Tres en uno: Rudisha culpa del dopaje en Kenia a jóvenes “idiotas”. Multas millonarias a los organizadores del Mundial de MotoGP por simular compraventa de acciones + Lindsey Vonn: “Cuesta posar desnuda, pero es positivo que no sólo haya modelos delgadas”

Colaboración, peñista Domingo Alonso.

Rudisha culpa del dopaje en Kenia a jóvenes “idiotas”

Rudisha

El campeón olímpico cree que los problemas con el dopaje en su país se deben a atletas desesperados por ganar carreras y dinero.

    REUTERS
02/03/2016 12:14

Kenia está siendo sacudida por numerosos casos de atletas dopados. Tantos que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha advertido al país que implemente antes de abril las nuevas medidas contra el dopaje porque, de seguir sin hacer nada, podría quedarse sin participar en los Juegos de Río de Janeiro este verano.

David Rudisha el actual campeón olímpico de los 800 metros y nacido en Kenia, ha hablado sobre este problema. “Es realmente triste y desafortunado lo que está sucediendo. Kenia previamente tenía una buena reputación, y durante muchos años lo ha estado haciendo bien en el atletismo, ganando campeonatos sin problemas de dopaje”, explica el atleta.

“Es duro porque los atletas jóvenes están desesperados por llevarse dinero, por ganar carreras, pero acaban siendo idiotas y utilizando estas drogas”, señaló Rudisha en una entrevista a la agencia ‘Reuters’.

El plusmarquista mundial de los 800 metros considera que en Kenia es difícil controlar estas prácticas. “Kenia no tiene muchas infraestructuras y es muy complicado para la Agencia Antidopaje controlar la situación, porque hay miles y miles de keniatas entrenando y solo hay algunos en la lista de la AMA”, advirtió.

“Espero que las cosas vuelvan a su sitio. Soy optimista y creo que estos problemas serán eliminados completamente. Nuestro deporte estará limpio y los atletas puedan competir en igualdad de condiciones. Así podremos celebrar que todo el que trabaja duro, merece lo que consigue”, subrayó Rudisha.

————————————————-

 MotoGP

Multas millonarias a los organizadores del Mundial de MotoGP por simular compraventa de acciones

Carmelo Ezpeleta, máximo responsable de Dorna Sports. Foto: JOSÉ CONTRERAS

El Supremo confirma que el responsable de Dorna, Carmelo Ezpeleta, debe pagar 3,9 millones por la simulación en 2003 y 2004

Cometieron una infracción grave al mediar ocultación
    ÁNGELES VÁZQUEZ
    @Gelesponto
01/03/2016 13:16

La Sala Tercera del Tribunal Supremo ha confirmado en 12 sentencias que Dorna Sports, entidad organizadora del Mundial de MotoGP, y dos de sus directivos, simularon en 2003 y 2004 una compraventa de acciones para obtener ventajas fiscales y realizar un reparto de dividendos encubierto, por lo que, aparte de tener que hacer frente a las liquidaciones del impuesto de sociedades e IRPF correspondientes (Hacienda calculó inicialmente una cuantía de 25,5 millones de euros con intereses de demora, que tendrá que ser corregida ligeramente a la baja) cometieron una infracción grave a la Ley General Tributaria al mediar ocultación, por lo que tendrán que pagar una sanción económica, que deberá ser recalculada por Hacienda.

La decisión supone entre otros extremos que los socios de Dorna, Carmelo Ezpeleta y Enrique Aldama, con sus respectivas cónyuges, deben pagar 3,9 millones de euros (el primero) y 2,7 millones (el segundo), en concepto de IRPF del año 2004. La sentencia también establece que ambos cometieron una infracción grave por dejar de ingresar la correspondiente cuota tributaria, como alegaba la Abogacía del Estado en sus recursos, en los que alegaba que hubo ocultación, pero no empleo de medios fraudulentos.

En julio de 2010, la Inspección de Tributos le impuso al primero una sanción de 5,1 millones de euros, y al segundo otra de 1,2 millones, por considerar que la infracción tributaria era muy grave (no sólo habría medido ocultación sino también medios fraudulentos), pero la Audiencia Nacional consideró, por el contrario, que era infracción leve. El Supremo ha estimado ahora que era grave.

Donde más incidencia tiene la decisión del Supremo es en los impuestos de sociedades de Dorna Sports de los años 2003, 2004, 2005 y 2006, por los que inicialmente Hacienda giró una cuota a ingresar de 16,6 millones de euros, por la simulación de la compraventa mencionada y también por lo que consideraba improcedente una deducción de un fondo de comercio surgido en fusiones en los ejercicios 1999 y 2003. A ello sumó una sanción por infracción muy grave de 17,2 millones de euros.

La Audiencia Nacional corrigió esas liquidaciones y señaló que no correspondía anular las deducciones relativas al fondo de comercio, pero sí apreció la simulación de la compraventa (que supone la mayor parte de la liquidación calculada), y además rebajó la infracción de muy grave a leve. El Supremo ratifica lo hecho por la Audiencia en cuanto a las liquidaciones, pero al elevar a grave la infracción, Hacienda deberá recalcular la liquidación.

Las otras liquidaciones a las que afectan las sentencias hechas públicas hoy se refieren a retenciones a cuenta del impuesto sobre la renta de no residentes por Dorna Sports, por los que se le liquidó 1,3 millones de euros (cuantía que queda confirmada) y se le impuso una sanción de 1,2 millones (que deberá recalcularse ahora como infracción grave), y a las retenciones/ingresos a cuenta del capital inmobiliario de la misma sociedad, con una deuda por importe de 67.000 euros -por intereses de demora, ya que la situación se regularizó– y sanción de 3,8 millones de euros, que deberá también recalcularse por rebajarse de muy grave a grave la calificación por parte del Supremo.

La simulación apreciada se produjo en 2003 y 2004 en una operación de venta de participaciones de Dorna a una sociedad con un capital suscrito por los mismos socios vendedores, financiada mediante un préstamo, y cuyo importe se destina en parte a los socios, persiguiendo en realidad un reparto de dividendos encubierto.

Las sentencias cuentan con tres votos particulares de dos magistrados que discrepan de sus compañeros en la apreciación de la simulación en la compraventa, y de un tercero que no cree que la infracción cometida fuese grave.

——————————————————–

 ESQUÍEntrevista

Lindsey Vonn: “Cuesta posar desnuda, pero es positivo que no sólo haya modelos delgadas”

Lindsey Vonn 0

Lindsey Vonn, la pasada semana en Estocolmo. JONATHAN NACKSTRANDAFP

“La felicidad es cruzar la meta y ganar. Sólo luego, en el sofá, pienso si voy a hacer historia”, dice la ganadora de ocho Globos de Cristal

“Quiero que me dejen de valorar por mi vida privada”, reclama

    JAVIER SÁNCHEZ
    @javisanchez
01/03/2016 04:17

Su sufrimiento se comprime entre esos armatostes que protegen sus rodillas de la fragilidad causada por una vida de trompazos, pero Lindsey Vonn (Saint Paul, Estados Unidos, 1984) sonríe: aparece y sonríe, posa y sonríe, se sienta y sonríe, responde y, más que nunca, sonríe. «Estoy en un buen momento. Pese a los percances disfruto de mi carrera, compito sin miedo y eso me hace muy, muy feliz», responde a EL MUNDO desde la estación de esquí andorrana de Grandvalira, donde el pasado fin de semana, pese a sufrir su enésima caída, amplió su liderato en la Copa del Mundo. La esquiadora más laureada de la historia en la competición, campeona olímpica en Vancouver 2010, doble campeona del mundo en Val d’Isere 2009, se acerca a su quinto Globo de Cristal absoluto mientras destroza todos los récords existentes.

Lindsey Vonn1

El pasado domingo cayó y compitió lesionada, el mes pasado cayó y rompió sus esquís con rabia. Parece que tiene más hambre ahora que a los 20 años.

    Quizá tengas razón, no lo sé, son sensaciones diferentes. Siempre me ha gustado trabajar duro, la adrenalina de la competición, de conseguir objetivos, aunque ahora lo valoro todo más, soy más consciente, estoy mucho más tranquila.

Con su palmarés, ya puede vivir sin presión, ya.

    No, no. Presión hay siempre, aunque me he acostumbrado a ello. Cuando me lesioné dos veces de gravedad todos los medios afirmaban que no volvería a esquiar y, cuando pude volver, todos los medios afirmaban que lo ganaría todo.

Y casi lo ha hecho. Pese a la decepción del Mundial del año pasado (logró un bronce), este curso domina de nuevo la Copa del Mundo y sigue ampliando sus registros. ¿Piensa en superar los seis Globos absolutos de Annemarie Moser-Pröll o las 86 victorias de Ingemar Stenmark?

    Lo pienso, aunque me centro en cada prueba. Lo que me da la felicidad de verdad es cruzar la meta y saber que lo he logrado, que he ganado. Sólo luego, sentada ya en el sofá, pienso si voy a hacer historia.

Si no es por sus números, ¿por qué le gustaría ser recordada en 50 años?

    Por mi trabajo duro. Los números, al fin y al cabo, son sólo fruto de eso. No sé si merezco ser recordada como una gran esquiadora, pero espero ser recordada, al menos, como una buena esquiadora que lo dio todo para llegar a lo más alto.

Se rompió la rodilla derecha en febrero de 2013 y recayó en diciembre del mismo año perdiéndose los Juegos Olímpicos de Sochi. ¿Cómo cambió aquello su esquí?

    Antes, fuera cual fuera la pista, mi clasificación o la meteorología, daba el 110%, arriesgaba siempre. Ahora intento mantener un equilibrio, controlo. Me siento afortunada por haber podido retomar mi carrera, muchos otros no pudieron tras lesiones como las mías.

¿Ya no le duele esa rodilla?

    Duele, claro. No conozco a nadie que haya salido de una lesión tan grave, más si ha recaído, y no siga tocándose de vez en cuanto la zona, doliéndose, pero…

Unos años antes de aquellos accidentes, en 2008, también admitió sufrir depresión («me siento desesperada, vacía, como un zombie», dijo en una entrevista en la revista People). ¿Considera totalmente superado ese problema?

    Estoy bien, aunque es duro estar tanto tiempo lejos de casa. En aquella época aprendí a creer en mis opciones, a tener confianza, aprendí a estar orgullosa de mí misma. No sólo en la pista, también fuera.

Mucha confianza debe tener en sí misma para posar como lo hace en el último número de Sports Illustrated: desnuda, sólo con un traje de baño pintado sobre su cuerpo.

    Fue complicado, me cuesta, no creas. Cuando me lo propusieron casi me marcho, pero como lo hicieron mis compañeras [la tenista Caroline Wozniacki y la luchadora Ronda Rousey], tiré para adelante. Al final, aumentó mi confianza, mi autoestima. Y creo que es positivo que haya modelos fuertes, como yo, no sólo delgadas.

Ya había aparecido en la colección de verano de la revista en 2010 y ha hecho muchos otros trabajos como modelo. ¿Lo hace por gusto o son gajes de la fama?

    Un poco de todo. Hay gente que no lo cree, pero esas cosas me cuestan mucho. Al final, me tomo las propuestas como un cumplido y las considero parte de mi trabajo. Intento que se conviertan en algo positivo y que me acerquen un poco a mis fans. Como viajo tanto, siempre corriendo, no puedo llegar a todos, a cada firma, a cada foto, pero lo intento, sobre todo con los niños.

Escribo Lindsey Vonn en Google y me autocompleta «novia de Tiger Woods» [aunque se separaron el año pasado] ¿Siente que sus relaciones personales son más valoradas que su carrera profesional?

    Aquí en Europa, creo que no, pero en Estados Unidos, sí. En mi país soy más valorada por mi vida privada, pero estoy intentando que eso cambie, que se reconozcan mis méritos, lo que he conseguido en el mundo del esquí, que es lo que realmente importa.

Para lograrlo: ¿Cuántos años le quedan en las pistas?

    Pues, si todo va bien, éste que ya acaba [el 20 de marzo en la estación de Saint Moritz, en Suiza] y dos más, hasta los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018. Entonces valoraré cómo está mi cuerpo, cómo están mis rodillas y cuántas ganas me quedan.

¿Y después?

    No lo sé, quizá continúe relacionada con el esquí, como entrenadora, o quizá me dedique a otras cosas, a mi Fundación, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.