De lo que se entera uno en esta internet

Colaboración, peñista Domingo Alonso.

OD CUBA   1:09:00 a. m.   CUBA

De lo que se entera uno en esta internet, resulta que el éxito de la provincia Ciego de Ávila en la pelota Cubana se extendió hacia otras categorías infantiles. Además de contar con el cetro nacional de mayores, los avileños ganaron en esta ocasión el pergamino nacional en la de menores de 15 años en una final que sostuvieron frente a su similar de Pinar del Río.

Ciego contó con el trabajo monticular de Yorlián Rodríguez, quien había implantado un record en ponches durante la fase clasificatoria con 121, y además sumó par de victorias en la etapa crucial, entre ellas esta que les dio el título a su provincia. Sin embargo su rival de turno tuvo en sus filas al descendiente de una de las familias “peloteras” más famosas de Cuba, los Linares.

Se trata del nieto de Fidel Linares, de igual nombre, uno de los jugadores más emblemáticos que han pasado por el campeonato doméstico en los últimos 50 años. Fidel es hijo de Juan Carlos, también un peloterazo como la copa de un pino, y como es lógico sobrino del gran Omar, quien para muchos ha sido el pelotero de más resultados en la pelota Castrista en este medio siglo. Eso sin lugar a dudas.

“Jugar pelota con el número 10, con el apellido Linares y con el nombre de mi abuelo implica un gran compromiso, porque siempre me van a exigir como tal. Por las venas me corre la sangre del mejor pelotero cubano de todos los tiempos y ojala me pueda acercar a su brillante carrera”, dijo el nietísimo, en entrevista con el periodista local Randolph Medina Alonso, quien es el que firma ese reporte. No se si a este señor periodista le pasó igual que a mi cuando leí su trabajo, porque enterarme que ya Omar Linares es el pelotero más grande que ha dado Cuba en todos los tiempos me ha causado, cuando menos, estupor.

Ser nieto de Fidel Linares, hijo de Juan Carlos y sobrino de Omar es una ventaja sobre los demás, y hasta entiendo que se venga arriba y se sienta muy orgulloso de su descendencia, pero sería bueno recordarle a esta promesa Cubana que muy pronto veremos como integrante del equipo de mayores, que Cuba tiene un pelotero del cual nos sentimos muy orgullosos también casi todos los Cubanos y que no es su tío precisamente. Se llama Don Martín Dihigo, el mismo que cuelga una placa en un templo sagrado y donde todos, inclusive su gran tío, quisieran estar algún día.

Se que muchos no le darán la importancia que esto tiene, pero me parece que un poquito de dignidad y respeto nunca viene mal, sobre todo a esas edades. Por Tony Val. /OD

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.