NBA; Temas interesantes: RIVALIDADES DE LA NBA DESDE 1946-2015

Por peñista Lisandro Duvergel Smiht

 

RIVALIDADES DE LA NBA DESDE 1946 2015

 

Primera Parte

 

 

“Las rivalidades van y vienen, los soldados son eternos “

Tupac Shakur

Me someteré  a hablar de un tema del cual jamás me atrevería a escribir sin ser ni escritor ni mucho menos  periodista, pero bueno estamos en Mayo, estamos en playoffs y de algo hay que hablar y muchas personas piensan que las rivalidades son solo Real Madrid –Barca o Boston Red Soxs – New York  Yankees pero creo que en la Liga donde mas rivalidades hay es aquí, vamos por años y por épocas,

 

Are you ready? Let’s Roll

 

Minneapolis Lakers vs New York Knicks: es la primera gran rivalidad de la historia alimentada por la figura de George Mikan el primer gran dominador de la NBA y New York Knicks uno de los dos equipos que han estado con el mismo nombre desde 1946 o sea desde  la inauguración de la liga y son el  equipo de la gran ciudad de la Unión Americana; George Mikan, el primer gran dominador de la NBA. Minneapolis, por aquel entonces, alojamiento de los Lakers, no necesitó muchos más aperos de los que ofrecía George Mikan para subsistir. Condicionó, dominó y campeó a sus anchas y por si solo durante los primeros pasitos que empezó a dar un gigante que responde hoy al nombre de NBA. La idea del pívot hoy carecería de significación si Mikan no hubiera llegado a dotarlo de pleno sentido. Mikan se había convertido en todo un referente en este deporte, y se adaptó perfectamente a las nuevas exigencias. Todos y cada uno de los pivots dominantes posteriores (Bill Russell, Wilt Chamberlain, Kareem Abdul-Jabbar o Shaquille O’ Neal) bebieron de su influencia bruta.

De apariencia más propia de un intelectual que de jugador de baloncesto, la esencia de Mikan y sus gafas de montura de alambre mantendrán siempre una estrecha relación de semejanza.

La anécdota más curiosa y que al mismo tiempo, permite imaginarnos la dimensión que abarcó este señor, fue aquella que se vivió en el Madison Square Garden el 14 de diciembre de 1949, donde a la entrada del pabellón, un desaforado cartel, rezaba “tonight George Mikan vs. Knicks”.Por lo visto, los jugadores le achacaron que saliese él solo y diese la cara, sin tener George culpa alguna de aquel altercado. Sabía deducción, por cierto. No eran los Lakers, era George Mikan. Éste conformó junto a Mikkelsen, la primera pareja ala-pívot/pívot que tenía cabida en la liga. Este último se tornó como un gran reboteador, zafándose en labores de desgaste para permitir a Mikan imponer su autoridad en la pintura. Del mismo modo, fue el primer talento que mejor optimizó su tamaño, que no su físico. En el periodo que transcurrió entre 1946 y 1954 ganó 7 de 8 títulos posibles. La sombra de Mikan se convertía en inaccesible para aquel osado que atreviera a danzar por territorio comanche, bien para atacarle, bien para defenderle. Mikan supuso una verdadera pesadilla, una bárbara revolución en la liga, para sus contemporáneos y una bendición para Lakers. Un basto, pero efectivo gancho, será la imagen que perdure de este as, sin duda, su más infalible arma. Así mismo, Mikan, provocó imposición de dos nuevas reglas, la de los 3 segundos y el tapón ilegal. Recordemos que por aquel entonces, taponar un balón cuya parábola fuera descendente no carecía de validez, por lo que la frustración que impregnaba en sus rivales le hacía aún más grande si cabe. New York Knicks empezó a forjar su leyenda bien pronto, los siete primeros años ya habían visitado tres veces las finales de manera consecutiva en el periodo 1951 a 1953.En su primera aparición frente a Rochester Royals fueron capaces de levantar un 0-3 adverso pero no completaron la remontada y los Royals se alzaron con el anillo tras vencer 75-79 en un fatídico 7º partido. El Hall of Famer Harry Gallatin y Nat Clifton llevaban el peso del equipo y formaban una excelente pareja interior con Max Zaslofsky por fuera. Las Finales de 1952 y 1953 eran palabras mayores, esperaba Mikan y New York tenía que luchar con Gallatin y Clifton para frenarlo. En 1952 de nuevo se fueron a siete partidos, pero volvieron a sucumbir en el decisivo, sin embargo un año después sería un paseo militar de Minneapolis Lakers que vapulearon 4-1 .

PRIMER TIME OUT 

Time out o tiempo fuera: es cuando la rivalidad se ve más tarde con otros nombres pero iguales franquicias o con otras franquicias en otras ciudades , esta primera gran rivalidad tiene su impas ahora y luego la veremos nuevamente en la década del 70 … ¿ Seguimos?

Boston Celtics Vs San Louis Hawks: Boston Celtics y St. Louis Hawks mantenían una de las mejores rivalidades de la época, desde 1957 hasta 1961 se enfrentaron en 4 finales. Boston venció en tres ocasiones y los St. Louis en una, en lo que fue la venganza de Bob Pettit. En las finales de 1957, los Hawks de Pettit se dejaron remontar un 3-2 para acabar perdiendo sus primeras finales por 4-3 con un doloroso 7º partido inclusive (125-122 tras dos prórrogas). Aquel título supondría el 1º de los 17 que a lo largo de la historia conseguirían los Celtics. Pettit, Ed Macauley y Cliff Hagan lideraron a los Hawks a una nueva final, pero el factor determinante como siempre a la hora de la verdad era Pettit.[9] Era el momento de cobrarse la revancha tan sólo un año después. Los Hawks se apuntaron los dos primeros envites en el Boston Garden, y cuando parecía que tenían todo a favor con la serie de vuelta a casa y con Bill Russell lesionado en el tercer partido (y baja para el resto de la final), Boston apeló a la garra y el coraje que les hizo grandes, y empataron la final en los dos partidos disputados en St. Louis. Pettit y sus compañeros se repusieron del mazazo y volvieron a poner la ventaja en la final después de vencer 102-100 en Boston. Tocaba rematar en casa, y ahí apareció Bob Pettit para firmar una actuación antológica: 50 puntos (anotó 19 de los últimos 21 puntos de los Hawks) con canasta decisiva a falta de 15 segundos para dar a St. Louis Hawks su primer y único campeonato tras vencer en el definitivo 6º partido 110-109. Aquella marca era entonces la mejor en un encuentro de playoffs igualada con la de Cousy en 1953. Actualmente, el récord de playoffs está en manos de Michael Jordan, con 63 ante Boston en 1986.Pettit se convertiría en el primer jugador de la NBA en alcanzar los 20.000 puntos y 10.000 rebotes.

Minneapolis Lakers vs Boston Celtics: aunque solo se vieron en las finales de 1958-1959  era el preludio de la mayor rivalidad de todos los tiempos  en  la NBA  Este fue el segundo campeonato para los Celtics, siendo además las primeras Finales entre Lakers y Celtics. Hasta la fecha, las franquicias se han encontrado en las Finales en 11 ocasiones. Boston ganó las primeras nueve Finales, lo que hizo crecer la rivalidad de estos equipos, que se hizo presente durante tres décadas (los 50, 60 y 80), los Lakers finalmente ganarían a los Celtics para conseguir el título en 1985 y de nuevo en 1987. Esta sería la última final Celtics/Lakers en la que los Lakers disputasen sus partidos en su antigua sede, Minneapolis. Los Lakers sólo estarían un año más en Minneapolis antes de moverse a su actual casa, Los Ángeles.

SEGUNDO TIME  OUT 

 

Los Ángeles Lakers vs Boston Celtics : como les  había escrito anteriormente esta es la nueva versión y renovada  de la mas enconada rivalidad jamás vista en una cancha , les llevare algunos por menores de las décadas 60 y 70 . 

Las Finales de la NBA de 1963 fueron las series definitivas de los playoffs de 1963 y suponían la conclusión de la temporada 1962-63 de la NBA, con victoria de Boston Celtics, campeón de la Conferencia Este, sobre Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste, consiguiendo los Celtics su quinto título consecutivo, y el sexto en 7 años. El enfrentamiento reunió a 10 futuros miembros del Basketball Hall of Fame, 8 jugadores de los Celtics, 2 de los Lakers, además del entrenador de Boston, Red Auerbach. Aunque habían ganado cuatro anillos de la NBA, en marzo de 1963, vísperas de playoffs, un artículo en Sports Illustrated afirmaba que “los Celtics son un equipo viejo y cansado” .Bob Cousy, capitán de los Celtics, tenía 34 años y aunque fuera el tercer máximo asistente en la historia de la liga, K.C. Jones estaba a punto de relevarle en el puesto de base titular del equipo. Cousy, todo un ganador, se tomó las Finales ante los Lakers de Jerry West y Elgin Baylor como un reto personal .Los Celtics ganaron los dos primeros partidos de la serie en el Boston Garden, perdiendo más tarde la posibilidad de cerrar la eliminatoria en casa en el quinto partido, pero Cousy falló en su intento; ¿era verdad que a los Celtics le pesaba la edad?.Las finales regresaban a Los Ángeles, donde en el sexto encuentro los Celtics lideraban el marcador por nueve puntos al comienzo del último cuarto. Una torcedura de tobillo obligó a Cousy a sentarse en el banquillo, abriéndose una inesperada puerta para los Lakers de ganar el partido. Pero, a falta de cinco minutos, Cousy regresó a la pista, robando un balón con posterior canasta de Tom Heinsohn para irse en el marcador cuatro puntos arriba a falta de dos minutos. Tras esto, Cousy cumplió con su apodo; ‘The Houdini of the Hardwood’. Con la pelota pegada a su mano como si de un mago se tratase, agotó hábilmente el tiempo mientras los jugadores de los Lakers se desesperaban para cazarle y hacerle falta. Finalmente, en los últimos segundos de su carrera, lanzó el balón al aire mientras la bocina indicaba el final del partido; los Celtics habían ganado 112-109 y el quinto campeonato consecutivo se quedaba en Boston. Después de todo, Cousy había demostrado no ser lo suficientemente viejo para liderar a su equipo al anillo.

Temporada 1964-1965

Las Finales de la NBA de 1965 fueron las series definitivas de los playoffs de 1965 y suponían la conclusión de la temporada 1964-65 de la NBA, con victoria de Boston Celtics, campeón de la Conferencia Este, sobre Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste, consiguiendo los Celtics su séptimo título consecutivo, y el octavo en 9 años. El enfrentamiento reunió a 7 futuros miembros del Basketball Hall of Fame, 5 jugadores de los Celtics, 2 de los Lakers, además del entrenador Red Auerbach. El propietario de los Celtics, Walter Brown, había fallecido en septiembre de 1964, dejando a Red Auerbach la batalla en solitario para seguir consiguiendo éxitos. Dicho fallecimiento y la incorporación de varios jugadores jóvenes en el equipo hacía pensar que la etapa de los Celtics estaba a punto de terminar, pero nada más lejos de la realidad. Los de Boston batieron su récord de victorias en una temporada regular con 62, y Auerbach fue por fin elegido Entrenador del Año. Pero el camino a la final se complicó, al cruzarse en semifinales con los nuevos Philadelphia 76ers, que a mitad de temporada se habían hecho con los servicios de Wilt Chamberlain. La serie se decidió en los últimos instantes del séptimo partido, cuando John Havlicek robó un balón interior a falta de 5 segundos para finalizar, palmeándolo a Sam Jones que cruzó la pista mientras el marcador llegaba a 0, en una jugada que se recordaría por la retransmisión radiofónica de Johnny Most, que no paraba de repetir Havlicek stole the ball! (¡Havlicek robó el balon!).  Por su parte, los Lakers quedaron marcados el día 3 de abril, en el primer partido de la final de la Conferencia Oeste ante Baltimore Bullets, su gran estrella Elgin Baylor sufrió una fuerte lesión en la rodilla, que le dejaba fuera de los playoffs. Sobre Jerry West y Rudy LaRusso recayó la responsabilidad de llevar a su equipo lo más lejos posible, pero todo el mundo sabía que era imposible reemplazar a Baylor. Además, ya no estaban en el equipo Frank Selvy, Rod Hundley y Jim Krebs (que falleció en mayo de 1965 talando un árbol). Entre las incorporaciones, destacaban dos hombres altos, Gene Wiley y LeRoy Ellis. Así las cosas, en el primer partido disputado en el Boston Garden los locales no tuvieron piedad de su rival, endosándoles un escandaloso 142-110, con una gran defensa de K.C. Jones sobre West, que lo dejó en 26 puntos. En el segundo encuentro West se fue hasta los 45 puntos, pero que resultaron insuficientes, cayendo 129-123. dos días después la serie se trasladó al Memorial Sports Arena de Los Ángeles, donde por fin los Lakers consiguieron la que a la postre iba a ser la única victoria en la serie, con 43 puntos de West y 29 de Ellis. Sin embargo, el cuarto partido fue nuevamente para los Celtics, con Sam Jones en un papel estelar, consiguiendo 39 puntos para dejar el marcador 112-99. De vuelta en Boston, los Celtics volvieron a arrollar, con un parcial en la segunda mitad de 72-48, que dejó el marcador en 129-96. En el último periodo los Celtics anotaron 20 puntos consecutivos, mientras los Lakers estuvieron cinco minutos sin anotar punto alguno. West falló 14 de sus 15 lanzamientos en ese cuarto, mientras que Bill Russell, a pesar de jugar con una lesión en un ojo, capturó 30 rebotes.

Temporada 1965-1966:

Las Finales de la NBA de 1966 fueron las series definitivas de los playoffs de 1966 y suponían la conclusión de la temporada 1965-66 de la NBA, con victoria de Boston Celtics, campeón de la Conferencia Este, sobre Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste, consiguiendo los Celtics su octavo título consecutivo, y el noveno en 10 temporadas. El enfrentamiento reunió a 7 futuros miembros del Basketball Hall of Fame, 4 jugadores de los Celtics, 3 de los Lakers, además del entrenador Red Auerbach. La grave lesión que se produjo Elgin Baylor en los playoffs del año anterior condicionó su temporada, pasando de promediar 27,1 puntos a quedarse con 16,6. Por tanto Jerry West se convirtió en el mayor referente de los Lakers en ataque, que en las dos últimas temporadas se habían reforzado con sendos bases que habían sido titulares en los UCLA Bruins de John Wooden, y que ambos consiguieron sendos títulos de la NCAA, Walt Hazzard y Gail Goodrich. Acabaron en la primera posición en la Conferencia Oeste, disputando la final de la misma ante St. Louis Hawks, ganando por un apretado 4-3.

Por su parte los Celtics tenían la baja de Tom Heinsohn, retirado la campaña anterior, asumiendo John Havlicek el puesto de titular. Además se hicieron con Don Nelson, que ejecutó a la perfección su papel de sexto hombre. Por primera vez en 10 años, los Celtics no acabaron en la primera posición de la Conferencia Este, honor que recayó en los Sixers de Wilt Chamberlain. Tuvieron que jugar una ronda previa ante Cincinnati Royals antes de encontrarse a los Sixers en la final de conferencia. Éstos habían ganado 6 de los 10 enfrentamientos ante los Celtics, por lo que partían como favoritos, pero Russell y los suyos tiraron de orgullo demostrando que querían defender el título, derrotándolos por 4-1.En el primer partido, disputado en el Boston Garden, los Celtics llegaron a ir 18 arriba en el marcador, 38-20, pero los Lakers remontaron, llegando empatados al último minuto. En los últimos instantes, Russell colocó un tapon a Baylor, pero los árbitros consideraron que el balon estaba en trayectoria descendiente, por lo que dieron validez a la canasta. Sam Jones empató el partido, llevándolo a la prórroga, en la cual Baylor y West llevaron a los Lakers a una victoria por 133-129. Baylor anotó 36 puntos, y West, 41.Tras el primer encuentro, Red Auerbach anunció que esa sería su última temporada, y que su relevo lo tomaría, como jugador-entrenador, Bill Russell, convirtiéndose en el primer entrenador negro de una liga profesional norteamericana. Auerbach había tanteado previamente para el puesto a Bob Cousy y a Heinsohn, pero ambos estuvieron de acuerdo que nadie iba a motivar más a Russell que él mismo. El anuncio eclipsó la victoria de los Lakers en la prensa al día siguiente. Con el futuro del equipo asentado, los Celtics dominaron en el segundo encuentro en el Garden, venciendo con un holgado 129-109, victoria a al que añadieron dos más consecutivas en el Los Angeles Memorial Sports Arena, poniendo la eliminatoria 3-1. El mayor problema para los Lakers fue Havlicek, que jugaba tanto de base como de alero. El entrenador Fred Schaus trató de frenarlo poniéndole a Rudy LaRusso sobre él, pero no funcionó.Schaus cambió de estrategia, colocando a Goodrich sobre Havlicek, pasando LaRusso al poste. West se colocó de alero, y funcionó. El trío de hombres pequeños, West, Baylor y Goodrich llevaron a la victoria a su equipo en el quinto y sexto partido, empatando las series a 3, y forzando un séptimo y definitivo encuentro.El último partido fue un nuevo clásico entre estos dos equipos. Boston consiguió una amplia ventaja en la primera parte, en parte por la desafortunada actuación de West y Baylos, que combinaron un pobre 3 de 18 en tiros de campo. Pero como ya había ocurrido en otras ocasiones, los Lakers fueron poco a poco recortando distancias hasta colocarse a 6 puntos a falta de 20 segundos. Parecía que nada podía impedir que Auerbach se encendiera un nuevo puro de la victoria, pero los Lakers consiguieron ponerse a 2 puntos, 95-93, con cuatro segundos por jugar.Los aficionados invadieron el campo, dando el partido por finalizado, en una celebración un tanto prematura. Russell, que había jugado con un hueso roto de su pie y que a pesar de ello había capturado 32 rebotes, fue arrollado en la pista. Los contenedores de bebida se derramaron cerca de los banquillos, y hasta Satch Sanders perdió su camiseta entre la multitud.[2] A pesar de todo el partido se reanudó, sacando K.C. Jones de banda sobre Havlicek, quien dribló hasta agotar el tiempo, consiguiendo el noveno título para los Celtics .

Temporada 1967-1968

Las Finales de la NBA de 1968 fueron las series definitivas de los playoffs de 1968 y suponían la conclusión de la temporada 1967-68 de la NBA, con victoria de Boston Celtics, campeón de la Conferencia Este, sobre Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste, consiguiendo los Celtics su décimo en 12 temporadas. El enfrentamiento reunió a 7 futuros miembros del Basketball Hall of Fame, 4 jugadores de los Celtics y 3 de los Lakers. Tras caer en las finales de la Conferencia Este el año anterior, casi todo el mundo daba por acabado el ciclo de los Celtics, y más aún cuando el la temporada regular finalizaron en segunda posición, a 8 partidos de sus verdugos el año anterior, los Philadelphia 76ers, que tenían al MVP de la liga, Wilt Chamberlain. K.C. Jones se había retirado al finalizar la anterior campaña, para iniciar su carrera como entrenador, mientras que Larry Siegfried ocupaba su puesto entre los hombres bajos. El trío de hombres altos lo formaban de inicio Satch Sanders, Bill Russell y Bailey Howell, mientras que John Havlicek realizaba funciones de base y alero. En los Sixers sufrían las bajas por lesión de dos jugadores importantes, Billy Cunningham y Lucious Jackson, mientras que Chamberlain arrastraba molestias en el dedo gordo de su pie, que no le impidieron jugar.La serie estuvo a punto de ser aplazada, ya que un día antes del comienzo fue asesinado Martin Luther King. Incluso las grandes estrellas de los dos equipos, Russell y Chamberlain se reunieron la tarde del partido para hablar de ello, y hasta se votó internamente en los equipos, decidiendo finalmente jugarse, aunque el segundo partido se retrasó del domingo al miércoles para rendir homenaje a King. Se llegó al séptimo partido, y en los últimos segundos, con los Celtics ganando por 2, Chet Walker lanzó a canasta para empatar el partido, pero fue taponado por Russell, Hal Greer cogió el rebote en ataque, pero su lanzamiento no entró, acabando el partido 100-96 a favor de los Celtics. En la Conferencia Oeste, los Lakers llegaron de una forma más placida a las finales, barriendo a San Francisco Warriors en la final de conferencia, quienes sorprendentemente se habían desecho de los líderes de la conferencia en la temporada regular, St. Louis Hawks, en la ronda previa. La proncipal novedad del equipo californiano estaba en el banquillo, donde Butch van Breda Kolff había llegado al equipo para sustituir a Fred Schaus. El juego ofensivo de los Lakers seguía basado en sus dos estrellas, Jerry West y Elgin Baylor. Las series se iniciaron en el Boston Garden, y en el primer partido los locales consiguieron la victoria gracias en parte al desastroso partido de West y Baylor, que consiguieron 7 de 24 y 11 de 31 lanzamientos a canasta respectivamente. El marcador fue finalmente de 107-101. Pero los Lakers se recompusieron en el segundo encuentro, dando la sorpresa y derrotando a los Celtics 123-113. Ambos equipos se trasladaron a The Forum para disputar el tercer partido, donde los Celtics le devolvieron la moneda a los californianos, ganando 127-119. Pero dos días más tarde, 38 puntos de West y 30 de Baylor hicieron que la eliminatoria quedara emparada a 2, logrando la victoria por 118-105, con su entrenador, van Breda Kolff, expulsado del encuentro. La victoria sin embargo resultó amarga, ya que West se lesionó en la rodilla en los últimos instantes del partido, y parecía peligrar su participación en el resto de la serie. Pero en el retorno al Garden, finalmente pudo jugar, y anotar 35 puntos, pero no fueron suficientes para derrotar a Boston, quien se marchó de 19 puntos en el marcador en el primer cuarto, que fueron finalmente insalvables para los Lakers. Finalmente, victoria para Celtics por 120-117, con 31 puntos de Havlicek y 26 de Don Nelson. Ya en el sexto encuentro, disputado en Los Ángeles, Russell, jugador-entrenador de los Celtics, puso a Sam Jones a jugar de alero, forzando a van Breda Kolff a alinear a un equipo más alto. La estrategia funcionó para los irlandeses, que ya en el descanso ganaban por 20 puntos, para acabar con un cómodo 124-109. Havlicek anotó 40 puntos, mientras que Bailey Howell consiguió 30.

 Temporada 1968-69

Los Celtics de la temporada 1968-69 estaban considerados de nuevo viejos para ganar el anillo, y un modesto 48-34 como balance al final de la temporada regular (cuarto en el Este) no hizo que se cambiara de opinión. Pero los Celtics llegaron fuertes a la postemporada, batiendo a Philadelphia y New York, y colándose una vez más en las Finales. En 13 años, se habían clasificado en 12 ocasiones, cortando los 76ers de Chamberlain la racha de ocho anillos consecutivos en 1967.Su rival eran los Lakers, y con Chamberlain de pívot titular, el equipo angelino sentía que esta vez se iba a consumar la revancha de las seis finales perdidas ante los Celtics años atrás. “La mayoría de los años que nos enfrentamos a ellos, eran mejores que nosotros” comentó Jerry West. “Pero en el ’69 no eran mejores, éramos nosotros… y no ganamos”. Se llegó al séptimo encuentro, citado en Los Ángeles, donde los funcionarios del conjunto californiano habían colocado miles de globos en redes cerca del techo del Forum en previsión del primer campeonato desde que el conjunto se mudó a California una década antes. Pero no pudo ser, el equipo se quedó con las ganas de que se consumase esa celebración. Unos férreos Celtics aguantaron hasta el final del partido, anotando Don Nelson una suspensión que colocaba el marcador 108-106 para los de Massachusetts. Era el undécimo anillo de Boston en 13 años. Comenzaba el final de la mayor dinastía en la historia de la NBA con la retirada del corazón de este equipo, el pívot Bill Russell, partícipe de los once anillos de Boston Celtics. Sin embargo, el MVP de las Finales lo recibió Jerry West, siendo la primera vez que lo recibe un jugador del equipo perdedor.

NUEVAMENTE NEW YORK KNICKS Y LOS “AHORA “ÁNGELES LAKERS.

 

Temporada 1969-1970

Las Finales de 1970 son más conocidas por la hazaña de un inspiradísimo Willis Reed, cuando entró a la cancha del Madison Square Garden cojeando en el séptimo y definitivo partido, y anotó las dos primeras canastas de los Knicks. Bajo su liderazgo, el conjunto neoyorquino venció 113-99 a Los Angeles Lakers y cosechó su primer campeonato de la NBA. Reed jugó estando gravemente lesionado, por lo que inspiró a todo al equipo,[19] en especial a su compañero Walt Frazier, autor de 36 puntos y 19 asistencias en aquella mítica noche del 8 de mayo de 1970. Pero no solo la actuación de Reed fue memorable en aquellas finales. En el tercer partido, West anotó un increíble tiro a 60 pies de distancia, haciendo honor a su apodo, “Mr. Clutch”, por su habilidad de conseguir canastas a priori imposibles y por aparecer en los momentos más delicados del partido.Con la eliminatoria empatada, la serie viajó hasta Los Angeles en el tercer partido. Los locales se marcharon al descanso con una cómoda ventaja, 56-42. Los Knicks, liderados por Dave DeBusschere y Dick Barnett, remontaron el partido y colocaron el marcador en empate a 96 a falta de dos minutos para el final. Dos tiros libres de Chamberlain volvieron a poner el encuentro en tablas, esta vez a 100, a falta de 13 segundos.

DeBusschere anotó un tiro cercano que ponía a los Knicks por delante con el reloj parado en los 3 segundos. Con los Lakers sin tiempos muertos, West recibió un balón de Chamberlain, tomó el tiempo justo para driblar a un lado y lanzar desde un poco más adelante del centro del campo. Increíblemente, el balón entró, forzando la prórroga debido a que por entonces no existían los tres puntos. En la prórroga, los Knicks se impusieron 111-108, poniéndose por delante en una dura y legendaria eliminatoria. Siguiendo con la actuación de Reed en el séptimo partido, algunas frases que se pudieron escuchar fueron: “Quise jugar” recordaba el protagonista. “Eran las Finales, un momento único en tu vida. No quería tener que mirarme en el espejo 20 años más tarde y lamentarme por no haber tratado de jugar”. Walt Frazier continuaba: “Observé al equipo entero de los Lakers de pie alrededor mirando a este hombre. Cuando dejamos de calentar, algo me dijo que podíamos ganar el partido”. Tres temporadas después, los Knicks volverían a ganar el anillo ante los Lakers, esta vez por 4-1, con Reed convirtiéndose en el primer jugador en conseguir el MVP de las Finales en dos ocasiones.

Temporada 1971-1972

Las Finales de la NBA de 1972 fueron las series definitivas de los playoffs de 1972 y suponían la conclusión de la temporada 1971-72 de la NBA, con victoria de Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste, sobre New York Knicks, campeón de la Conferencia Este. Los Lakers consiguieron su primer título desde que el equipo se desplazó desde Minneapolis a Los Ángeles. Los Knicks alcanzaban su segunda final, repitiéndose la de 1970, en la que se hicieron con el campeonato en el séptimo partido.

Los Lakers se presentaban en la temporada con Wilt Chamberlain ya con 35 años y Jerry West con 33. Además, Elgin Baylor se perdería casi toda la temporada por lesión. Pero a pesar de ello, su nuevo entrenador, Bill Sharman, que sustituía en el banquillo a Joe Mullaney, consiguió que su equipo acabara la temporada regular con 69 victorias y 13 derrotas, récord histórico de la liga, además de lograr una racha de 33 partidos ganados de forma consecutiva.[1] En las finales de la Conferencia Oeste derrotaron al campeón del año anterior, Milwaukee Bucks, en seis partidos, esperándoles en la final los New York Knicks, que derrotaron a unos emergentes Boston Celtics en cinco partidos. Con Willis Reed lesionado en su rodilla, sería el veterano Jerry Lucas el que ocuparía el puesto de pívot en el quinteto titular de los Knicks en el primer partido disputado en el Forum. Consiguió 26 puntos, pero no fue el único jugador de su equipo inspirado, ya que Bill Bradley anotaría 11 de 12 lanzamientos de campo, en consonancia con todo el equipo, que consiguió un 53% de acierto. Los Knicks tomaban ventaja en la final, imponiéndose con un claro 114-92.  Los Lakers habían perdido la ventaja de campo, pero en el segundo partido tuvieron un golpe de suerte. El alero de los Knicks, Dave DeBusschere, se lesionó en el costado, no jugando en toda la segunda mitad. Sin nadie que lo sujetase, Happy Hairston anotó 12 puntos en ese periodo, y los Lakers consiguieron igualar la serie con una cómoda victoria por 106-92. Las finales se trasladaron al Madison Square Garden. DeBusschere intentó jugar en la primera parte, pero falló sus seis lanzamientos a canasta, decidiendo no jugar en la segunda mitad a causa de su lesión. Los Lakers tuvieron un cómodo partido, llegando a tener ventajas de hasta 22 puntos, llegando al final del partido con un 107-96 que le devolvía el factor cancha en las finales.  La suerte había acompañado a los Lakers hasta este momento, pero en el primer cuarto del cuarto partido Chamberlain cayó al suelo y se produjo un esguince en la muñeca. a pesar del dolor, decidió seguir en el partido. Éste llegó a la prórroga, pero al final del tiempo regular, Chamberlain había cometido su quinta falta personal. en 13 temporadas en la NBA nunca había sido eliminado por faltas, una estadística de la que se sentía orgulloso. Los periodistas presentes en el partido especularon con la posibilidad de que saltara al tiempo extra jugando con prudencia para no cometer la sexta personal. Pero nada más lejos de la realidad, ya que salió echo una furia colocando tapones y llevando a su equipo a la victoria por 116-111. La ventaja parecía ya insalvable, con un 3-1 a favor de los Lakers. Parecía haber algo de esperanza para los Knicks, ya que se especuló con la posibilidad de que Chamberlain no jugara el quinto encuentro. Pero finalmente lo hizo infiltrado, y jugando casi con una sola mano consiguió 24 puntos y capturó 29 rebotes, rompiendo el partido que acabó con una fácil victoria para los Lakers por 114-100. Chamberlain logró gracias a su esfuerzo el premio de MVP de las Finales.Jerry West lograba por fin un anillo de campeón, tras 12 temporadas en la élite.

 

Temporada 1972-1973

Las Finales de la NBA de 1973 fueron las series definitivas de los playoffs de 1973 y suponían la conclusión de la temporada 1972-73 de la NBA, con victoria de New York Knicks, campeón de la Conferencia Este, sobre Los Angeles Lakers, campeón de la Conferencia Oeste. Por tercera vez en las últimas cuatro temporadas se encontraban ambos equipos en las Finales, siendo ésta un calco de la anterior, pero totalmente a la inversa, ganando los Lakers el primer partido y cayendo derrotado en los cuatro siguientes. Sería la última ocasión en la que los Lakers llegarían a la final hasta 1980. Los Knicks tuvieron que esperar hasta 1994 para repetir aparición en la lucha por el título.

Tanto los Lakers como los Knicks llegaban a las finales marcados por la edad de sus figuras clave. Por parte del equipo californiano, Wilt Chamberlain tenía ya 36 años, mientras que Jerry West estaba a punto de cumplir 35. En la primera ronda de los playoffs se encontraron con unos Chicago Bulls que llevaron la eliminatoria al séptimo partido, donde ganaron por tan solo 3 puntos. Más fácil lo tuvieron en la final de la Conferencia Oeste, deshaciéndose de los Golden State Warriors por un cómodo 4-1.  Por su parte, en los Knicks casi todo su equipo titular, Dave DeBusschere, Willis Reed, Bill Bradley y Jerry Lucas, rondaba o sobrepasaba la treintena. Lucas había llegado al equipo el año anterior junto con Earl “The Pearl” Monroe con la intención de lograr un título que se les resistía. Tras deshacerse fácilmente en primera ronda de los Baltimore Bullets, en las finales de la Conferencia Este se encontraron con unos Boston Celtics que habían hecho una temporada regular fantástica, con 68 victorias y tan solo 14 derrotas. La serie se resolvió en el séptimo encuentro, con Walt Frazier como protagonista al anotar 25 puntos, llevando a su equipo a una victoria por 93-78.Tras acabar las finales de conferencia el domingo 29 de abril, los Knicks pidieron que las finales comenzaran en miércoles en lugar del martes, a lo cual los Lakers se negaron. LLegaron cansados al partido, y se encontraron con un equipo inspirado, con Chamberlain colocando 7 tapones y el otro 7 pies del equipo, Mel Counts capturando 9 rebotes. Los Lakers eran dueños del juego interior y salían rápidos al contraataque, anotando 26 puntos de esa manera en la primera mitad, llegando a tener una ventaja de 20 puntos. Los Knicks mejoraron en la segunda parte. West, que había anotado 24 puntos, seiba al banquillo por faltas a falta de 3 minutos, mientras que Bill Bradley no paraba de anotar desde media distancia. Se colocaron a sólo 3 puntos, 115-112, pero Erickson cogió un rebote decisivo en defensa, manteniendo el balón para dar la primera victoria a los Lakers. En el segundo encuentro los Knicks ralentizaron el juego evitando así los rápidos contraataques de los Lakers, realizando una gran labor defensiva. Llegaron al último cuarto con una ventaja de 10 puntos, pero Los Angeles apretaron en los últimos minutos. Sólo cuando Jim McMillian falló dos tiros libres a falta de 24 segundos vieron la victoria asegurada. Los Knicks empataban la serie con un triunfo por 99-95, poniendo a su favor el factor cancha.  La serie se trasladaba al Madison Square Garden de Nueva York, y pudo ser una debacle para los Knicks, ya que entre Bradley y DeBusschere sólo anotaron 8 de 27 lanzamientos a canasta. Pero el equipo se esforzó en defensa, permitiendo únicamente 3 lanzamientos a canasta a Chamberlain, mientras que West estaba con molestias en los tendones. Reed, y sobre todo Monroe fueron claves en el equipo neoyorkino, anotando este último 21 puntos, 9 de ellos en el último cuarto, para dar la victoria a su equipo 87-83. DeBusschere inició el cuarto partido de forma extraordinaria, anotando 11 de 15 lanzamientos en la primera mitad, pero el partido llegó igualado al final. Con 48 segundos por jugar y los Knicks 2 arriba, Bradley falló su lanzamiento. Chamberlain y Reed lucharon por el rebote, pero el balón salió despedido llegando a las manos de DeBusschere, recibiendo la falta de Wilt. Los tiros libres anotados pusieron el marcador 103-98 que ya no se movería hasta el final, poniendo la eliminatoria 3-1 para los Knicks. La serie regresaba al Forum con todo en contra para los Lakers. El quinto partido fue nuevamente duro en defensa, y se mantuvo igualado hasta el final del tercer cuarto. DeBusschere estaba fuera por una lesión en su rodilla, pero fue nuevamente Monroe el que, con 8 puntos en los últimos dos minutos, diese la victoria a su equipo por 102-93, consiguiendo el segundo anillo de la historia de los Knicks.

 

 

FIN DE LA PRIMERA PARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.