PITTSBURGH – El manager de los Cachorros de Chicago Joe Maddon está al mando del mejor equipo en el béisbol ahora mismo. El ecléctico dirigente se tomó su tiempo para hablar sobre diferentes cosas en los Cachorros al igual que se divirtió con algunas preguntas importantes.

¿Has tenido algún otro mes tan dominante como el que acabas de experimentar en abril?

Joe Maddon: Pienso que sí, pero ha ocurrido en el medio de la temporada. Es bastante inusual comenzar de esta manera. La última vez que yo estuve en un comienzo tan bueno fue en Salinas [Clase A] por allá por 1978 o 1977; Pienso que tuvimos un comienzo con marca de 45-10. Una gran parte del diferencial de carreras que tenemos ahora mismo es sobre nuestro pitcheo. La gente piensa que el diferencial de carreras se trata de que la ofensiva se vuelva loca y explote, pero con un cuerpo de lanzadores más pedestre no tendríamos ese diferencial de carreras.

¿Estás consciente de que estamos viendo algo que nunca hemos visto antes cada vez que Jake Arrieta se sube al montículo?

JM: No creo que me haya dado cuenta de eso hasta que Peter [Chase, el director de relaciones con los medios de los Cachorros] me dio el detalle completo. Ahí fue cuando me golpeó en la cara, de otro modo no lo hubiese pensado. Trabajar con Jake, que es un chico tan normal y tratable, es fácil porque uno no piensa en esas cosas. Cuando uno lo ve lanzando por el lado del brazo uno se queda como que, “Wow”. Parte de ello es lo mal parado que queda el rival, sin hacer swing. Lo mal que lucen cuando se quedan parados ante uno de sus pitcheos. Es ahí cuando está realmente encendido.

OK, algunas comparaciones rápidas de cena. Sin incluir a Sandy Koufax, ya que compartiste con él en los entrenamientos primaverales, dame tres nombres de personas de béisbol con las que te gustaría compartir una comida.

JM: He pensado un poco sobre esto. Yo me iría con Bob Gibson, mi jugador favorite. Entonces Branch Rickey y probablemente Jackie Robinson.

¿Y personas que no estén en el béisbol con las que te gustaría cenar?

JM: Ahí es difícil mencionar solo tres. Siempre he dicho el autor Pat Conroy [“The Prince of Tides,” “The Great Santini”]. Casí logré reunirme con él pero acaba de fallecer. Es sin dudas mi autor favorito. Yendo al pasado siempre pensé que Mark Twain sería una persona interesante para conocer y compartir. Solo mi mente y la percepción de las cosas y solo su sentido del humor: Me encantaría entenderlo un poco mejor. El último que mencionaría es Bruce Springsteen. Hay que tener un poco de rock ‘n’ roll en esto.

Sin eliminar a nadie de tu propio equipo, ¿cuál jugador mantendría tu interés en una larga cena?

JM: Probablemente Jake Arrieta. Él es tan interesante. Probablemente él.

Usted siempre ha dicho que quiere que sus jugadores tengan una vida más allá del béisbol. ¿Quién en su equipo necesita adoptar esa filosofía y pasar menos tiempo en el estadio?

JM: (riéndose) El coach de bateo John Mallee. Él llega al estadio demasiado temprano para mí. Me vuelve loco.

No obstante todo lo que ha sucedido aquí con los Piratas, usted no cree en que los lanzadores tomen represalia intentando golpear a propósito a un jugador. Ese tipo de pensamiento es algo de la nueva escuela. ¿Hay alguna desventaja con esto? ¿Es algo que puede ser aprovechado?

JM: Bueno, solo porque eso es lo que yo pienso no significa que no pueda ocurrir en los equipos que yo manejo. Para mí es más que un momento orgánico cuando tus jugadores toman eso en consideración. Yo no voy a decirle a alguien que haga algo, pero hay esa parte del juego donde ciertos miembros del equipo tomarán eso en su propio ámbito de competencia. Y si yo fuese jugador yo sería también como ese jugador.

¿Cuál regla en el béisbol, nueva o incluso vieja, crees que debe ser descartada?

JM: No me gusta la nueva regla en la segunda base o en el plato. Ninguna de las dos. Para mí se trata de enseñar la técnica apropiada. Cómo deslizarse y como posicionarte en la defensa.

Llevas una buena racha de evitar tener dos derrotas en fila en esta temporada ¿Se trata de algo más que solo talento? ¿Existe algo mental ocurriendo allí?

JM: Bueno, yo no estoy seguro de que la gente entienda lo que significa el perder duro o ganar duro por 30 [minutos]. Cuando uno se permite pensar en las derrotas por más de 30 minutos entonces eso se lleva al día siguiente. Pienso que es importante entender eso. Pienso que el estado mental ayuda. Somos bastante buenos en olvidar las derrotas en 30 minutos.

La última. Llena el espacio. Yo siempre he pensado que el béisbol debería _______.

JM: Jugar todos los partidos de noche.

Fuente: ESPN