El equipo más ganador de Italia ha vuelto a la escena internacional una vez más tras alcanzar la final de la Champions League. Sin embargo el reciente título de liga obtenido por sexto año consecutivo, revivió consigo la polémica del llamado Calciopoli. Mientras la Serie A lo contabilizó como el cetro número 33, las distintas cuentas oficiales de la Juventus, así como algunos de sus jugadores decidieron ‘olvidar’ el episodio y festejaron el Scudetto 35.

Hace poco menos de 11 años, la Juventus marchó apabullante en la Serie A ganando los títulos de 2005 y 2006 de la mano de Marcello Lippi y Fabio Capello . Pero el mismo año en que Italia ganó el mundial, la Vecchia Signora recibiría el golpe más duro de su historia. Apenas una semana después del campeonato del mundo, el drama del Calciopoli derribó el mito del gigante juventino. El 14 de julio de 2006, la Corte de Apelación del Futbol Italiano sentenció a Juventus, Lazio y Fiorentina a segunda división tras comprobarse las acusaciones sobre influir directamente en la asignación de árbitros favorecedores para los partidos de Liga.

Además del duro golpe a 3 históricos del Calcio, el castigo incluyó retirarle a los bianconeri sus dos últimos títulos de liga y sometiéndoles a iniciar en la Serie B con 30 puntos menos. Después de varias apelaciones, el conjunto iniciaría la Liga con 17 unidades negativas, pero un par de meses después, el 10 de octubre la Corte Arbitral del Comité Olímpico Italiano puso punto final a la historia de inconformidades y redujo la sanción a 9 puntos.

Tras un inicio complicado en el que empató el primer partido ante el modesto Rimini, el plantel que incluía a Gianluigi Buffon, Pavel Nedved, David Trezeguet y Alessandro del Piero renació de las cenizas y dominó la segunda categoría del futbol italiano para regresar de inmediato a la Serie A. ‘Pinturicchio’ salió campeón de goleo con 20 anotaciones y el gigante estaría de regreso para la 2007-2008. El año en segunda división de la Juventus fue perfectamente aprovechado por sus rivales de toda la vida, el Inter de Milán. A los Neroazurri se les adjudicó el título vacante de la Juve en la 2005-2006 y con ello extenderían una dictadura de 4 años más como los ‘invencibles’ del futbol italiano, todo ello para el regocijo de sus aficionados y el coraje de los bianconeri que veían frustrado su regreso glorioso como reyes de Italia.

ANTONIO CONTE DEVUELVE LA GLORIA

Después de los ciclos de Claudio Ranieri, Ciro Ferrara y Luigi Del Neri, el gigante de Turín seguía sin poder saborear las mieles del Calcio. Fue entonces cuando para la temporada 2011-2012, los ojos de la directiva de la Vecchia Signora se situaron en un antiguo ídolo de nombre Antonio Conte. El actual DT del Chelsea venía de ascender la campaña anterior al modesto Siena, pero fue el llamado de ‘casa’ lo que ayudó para revivir a la Juve.

En su primer campaña al mando, Conte terminó invicto en la Serie A. Sumó 23 victorias y 15 empates, superando por cuatro unidades al Milán. Jugadores como Arturo Vidal, Andrea Pirlo llegaron para reforzar el medio campo y de inmediato se convirtieron en figuras rutilantes de la invencible Juventus. Al final de esa campaña, el eterno Alessandro Del Piero se despediría como campeón de su amado equipo para partir al Sydney FC.

Pero ante la partida de la leyenda, llegó un juvenil francés de Manchester United llamado Paul Pogba para consolidar un centro del campo que podía pelear a la altura de los mejores del mundo. La sociedad, Vidal, Pirlo y Pogba sumada a la solidez del cuadro bajo encabezado por Buffon, Bonucci, Chiellini y Barzagli le otorgó a la Juventus su segundo Scudetto en fila para la 2012-2013. Un año después, al equipo se sumó Carlos Tévez y con ello el tricampeonato.

ALLEGRI RECUPERA LA ALEGRÍA EUROPEA

EFE

Después del regreso a la cima a nivel doméstico, Antonio Conte partió a la selección italiana y Massimiliano Allegri tomó los controles. En su primera campaña, incorporó al experimentado Patrice Evra para reforzar las laterales y aumentó su poder ofensivo con los españoles Fernando Llorente y Álvaro Morata.

La Vecchia Signora dominó sin problema el Calcio y en la Champions League dio un golpe de autoridad al eliminar al Real Madrid en semifinales y evitar un superclásico español en la final europea de la 2014-2015. Al final, el partido que los enfrentó ante el Barcelona de Luis Enrique no terminó satisfactoriamente y cayeron por 3-1 en el Olímpico de Berlín. Después de fracasar en el objetivo de levantar la orejona, el equipo despidió a Pirlo y Vidal y llegaron jugadores como Sami Khedira, Mario Mandzukic y Juan Cuadrado. La 2015-2016 selló el pentacampeonato Juventino, agudizando la crisis de los equipos de la capital, creando de paso una dictadura en el futbol italiano.

Dos años después del amargo episodio en Berlín, Allegri tiene la oportunidad de llevar la gloria europea a Turín y consolidar de una vez por todas, el regreso del gigante bianconero como un equipo top en el futbol del viejo continente. Sellar el triplete y firmar un regreso legendario para el conjunto más ganador del futbol italiano.