atlético tuviera problemas”, aseguraba también en sus primeros meses. “Es difícil que yo me marche de los sitios en los que estoy a gusto”, deslizó últimamente en sus comparecencias.

Tanta confianza a largo plazo es fruto de la concatenación de los resultados y de ese grado de identificación que sitúa al técnico como símbolo y referencia rojiblancos. El club está en un proceso de transformación plasmado en el proyecto que apunta a redimensionar internacionalmente la marca Atlético. En el corazón de ese plan denominado Atlético 2020subyace como fuerza motora lo que sus seguidores califican como una manera de ser especial, tan bien captado en aquella campaña publicitaria en la que un niño le preguntaba a su padre “Papa, ¿por qué somos del Atleti?”. Los sentimientos de la hinchada han sido uno de los grandes activos del club. La firma hasta 2020 de Simeone también es una renovación de sentimientos y de una manera histórica de entender el juego en el Atlético: la intensidad, la defensa y el contragolpe. En ese proceso de rentabilizar la identidad y la identificación con el club, nadie mejor que El Cholo como la cabeza visible de ese proyecto del que ya forma parte, con un 20% del accionariado del club, el multimillonario chino Wan Jianlin. El magnate consideraba imprescindible que el técnico liderara deportivamente el club. Que Simeone permanezca cuando se produzca el cambio de estadio a La Peineta en 2018 es otra de las grandes razones de la ampliación de su contrato.

La dirigencia es consciente de que los resultados han propiciado este intento de despegue y ha apostado por la seguridad de un entrenador que ha garantizado resultados y paz social. En los tres años y medio que Simeone lleva al frente del equipo le han dado para convertirse por títulos logrados en el mejor entrenador de la historia del Atlético junto a Luis Aragonés. Bajo su dirección la entidad ha conquistado por este orden: la Liga Europa, la Supercopa de Europa, la Copa del Rey, la Liga, alcanzó la final de la Liga de Campeones, y la Supercopa de España.También ha logrado una revalorización del plantel que le ha dado réditos al club cuando se ha visto obligado a vender a jugadores como Falcao, Filipe Luis o Diego Costa.

Simeone está lejos aún de llegar a las 14 temporadas que entre idas y venidas completó  Aragonés, pero va camino de igualar las seis campañas consecutivas en las que el legendario Ricardo Zamora se sentó en el banquillo rojiblanco entre 1940 y 1946. Una marca de otros tiempos en la que aún predominaba el anglicismo Mister para tratar a los entrenadores.

 

Simeone: “Al Atlético le damos pasión”

El argentino, renovado hasta 2020, justifica su decisión de ampliar el contrato por la capacidad de crecimiento del club rojiblanco

LADISLAO J. MOÑINO. 24/03/2015 09:57

Trajeado de gris y con un punto visible de emoción en su discurso Diego Pablo Simeone y el Atlético de Madrid presentaron la renovación del técnico como un signo de estabilidad. “Gracias por participar de un momento importan, sobre todo para el club e importantísimo para el cuerpo técnico porque nos ha costado llegar a este momento. La estabilidad es difícil de conseguir y el club ha confiado en un grupo de trabajo que lo ha hecho muy bien. Quiero agradecerle al club por la confianza desde aquellos días de diciembre para preparar los que nos pasó y lo que no está pasando. Agradecer también a los futbolistas, para los que empezaron y se han ido, para los que siguen, porque sin el esfuerzo, la competencia y el saber que se puede no hubiera llegado este momento individual para el cuerpo técnico y global a nivel del club”.

No tardó Simeone en mencionar una de las grades patas sobre las que se sustenta su ampliación de contrato de 2017 hasta 2020: “Por delante está la llegada del nuevo estadio que es muy importante, el club está en un momento de crecimiento. Elijo donde estoy. En la vida es difícil elegir y yo elijo estar acá porque estoy convenido de que el club va a seguir creciendo, lo veo fuerte, con la gente predispuesta a participar. Que venga la responsabilidad, el compromiso, los nervios, el miedo, todo lo grande que rodea a este juego y que pasa por si la pelota entra”, aseguró el técnico antes de someterse a las preguntas de los medios. Previo al cuestionario de la prensa, el club quiso resumir en 20 palabras lo que significa Simeone: “Compromiso, trabajo, equipo, liderazgo pasión, leyenda, alma, éxito, futbol, coraje corazón, intensidad, orgullo sentimiento, auténtico pertenencia, futuro, ilusión, entrega y ganador”. La cadena de vocablos descriptivos fue culminado con el hashtag #Simeone2020.

La fecha de la conclusión invitaba a Simeone a preguntarle por si en el horizonte maneja convertirse en un mánager al estilo inglés y dejar en el banquillo a uno de sus ayudantes: “Pienso en entrenador, en mejorar día a día, en la estabilidad y en proyectarnos, pero siempre desde el lado en el que estamos ahora”. El Cholo estuvo escoltado por Enrique Cerezo, presidente del club, por sus ayudantes de campo Germán Burgos y Juan Vizcaíno, por Pablo Vercellone, preparador de porteros y por el director deportivo José Luis Pérez Caminero. Sorprendió que no estuviera en el acto el preparador físico, el Profesor Ortega, un hombre clave para el técnico por el trabajo de integración adaptado al estilo de juego que pone en práctica.

“El Córdoba, es mi objetivo”, respondió Simeone para decir que todo sigue igual cuando le inquirieron por los objetivos de una renovación tan larga, para después volver a rememorar el inicio de todo. “Creo que como entrenador he crecido mucho, en el club nos dieron la confianza y tiempo y la posibilidad de tener una plantilla muy importante. La apuesta después de ganar primero la Liga Europa y después la Copa y en ese momento no era fácil. Era una apuesta muy fuerte por parte del club y eso fue la parte más bonita porque se fueron pocos jugadores”.

”¿Qué le da Simeone al Atlético?” le preguntaron. “Nosotros le damos al club pasión, tenemos un grupo de gente que trabaja con mucha ilusión, y queremos al Atlético”. En ese repaso de sus aportaciones, Simeone hizo referencia a las raíces y a la identidad: “Cuando llegamos aquel el 27 de diciembre de 2011, en esta misma sala soñaba un equipo molesto, competitivo, contragolpeador intenso, que juegue contra quien juegue no interprete las camisetas rivales. Lo importante es que los jugadores interpreten la camiseta que visten y lo que representa”.

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.