LA ESQUINA CALIENTE….El hijo pelotero

05/19/2016

11:33:52 PM

 

 

por Boris Cabrera Acosta (cubano de a pie)

Por el amigo, Boris Cabrera Acosta (cubano de a pie)

 

El padre salió apresurado de su centro laboral, en la oficina dejo una montaña de papeles en el círculo de espera para mañana, el jefe, una vez más, guardo silencio y cambio la vista mientras movía la cabeza de derecha a izquierda. Todos los días lo mismo, pero el jefe sabía que nada ni nadie a esa hora podía parar ese tren, que con velocidad galáctica, deslizaba sus ruedas por el asfalto hacia la escuela primaria en busca de su más grande orgullo: El hijo pelotero.

Todo los días lo mismo, habla con la maestra, inventa excusas, se acercan competencias y preselecciones, lo salva, lo rescata de la tarde estéril, corriendo, siempre corriendo, le enfunda el traje viejo y corriendo otra vez llegan al terreno jadeando y sudorosos como todos los días.

Como todos los días, la grama infestada de niños y familiares esperando al profe, ese semidiós al que temen y respetan los peloteritos y al que los padres le hacen ofrendas esperanzadoras.

Dos pelotas viejas, un padre da rollings para mitigar la sed deportiva, otro habla de una nueva colecta para los trajes de la competencia, para pelotas, para arreglar el terreno y para un sinfín de cosas que se pierden con el calor de la tarde, el bolsillo protesta, se queja el presupuesto individual, algunos se hacen los desentendidos y el profe no llega. Todos los días lo mismo, llega el profe tarde, la formación, el mitin aburrido, a jugar pelota. Es una tarde de septiembre y la competencia es en enero, hay tiempo, además, son solo cinco o seis juegos, “no vale la pena derretirse bajo ese sol“, le dijo el profe a alguien de confianza.

El padre está ahí, como todos los días, su hijo tiene buenas manos y fuerza al bate, su trabajo peligra y la billetera está vacía, en casa la madre espera, sola y sin esperanzas, con ese sexto sentido femenino y con los pies en la tierra. El padre pinta futuros y se emociona mientras el profe bebe un poco de ron en el center field y el comisionado brilla por su ausencia. El hijo pelotero está cansado, quiere ir al parque a jugar con sus amigos de aula, huérfano de motivaciones pregunta la hora a cada rato y se desespera, quizás mañana se enferme o se arme de valor para enfrentar al padre y como tantos otros, de buenas manos y fuerza al bate, desaparezca por siempre de los terrenos de beisbol.

13 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Triste, pero cierto…

    • Hendel Arnaiz Pérez en 20 mayo, 2016 a las 7:20 am
    • Responder

    Me encantó el escrito, es totalmente la realidad; cuantos buenos deportistas perdemos por estas causas y por la llamada ” piña” que existre con los hijos peloteros o de otro deporte que los padres hacer regalos lujosos a los entrenadores; cuando era un niño sufrí de ese mal en el terreno de Alamar; ” El picadero”. Es fuerte ver como tus sueños de jugar beisbol se esfuman a causa de mal llamados entrenadores o lo que es peor ” profesores”.
    Es acá, en las categorías inferores, donde hemos perdido tantos Torneos con el Cuba grande, en estas categorias se define mucho y por cosas de la vida, hoy están tiradas al montón.
    Gracias por un artículo tan lindo.

    • Ramón garcía en 20 mayo, 2016 a las 7:32 am
    • Responder

    Pura realidad Boris.
    En este país las aspiraciones son las de un GIGANTE CON PIES DE BARO.
    Se cercenaron los cimientos de nuestra pelota, le dieron donde más le duele, en la base y en su concepción como parte de la cultura cubana.
    Sin embargo, frecuentemente sale alguien con su cara dura en la TV expresando que estamos rescatando la pelota cubana.
    Recuerdo una compañera de trabajo contándome sobre colecta para pagar la cal para marcar el terreno de pelota donde jugaría su hijo en la categoría escolar.
    La pelota en Cuba no tiene solución.
    Un saludo

    1. Asi es Ramon, conozco muy bien todo eso, lo vivi en carne propia, solo quise contar una historia, acariciar el tema, si me adentro bien pareceria una historia de Garcia Marquez, lo real maravilloso, saludos

    • Slugger en 20 mayo, 2016 a las 11:19 am
    • Responder

    Cualquier dia de estos ese muchacho termina no solo jugando futbol, sino diciendo que el escogió el futbol, que ese es el deporte de su vida, el amor de sus amores, que la pelota no le gusta, que es aburrida y que el futbol es el deporte mas ‘hermoso”, asi es la vida.

    Alli en la base estan los cimientos de esa gran piramide del beisbol cubano que cada vez se hunde mas y mas.

    • Valenzuela en 20 mayo, 2016 a las 11:44 am
    • Responder

    Triste y cruda realidad, que ¨emigro¨ de otras esferas hacia el deporte, los regalos, presentes, y beneficios con el objetivo de bienes particulares han crecido como las malas hierbas, que van desde puestos de entrenadores sin la calidad ni requisitos mínimos hasta el soborno para beneficiar a pequeños atletas que no tienen calidad deportiva pero que si la tienen social al ser hijos de ¨gerentes¨ o de padres laborando en puestos claves (que incluyen desde una oficina de Vivienda hasta un Supermercado ) , conozco un distrito en que las áreas deportivas tienen un entrenador de esgrima de apellido Ramírez , un entrenador de beisbol de apellido Ramírez , de futbol de apellido Ramírez y que por coincidencia o increíble casualidad el comisionado ( que no es de apellido Ramírez ) de una de esas disciplina está casado con la hermana de unos de los Ramírez , mejor ejemplo de una familia deportiva no lo hay , pero lo curioso es que de esos Ramírez no ha salido ningún talento deportivo ( ni de los que ellos entrenan ni de la familia ), aunque en honor a la verdad hay unos cuantos Ramiritos ( por supuesto , hijos de los Ramírez ) que pintan algo, por lo menos son los que más sus padres entrenan. Esto es así Boris, quien nos está serruchando el piso somos nosotros mismos .Saludos

    • Pedro en 20 mayo, 2016 a las 12:03 pm
    • Responder

    Boris , hacia unas horas no te veia por aqui.
    Es pura realidad lo que escribes y hay otras cosas mas tambien que hasta pueden ser como decirte , denigrantes para decirlo bonito .
    No puedo por aqui contarte lo que paso con mi hijo hace unos años , lo vivi en la piel , pero eso mismo que tu escribes y lo que yo vivi lo sufren hoy muchos y lo sufriran otros sin dudas .
    Por eso la piramide del beisbol tiene tan extrangulada su base , tienen que tener cuidado que se derrumba.
    Por cierto cuando puedas ver el sub 23 , en el equipo de Pinar hay un lanzador de 19 años , Raidel Martinez , de san juan y martines y 94 millas , ademas , primo de Omar Ajete , tiene hasta la herencia.
    saludos

    • Kmelot en 20 mayo, 2016 a las 12:46 pm
    • Responder

    Les dire mi anectota personal, desde pequeño siempre me gusto el beisbol, pero a mi escuela primaria nunca ningun tecnico fue reclutando muchachos para pertenecer al equipo de pelota del municipio, por lo que me anote en esgrima y participe en varios campeonatos provinciales sin grandes resultados. Pero resulta que mi vecino estaba en otra primaria y estaba en el equipo 11-12 de beisbol de mi municipio y por las tardes yo lo acompañaba al estadio a ver como entrenaban los otros muchachos. Yo siempre me quedaba sentado en el banco sin hacer nada hasta que un dia el entrenador me pido que lo ayudara a recojer las pelotas que le estaban tirando de los jardines, porque el estaba lanzando elevados para el entrenamieno. Yo por supuesto me volvia una araña atrapando todo lo que me tiraban para aca y el profe viendome, hasta que al profe se le fue un fly de foul hacia atras y yo, como si fuera pestano lo atrape elegantemente. El profe me dijo que me pusiera en los jardines para tirarme unos elevados a mi tambien despues de preguntarme la edad. Lo cierto fue que ese año fui a la provincial 11-12 y fui el lider de los bateadores y el que mas bases robo, pero no fui captado para la eide al parecer porque era un desconocido flaquito y chiquito, la mayoria de los elegidos eran de la cabecera provincial con familias ricas que sus hijos jugaban con trajes de afuera y guantes nuevos. Es una idea de como se selecciona el talento hoy, no por capacidad, sino por palanca, porque los niños no quieren estudiar y se les resuelve en las eides en cualquier deporte, aunque no tengan talento. Yo me dedique a estudiar y no me arrepiento, porque el deporte en cuba cada vez esta peor.

  2. Como ya dijeron algunos.. triste historia y cruel realidad. Hoy en día duele hablar de béisbol, porque los que nos apasiona el deporte, vemos como cada segundo son más las cosas injustas e insólitas que suceden. ( Ya leí lo de Pacheco ).
    Mi hijo no dio para pelotero aunque le fascina, practico baloncesto y debo admitir que tuvo un entrenador muy bueno ( Hugo) preocupado y exigente. Pero recuerdo cuando era más pequeña, mi hermano junto a sus amigos improvisaban un cuadro de pelota entre los edificios y allí pasaban horas y horas hasta que caía la noche, ya hoy el lugar es solo de paso. También debo decir que aún existe en Ciego y si algún avileño me lee sabrá que no miento, que en el Reparto Ortiz hoy por hoy hay un terreno que es la estampa viva de aquella época, donde niños , adolescentes y adultos se reúnen día tras día a entrenar y a jugar , claro que los padres tienen que dar su apoyo como leí por ahi o quizás uno que otro empujon pero hasta donde conozco, es hasta ahora una zona de recreación y practica. Puede ser que esas anécdotas de hijos de papás se vean pero mi hijo fue captado en su escuela primaria y como él muchos de sus amiguitos.
    En Ciego el movimiento deportivo es bastante aceptable, debe tener sus falencias pues ninguna provincia escapa a ella, pero se ve menos la injusticias y quizás más los resultados. Pero lo cierto que lo que describe Boris es lo que más vemos hoy en día sueños y deseos de los que quieren por lo que pueden que no necesariamente son los mejores.
    Saludos de Zika

    • carmenate leal en 21 mayo, 2016 a las 12:09 pm
    • Responder

    Boris, estuve dos días sin poder navegar, por la lentitud del sistema, eso me desespera y simplemente apago. Que sorpresa con esta esquina. Permiteme pensar que en uno de los que pensastes al redactarla, fué en mi. Has relatado con exactitud de reloj suizo , lo que sucede en un area de béisbol. A mi y a mi hijo , nos pega todo, exepto, por suerte, la última estrofa del último párrafo. Muchas gracias por contarle a los foristas que no viven esa expeirencia.

    1. Igual enseguida me acorde de ti y tu pasaje con tu hijo en el beisbol capitalino. Desgraciadamente es una pura realidad. Saludos.

    2. Amigo Carmenate, esta esquina la hice pensando en ti,saludos hermano

  3. Una linda crónica que se repite estoy seguro en varios estadio del país, he tenido esa experiencia, nada agradable ( he estado dirigiendo equipos de beisbol a diferente niveles y contacto con técnicos de esta especialidad en el municipio )y me lamento por aquellos padres que tienen hijo que luchan por un sueño que se van desvaneciendo como la nieve por falta de motivación de los instructores, y pero también no quedan exento de la crítica aquellos que tienen la responsabilidad de dirigir y controlar la formación vocacional de los niños a un nivel superior de dirección y tampoco hacen nada .
    Muy bien Boris,

Responder a Zika Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.