El gol no fue fantasma: el balón entró 57 centímetros en la portería; Una Liga adulterada.

El gol no fue fantasma: el balón entró 57 centímetros en la portería

Según desveló el programa ‘El Chiringuito’, la pelota superó la línea de portería del Betis en más de medio metro

El colegiado Hernández Hernández perjudicó gravemente al FC Barcelona con su decisión

El balón entró 57 centímetros en la portería del Betis | @ElChiringuito

Ni el asistente ni el colegiado canario Hernández Hernández vieron cómo el balón superaba claramente la línea de gol, pese a que las imágenes de televisión confirmaron que la pelota entró más de medio metro en la portería de Adán. El gol fantasma en el Benito Villamarín se acabó convirtiendo en la gran polémica de la primera jornada de la segunda vuelta. Según desveló el programa ‘El Chiringuito’, el balón centrado por el lateral del FC Barcelona Aleix Vidal y rematado por el defensa del Betis Piccini acabó entrando en la portería local por un margen de 57 centímetros antes de que el también verdiblanco Aissa Mandi lo despejara.

La jugada que se produjo durante el partido entre el Betis y el Barcelona dejó poco margen a las interpretaciones. El Barcelona debió haber empatado el partido en el minuto 78, por lo que ese lance acabó resultando clave, ya que pudo haber cambiado el desenlace final del encuentro. El equipo de Luis Enrique acabó igualando el marcador en en el minuto 90 y no tuvo tiempo para confirmar la remontada. El gravísimo error de Hernández Hernández impidió seguramente que el conjunto barcelonista se mantuviera a dos puntos de distancia del primer clasificado, el Real Madrid, que no falló ante la Real Sociedad.

Con el portero local Adán totalmente batido, la captura de televisión no ofrece dudas. Mandi saca el balón cuando este ha superado claramente la línea de gol. Lo vio todo el mundo, menos el árbitro y su asistente. Su error fue monumental y puede decidir una Liga.


 

Una Liga adulterada

Pincharon Barça y Sevilla y el Real Madrid se va en la clasificación

Una jornada marcada, otra vez, por las polémicas arbitrales, tanto en el Villamarín como en Cornellà-El Prat

Luis Suárez, protestando en el Benito Villamarín

Vaya por delante que el Barça volvió a exhibir viejos vicios en Sevilla y que en el Benito Villamarín se vio, de forma más acusada en el primer periodo, un equipo excesivamente contemplativo, apático y muy alejado de ese Barça que nos deleitó ante Las Palmas o Real Sociedad.
Será por las rotaciones, será por lo temprano del encuentro (doce del mediodía), será porque lo quisieron dejar todo para el final… será por lo que sea, pero el Barça, con o sin cambios en su alineación habitual, tiene la obligación de dar una gran imagen. Siempre. Y ayer no la dieron. Y eso va a misa. Por lo tanto, no puede haber ningún barcelonista que esté contento ahora mismo con su equipo, que ya ha concedido seis empates y dos derrotas cuando acaba de empezar la segunda vuelta.

Todo eso debe admitirse con sinceridad y seriedad. Si el Barça hubiera sido el Barça, si hubiera jugado como venía haciéndolo, no hubiera sido necesario tirar de épica, dar por bueno un empate ‘in extremis’ y… poner el grito en el cielo por el injustificable error del equipo arbitral. No, porque seguramente hubiera podido quedar en un anécdota.

El gol blaugrana que debió subir al marcador en el Betis – FC Barcelona (1-1) | LALIGA

Lamentable

Sin embargo, las cosas son como son y no siempre como nos gustaría que fueran. Iba perdiendo el Barça ante el Betis, sabían los jugadores que se podía escapar la Liga y, como no podía ser de otra forma, quisieron hacer en diez minutos lo que no habían sido capaces de hacer en los ochenta anteriores.

Y llegó la afrenta, el hazmereir del fútbol español, la abominación. El escándalo. No tiene defensa posible que ni el árbitro Hernández Hernández, ni tampoco su asistente en la banda no vieran el clamoroso balón que entró en la portería del Betis. No un palmo, no, tres. Lo vio todo el mundo. Sí, fue una jugada muy rápida, pero no se puede consentir que algo así suceda en la llamada “mejor liga del mundo”.

Un error que adultera un partido y, con todo lo que hay en juego, incluso una Liga. La FIFA ha puesto remedio a estos errores. La Premier League, también. ¿Para cuándo LaLiga Santander, el fútbol español, va a ponerse a la altura que exigen los tiempos modernos?

Ese gol birlado al Barça ha dado la vuelta al mundo. Nunca sabremos si, de haberlo concedido el árbitro, hubiera podido cambiar el signo del encuentro. Ese es otro cantar. Aquí nadie disculpa el partido mediocre del Barça, pero sí que es necesario poner el grito en el cielo ante errores tan mayúsculos y visibles.

Vídeo resumen Espanyol 3-Sevilla 1 (3-1). Jornada 20, Liga Santander 2016-17 | LALIGA

El Sevilla, por su parte, también fue claramente perjudicado ante el Espanyol. Una temprana e injusta expulsión de Pareja, que acarreó penalti, acabó con un partido que prometía ser disputado e igualado. El Espanyol jugó muy bien y mereció el triunfo, pero también al Sevilla el colegiado le impidió pelear en igualdad de condiciones.

Total, que con los tropiezos de Barça y Sevilla, el Real Madrid se encontró con el camino expedito y superó, con muchos problemas, a una buena Real Sociedad que adoleció de mordiente arriba y de créerselo mucho más.

Queda mucha Liga. Solo pedimos que el Barça no vuelva a echar otra siesta, que juegue siempre despierto y que se acaben ya los clamorosos errores. El de ayer fue de  juzgado de guardia.

3 comentarios

    • alexander rosa granado en 30 enero, 2017 a las 6:19 pm
    • Responder

    Ha sido un error garrafal del conjunto arbitral, para eso no hace falta la vista de halcon.

    • Ramon garcia en 30 enero, 2017 a las 6:52 pm
    • Responder

    La verdad es que yo no lo vi entrar, je, je, je.
    Como gozo con la lloradera.
    Hala Madrid !

  1. Ufff q clase error arbitral, se la comieron. Ese árbitro y su asistente q los retiren xq estan ciegos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.