BARCELONA — Kylian Mbappé pudo fichar por el Barcelona en la recta final del último mercado de verano. El club azulgrana alcanzó un principio de acuerdo con el Mónaco por el que Arda Turan pasaría al club monegasco y el joven delantero llegaría al Camp Nou por una cifra que entre fijos y variables podría alcanzar los 160 millones de euros.

Pudo… Pero no ocurrió. A partir de un documental emitido por L’Equipe se han conocido detalles que dan a entender las enloquecedoras dos últimas semanas del mes de agosto que rodearon al hoy futbolista del PSG, a quien sedujo personalmente Zinedine Zidane para fichar por el Real Madrid, se mostró más proclive a incorporarse al Barcelona tras conocer la operación de Dembélé y acabó en el PSG, deslumbrado por su oferta económica y, también, la posibilidad de regresar a ‘su ciudad’.

“Supongo que si no lo fichamos fue porque no hubo posibilidad de hacerlo” afirmó el 20 de octubre, en rueda de prensa, Ernesto Valverde, dejando al descubierto que Mbappé sí estuvo en la órbita del Barça. La frase, la insinuación, del entrenador azulgrana pudo ser confirmada por ESPN a través de dos fuentes distintas que coincidieron en “la partida de ajedrez” en que se convirtió un asunto que alcanzó su cenit “cuando Dembélé fichó por el Barcelona”.

“Hablamos con su padre y le convencí para no firmar por nadie porque le dije que el Barcelona le presentaría una buena propuesta” explicó Josep María Minguella a ESPN. El representante que en su día trabajó directamente en los fichajes de Maradona, Stoichkov o Ronaldo para el Barça, que hoy ya está retirado y cedió toda su cartera a su hijo, afirmó que fue este quien le dijo que a través de un contacto “Mbappé había asegurado su deseo de jugar con Messi”.

“No hubo nunca la proximidad que se quiere hacer ver” respondió desde el club una fuente que prefirió mantener el anonimato y que devolvió la pelota con una sentencia firme: “Después de leer tanto que su ídolo era Zidane y conociendo el poder del Real Madrid… Habría que preguntarse porque no le fichó Florentino Pérez”.

EL DESENLACE

El Barcelona, oficialmente, “no llegó a presentar ninguna propuesta al Mónaco” aseguró Minguella, quien sospecha que ello se produjo por “miedo. Era una operación muy grande económicamente y aunque muchos pensamos que es el futbolista del futuro nadie quiso tomar la responsabilidad de un fichaje de este calibre”.

En el Camp Nou no se coincide totalmente con este discurso y, sencillamente, se traslada la idea de que no pudo entrar en la carrera definitiva por el fichaje. “El PSG paga 180 millones de euros por el fichaje… Pero la operación en su totalidad

se le va por encima de los 500. Ante eso, ¿qué podíamos hacer? desveló la fuente del club azulgrana.

Arda Turan pudo abrir un resquicio a última hora cuando se conoció que Antonio Cordón, que abandonó la dirección deportiva del Mónaco en septiembre, coincidió con el entrenador del equipo, Leonardo Jardim, la opción de incorporar al futbolista turco del Barcelona.

“El Mónaco hacía semanas que conocía que Mbappé se marcharía y simplemente trabajaba en la mejor operación mientras, a la vez, rastreaba el mercado para reforzarse” desveló Minguella. Y la opción de Arda, que llegaría sin coste y apenas rebajando el ingreso por su joven estrella fue contemplado… Y descartado después de recibir un fiasco de parte del representante del turco.

A partir de ahí Jardim aceptó el fichaje de Jovetic, que se cerró en un abrir y cerrar de ojos el 29 de agosto con el Inter de Milán y en Barcelona se entendió cerrada esa carpeta.

“El Madrid estuvo hasta el último momento dispuesto a pagar ‘lo que sea’ por el fichaje. Zidane y Florentino coincidían en él y lo tuvieron mucho más cerca que el Barça” cerró esta persona del club azulgrana, manteniendo que “al final” el desenlace fue por una cuestión muy simple.

“A Mbappé y a su familia le convenció el presidente del PSG personalmente. Tanto por una cuestión económica como deportiva y personal, porque podía volver a París y conquistarlo todo con el club al que seguía desde niño” se concluyó desde el Barcelona.