Real Madrid despierta al Fuenlabrada de su sueño con dos penales + La rotación extrema casi le cuesta el partido a Zidane

26/10/17
10:06 pm

 

FUENLABRADA (EFE) – El sueño del Fuenlabrada duró 45 minutos, en los que igualó el potencial de la segunda unidad del Real Madrid, antes de ser víctima de su esfuerzo en el segundo acto y de dos penales que materializaron Marco Asensio y Lucas Vázquez.

Fuenlabrada saboreó el día más importante de su historia ante un Real Madrid que le permitió hacer crecer sus ilusiones de sorpresa con una alineación sin titulares de Zinedine Zidane y con solo Marco Asensio de los habituales. Provocó una pérdida de identidad de inicio, incómodo en un terreno de juego de pequeñas dimensiones y ante la ilusión de un rival con hambre.

Superados los nervios de los primeros minutos del duelo, de dominio y posesión madridista sin profundidad, el Fuenlabrada ganó confianza para tutear a un grande.

Es uno de los equipos de Segunda B que mejor trata el balón y lo mostró en el primer acto con confianza. Jugando con las ideas claras y buscando la velocidad de Quero y Dani en las bandas, y con los movimientos de su goleador Dioni.

A balón parado llegaban las ocasiones del modesto que aumentaba la ilusión de un Fernando Torres que dobló su capacidad para su cita con la historia. Achraf salvaba una mala salida de Casilla y un remate de cabeza de Atienza acariciaba el gol. El Real Madrid tardaba veinte minutos en probar a Codina. Su primer disparo llegaba con una falta lateral de Ceballos que detenía en dos tiempos el portero fuenlabreño.

Los jugadores madridistas no estaban cómodos sobre el césped. Poca velocidad con el balón, demasiada conducción y solo sorpresa en las apariciones de Achraf por la derecha que nunca encontraban los movimientos de Mayoral. Theo, de extremo, se quedaba sin campo para explotar sus virtudes.

Las opciones del Fuenlabrada pasaban por defenderse bien, buscar algún contragolpe o acción a balón parado. Así fabricó una nueva con el Cata rematando en semifallo y Casilla deteniendo el remate posterior de Iribas.

Llegaba la recta final del primer acto y el último impulso del Real Madrid. Lucas Vázquez pedía penalti de Milla derribado sobre la línea del área. El travesaño repelía un disparo de Llorente tras un despeje al centro de Atienza, que rozaba con la manopla Codina salvador. Y en los últimos segundos la paciencia de Mayoral encontraba el primer balón para rematar que sacaba el portero exmadridista en dos tiempos.

EFE

La charla de Zidane al descanso cambió la imagen de su equipo. El prestigio siempre está en juego y en la segunda parte el Real Madrid impuso su superioridad. Encerró en su terreno a un Fuenlabrada al que le comenzaron a fallar las fuerzas. Corrió mucho tras el balón acusando una de las grandes diferencias con el fútbol de elite, la velocidad de juego.

Tras los primeros avisos fue Achraf el que desequilibró el partido. Una de sus llegadas a área rival desde la banda derecha acababa en derribo de Fran y penalti. Asensio no perdonaba y el gol era una estocada al Fuenlabrada que ya no se levantaría.

Con el marcador en contra y una dosis extra de confianza, el juego madridista encontró fluidez. Fue cuando emergió la figura de Codina, que a su mano del primer acto añadió un buen recital de paradas. Evitó el doblete de Asensio, sacó una clara de Mayoral arriba y dejó la mejor acción del partido volando a otro gran remate del nueve madridista que detuvo con brillantez.

Los cambios defensivos de Antonio Calderón para mantener con vida la eliminatoria no dieron resultado y Paco Candela entró demasiado excitado al campo. Dos amarillas en siete minutos y un penalti sobre Theo que dejó todo sentenciado. Lucas ajustaba el lanzamiento al poste para firmar el segundo.

La fiesta local no cesó y hasta el final el Fuenlabrada buscó el tanto del honor. Llegó la expulsión de Vallejo el día de su debut oficial con el Real Madrid, por una dura entrada a Luis Milla, y el Cata tuvo el gol pero su remate no superó a Casilla.


La rotación extrema casi le cuesta el partido a Zidane

MADRID — Dos goles de penal evitaron el desastre.

Zinedine Zidane arriesgó como nunca en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Fuenlabrada de la Segunda División B. El técnico francés decidió dar descanso a la plana mayor al completo y llevar su política de rotación al extremo.

Lucas Vázquez, autor del segundo gol de penalti ante el ‘Fuenla’. Getty Images

Sólo diez jugadores del primer equipo, de los 23 en plantilla, entraron en la convocatoria para el partido; con Nacho, Marco Asensio y Lucas Vázquez como los únicos que gozan habitualmente de minutos, ya sea por motivos de rotación o en las segundas partes.

Era tan joven el equipo que el francés mandó a la cancha, que Nacho Fernández portó el gafete de capitán.

Pero ni Nacho, que el año pasado se graduó con honores al marcar un golazo de media volea ante la Cultural y Deportiva Leonesa en la ronda de dieciseisavos, ni el ya etiquetado jugador ‘del futuro’ Marco Asensio, pudieron lucir en todo su esplendor. A los ‘prospectos a futuro’ del equipo merengue les faltó la experiencia que a varios elementos del modesto rival les sobraba.

Fueron los exjugadores de Getafe Daniel ‘Cata’ Díaz y Jordi Codina, quienes más influencia ejercieron en el juego y de no ser por esos dos errores defensivos de sus compañeros que permitieron que Marco Asensio y Lucas Vázquez marcaran desde los once pasos, habrían logrado mantener el empate 0-0.

La decisión del entrenador de dar un premio a los menos habituales convirtió a la escuadra ‘B’ en escuadra C por falta de un refuerzo de alto nivel, y sobre todo, experiencia y ritmo de juego. Si bien fue cauto en enviar solamente a un jugador del filial Real Madrid Castilla de inicio, el lateral zurdo Álvaro Tejero, a su equipo le faltó esa chispa y liderazgo que solo da el tiempo de vuelo.

Los únicos titulares en Fuenlabrada que superaban los 500 minutos de juego en lo que va de la campaña eran Nacho (810) y Asensio (788), que ha gozado de tiempo de juego en 15 partidos, contando el de esta noche.

Jesús Vallejo que debido a su larga inactividad por lesión ni siquiera había debutado, acabó expulsado por una acción absurda a dos minutos del final.

Borja Mayoral, que suma tres partidos sin entrar en convocatoria, sumaba solo 117 minutos de juego en lo que va de la campaña; poco menos que Dani Ceballos (182) o Achraf Hakim y Kiko Casilla (270).

No conforme, Zidane aprovechó para experimentar con Theo, que por primera vez y en apenas su sexto partido como merengue, incursionó como extremo sin mucho éxito.

Aunque el resultado fue medianamente exitoso, pues dentro de un mes recibirán al modesto Fuenla con un 0-2 de ventaja, la sombra de la falta de gol del primer equipo acabó pesando también a los ‘jóvenes’, que como sus mayores, no lograron marcar un solo tanto en jugada abierta.

Para el Real Madrid no será una tragedia – la vuelta es en el Bernabéu y, tras el experimento, Zidane se cuidará de equilibrar al equipo con al menos una figura de autoridad. Para los jóvenes, otra historia, pues han desaprovechado una oportunidad de oro para levantar la mano.

Tomado de : ESPN.COM

 

2 comentarios

    • Chikungunya en 27 octubre, 2017 a las 8:39 am
    • Responder

    Estamos en octavos, Zidane puso a un Madrid C y nos costó trabajo pero ganamos. Zizou no hay que exagerar.

    • Js Krlos en 27 octubre, 2017 a las 4:49 pm
    • Responder

    los que despertaron de la pezadilla fue el madrid…que al final ganaron gracias a su mejor arma los penales jajajaja…ganarle a un equipo de 10ma categoria con 2 penales valgame dios jajajaja

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.