Liga Española; 3-2. El Real Madrid pierde su primer partido y queda tocado para el clásico + El duelo Bale-Ronaldo diluye al Real Madrid

3-2. El Real Madrid pierde su primer partido y queda tocado para el clásico

EFEDe agr/ism | EFE – Hace 21 minutos

Antonio Gutiérrez

Sevilla (España), 8 nov (EFE).- El Real Madrid perdió su primer partido de la temporada, además del liderato, y queda tocado para el venidero clásico ante el Barcelona después de que el Sevilla le diera un repaso en la segunda mitad y le endosara un 3-2 que bien pudo incrementarse para devolverle la alegría que tenía perdida.

El conjunto sevillista le devolvió al Barça el favor que le hizo hace un mes al Madrid al ganar a los azulgranas en el Sánchez Pizjuán (2-1) y ahora deja a los dos colosos para que se midan en el Bernabéu.

Salió el conjunto madridista sabiendo que el Barcelona no había fallado en la visita del Villarreal al Camp Nou (3-0) y que no podía equivocarse en el Sánchez Pizjuán para acudir dentro de dos semanas al clásico del Santiago Bernabéu igualado a puntos con los azulgranas.

Los de Rafa Benítez, el equipo más goleador y menos goleado del torneo, salieron al campo sevillista con el portugués Pepe en el centro de la defensa y con el galés Gareth Bale como novedades, y con el colombiano James Rodríguez en el banquillo para esperar su oportunidad después de una lesión que le ha tenido de baja dos meses.

El técnico del Sevilla, Unai Emery, después de dos derrotas consecutivas y mal juego, ante el Villarreal en la Liga y Manchester City en la ‘Champions’, hizo una minirevolución en el ‘once’ con hasta cuatro novedades para darle otro aire a los suyos.

Los visitantes salieron muy enchufados, con un férreo control en el centro del campo que maniató a un rival, que dispuso poco del balón y que solo confió en cerrarse ante su meta Sergio Rico.

Así, el Real Madrid apretó y ya a los diez minutos Cristiano Ronaldo lo intentó por primera vez, después Nacho estrelló un zapatazo en un poste y a la tercera el exsevillista Sergio Ramos, en un acrobático remate de chilena, puso el 0-1 a la salida de un córner.

Veintidós minutos tardó el equipo del técnico madrileño en adelantarse en el marcador y tener la posibilidad de jugar ya sin la presión de abrir la lata.

Bale después lo intentó en dos ocasiones, aunque también entre ambas el italiano Ciro Immobile, sustituto hoy en la delantera de Fernando Llorente y del lesionado Kevin Gameiro, estuvo cerca del empate.

Pareció que la formación hispalense despertó ante el contratiempo y también después de que Sergio Ramos tuviera que dejarle su sitio a Raphael Varane al quejarse de un hombro al caer mal en la jugada del gol.

Immobile empezó a sentirse protagonista y marcó a los 36 minutos su primer tanto como sevillista en un remate muy escorado que no pudo atajar un dubitativo Kiko Casilla, pero poco después, en una primera parte que acabó sin la especulación inicial local, el italiano estuvo cerca de darle la vuelta al marcador.

En la segunda parte pareció que la formación andaluza había perdido sus complejos y el ucraniano Yevhen Konoplyanka y el argentino Éver Banega se lucieron ante un adversario al que le costó mas manejar la situación pese a que siempre quiso ser protagonista con el balón.

El Real Madrid se encontró entonces a un adversario que luchó mucho en defensa y que le obligó a remates desde lejos sin encontrar a Bale y Cristiano.

Además, el juego en el centro del campo se igualó en la lucha de N’Zonzi y Krychowiak ante Kross y Casemiro, hasta el punto de que una gran jugada del habilidoso Konoplyanka e Immobile fue culminada por Banega en el 2-1 al cuarto de hora de la reanudación.

Rafa Benítez hizo ingresar al terreno a James por Isco Alarcón para que el colombiano ayudara a Bale y Cristiano, a los que le llegaron pocos balones francos.

El Madrid entonces apretó con todo y fue Sergio Rico el que empezó a intervenir con mucha intensidad ante las acometidas del rival, sobre todo en una parada ante un cabezazo de Casemiro que pudo ser el 2-2.

El empate no llegó y sí una contra sevillista que se tradujo en el 3-1 con remate de cabeza Fernando Llorente, quien había sustituido poco antes a un lesionado Immobile.

Ese tanto dejó muy tocado al Real Madrid, que pudo encajar algún gol más ante los rápidos contragolpes de un Sevilla que definitivamente se lo creyó y que sólo recibió un tanto de James en la última jugada del partido.

– Ficha técnica:

3 – Sevilla: Sergio Rico; Mariano, Rami, Andreolli (Koloziejczak, m.84), Tremoulinas; N’Zonzi, Krychowiak; Vitolo, Éver Banega (Krohn-Dehli, m.77), Konoplyanka; e Immobile (Llorente, m.70).

2 – Real Madrid: Casilla; Danilo, Pepe, Sergio Ramos (Varane, m.31), Nacho; Casemiro, Kroos (Jesé, m.78), Modric; Isco (James Rodríguez, m.63), Bale y Cristiano Ronaldo.

Goles: 0-1, M.22: Sergio Ramos. 1-1, M.36: Immobile. 2-1, M.60: Éver Banega. 3-1, M.74: Llorente. 3-2, M.93: James.

Árbitro: José Luis González González. Amonestó al visitante Nacho (m.5) y al local Immobile (m.36).

Incidencias: Partido de la undécima jornada de la Liga española disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de cuarenta mil espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. EFE

 

——————————————————-

El duelo Bale-Ronaldo diluye al Real Madrid

De | Mundo Madridista – Hace 7 minutos

Parece que fue un espejismo, pero cabe recordar que hace justo un año el Real Madrid jugaba como los ángeles y ganaba 22 partidos al hilo con un fútbol preciosista, esforzado, con rigor táctico, sentido de la colaboración y rapidez en el desmarque.

Ancelotti consiguió que la BBC encajara, y que tras la lesión de Bale, cuatro mediapuntas se convirtieran en los mejores todocampistas del planeta, para brindarnos dos meses de un juego inolvidable.

Pero todo eso saltó por los aires, como un sueño idealista de los años 70, y los escombros de ese equipo es uno que cae en Sevilla entre los olés de la afición del Nervión, que veía incrédula como el Real Madrid hincaba la rodilla 3-2 y no era capaz ni de siquiera correr tras el balón para no hacer el ridículo.

Nada personífica mejor la situación del equipo merengue que la relación entre sus dos grandes estrellas. Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, por no hacer, ni siquiera se miran dentro del rectángulo de juego. Sacan del centro del campo y ni siquieran cruzan palabra alguna. Ni un gesto, ni una arenga, ni un signo de complicidad. Entre los dos astros hay un mundo de distancia, y el Real Madrid sufre por ello en cada ataque.

Sus compañeros parecen tener que decidir, en fracción de segundos, si se alinean con el ejercito de Bale o con el Ronaldo. Dependiendo de a quien le pasen la pelota, el otro componente del binomio estallará de rabia, y con ello se crean miles de dudas en cada aproximación al área contraria.

Además, saltó a la vista que la compenetración del 7 y el 11 es más que inexistente. No se pasan el balón, huyen el uno del otro. Sólo conectaron en tres ocasiones, y fueron pases de Bale a Ronaldo. En el primero, un pase de la muerte del galés, Ronaldo derrapó y no llegó a conectar con el balón. En el segundo, un balón franco en la frontal para el portugués se convirtió en una de las mejores ocasiones perdidas, pues CR7 obvio la entrada en velocidad de Modric que se quedaba sólo ante Sergio Rico. En el tercero, Bale conectó con Ronaldo y esté perdió el balón — el enésimo del partido.

Obviamente, el Real Madrid hizo muchas más cosas mal para perder el partido. La falta de movimiento en ataque, la pasividad en defensa, el desplome anímico de Kroos e Isco, la falta de acierto de Modric ante un rival muy superior físicamente… la lista es larga, y hasta se acabará hablando de los árbitros (dos penalties, es cierto, se fueron al limbo), de la suerte (el trallazo de Nacho chocó en la madera y no llegó a entrar) o de Sergio Rico como estrella (su mano ante un cabezazo de Casemiro fue espectacular). Pero nada vale la pena ser subrayado tanto como la pésima interacción entre Ronaldo y Bale.

Cuando tus dos estrellas no se pasan la pelota, se van del partido con dos tiros a puerta por cabeza, y se pasan gran parte del encuentro completamente desconectados, todo lo demás sobra: Ronaldo y Bale son los jugadores a los que el equipo busca en los momentos complicados, y en el Sánchez Pizjuan no aparecieron.

3 comentarios

  1. Si Bale y Cr7 no se “arreglan” le será muy difícil a los merengues ganar la liga. La otra cara de la moneda son Luisito y Neymar, parecen uno solo y los resultados hablan por si solos. ¡¡Visca barca!!

      • kike en 9 noviembre, 2015 a las 9:25 am
      • Responder

      para los que decían que el barcelona sin messi no funciona ahí están los resultados, a ganar el cla´sico

    • Eduardo Grenier en 10 noviembre, 2015 a las 11:08 pm
    • Responder

    Pero en un Clasico todo el mundo juega a full y gana cualquiera, y en el bernabeu el madrid le juega muy fuerte al barca, el publico empuja. A ello sumemosle q la defensa del barca tambien es un coladero. Ahora nadie se acuerda de eso. HALA MADRID

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.