MLB; La década del Gambao

6-7-17
7:55 pm

 

 

 

Yunel Escobar se ha mantenido una década en las Grandes Ligas. Su presencia estable en el máximo escenario beisbolero es un mérito indiscutible, solo superado por otro cubano en la actualidad: el también habanero Kendrys Morales.

El Gambao mostró sus cualidades en la Isla desde las categorías inferiores. Llegó a militar en el equipo Cuba juvenil que alcanzó la medalla de bronce en el Mundial de Canadá en el año 2000 y lanzaría a la palestra pública a Víctor Mesa como manager.

Yunel compartió aquella selección con peloteros como el capitalino Bryan Peña, el camagüeyano Leslie Anderson, el pinareño Donald Duarte y los villaclareños Yuniesky “Riquimbili” Betancourt y Yorkys La Rosa.

Esta justa le abriría las puertas de Industriales en las series nacionales, pero en cuatro años recibiría pocas oportunidades. Como jugador de cuadro tuvo la mala suerte de llegar en el momento en que finalizaban sus carreras míticos jugadores como Germán Mesa, Juan Padilla y Lázaro Vargas. En el equipo azul mostró línea ofensiva (AVE/OBP/SLU) de 271/389/358 con apenas 6 jonrones.

A la defensa tampoco lució bien pues junto a las posiciones del cuadro se vio obligado a jugar en los jardines. Su promedio defensivo fue un muy discreto 923. Sin embargo, era tanto su deseo de abrirse paso en el icónico team capitalino que en una temporada llegó a lanzar en dos juegos, con cinco entradas y dos tercios sin permitir carreras.

Tras marcharse de Cuba, fue escogido en 2005 en la segunda ronda del draft por los Bravos de Atlanta que le vieron condiciones y futuro. Con solo temporada y media en las menores, Escobar logró debutar en la Gran Carpa el 2 de junio de 2007.

Desde entonces se ha mantenido como regular en la MLB durante once campañas, promediando la respetable cifra de 134 apariciones por temporada en su primer decenio. El Gambao es un jugador prácticamente de todos los días y eso en las Grandes Ligas no es un regalo.

Con los Bravos de Atlanta en sus primeras temporadas en MLB. Foto: Drew Hallowell / Getty Images.

Tuvo un excelente debut en 2007 con línea ofensiva de 326/385/451 que lo llevó a ser votado como sexto en la lista de novatos del año. Y ya en su tercera campaña entró en el listado de jugadores más valiosos del torneo en el lugar veinte, al conseguir la mayor producción jonronera de su carrera (14) y 76 carreras impulsadas, con línea de 299/377/436.

Otro hecho que evidencia su regularidad es que solo ha sido cambiado a mitad de temporada en una ocasión. Fue en 2010, cuando los Bravos lo pasaron a los Azulejos de Toronto en su peor año en las mayores.

Una curiosidad sobre su cambio de franquicias es que en el período inactivo en 2012 estuvo 15 días en la organización de los Marlins, y fue canjeado al Tampa Bay. El 19 de noviembre fue de Toronto a Miami y el 4 de diciembre llegó al Tampa por Derek Dietrich.

Su aspecto más negativo en el home play es la relación ponches- boletos: 659-493. Pero aun así, hasta la participación en su juego 62 de la actual campaña, mantenía una respetabilísima línea ofensiva de por vida de 283/351/387.

Escobar ha sido sin discusión uno de los mejores bateadores cubanos en la MLB en los últimos años, con average por encima de 300 en las temporadas de 2015 (314) y 2016 (304). Incluso en 2015, cuando militaba en los Nacionales de Washington, implantó un record para la franquicia al batear de 5-5 en tres partidos.

El guante, en cambio, no ha sido su asignatura fuerte. Aunque tuvo reales destellos, como su nominación entre los candidatos al guante de oro, debió mudarse del campo corto a la tercera base y en varias ocasiones ha sido utilizado como bateador designado para aprovechar su bateo. Desde 2013 no exhibe un WAR defensivo positivo, como evidencia de que su defensa ha disminuido considerablemente con el paso de los años.

Durante esta temporada estuvo varios juegos fuera por lesión, pero tras su regreso ha asumido la responsabilidad ofensiva como cuarto bate de los Angelinos y lo ha hecho muy bien.

A sus 34 años, el Gambao acaricia cifras importantes para los cubanos en la Gran Carpa. Se acerca al centenar de jonrones (88) y a los 1500 hits (1477). Tras una década sin dudas exitosa en la MLB, Yunel Escobar tiene un sitial ganado entre los cubanos que han jugado en el mejor béisbol del mundo.

FUENTE: OnCubamagazine

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Sin duda alguna Yunel es de lo mejor que tenemos en las Mayores años tras años, calladito, sin ser mediático ni entre los propios aficionados cubanos, pero es de los mejores números entre los nuestros y como bien dice Duanys lleva dos temporada seguida sobre los 300, algo que muy pocos consiguen hacerlo y en esta temporada está rozando y ha coqueteado con esa mítica cifra para medir la calidad de un bateador.
    Para mí que si llegara este año también, es una máquina de dar hits y a la defensa en la tercera lo he visto hacer jugadas de PlayStation. En fin me alegra que Duanys saque un poco de las sombras a uno de los mejores cubanos madero en mano en las Grandes Ligas en cualquier época, mantenerse por más de 10 años en este nivel y con promedio ofensivo superior a los 280 muy pocos peloteros cubanos o latinos lo han logrado, además confiarle el 4to turno en un line-up donde su tercero es el gran Pujols de verdad que se siente respeto por Yunel de parte de su manager y demás compañeros….. Saludos.

      • yordan toyo en 7 julio, 2017 a las 3:18 pm
      • Responder

      Daimir dime como termino laidel Chapellí que quería llega a 500 hit y tambien de Onelio Fondin en la Divición de honor en italina y Yosvani Peraza, Rolexis Molina, Yuskiel García que militan en la División A federal del béisbol italiano

    • Ramón García en 6 julio, 2017 a las 10:05 pm
    • Responder

    Y yo lo recuerdo desde que era niño caminando por el barrio con los spikes, regresando de Ciudad Libertad, donde se formó. Hasta jugué pelota de barrio con él en el terreno del ITM. Es un gran pelotero.
    Un saludo

    • yordan toyo en 7 julio, 2017 a las 8:26 am
    • Responder

    Este joven es un baluarte en la tercera base, creo que le han dado tremenda responsabilidad como cuarto palo, a pesar de tener al estelar Albert Pujol enredado en sus propios record, creo que debe se de orgullo para el nuestro convivir con esa presión de talentos…….. Calladito pero aplastante

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) en 7 julio, 2017 a las 9:48 am
    • Responder

    Se habla muy poco de el por parte de especialistas y comentaristas, con lo que no estoy de acuerdo, los numeros que tiene hablan por si solos y la realidad es que estan ahi,desde que debuto en 2007 con Atlanta recorrió las pocisiones alrededor del tercer y el segundo cojin mostrando excelente defensa y habilidades al igual que a la ofensiva, uno de los mejores de los nuestros que tenemos en la gran carpa.

    Saludos

  2. Segun se cuenta: Siendo el Gambao en esos momento el Campeon de bateo de la temporada en Cuba, le pidio a Anglada descanso, y Anglada le respondio: estas en un momento excelente al bate como es posible que tu quieras descansar cuando les hace falta al equipo, pues descasa. Fue su ultima temporada en la pelota cubana, el manager de los Industriales no lo puso a jugar mas…

    • duniesky en 7 julio, 2017 a las 2:15 pm
    • Responder

    Buenas tardes. ¿Cómo comentar sobre un pelotero que no se menciona mucho pero que ha hecho tanto? Yunel Escobar es la viva imagen del atleta minimizado por nosotros mismos… un atleta que año tras año juega en diversas organizaciones, lo hace de regular y además se da el lujo de rendir por encima de la media en el mejor beisbol del mundo… un atleta así merece nuestra admiración, el gambao ha logrado establecerse… algo que otros con más abolengo y aparentemente más calidad no han logrado y ahí están los casos de Leonis Martín, Rusney Castillo, Jorge Soler, Héctor Olivera, Odrisamer Despaigne, entre otros… ¿Qué tiene como atleta que le ha permitido mantenerse? ¡CORAZÓN! Eso le sobra… al igual que una calidad innegable que muchos entre los que me cuento no fuimos capaces de verle… Escobar es la viva imagen de que cuando se quiere se puede… nadie le otorgaba crédito de que pudiera brillar en la MLB, excepto él o algunos allegados… y ya ven… tanto él y los que creyeron en él, eran los que tenían razón… Escobar ha derrochado talento en cuanto equipo ha militado y si bien no es un All-Star es un pelotero que marca diferencias y supera las expectativas (por lo menos las mías) ¿Qué es controversial? Y… ¿Quién no lo es? Lo único real es que Yunel ha aprovechado cuanta oportunidad le han brindado… y ha puesto bien en alto a nuestro beisbol en una época en que ejemplos así son necesarios…, gracias a la Peña Martín Dihigo y a Yunel Escobar por demostrarnos a todos que con espíritu y valor de guerrero las montañas más altas quedan reducidas a simples ¨lomitas¨

    1. De nada hermano, Escobar y cada cubano merece que se les mencione t se le reconozca sus grandezas. Saludos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.