MLB; ¡Hackers en las grandes ligas?

Colaboración, peñista Domingo Alonso.

 

 

En un inusitado caso que involucra a dos ex rivales de división, las autoridades federales investigan si los Cardenales de San Luis infiltraron ilegalmente una base de datos interna de los Astros de Houston para obtener información sobre jugadores, informó el martes una persona al tanto de la pesquisa.

La fuente pidió no ser identificada debido a que el béisbol de Grandes Ligas, las autoridades y los equipos declinaron dar detalles de la investigación sobre el acto de piratería informática, cuya primicia fue divulgada por el diario The New York Times.

El Times, que citó a fuentes anónimas, informó el martes que el FBI y el Departamento de Justicia investigan si empleados de la gerencia ejecutiva de los Cardenales habían participado en el robo de información de las base de datos de los Astros, conocida como “Ground Control”.

“Las Grandes Ligas están al tanto de esto y han cooperado con la investigación federal sobre la irrupción ilegal en la base de datos del departamento de operaciones deportivas de los Astros”, indicó la organización de las mayores en un comunicado. “Una vez que las autoridades federales completen la investigación, evaluaremos los siguientes pasos y se tomarán decisiones sin demora”.

El comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, dijo que se han emitido citatorios relacionados con el caso, sin dar detalles. “Hay problemas legales relacionados con los funcionarios federales que buscan la cooperación de individuos privados”, comentó Marnfred. “Si el gobierno federal quiere información de nosotros, la solicitarán, y eso es lo que han hecho”.

La oficina del FBI en Houston emitió también un comunicado en el que no confirmó ni negó la pesquisa. Sin embargo, indicó que “el FBI investiga decididamente todas las amenazas potenciales a sistemas del sector público y privado”. “Una vez que estén completas nuestras investigaciones, buscaremos todas las vías adecuadas para llevar a cuentas a quienes representan una amenaza en el ciberespacio”, agregó.

El fiscal federal en la ciudad de San Luis, Richard Callahan, indicó que no estaba al tanto de la investigación. Consultas telefónicas para obtener reacciones por parte de agentes del FBI en San Luis, Houston y Washington no recibieron respuesta. Tanto los Cardenales como los Astros confirmaron que cooperaban con la investigación, pero no dieron más detalles.

El piloto de los Astros A.J. Hinch dijo que su equipo solo se enfoca en sus deberes en el terreno de juego. Houston inició la jornada con ventaja de dos juegos al frente de la División Oeste de la Liga Americana.

Su contraparte en San Luis, Mike Matheny, empleó el mismo discurso y dijo que el caso no distraerá a los Cardenales, dueños del mejor récord en las mayores. De hecho, los Cardenales se impusieron el martes 3-2 a los Mellizos de Minnesota.

“Creo que una vez tengamos más información, entonces quizás produzca algo de distracción”, dijo Matheny. “Ahora mismo, es algo que ha trascendido y de lo cual ninguno de nosotros sabe mucho. Así que es algo que no interfiere en nuestro trabajo”.

Los Cardenales son una de las franquicias más exitosas de la pelota profesional. Solo los Yanquis de Nueva York han ganado más campeonatos de la Serie Mundial que los 11 conquistados por San Luis. También es uno de los equipos que más concurrencia lleva a su estadio en todo el deporte estadounidense, superando los tres millones cada año desde 2003. Esta campaña, por ejemplo, sus juegos en casa no han bajado de los 40.000 fanáticos.

Los Astros y Cardenales fueron rivales en la Central de la Liga Nacional hasta que Houston pasó a la Americana en 2012, pero existe un vínculo entre los dos: los Astros contrataron a Jeff Luhnow, ex director de evaluación y desarrollo de talento, como su gerente general en diciembre de 2011, y procedió a transformar al equipo de hazmerreír a contendiente.

No estaba claro de inmediato cuántos empleados de los Cardenales son investigados o si ejecutivos de elevado perfil estarían al tanto de las actividades. “Está pendiente la pregunta de quién hizo esto”, dijo Manfred a un grupo de reporteros en Boston. “¿Qué sabemos de esto? ¿Es la organización responsable o un individuo? Hay muchos temas que deben aclararse”.

El comisionado indicó que no podía recordar un caso similar en la larga historia del béisbol. “Hasta donde sabemos, esto es diferente de lo que hemos investigado antes… No sabemos con exactitud cuáles son los hechos aquí”, señaló.

Luhnow no dio declaraciones a la prensa el martes en Houston, pero el ejecutivo denunció en junio de 2014 que el equipo fue víctima de un ataque de piratas cibernéticos que infiltraron las computadoras y difundieron en la Internet detalles sobre las negociaciones para adquirir jugadores. AP / Kristie Rieken, Houston, Andrew Seligman, Chicago y Eric Tucker, Washington.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.