La huella de Don Martín en la Cuba profunda (II)

18/10/17
12:56 PM

 

 

 

Por el amigo de la peña:

Oreidis Pimentel Pérez

 

Hay otro Martn Dihigo en el imaginario popular, ese inmanente colectivo que pasó a formar parte del imaginario y por tanto toma otro valor excepcional.

Como continuidad a las historias de Dihigo en sus andanzas por el país les ofrezco las notas de otra región por donde dejó recuerdos.

Tal vez este serial de anécdotas nos devele más facetas de su rica personalidad.

Por Ciego de Ávila

No hay indicios en la prensa, pero quien mejor que el anotador del partido para narrarme la única visita de Dihigo a Ciego de Ávila.

En 1944 el estadio Regalías El Cuño “el hombre equipo” llegó acompañado de otras luminarias profesionales como Gilberto Torres, Pedro Formental, “Bicho” Pedroso, René Monteagudo y Santiago Ulrich, entre otros. Era una selección mixta en busca de pago por exhibición.

Sin embargo, Dihigo, que siempre estaba del lado de los débiles optó por representar al Deportivo Avileño, lanzó y ganó 2X1 a sus cofrades de La Tropical, incluyendo nada más y nada menos que cuatro ponches a “Perico” Formental.

Me contó “Nico” García, el anotador, que los 100 pesos que recibió Martín los donó a su colega Lucas Boada, ya viejo y apartado de los campos de juego.

Fue sin dudas un gesto de extrema generosidad que dice a las claras de los sentimientos de este héroe: fue ese hombre quien le ofreció una mano en La Habana hacía unas décadas, cuando Dihigo era un desconocido muchacho llegado a la capital sin muchos centavos para comer; fue ese hombre del Mariano quien entonces confió en el joven y habló para que lo probaran en La Tropical.

Dihigo nunca lo olvidó, siempre veneró a Boada donde quiera que lo encontró. El honor y el agradecimiento estaban por encima de todo para nuestro “Inmortal”.

 

3 comentarios

  1. Grande MD, que digo grande, INMORTAL MD, que clase de hombre, como me gusta leer pasajes de humildad por estrellas como lo fue MD. Así que jugó en ciego con el equipo de menos posibilidad y con su gran actuación desde el montículo dejo en una sola carrera al favorito, además de ser súper agradecido con el amigo que le tendió la mano cuando él era un desconocido. Por eso nosotros los miembros de la MD, nos identificamos mucho con él, es un ejemplo a seguir en todo. Gracias Pimentel una vez más, estos artículos son una joya para nuestra peña. Saludos.

    • Valenzuela en 18 octubre, 2017 a las 4:13 pm
    • Responder

    Un hombre de honor de verdad, alumnos desmemoriados se hubiesen olvidado de Boada, Martin no lo hizo, como tampoco se olvidó de Cuba, gracias a Pimentel por este excelente retrato del Inmortal.

  2. El se acordó de todos, en cambio algunos no hacen nada por mantener en la memoria al mejor pelotero cubano que ha pisado un terreno de pelota y a un hombre honesto, honrado, modesto, etc como ese.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.