MLB; Temas interesantes: ¿Quién está más cerca de ganar por 1ra vez?

Colaboración de Alex Rodríguez.

 

 

FECHA 01/04/2015

por Enrique Rojas

ENRIQUE ROJAS

 

 

FECHA 01/04/2015

por Enrique Rojas

 

VIERA, Florida — En la moderada lista de los favoritos a ganar la Serie Mundial de la próxima temporada de Grandes Ligas se encuentran los Nacionales de Washington y los Marineros de Seattle, los únicos dos clubes que nunca han llegado a la gran final de octubre del béisbol norteamericano.

Equipos que nunca han podido ganar una Serie Mundial en Grandes Ligas

Club

Existencia

Playoffs

SM

Texas

55 años

6

2

Houston

54 años

9

1

Washington

47 años

3

0

Milwaukee

47 años

4

1

San Diego

47 años

5

2

Seattle

39 años

4

0

Colorado

23 años

3

1

Tampa Bay

15 años

4

1

 

Los Padres de San Diego, uno de los ocho equipos que aún buscan su primer campeonato — lista que además de Washington y Seattle también integran Colorado, Houston, Milwaukee, Tampa Bay y Texas — mejoraron tanto durante el invierno que no sería una gran sorpresa si logran avanzar a la postemporada y una vez allí, cualquier cosa puede pasar.

 

Los analistas deportivos y las casas de apuestas de Las Vegas dan entre pocas y ningunas oportunidades de alcanzar la final a Rockies, Astros, Cerveceros, Rays y Rangers, lo que reduce notablemente las opciones de tener un campeón primerizo en la campaña 2015.

 

Washington posee una rotación de lujo con la integración del derecho Max Scherzer, quien firmó un contrato de siete años y $210 millones de dólares como agente libre en enero. Scherzer, quien ganó el Cy Young de la Liga Americana en el 2013 y tiene dos temporadas consecutivas de más de 15 victorias, menos de cinco derrotas y más de 200 ponches, se une a un staff que el año anterior lideró todo el béisbol con efectividad de 3.03.

 

Jordan Zimmermann (14-5, 2.66 en 2014), Stephen Strasburg (14-11, 3.14), Gio González (10-10, 3.57) y Doug Fister (16-6, 2.41) completan la rotación abridora, lo que manda a Tanner Roark al bullpen. Roark, quien tuvo 15-10, efectividad de 2.85 y 198.2 entradas en 31 salidas la temporada pasada, perfectamente podría ser el abridor del primer día de muchos clubes del Big Show.

 

Seattle, que encabezó la Liga Americana en efectividad con promedio de 3.17, también posee un brillante staff, que lidera el astro venezolano Félix Hernández (15-6, 2.14, 248 K en 236 IL en el 2014). El japonés Hisashi Iwakuma (15-9, 3.54) y los norteamericanos James Paxton (6-4, 3.04 en 13 salidas), J.A. Happ (11-11, 4.22 en Toronto) y Taijuan Walker (2.61 en 8 juegos) completan el quinteto.

 

Tanto Washington como Seattle tienen estrellas en sus alineaciones abridoras. Los Nacionales poseen uno de los dúos más jóvenes y talentosos del juego, el 3B Anthony Rendón y el OF Bryce Harper, mientras que los Marineros tienen un trío de terror en los dominicanos Robinson Canó (2B) y Nelson Cruz (OF) y el antesalista norteamericano Kyle Seager. “Tenemos un gran grupo de jugadores, lo que explica las altas expectativas, pero aún debemos salir al terreno y ejecutar”, dijo Matt Williams, el Manager del Año de la Liga Nacional la temporada pasada en su debut como dirigente. “Todo se trata de ejecutar en el terreno, hacer las cosas que estamos supuestos a realizar”, agregó. Otro punto será mantenerse saludables. Rendón, quien viene de pelear el Jugador Más Valioso en su segunda temporada en las ligas mayores, no estará en roster para el día inaugural con una lesión en la rodilla izquierda. El cubano Yunel Escobar jugará en la esquina caliente, mientras se determina la severidad de la lesión de Rendón.

 

Los Nacionales ganaron la División Este en dos de los tres años anteriores, solo para ser eliminados en las Series Divisionales en 2012 y 2014. La otra ocasión en que la franquicia llegó a playoffs fue en 1981, cuando se llamaba Expos y jugaba en Montreal, Canadá. Una huelga de peloteros obligó a dividir la temporada en dos partes y los Expos ganaron la segunda mitad para obtener el derecho de disputar el banderín del este en un playoff divisional 3-2 ante Filadelfia. Montreal terminó venciendo a los Filis, pero posteriormente fue eliminado por los Dodgers de Los Angeles en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Lo que facilitó a Montreal/Washington su primera asistencia a los playoffs, 13 años después le quitó la oportunidad de intentar avanzar hasta su primer clásico de otoño. Los Expos dominaban las ligas mayores con marca de 74-40 (.649) el 12 de agosto de 1994, cuando arrancó una huelga de jugadores que canceló el final de la temporada y la postemporada, incluyendo la Serie Mundial, un evento que se había celebrado sin interrupción desde 1905.

 

Seattle arranca la temporada con la misión de quebrar una racha de 13 años sin acudir a la postemporada. La última vez que superaron la serie regular, los Marineros establecieron el récord de victorias en una temporada en liga americana con 116 (en la nacional es de los cachorros con la misma cantidad de victorias), coronando el mejor momento en la historia de la franquicia, que logró sus únicas cuatro apariciones en playoffs en un tramo de siete años (1995-2001).  Los Marineros del 2015 tienen el mejor lanzador derecho (Hernández) y el mejor intermedista (Canó) del béisbol, uno de los cerradores más efectivos de Grandes Ligas (Fernando Rodney), el líder jonronero del 2014 (Cruz) y algunos de los mejores jugadores jóvenes del planeta (Seager, Paxton, Walker, etc).

 

“Tenemos un equipo que puede competir con cualquier otro”, dijo Canó, quien bateó .314 con 37 dobles, 14 jonrones, 82 impulsadas, 77 anotadas y 10 bases robadas la temporada pasada, en el inicio de su contrato por 10 años y $240 millones de dólares. “El año pasado dimos la pelea con muchos jugadores inexpertos. Ahora tenemos más experiencia y profundidad con la llegada de Cruz, Justin Ruggiano y Rickie Weeks”, agregó Canó, quien fue campeón con los New York Yankees de Nueva York en el 2009. “Siento que este podría ser el año de llegar a la postemporada”, dijo Hernández, quien será el abridor del partido inaugural de los Marineros por octava temporada consecutiva. “Me falta la corona, pero primero hay que entrar a los playoffs y luego de eso ir serie por serie. Anhelo bastante llegar a los playoffs, es algo que he soñado cada año desde que llegué a los Marineros”, agregó Hernández, quien para muchos es el mejor lanzador derecho de Grandes Ligas.

Después de cuatro temporadas consecutivas con récord negativo y ocho años sin alcanzar la postemporada, los Padres tuvieron uno de los inviernos más ocupados de su historia al punto de colocarse en una posición de aspirar a regresar a la postemporada por primera vez desde el 2006. Además de firmar al lanzador agente libre James Shields; para juntarlo con Andrew Cashner, Ian Kennedy, Tyson Ross y uno entre Brandon Morrow y Odrisamer Despaigne en una muy buena rotación abridora, los Padres adquirieron por intercambios a los jardineros Matt Kemp, Justin Upton y Wil Myers y al receptor Derek Norris.

 

Está claro que los movimientos hechos por San Diego no son suficientes para pretender superar, en la percepción pública, al gran favorito, Dodgers, y al vigente monarca de las ligas mayores, Gigantes de San Francisco, en su propia división. Pero con dos puestos comodines disponibles en cada liga, los Padres tienen derecho a soñar. No obstante para llegar a la serie mundial además de sus rivales de división, siempre hay que contar con los Cardenales de San Luis un equipo histórico en MLB y unos Piratas que quieren hacer valer su talento joven.

 

En el nuevo circuito los Marineros tendrán que batallar con el máximo ganador del pasado año, sus rivales Angelinos de Anaheim, además de los Tigres de Detroit, Medias Rojas de Boston y los actuales campeones de la liga Reales de Kansas City, es decir, que para arribar al gran clásico de octubre, primero hay que vencer a los equipos grandes.

 

De los equipos que no han ganado títulos y que lucen en buena posición para competir en el 2015, San Diego ha sido el más exitoso, con cinco apariciones en postemporada y dos visitas a la Serie Mundial (1984 y 1998), sin embargo, la realidad es que Washington y Seattle son los que mayores probabilidades tienen de darnos un campeón primerizo.