PORT ST. LUCIE, Fla. – El toletero de los Mets de Nueva York Yoenis Céspedes nunca fue dueño de un auto en Cuba.

“Una bicicleta”, dijo Céspedes dijo el viernes. “Una bicicleta… y caminaba”.

Ahora, es dueño de un vehículo para cada día de la semana. Bueno, en realidad para seis días de la semana, así que solo tendrá que repetir uno de ellos en un periodo de siete días.

El domingo y el lunes Céspedes llegó al complejo de entrenamientos de los Mets en una camioneta Ford F-250. Llegó el martes en una motocicleta de tres ruedas Polaris Slingshot. El miércoles llegó en un Lamborghini Aventador. Y el jueves en un Alfa Romeo 8C Competizione.

El viernes en la mañana, Céspedes llegó al estacionamiento para jugadores de los Mets en una Jeep Wrangler Unlimited a la que recién ayer se le completaron sus modificaciones.

Dichas mejoras fueron llevadas a cabo por Alex Vega, dueño de The Auto Firm en Miami. El Jeep, con todo y las mejoras, le costó unos $80,000.

Céspedes firmó un contrato de tres temporadas y $75 millones con los Mets a finales de enero. Puede optar por salirse del contrato luego de la primera temporada, en la que se ganará $27.5 millones.

“Estando en Cuba, nunca pensé que iba a estar en Estados Unidos”, dijo Cespedes el viernes. “Luego que llegué aquí vi las posibilidades de tener lo que quisiera, así que trabajé duro para lograrlo”.

Incluso los compañeros de equipos han quedado maravillados con el despliegue de autos de Céspedes, y algunos hasta se han tomado fotos con los mismos, sentándose en el asiento del conductor de algunos de ellos.

“Mañana voy a estar mostrando mi Toyota Highlander a ver si alguien llega temprano a verla”, dijo en broma el receptor Kevin Plawecki a principios de la semana.

Cespedes dijo que la Slingshot, que técnicamente es una motocicleta de tres ruedas, es la más divertida de conducir.

“No ha sido todo de repente”, dijo Vega sobre la colección en ascenso de Céspedes. “Él comenzó con un auto regular, como todo el mundo. Compró un [Mercedes-Benz] GL. … Un auto que suelen usar las madres que llevan sus hijos a partidos de fútbol”.

Vega añadió: “Poco a poco, año tras año, compra algo diferente. … Con él, yo le hago todo. Como pasó con el Lamborghini, le quitamos todo lo que tenía de fábrica y lo pintamos por completo. Hicimos toda la parte interior desde cero. Hicimos los escapes que botan fuego, las ruedas modificadas. Yo siempre le diseño las ruedas para él”.

Vega también ha trabajado en una camioneta Range Rover que pertenece al derecho de los Mets Bartolo Colón al igual que autos pertenecientes al cerrador Jeurys Familia.

En cuanto al vehículo que utilizará Céspedes para llegar el sábado, el último que va a mostrar, Vega dijo: “Les tenemos una sorpresa a ustedes mañana. Pienso que mañana ustedes se van a volver realmente locos”.