Lázaro Ramírez y el interesante rumbo a las Mayores

62

Hace pocos días entrevistaba a un avezado entrenador de béisbol y me decía con toda su razón que es triste y muy doloroso como se pone mucho empeño en la formación de un pelotero, se le pulen cuantos defectos técnicos tenga, y que luego tome la decisión de irse del país, por la vía que sea. Pero en el deporte, así como en cualquier faceta de la vida, hay que ser –o al menos intentarlo- juez y parte en cada asunto.

Por eso, no condeno cuando un atleta decide enrumbar su destino hacia otros lares. Por eso, cuando el jardinero villaclareño Lázaro Ramírez Espinosa abandonó el equipo cubano que participaba en la Liga Canadiense de béisbol el pasado mes de julio sentí molestías porque perdimos una pieza indispensable de nuestra maquinaria –además, no tapemos el sol con un dedo, que duele cuando un deportista deja a la deriva a sus compañeros sin ni siquiera haber concluido el evento-, pero a la vez hay que poner el raciocinio a funcionar y saber que con esa decisión están las ansias de un joven jugador de crecer en un deporte para el que tiene los atributos.
La noticia se confirmó aproximadamente el 23 de junio. Después entonces le tocaría a los medios cubanos confirmar la verdad a gritos, como es costumbre. Lazarito aprovechó la coyuntura de que su escuadra se encontraba en la urbe estadounidense de New Jersey para concretar el duelo con la franquicia de esa ciudad. En el momento en que marchó había disputado 12 encuentros, con 46 veces al bate y 14 inatrapables que reportaba un average de 304, con un doble y cuatro carreras impulsadas. Es válido decir que a la sazón era uno de los pocos antillanos por encima de 300.
Entrenando en Miami
Oriundo del territorio de Vueltas, era la primera ocasión en que este jugador de 24 años conformaba una selección nacional de primer nivel, amparado por la temporada fantástica que tuvo con su plantel de Villa Clara y luego coronada por su actuación como refuerzo con Pinar del Río. Grosso modo, en la Serie 55 compiló average ofensivo de 338, 91 imparables, porcentaje de embasado de casi 40.0, diez bases robadas en 16 intentos, dos cuadrangulares –ambos como refuerzo- y una contribución destacadísima como primer madero.
Además, para echarle más sazón a la comida, les digo que es un tocador de bola apropiado, fildeador muy bueno de cualquiera de los tres jardines –ha jugado también en la inicial-, veloz en el corring por las almohadillas y, sobre todo, le ha bateado a los mejores lanzadores de Cuba y ahora recuerdo lo rápido que le sacó el bate a un envío del avileño Vladimir García en la final y disparó un cuadrangular de línea, que no dio chance ni a pensar. Esas notas con alta calificación fue la catapulta para la selección nacional.
Sin embargo, quien vea sus estadísticas en sus cuatro contiendas iniciales, le costará trabajo creer la evolución dada por este joven en la pasada campaña. Solamente promedió para 248, sin cuadrangulares, un solo triple y nueve dobles, con 70 indiscutibles y 24 impulsadas. Quizás unas de las razones de ese pobre desenvolvimiento fueron la insuficiencia de oportunidades y la falta de madurez deportiva, lograda evidentemente en la Serie 55.
Una huella de que su talento se venía apreciando antes de su despunte, fue que lo tuvieron en cuenta para conformar el equipo Villa Clara que intervino en la Serie del Caribe de 2014, cuando podían haber prescindido de su presencia y haber optado por un atleta más experimentado de otro territorio. En las categorías inferiores su bate sonó muy alto, al integrar el plantel nacional de cadetes que participó en el Torneo Panamericano en México 2008, después asistió al certamen continental juvenil en Venezuela 2009 y por último al Campeonato Mundial de Canadá 2010.
Actualmente el villaclareño entrena en Miami y según una fuente, entre el 20 al 27 de agosto tendrá un show case. De momento, un aproximado de 11 equipos muestran interés por apropiarse de sus servicios, como son los casos de Yankees, Marlins, Piratas, Cachorros, Diamondbacks, entre otros. Es una película que todavía no ha descubierto sus cortinas. No obstante, son varios los “televidentes” que quieren hacerse de la premier, una suerte de subasta en la que el mejor postor saldrá con el talento de Lázaro Ramírez. (David Díaz)

2 comentarios

    • muñi muñi en 16 julio, 2016 a las 10:59 am
    • Responder

    Es real que duele ver otro más que parte y no resivir nunca más sus servicios,al menos así veo yo las cosas con los peloteros que se marchan con todos sus derechos y razones buscando mejoras económicas para ellos y la familia,el orgullo de nuestros directivos del beisbol y el no hacer la puja para contar con estos servicios nuevamente,dejan sin brillo a la pelota cubana y a la serie nacional.Con lo que se cuenta hoy en las provincias horitica mismo pondrán la entrada gratis al estadio para recivir público.lo mejo del caso es que conocen la situación embarasosa que presentamos y no dan el brazo a torcer.Suerte para el muchacho también,de seguro les estaremos deceando suerte a unos cuantos más.

    • Nieto en 16 julio, 2016 a las 1:26 pm
    • Responder

    El Año pasado salieron en el orden de 150 según nombres circulados, durante este año serán otro grupo en busca de la cima del beisbol,- desafortunadamente el beisbol que nos queda es aportar los escasos talentos que nos quedan y que salen poco a poco en nuestras SN a las ligas del caribe y en busca de la Gran Carpa, imposible tener buenos resultados internacionales hoy en día. A soportar decepciones en los resultados y crítica para los que poco o casi nada saben de Beisbol

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.