LA ESQUINA CALIENTE….Por Cuba

08/02/2016

8:47:41 AM

boris

Por el amigo de la peña, Boris Cabrera Acosta (cubano de a pie)

Los juegos olímpicos se acercan, la gran fiesta del deporte mundial, la oportunidad perfecta de consagraciones y hazañas, el pretexto perfecto para darlo todo por la tierra que vio nacer a cada deportista, para agradecer a profes y entrenadores, al pueblo que te sigue diariamente, momento de culminaciones y meta final de ciclos y temporadas. Los juegos olímpicos están ahí, con los brazos abiertos, gran arca de Noé donde se funden todas las naciones, los sentimientos patrióticos, los sueños de la infancia, los premios al sacrificio, a la entrega, a la resignación, al esfuerzo y a la constancia. Se hablará de medallas y de podios, se escucharán himnos y consignas, frases, alabanzas, gritos, risas y llantos desmedidos. Se defenderá con garra la bandera, el nombre, el orgullo, la idiosincrasia y la historia misma.

Nuestra país es apenas un punto en la geografía, un minúsculo archipiélago que se pierde entre los continentes, un pedazo de tierra casi a la deriva por el mar Caribe, siempre haciendo aguas por algún hueco, lleno de parches y remendones, con las velas raídas y la madera carcomida por el tiempo, sus tripulantes son hombres de coraje, que no temen a tormentas, al verano ardiente, a las grandes olas, a la fría noche ni a los bajos fondos. Allí están, su estandarte es la estirpe de los campeones de antaño, su bandera tiene una sola estrella y solo tienen cuatro letras en sus pechos, pero cada una de ellas lleva el sabor del barrio, el recuerdo de niño, el olor a fruta fresca, a frijoles y carne de puerco y eso los empuja, los eleva y los engrandece.

Ya no se multiplican los terrenos ni las escuelas deportivas, ya no alcanza para apuntalar torneos ni grandes competencias, ya no hay captaciones masivas ni grandes profesores, apenas hay implementos deportivos ni espacio en las calles, flaquean las motivaciones y los sueños, escasean padres sacrificados y dinero en efectivo. Pero los juegos olímpicos siguen ahí, cada cuatro años, y los nuestros no entregaran el prestigio tan fácil, ni se dormirán en la hamaca de las justificaciones y las necesidades. En otros tiempos, solo necesitamos un machete para cargar contra escuadras o batallones enteros, ahora, basta con la dignidad y el orgullo que nos caracteriza, con esa fuerza innata, con el hambre de triunfos que tenemos tatuado en la frente todos los cubanos, con los deseos desenfrenados o simplemente con ese valor temerario que llevamos dentro. Por Cuba lucharán, y sea cual sea el resultado, los apoyaremos a todos desde acá, en cada golpe, en cada carrera y en cada salto, orgullosos y firmes, porque sin dudas, se lo merecen.

Saludos amigos.

2 comentarios

    • Titanic en 2 agosto, 2016 a las 10:14 am
    • Responder

    Los Atletas cubanos estoy seguro que rendiran lo maximo en cada discplina deportiva pero hay deportes que trataran de fichar para llevar al plano profesional , algunos cederan otros no . las condiciones que tenemos para desarrollar figuras dede la base estan todavia muy floja y sin atencion necesaria por parte de los federativos

    • Valenzuela en 3 agosto, 2016 a las 3:22 pm
    • Responder

    Los atletas cubanos siempre saldrán a darlo todo, el problema está en que aquí tenemos la tendencia a redimensionarlos , a exaltar por encima de los contrarios sus cualidades patrióticas, que aunque probadas no desmeritan las del contrario, con esto lo que hacemos es presionarlo , : ´´el cubano tiene que ganar porque es cubano , por la patria , por el país , etc´´, el hacer más con menos es un lema que tardara años en borrarse de nuestra mente, y eso hace daño, es por eso que cuando hacemos pronósticos de medallas y lugar a ocupar en las Olimpiadas nos basamos en el ´´cubanismo´´, porque pensamos que el contrario como no es cubano no se sacrificara por su país como lo hacemos nosotros , sé que el cubano como dije anteriormente saldrá a fajarse como no hay ninguno , esos se lo hemos puesto en la mente desde edades infantiles, pero ya son tiempos de pensar diferente y hacerse la idea de que hay otras cosas necesarias también. Saludos

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.