Entrando al último fin de semana de la temporada regular de las Grandes Ligas (MLB) casi todo está dicho y hecho, excepto que aún ronda en el aire la posibilidad de un empate entre los Medias Rojas de Boston y Yankees de Nueva York en el primer lugar de la División Este de la Liga Americana y en el segundo comodín de la Liga Nacional, lo que obligaría a la celebración de dos partidos extras el lunes para aclarar el panorama de la postemporada.

Los Medias Rojas (92-66) dieron un gran paso de avance para capturar su segundo título divisional consecutivo con su triunfo del miércoles (10-7 ante los Azulejos de Toronto), pero los Yankees (89-69) también ganaron (6-1 frente a los Rays de Tampa Bay) para mantenerse a tres juegos de distancia con cuatro jornadas por celebrar.

Mientras Nueva York jugará sus últimos cuatro choques contra equipos que tienen récords negativos (1 con Tampa Bay y 3 con Toronto), los Medias Rojas recibirán desde el jueves en Fenway Park a los Astros de Houston, los flamantes campeones de la División Oeste y sus potenciales rivales en las Series Divisionales.

Actualmente, el número mágico de Boston está en 2. Dos triunfos de los Medias Rojas y dos derrotas de los Yankees o una victoria de Boston y un revés de Nueva York, darían al equipo de Nueva Inglaterra el tercer título divisional en los cinco años del manager John Farrell y dejaría a los Mulos del Bronx con el primer comodín de la Liga Americana.

Pero si Medias Rojas y Yankees terminan empatados en el primer lugar de la división, jugarían el lunes en la casa del conjunto que dominó la serie particular (Nueva York en este caso) por el banderín y un pase directo a la Serie Divisional, contra Cleveland o Houston. El perdedor de ese encuentro extra recibiría el martes en su casa a los Mellizos de Minnesota en el juego de los comodines.

Houston (98-60) tiene su propia batalla contra los Indios de Cleveland (99-59), campeones de la División Central, por la mejor marca de la liga y la ventaja de casa para todas sus series de playoffs. Al mismo tiempo, Cleveland y Houston tienen la mira en la mejor marca de MLB, que actualmente poseen los Dodgers de Los Angeles (102-57), y que otorga la ventaja de casa para la Serie Mundial.

Los Diamondbacks de Arizona (92-67) ya aseguraron la ventaja de la casa para el juego de comodines de la Liga Nacional, mientras que los Rockies de Colorado (86-73) entran al fin de semana con ventaja de 2.5 juegos sobre los Cerveceros de Milwaukee (83-75) y 3.5 sobre los Cardenales de San Luis (82-76). Colorado tiene el número mágico en 2 y podría asegurar un puesto el viernes.

Colorado tiene la dura misión de jugar su última serie del año contra los Dodgers en casa, pero la agradable ventaja de que Cardenales y Cerveceros jugarán entre ellos en Busch Stadium en el fin de semana. En caso de un empate entre dos equipos en el segundo comodín, se jugaría un partido extra el lunes en la casa del ganador de la serie particular durante la temporada regular.

Colorado ganó la serie particular a Milwaukee (4-2) y la perdió ante San Luis (2-4), mientras que los Cerveceros dominaron 9-7 a los Cardenales.

Fuera de eso, todo está definido en MLB. Los Cachorros de Chicago ganaron el miércoles la División Central de la Liga Nacional por segundo año conscutivo y comenzarán la defensa de su título de Serie Mundial contra los Nacionales de Washington en las Series Divisionales, mientras que los Dodgers se sentarán a esperar el ganador del partido de comodines del viejo circuito.