MIAMI — Para el cubano Adonis Garcia, antesalista de los Bravos de Atlanta, jugar en Miami es siempre placentero, casi como estar en casa.

Sin embargo, esta vez siente el dolor de la ausencia de su compatriota José Fernández, a quien conoció incluso antes de que el fallecido lanzador fuera una estrella de las Grandes Ligas.

“Hubiera preferido la preocupación de tener que enfrentarme a él en la caja de bateo, con todo y lo difícil que se nos hacía a todos en el equipo”.

“Nos conocimos en el 2012 en Tampa y siempre tuvimos una muy buena relación. Era un muchacho increíble, siempre con esa alegría contagiosa. Me siento muy mal por los Marlins, que tienen que lidiar con su ausencia cada día”.

Los Bravos viajaron a Miami para el primer juego en casa de la temporada de los Marlins.

Sobre las nuevas adquisiciones del equipo en el invierno, García dijo sentirse optimista de cuánto pueden aportar los recién llegados.

“Sobre todo los lanzadores tienen mucha experiencia, Bartolo Colón, (R.A.) Dickey, Jaime Garcia. Creo que ellos junto a los que ya estaban pueden ayudarnos a tener una buena temporada y a ganar muchos juegos”, dijo el tercera base cubano, en su tercera campaña con Atlanta.

García dice que se comunica todos los días con su hermano Jose Adolis, quien juega para los Cardenales de San Luis en Doble A.

“Si hablaba con él casi todos los días cuando estaba en Cuba, imagínate aquí. Estoy muy contento con lo que le está pasando. Sé que los Cardenales quedaron satisfechos con lo que vieron de él en spring training y ahora depende de su trabajo para ver cuán rápido pueda ir subiendo los diferentes escalones hasta llegar a las Grandes Ligas, que es el sueño de todos”, concluyó el cubano.