BARCELONA — Diego Alves, portero del Valencia, considerado el mejor del mundo para atajar penaltis, demostró en el partido del sábado pasado ante el Barcelona, cómo presiona a los lanzadores antes del disparo, desafiando en esta ocasión, nada menos que a Lionel Messi.

De acuerdo con imágenes de la televisora española ‘Deportes Cuatro’ en su informativo del domingo, el arquero brasileño se dirigió a Messi para someterle a una estrategia de desgaste psicológico, cara a cara, sin arrancar siquiera una mirada del argentino.

“Yo ya te he parado, ya te he parado. Sabes… ¿Te acuerdas?”, le insistió Diego Alves a Messi tocando con la mano el brazo derecho del argentino, donde llevaba el balón antes de colocarlo en el punto penal.

Luego, el portero del Valencia señaló con el dedo índice a Messi, quien permaneció siempre mirando al suelo, sin entrar en el juego de su rival.

Todo esto transcurrió en presencia del árbitro Undiano Mallenco, quien, pese a las protestas de Ivan Rakitic, que se dio cuenta, no hizo nada.

“Ya me encargo yo, para atrás”, le soltó Undiano al centrocampista croata del Barça. “Sólo le quiero decir una cosa”, argumentó Alves para justificar su asedio a Messi. Undiano se lo permitió, ante la nueva protesta de Neymar.

Sin embargo, el portero del Valencia aún no lo había intentado todo. “Agua, agua”, pidió para alargar la espera y con ello la angustia del cobrador.

Como es conocido, Messi ejecutó y marcó, pese a que el guardameta adivinó el destino del esférico

EL BESO

La celebración de Messi provocó que acusaran al argentino de que había lanzado un beso a Diego Alves, después de que el portero brasileño le estuviera intimidando antes del lanzamiento de penalti.

Sin embargo, de acuerdo con las tomas de la televisión española, Leo mandó un beso a la cámara de fondo de Mestalla para dedicarlo a sus seres queridos y no se burló del portero como se intentó señalar.