Si no creyera

9-7-17
10:37 pm
Por el amigod e la peña:
Yoan azul.

 

 

 

 

Contemplaba en “Jonrones con bates dorados” el tenedor que Agustín le mandó a las gradas al ciclón de Ovas, recordaba a jugadores y fanáticos enajenados. En ese instante descubrí que la memoria es lo que me queda como ojos para mirar buen béisbol (Nacional), y como oídos para entre tanto “canto”comercial, reflexionar a través de la letra que se convierte en poema.

Ser beisbolista es un arte, y un artista sin ideas, sin creencias, se convierte en un objeto sin su razón de ser, como la maza sin cantera.Yacimiento del que se nutrieron artistas, deportistas, entre ellos Silvio, que necesitó creer para hacer tanta poesía.

“Si no creyera, qué cosa fuera”.

Me pregunto de qué sirve la vida sin compromiso, si no creyera en lo más puro y en lo más duro, si no creyera en lo que duele, si no creyera que en el monte se esconde el trino, pero también el pavor. Creer en el delirio y la esperanza es el motor de todo cambio, el delirio en el sentido de la utopía, del sueño que mueve al ser humano a ir hacia delante, hablar de cosas imposibles nos lleva a perseguirlas. Sin sueños que a veces parecen disparates, no se alcanza el futuro.

Sin la materia de sus convicciones su arte sería sólo forma, pero sin contenido. La herramienta para extraer la piedra de la cantera, pero sin ella. Una mezcla de guitarra y ser humano (cuerdas- tendones); un amasijo de cuero, tela, arcilla, cal,madera y músculo, pero informe y sin sentido. Algo que brillaría de forma artificial, solo por el fulgor de las luces en la escena, o en el estadio, una parafernalia sin mensaje.

“El testaferro”, lo fingido, lo aparente, lo que está en representación de otra cosa sin serlo, al favor de los aplausos. Algo que simula ser nuevo, pero es lo mismo de siempre, “un servidor de pasado en copa nueva” un mero adorno estético, solo un disfraz, sin profundidad.

Creer, pero en algo puro, creer que no todo está corrupto, que se ha degenerado o derrotado, pues creer que todo está perdido es dudar, entregar las herramientas y torcer.

Hacerse hermano de lo que uno hace en la vida, es comprometerse por completo, en las buenas y malas; confiar que vale la pena el dolor “lo que duele”, y las heridas por lo que va a venir.

Qué cosa fuera del trovador sin su público, del deportista sin sus fanáticos, existirían solo y para ellos mismos, como un cuerpo sin alma.

“Los tiempos cambian y con ello cada uno de nosotros”

Hoy Marquetti vive en Norte América, junto a su hijo, que tal vez en aquel tiempo lo pensó vestido de azul; Silvio si se le hubiese ocurrido componer la maza en esta época, no estoy seguro como la escribiría, tal vez se le ocurriría ¿qué será de esto?, ¿a quién le creo?, o ¿cómo creer?; momento, aunque un poco tarde, en el que se dio cuenta y señala a aquellos que tiran el sofá por la ventana.

Ya lo adelantaba Silvio, y la pelota está pagando el estado de la mente de quienes conforman el espectáculo, imposible creer lo que no consideramos como verdadero, la esperanza mira a fuera, luchamos contra la diversión ideológica, y al final estamos pagando los errores de dentro.

Se necesita un candidato al discurso, no “un servidor de pasado en copa nueva”, alguien que “hacer” sea su mejor manera de decir, para que estas nuevas generaciones de atletas “hijos del Santo Tomas”, puedan ver, para creer.

 

14 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • luisabel1 en 10 julio, 2017 a las 5:00 pm
    • Responder

    Me gusta tu articulo, Yoan, creo que tienes un estilo muy propio y si, creo que necesitamos un cambio radical en nuestro maltrecho pasatiempo nacional, pero no puede ser cualquiera, tiene que tener los pantalones bien puestos y quizas algo mas, recuerda que nuestra pelota tiene muchos males y tremebundas ataduras, ojala aparezca ese personaje, ya veremos. sl2

      • Yoan Azul en 10 julio, 2017 a las 7:04 pm
      • Responder

      luisabel1
      Saludos amigo, de momento lo que tenemos es, “en otra cápsula, la misma pócima”
      A ver a quien le ponen los pantalones cuando decidan cambiar.
      Un cordial abrazo

    • Valenzuela en 10 julio, 2017 a las 6:54 pm
    • Responder

    Excelente descripción Yoan, si no creyéramos no sé qué sería de nosotros, y es verdad, hace rato que no necesitamos un ´´servidor de pasado en copa nueva´´, de ellos estamos cansados, necesitamos algo tangible para que nosotros y quienes nos sigan crean, revisando el álbum de Silvio (Unicornio) donde está incluida esa canción que da tema a tu artículo , encontré una frase de Silvio escrita en la contraportada , que aunque se refería más bien a la canción Unicornio que da título al álbum , ya que había recibido innumerables cartas y mensajes donde le comentaban donde habían encontrado o visto a su Unicornio perdido, se ajusta muy bien a la actualidad de tu escrito , Silvio escribió entre otras cosas : ´´Es extraño, pero alguna gente ve cosas donde no las hay, o lo que es peor: no pueden ver las cosas que ciertamente existen´´, eso lo escribió en 1982, hoy , 35 años después, todavía los que tienen que creer no creen , siguen viendo fantasma donde no los hay y siguen sin ver las cosas que realmente existen en el beisbol.Saludos brother

      • Yoan Azul en 10 julio, 2017 a las 9:48 pm
      • Responder

      Valenzuela
      Saludos brother, por cierto, otra de las canciones del disco del 82 “Canción urgente para Nicaragua”. “Por quien merece amor”, muy bonita canción, lástima que muchas veces las letras de Silvio tan abiertas, se politizaban.
      La maza fue el tema de una película argentina que trataba de un muchacho que tras un accidente se rehabilitaba, para volver a caminar, bella peli, no recuerdo su nombre.
      Un cordial abrazo

  1. Bonita entrada con tremenda reflexión entrelazando a la poesía de Silvio con la realidad y la historia de nuestro pasatiempo..
    Hace falta mucho compromiso y deseos para revivir nuestra pelota pues realmente està cada vez más agonizante.
    Saludos

      • Yoan Azul en 12 julio, 2017 a las 10:05 pm
      • Responder

      Marvely
      Gracias amiga, igual por el aporte de tu página
      Un cordial abrazo

    • Gustavo en 12 julio, 2017 a las 9:03 am
    • Responder

    Yoan la película argentina es “Darse Cuenta” del director Alejandro Doria y como interpretes el debutante Darío Grandinetti y dos excelentes actuaciones de la desaparecida China Zorrilla y Luis Brandoni. Tremendo Filme.

      • Yoan Azul en 12 julio, 2017 a las 10:08 pm
      • Responder

      Gracias amigo Gustavo, ya trataré de encontrarla para ponerla junto a los clásicos.
      Un cordial abrazo

    • SIEMPRE NARANJA en 12 julio, 2017 a las 1:37 pm
    • Responder

    Hola Yoan, sigues deleitándonos con tu fina letra que encierra lo que sienten muchos y que pocos pueden o saben expresar. Espero algún día leer algo, tan sentido por amantes de nuestro beisbol como tú, en algún centro mediático oficial. ¿Qué hace falta para que se den cuanta? Necesitamos cambios en nuestro clásico nacional y en el tratamiento al sistema deportivo. No ven que se pide a gritos por todos nosotros, cuando pondrán el oído en la tierra como alguien dijo un día, de lo contrario no obtendremos nada diferente.

    Saludos……

      • Yoan Azul en 12 julio, 2017 a las 10:06 pm
      • Responder

      SIEMPRE NARANJA
      Gracias amigo siempre un placer leer tus comentarios.
      Un abrazo

    • Squeeze Play en 12 julio, 2017 a las 7:01 pm
    • Responder

    Leyendo tu excelente artículo, me reía al pensar que de tantos reclamos al fin tocan, de soslayo, el tema del béisbol en las altas esferas y lo hacen de una manera ridícula. El Dtor. Becali no pudo expresar ideas más ambiguas en su intervención. Necesitamos una persona con pantalones largos, pero urgente!!!!

      • Yoan Azul en 12 julio, 2017 a las 10:07 pm
      • Responder

      Squeeze
      Saludos amigo, la típica reunión…. Ya sabes…
      Que, si la fábrica de machete no le pagó a la antillana de acero, entonces la madera de los bates no se pudo cortar….
      De esas estamos, y en todos los deportes.
      Un abrazo amigo

    • profe en 13 julio, 2017 a las 7:57 am
    • Responder

    Hola, Yoan que atinado y elocuaz tu trabajo, muy acertado tu comentario y esa formas que manejas los compaces de las ideas que redactas y a su vez el vínculo que relizas con Silvio sencillamente genial, concuerdo contigo los hijos se parecen a sus padres pero mas a su tiempo.

      • Yoan Azul en 13 julio, 2017 a las 7:01 pm
      • Responder

      Gracias profe por su valoración, me satisface, un cordial abrazo

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.