Solamente Ana Fidelia……..

 

 

                                  

                                                     Ana fidelia 3

 

Tomado de Adrenalina.

Por JulitaOsendi

Al Escribir sobre una figura incon-mensurable, ya sea en ciencia, cultura, deportes, siempre resulta una tarea difí-cil, sobre todo porque en esas grandes vidas, nunca se puede abarcar todo… Siempre se nos quedan vivencias,anécdotas, acontecimientos…Trato, pues, desde mi humilde posición de amiga más que de periodista, llevarles EN SÍNTESIS quien ha sido, es y será eternamente LA TORMENTA DEL CARIBE.

Y es que aquel ya lejano 1978, cuando Santiago de los Caballeros, República Dominicana, acogía una edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, ni el más grande de los prestidigitadores podía vaticinar que una grande, la más grande corredora cubana de todos los tiempos haría su debut y ganaría la medalla de oro formando parte de la posta larga cubana.

Ya Ana Fidelia Quirot, nacida en Palma Soriano, Santiago de Cuba , en el año 1963, había corrido internacionalmente siendo apenas una niña y luego, ya en los Juegos de la Amistad que organizaban los países del entonces campo socialista. Figura convertida en leyenda, esta carismática mujer ha dejado su impronta tras veinte años de desandar pistas del planeta… Su legado NO solo es por su profesionalidad en cuanto a sus carreras se refiere, sino por su tenacidad, fortaleza, voluntad para dejar detrás cualquier revés, por muy grande que haya sido, que le deparara la vida…Su humilde familia, que siempre la guió por el buen camino, y sus entrenadores, padres to- dos, convirtieron a la cubana en la Tormenta del Caribe…Lugar significativo,entre ellos, para el profesor Blas Beato y el destacado Leandro Civil.

Cinco años consecutivos imponiendo su clase en los Grand Prix, justas análogas a las actuales Ligas del Diamante, unas veces en 400 y otras en 800 metros, Ana Fidelia era la favorita para ganar su anhelada medalla de oro olímpica en Seúl, a donde Cuba no asistió por solidaridad con la República Popular y Democrática de Corea…Esa era, indiscutiblemente, su Olimpiada…Ahí se le escapó su más seguro cetro dorado en las magnas citas cuatrienales..Sin embargo, su ánimo nunca decayó.

Transita así la Fide por la Copa Mundial de Barcelona 89, los primeros Juegos de la Buena Voluntad que tuvieron por sede a la ciudad estadounidense de Seatle 90, los Panamericanos Habana 91 y el Mundial de Tokio a continuación, antes de llegar a los Juegos de Barcelona92.

                                              Ana fidelia 2

En la Ciudad Condal, la Quirot brilló con sus tres medallas de oro, incluyendo la del relevo de América… En Seatle, los organizadores lo planearon todo para que la criolla no pudiera alzarse con las coronas en los 400 y 800 por la cer- canías de ambas carreras sin descanso apenas…Pero Fidelia poco caso hizo y en ambos casos, en lo más alto del podio se elevó la bandera de la estrella solitaria.

Habana 91, el éxito de todo un pueblo, vio cómo la Tormenta del Caribe se enfurecía en las pistas para doblegar a sus rivales en ambas distancias en tanto, afectada por la premura del viaje a Japón, sin apenas reponerse de la diferencia horaria, caía por el oro casi sobre el imaginario estambre.

Y llega entonces Barcelona 92, donde la Quirot enfrenta la cita olímpica sin Blas, quien falleció un mes antes, y con la casi certeza de estar embarazada…Ahí, tras haber atravesado una temporada con persistentes molestias en una de sus

piernas se vé relegada al tercer puesto… En una entrevista que le realicé tras la prueba, cuando me explicaba su situación me dijo algo que nunca olvidaré:

                                     Ana fidelia 1

“gané mi medalla Julita, la de Blas… Sólo él y yo sabemos lo que costó”.

Un año después, el 1993 marcaría para la Tormenta del Caribe su mayor reto… Un gravísimo accidente doméstico no sólo la alejó de las pistas sino que puso en peligro su vida. Sin embargo, esta corajuda mujer supo encarar la pérdida de su bebé y el quedar marcada para toda la vida, y, bajo la mirada incrédula de muchos, salió a correr a las pistas de la ciudad boricua de Ponce, en noviembre de ese propio 1993, cuando se desarrollaban allí los Juegos Centroamericanos y del Caribe…Carrera ganada por la surinamesa Letitia Vriesde, a la que nadie prestó atención pues todos los medios estaban pendientes de la nuestra, finalmente segunda.

La noticia inundó el éter, los grandes medios de la prensa internacional, televisiva, radial, escrita, agencias mencio- naban su hazaña como lo más grande acaecida en los juegos regionales de Ponce…El Comandante en Jefe, Fidel Castro, tan atento a todo el decursar de su recuperación, le entregó un reconocimiento y el pueblo todo la agasajó.

Sin embargo, tras un 1994 que marcaría un impás en su carrera deportiva, se lanzó de nuevo al “ataque” con el objetivo puesto en el Mundial de Gotemburgo 95…La mirada atenta de Leandro Civil, la atención médica encabezada por los doctores Mayito Granda y Pedro Pérez Dueñas, el apoyo del colectivo del Hospital “Hermanos Amejeiras” provocaron junto a la voluntad de Ana, que esta confiara y regresara con nuevos bríos… Claro que estaban los excépticos, esos nunca faltan…Muy pocos confiaron en ella de cara a la justa del, orbe…Varios alzaron su voz pidiendo su retiro pero los vientos huracanados de la Tormenta del Caribe acallaron cualquier moles- to murmullo…Y una soleada tarde del trece de agosto de 1995, en el pecho de la cubana reposaba segura la más grande de las medallas: su oro, dupli- cado con creces por la valentía con la que corrió aquel memorable crono de un minuto 56 segundos once centésimas… El recibimiento en La Habana aún se recuerda… El trayecto del aero- puerto internacional “José Martí” hasta su entonces casa en el Vedado, resultó apotiósico y mayor aún el encuentro con Fidel, algo para no olvidar.

Los incrédulos enmudecieron…Una vez más, Ana Fidelia Quirot se crecía, pero ella quería más, ella podía con más… Tras un 1996 olímpico donde otra “eléctrica”, la rusa Svetlana Masterkova la dejaba segunda en el doble óvalo, la Tormenta del Caribe NO era respalda en su favoritismo para ganar el oro en el Mundial de Atenas 97…La mozambi- cana María de Lourdes Mutola, su amiga en la vida, era la signada por la prensa para subir a lo más alto del podio…Sin embargo, Fidelia conquistaría el cuarto título dorado del atletismo cubano en la justa helénica, junto al de los saltadores Javier Sotomayor, Iván Pedroso y Yoel- vis Quesada.

Para mí, ahí se hubiese puesto punto final a la carrera de esta sin par mujer, pero no fue así…Y su adverso paso por los Centrocaribes de Maracaibo 98 me dio la razón….No obstante, para todo un pueblo, para la familia del atletismo universal, la Tormenta del Caribe concluyó su andar por las pistas del mundo en Atenas 97…Lo otro no cuenta…49 segundos 61 centésimas en los 400 y un minuto 54 segundos 44 centésimas en 800, así como su 3,23, 05 integrando el relevo de América en la Copa del Mundo de Barcelona 89 amén de su histórica carrera de éxitos dan fé de eso. No ha surgido otra Ana Fidelia Quirot en el atletismo cubano y sino que hablen sus resultados: Dos títulos mundiales, dos preseas olímpicas, tres cetros en Copas del Mundo, cuatro títulos en Juegos Panamericanos y nueve en Centrocaribes… Ojalá y nuevas Fidelias animen las pistas del mundo, pero segura estoy, la Tormenta del Caribe será recorda- da por siempre como la más grande, la más emblemática, una eterna leyenda del campo y pista universal… La Ana de siempre, mi amiga, mi hermana, la magnífica hija de Esmérida, esposa de Ricardo y madre amorosa de Carla y Al-berto…

 

6 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • domingo alonso el 16 abril, 2015 a las 1:50 pm
    • Responder

    De Italia al Cotorro
    Miércoles, 15/04/2015 12:40 PM
    Por Oscar Álvarez en la secciónDeportes

    El tradicional maratón popular 9 de abril del municipio Cotorro, en La Habana, dio su largada el sábado 11 a las 10:00am y entre los presentes se encontraban corredores de varios municipios de la capital y de las provincias Artemisa y Mayabeque, a los cuales se sumó el Italiano Isidoro Tamasi.
    A sus 72 años de edad, Tamasi confiesa ser un enamorado de los deportes, razón por la cual expresó a esta publicación su insistencia en seguir probándose a sí mismo. Ello le ha permitido, comentó, obtener en 2012, 2013 y 2014 el primer lugar en la media maratón del Marabana, en la categoría H, donde el pasado año detuvo los relojes en 1:46:32 horas, aventajando en 25 minutos y 53 segundos a su más cercano perseguidor.
    Sobre la presente versión de la maratón 9 de abril, dijo haberse sentido muy cómo, pues el trayecto, con constantes elevaciones, es muy parecido a los que recorre en su país y aunque en esta oportunidad no pudo hacerse justicia, pues la categoría más cercana a sus edad era la de mayores de 61 años, sí recibió el reconocimiento de la Dirección Municipal de Deportes, al convocarlo a participar en la premiación de los corredores. En esa acción también tomaron parte glorias del deporte cubano de disciplinas como el boxeo, la lucha y el atletismo.
    Entre los menores de 12 años, ninguna niña pudo correr más rápido que Chany Suárez Sánchez, de la escuela Antonio Guiteras, ni varón alguno logró impedir que Antoni Isaac Valdés, del plantel Efraín Mayor, cruzara primero la línea de sentencia. En la categoría 12-16, los lauros correspondieron a Yaimiri Fernández Hernández, entre las damas, y a Ernesto Morales por los varones, mientras en la 17-35, Yumisleidys Mestre Heredia y Hormelys J. Pichardo ocuparon los puestos de honor.
    La categoría 36-45 años coronó a Oscar Navarro Matute, la de 56-60, entregó el oro, entre las damas, a Elena Interián y entre los varones a Andrés Fidel Castro Aval, este último de Artemisa. Igual resultado alcanzó Alfibiade Acosta Rodríguez entre los mayores de 61, categoría donde no se presentaron mujeres.
    Por su parte, la Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales (ANCI) premió a Joice Acosta Guzmán, quien corrió de la mano de su guía, Dairen Plata Cruz. Javier Castro Peña, de Mayabeque, se llevó las palmas por la Asociación Nacional de Sordos de Cuba y Félix Rodríguez, de la misma provincia, logró igual resultado entre los corredores de la Asociación Cubana de limitados Físico-Motores (ACLIFIM).

    • domingo alonso el 16 abril, 2015 a las 1:56 pm
    • Responder

    Apuntes sobre un saltador de estos tiempos
    La justa centrocaribeña de Veracruz 2014 arrojó un rayo de luz con nombre Sergio Mestre

    Autor: Harold Iglesias | harold@granma.cu
    15 de abril de 2015 17:04:29
    XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe. Sergio Mestre gana medalla de Oro en Salto de Altura, con registro de 2,26 mts.
    Sergio Mestre deberá superar los 2.30 si aspira pugnar por el podio en Toronto Foto: Ismael Francisco
    Desde que Víctor Moya sobrevoló la varilla en 2.32 metros el 27 de julio del 2007 para agenciarse el oro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, a los atletas cubanos de esa modalidad se les ha tornado en extremo difícil superar los 2.30.

    La justa centrocaribeña de Veracruz 2014 arrojó un rayo de luz con nombre Sergio Mestre. El camagüeyano, nacido el 30 de agosto de 1991, recordará por esas coincidencias de la vida precisamente otro día 27 de noviembre del 2014, como aquel en el que fue capaz de sacudirse de todo el velo negativo de lesiones que lo alejaron de la preselección nacional por espacio de dos años.

    Su corona, con 2.26 metros en el listón, le devolvió la confianza de muchos, esa por la que siempre apostó su mentor Luis Alberto Pinillo, con quien tuvimos la oportunidad de conversar antes de partir a la base de entrenamiento de altura que por estos días sostienen precisamente en México.

    “Sergio es un atleta de los que necesita el campo y pista cubano. Completo, de convicciones, en extremo competitivo y capaz de no rendirse nunca. Su éxito en Xalapa es en esencia expresión del trabajo de nuestros médicos y especialistas. No descartamos nunca la posibilidad de un buen resultado, pero no podíamos desechar la etapa anterior muy complicada marcada por lesiones e inestabilidad en el rendimiento. La clave fue su obtención de cota personal, y la confianza, especialmente la que se establece entre el deportista y su entrenador, aún cuando no lo acompañé a Veracruz.”

    ―Donde concentra Sergio sus potencialidades y qué tienen proyectado para el 2015.

    ―Sergio (de 1.92 metros de estatura y 84-85 kg de peso ideal competitivo) le imprime una potencia increíble a su despegue, su carrera consta de siete pasos y nuestros esfuerzos están dirigidos a mejorar los otros elementos de su técnica de salto, como el vuelo y el pase del tronco, cadera y piernas sobre la varilla. El objetivo fundamental es que logre superar los 2.30 de cara a los Panamericanos de Toronto (10-26 de julio), registro que le aseguraría su presencia en el Mundial de Beijing (22-30 de agosto).

    Antes intentaremos calibrar su forma en algunos mítines de la región como el de Guadalupe, Ponce en Puerto Rico y el torneo centroamericano de Costa Rica. Con él todo debe de ser muy progresivo y preciso, para no correr riesgos de que aflore ningún fantasma de molestia.

    Hablar de una presea en Toronto sería demasiado atrevido, al menos no hasta tanto Sergio materialice algún salto sobre los 2.30. Emular al plusmarquista universal Javier Sotomayor nunca ha dejado de rondarle su mente. Cerró el 2014 en el escaño 46 del orbe. En la nación de la hoja de Maple, el anfitrión Derek Drouin (2.40), los estadounidenses Erick Kynnard (2.37), Dusty Jonas (2.35), Nick ross (2.30) y Jerron Robinson (2.30), además del mexicano Edgar Rivera (2.28), se perfilan como posibles “huesos”.

    • guillermo el 16 abril, 2015 a las 2:18 pm
    • Responder

    NUNCA HUBO EQUIVOCACIÓN, CUANDO SE DIJO EL DEPORTE ES DERECHO DEL PUEBLO, AHÍ ESTÁ EL PUEBLO EN SU MARATÓN.

    • guillermo el 16 abril, 2015 a las 2:23 pm
    • Responder

    ayer pude ver el programa entre amigos de julio acanda y salió anafidelia con su familia, un saludoa esa grande, todo el respeto del mundo.

    • domingo alonso el 16 abril, 2015 a las 2:29 pm
    • Responder

    El cubano Pedro Quillin empató con el Irlandés Lee

    OD CUBA 10:09:00 p. m. box

    Andy Lee y chocolate Peter Quillin/getty images//
    Andy Lee y Peter Quillin empataron en una pelea que tuvo emociones y pasividad en varios pasajes de los rounds en Brooklyn, Nueva York. El irlandés visitó dos veces la lona, mientras que el ‘Chocolate’ una, nadie pudo terminar con su rival y la contienda recorrió los 12 rounds. Los jueces vieron la pelea: 113-112 para Lee, 113-112 para Quillin y 113-113 para decretar un empate.

    En el pesaje previo para este combate celebrado en el Barclays Center de Brooklin, Nueva York, el cubano-americano Quillin marcó 161.4 libras y 160.6 en el segundo intento, mientras que Andy Lee dio 159.6, por tanto el título mediano de la OMB en poder de Lee no estuvo en juego por dos libras de más.

    • Zika el 26 abril, 2016 a las 5:51 pm
    • Responder

    Ana Fidelia.. Una autentica Palmera, que ha dejado un legado en las pistas cubana difícil de olvidar sobre todo al sobreponerse a aquel fatídico accidente y luego volver a las pistas como una campeona.
    Un ejemplo digno de admiración por todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.