La muerte noquea en Miami a uno de los grandes boxeadores cubanos

13-4-17
11:17 am

 

 

Colaboración  del amigo de la peña,

Yoan Azul.

 

 

 

POR JORGE EBRO

jebro@elnuevoherald.com

Con una fuerza brutal y maldita, la muerte terminó de propinarle a Angel Espinosa Capó el último golpe que noqueó su vida. Uno de los boxeadores más temidos y con mejor pegada de su generación, el holguinero falleció en Miami debido a causas aún por determinar.

Su cuerpo fue encontrado sobre las 3 de la tarde del miércoles en el gimnasio de Miami Garden donde solía impartir sus conocimientos de boxeo e intentaba ganarse la vida de manera honrada, a pesar de las estrecheces de su existencia.

“Este golpe ha sido peor que todos sus nocauts juntos, porque nos ha llevado a un gran amigo y un buen hombre”, expresó Blas Mulet, amigo de infancia. “Siempre le pedía que se cuidara, pero a él no le había ido muy bien desde el punto de vista de la salud. Espinosa siempre fue un sobreviviente, hasta ahora”.

Durante los meses a su fallecimiento, Espinosa -de 50 años de edad- padecía de una fuerte migraña, de presión alta y de un grado de ceguera que requería operación, además de un fuerte cuadro de asma, al punto de que al encontrarlo muerto, una máscara de aerosol le cubría el rostro.

Seis veces campeón nacional en tres divisiones -71, 75 y 81 kilos-, Espinosa era el terror del boxeo y el niño mimado de las multitudes que admiraban su pegada demoledora -lo mismo con la zurda que con la derecha- y su presencia impecable.

“Angel era tan buen deportista que hubiera triunfado en cualquier cosa”, agregó Mulet. “La gente no sabe que él amaba el béisbol por encima del boxeo, que era tremendo bateador y poseía un gran brazo. Una vez en Holguín quiso entrar en la pelota, pero cuando vieron que era Angel Espinosa, lo obligaron a volver al ring”.

Campeón Mundial en Reno 1986, Espinosa ganó la Copa del Mundo Belgrado 1987 y el Match Mundial de Retadores de 1988, y jamás perdió en los cuatro topes bilaterales Cuba–Estados Unidos en los que participó. Sin contar sus triunfos en torneos centro y panamericanos.

En Reno se hizo amigo del legendario Ray Sugar Leonard, quien iba a verlo entrenar todos los días y se maravillaba de su físico.

“Leonard se maravillaba cuando yo hacía sparrings y decía que no recordaba boxeadores tan bien formados como yo”, recordó Espinosa en entrevista concedida a este diario en marzo del 2010. ‘‘Al final me regaló una camiseta con su rostro y yo le dí una mía del equipo nacional. Cada vez que veía a un cubano en cualquier parte preguntaba por mí”.

Nacido en Holguin el 2 de octubre de 1966, venció en tres oportunidades al aleman Henry Maske, posteriormente un rey profesional y era claro favorito para ganar medallas doradas en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 y Seúl 1988, pero como se sabe la isla no asisitio a esos magnos eventos deportivos y se le troncho la posibilidad de un cetro olimpico.

“La ausencia de Los Angeles no me dolió tanto”, explicó entonces Espinosa. “Era todavía muy joven y pensaba que vendrían más oportunidades, pero lo de Seul me deprimió. Era considerado el mejor del mundo libra por libra. Después de eso, ya nada fue igual”.

Para Espinosa, 1989 fue uno de los peores años de su vida. Tuvo problemas personales, se casó nuevamente, dejó de entrenar a profundidad y, a pesar de todo, ganó los torneos nacionales y la medalla de plata en el Mundial de Moscú.

Pero la motivación no era la misma y dejó de boxear…hasta que en 1991 le intrigó la posibilidad de ganar un puesto en el equipo olímpico a Barcelona 1992 y contra todos los pronósticos se ganó el puesto.

Su derrota en Barcelona ante el polaco Wojciech Bartnik era el anuncio del final de su carrera como boxeador.

“Con mucha probabilidad, en alguna de esas citas Espinosa hubiera ganado un oro”, apuntó el entrenador e historiador del boxeo, Roberto Quesada. “Cuando finalmente estuvo en Barcelona 1992, ya habían pasados sus mejores momentos. Pero no cabe duda de que es un grande del pugilismo amateur cubano de todos los tiempos”.

Luego de siete años en México, Espinosa se estableció en Miami en el 2010 e intentaba ocupar un espacio como entrenador y con la ayuda de viejos amigos y fanáticos que lo admiraron en sus días de gloria.

Para siempre quedará la duda de qué habría sucedido con su carrera de haber intentado el salto al boxeo profesional.

“No tengo duda de que hubiera sido un gran campeón profesional”, apuntó el respetado entrenador Pedro Díaz, quien fuera uno de los rectores de la poderosa escuadra nacional antillana en otras décadas. “Pasará a la historia como de los mejores zurdos, porque unía pegada y técnica. Era muy completo. El boxeo cubano ha perdido a uno de sus mejores hijos”.

 

www.elnuevoherald.com

 

 

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Squeeze Play en 13 abril, 2017 a las 12:31 pm
    • Responder

    Un gran peleador con una pegada demoledora, cuando tiraba el jab de derecha después no podía desembarcar la izquierda porque el oponente ya estaba en el suelo ¡noqueaba con el jab! que boxeador tan extraordinario, Que en paz descanse

    • SIEMPRE NARANJA en 13 abril, 2017 a las 1:25 pm
    • Responder

    Lo recuerdo como si fuera hoy, tremendo boxeador. Es una lástima que haya muerto tan joven, solo 50 años. De verdad que le fue esquiva el oro olímpico. No conocía que viviera en Miami.

    Como aficionados lo sentimos mucho y le damos el pésame a su familia.

    • SANTÍ en 13 abril, 2017 a las 3:14 pm
    • Responder

    Oreste Solano, es el boxeador que mejor puede dar fe de la pegada de Espinosa. El estilo fajador de solano en contraposición con la pegada de Espinosa, eran macanazos los que se llevava Solanos en esos encontronazos, y en su mejor momento era el que le presentaba pelea. Lamentable perdida

    1. Así mismo es brother, creo el único que le hacia pelea a Espinosa era Solano, siempre fajador y dispuesto a dar batalla, mas de un golpe se llevo, pero el único que le hacia frente y hasta le ganaba, Señora Pegada la de Espinosa y lamentable su perdida.

    • RAFR en 13 abril, 2017 a las 4:28 pm
    • Responder

    lamentable su perdida Fisica ,tremendo Boxeador aun joven 50 años ,lo vi boxear era tremendo ,fisicamente muy fuerte ,sus peleas con Orestes Solano ,todo un choque de trenes
    nuestro mas sentido pesame a la familia de este hombre en holguin o donde quiera que este
    en el salon de la fama del Boxeo Cubano debe estar su nombre aunque haya ido a radicar fuera del pais

    • Marcial Segura Beltrán en 13 abril, 2017 a las 4:31 pm
    • Responder

    Angel Espinosa Capó, considerado por muchos especialistas en su momento el mejor boxeador del mundo libra x libra, al leer la noticia no dejo de sentir conmoción, y me vienen muchos recuerdos de su gran trayectoria deportiva, recuerdo por allá por 1983 cuando en la amplificación local del estadio Calixto Garcia se escuchó la Noticia: ¨Aficionados, el campeón mundial juvenil holguinero, Angel Espinosa (aún sin popularidad), acaba de poner fuera de combate al camagueyano Carlos Garcia, campeón mundial de Mayores…¨ amplio favorito para imponerse en aquel combate, eso fue en el Cardín, (ahora no recuerdo la sede), ese constituyó el inicio de una meteórica carrera al estrellato….
    Fresco en mi memoria aquel combate en los 75 Kg de los Panamericanos de Indianapolis, vs al norteamericano Darin Allen, ambos campeones mundiales un año antes, en Reno 1986, Allen en 75 Kg, y el holguinero en 71 Kg, y acababa de arribar a la división inmediata superior, nada que el combate apenas duró escasos segundos del round inicial…, un upper corto al mentón de Allen frustró un ¨eventual¨ choque de trenes….
    Como olvidar, que al cierre de ese mismo año 1987, Holguin contaba con 3 campeones de la Copa del mundo: Manuel Martínez 54 Kg, Arnaldo Mesa (tambien fallecido) 57 Kg y Espinosita (así le llamaban sus más allegados) 75 Kg…
    Como olvidar sus combates con Armandito Martínez, de campana a campana, toma y dame, ahí si no había tregua…
    Como olvidar sus combates con el tambien fogoso, Orestes Solano….recuerdo uno de esos combates, la descripción de Rolando Crespo, : Solano es uno de esos boxeadores que da y recibe mucho, pero jamás ha sido noqueado, es más no le cuentan¨¨,,,,en ese instante lo sorprende en pleno mentón una izquierdaza de Espinosa y Solano cayó tendido sobre el encerado, donde permaneció varios segundos más de la cuenta requerida, y Crespo vuelve a la carga: ´…jamás había sido noqueado¨, (por cierto la única)
    Como bien relata el autor del artículo, el año 1989 fue fatidico en su vida personal e influyó notablemente en lo deportivo, asistió al mundial de Moscú con muchas deudas de entrenamiento, y con maestría deportiva y maña, llegó a finales, pero no pudo con Andrei Kurniavka, (aquel combate lo había perdido meses antes, la falta de preparación física, más el desgaste de la competencia le pasaron factura) a la postre Campeón del torneo y campeón años más tarde a varios niveles del profesionalismo.
    Esa derrota fue el principio del fin, en lo adelante, solo vimos destellos del Angel Espinosa Capó que conocimos, …
    Las carreras de Angel Espinosa, y Arnaldo Mesa, tuvieron muchas cosas en común: dentro del ring boxeadores ESPECTACULARES, depurada técnica, dominaron como pocos el arte de pegar y que no te peguen, fuera del ring, les faltó orden y disciplina, aspecto que marcó sus vidas e incidió en que ambos marcharan prematuramente de este mundo..
    DESCANSEN EN PAZ…..

    • RAGA en 13 abril, 2017 a las 4:38 pm
    • Responder

    para mi despues de teofilo,,, la mejor pegada del mundo ,, diria yo en el ambito amateur,,, noqueaba con las 2 manos, segun escuche una vez,, sugar ray leonard lo fue aver a indianapolis en los panamericanos, , cuando el dirigia algo asi como un team profesional, y le propuso en ese momento que saltara al profesionalismo en ese mismo momento,,, decia ray que el estaba seguro que casi no tendria que entrenar para pelear como profesional , por la gran forma fisica que tenia,, se fue uno de los grandes de verdad,, epd

    • Jose en 13 abril, 2017 a las 11:58 pm
    • Responder

    Gran perdida para nuestro deporte , era tan bueno que podía pelear en la media , la corta o la larga y nadie lo superaba. Creo que la desmotivaión fué su principal rival.
    Si se revisan las estadisticas el promedio de vida de nuestros boxeadores no llega a los 60 años , nuestros especialistas tienen una gran tarea , pues es algo alarmante

      • Marcial Segura Beltrán en 14 abril, 2017 a las 9:44 pm
      • Responder

      Tienes razón Jose, en los últimos meses han ocurrido los decesos de Candelario Duvergel, Adalberto Regalado, un poco antes Arnaldo Mesa, y otros que ahora no recuerdo, y que tambien han ¨partido¨ prematuramente, ahora Espinosa, buen tema para un estudio riguroso, una hipótesis: pudiera ser el ¨famoso sindrome del desentrenamiento, ¿Quizás?. INSISTO, Creo vale la pena un estudio..

    • Rolando en 14 abril, 2017 a las 10:05 pm
    • Responder

    Muy lamentable pérdida, imaginaba que le iba bien , pero al parecer no lo era, sin lugar a dudas tremendo boxeador, pegada temible y condiciones exepciaonales , no le faltaba nada como boxeador, era integral, todos los que queremos el deporte de seguro lo lamentamos, es una gran pérdida para nuestro deporte, nuestras condolencias a su faliares.

    • juan berm. en 15 abril, 2017 a las 3:04 pm
    • Responder

    Los gustos en la vida son muy personales, para el mío, acaba de fallecer el más espectacular que vi sobre un encerado. Todavía lloro la pelea con Kurniavka, aquel que después triunfó en el prof. no podía con el holguinero pero aguantó todo lo que este le tiró, si llega a ir en su mejor forma lo hubiese noqueado en el segundo asalto por la cantidad de piñazos que le propinó, luego el físico pasó factura. Adoro el boxeo tanto como el beisbol, pero la vida demuestra que es un deporte asesino, no olvidar que esa generación peleó con protector de cabeza. Tremenda pérdida para la familia del box cubano. Gracias MD, ustedes están en todas.

    • Chikungunya en 19 abril, 2017 a las 1:12 pm
    • Responder

    Para mi el más grande boxeador cubano después de Stevenson, combinaba pegada y elegancia, técnica y solvencia, nunca lo olvidaremos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.