MLB; Combo de noticias: Firmar a J.D. Martínez aún es prioridad para los Medias Rojas. Y MUCHO +

5/01/18
9:00 pm

 

 

MLB.com

BOSTON – Los Medias Rojas aún tienen como prioridad firmar al cañonero agente libre J.D. Martínez como su movimiento de peso este invierno. Eso es tan cierto ahora mismo como lo era en noviembre.

Martínez, quien conectó 45 jonrones en 432 turnos al bate en el 2017, le brindaría a Boston más producción ofensiva que cualquiera otra opción en el mercado de agentes libres. Aunque adquirir en un canje con los Orioles al antesalista estelar Manny Machado suena tentador, los Patirrojos tendrían que enviar muchos jugadores a Baltimore para que eso sucediera. Y el hecho de que Machado puede convertirse en agente libre después de la campaña del 2018 complica todavía más las cosas.

Firmar a Martínez es un movimiento más sencillo que no requeriría que los Medias Rojas se desprendan de jugadores o prospectos. Tampoco perderían una selección en el draft amateur, ya que Martínez fue canjeado a los D-backs durante la temporada, por lo que no fue elegible para oferta calificada.

Entonces, ¿por qué ha demorado tanto?

Esta semana, se informó que Boston le había hecho una oferta de cinco años a Martínez. Ni el equipo ni el representante de Martínez, Scott Boras, ha hecho comentario alguno al respecto. Ambas partes preferirían negociar en privado.

La demora probablemente se deba a los años del contrato. Boras por lo general busca convenios de siete u ocho años para jugadores de la edad de Martínez (30) con su nivel de talento (slugging de .690 la temporada pasada.) De su parte, los Medias Rojas son reacios a otorgar un contrato de más de cinco años, ya que están conscientes de que la producción de los bateadores suele mermar cuando ya tienen 30 y pico de años.

No está claro si la falta de un espacio en los jardines de Boston — el club cuenta con Andrew Benintendi, Jackie Bradley Jr. y Mookie Betts — le desagrada a Martínez.

Los archirrivales de los Yankees ya firmaron al toletero Giancarlo Stanton, por lo que la firma de Martínez sería una respuesta apropiada de parte de los Medias Rojas.

Martínez ha sido un cañonero en ascenso en las últimas dos temporadas y podría brindarle a los Medias Rojas el poder que han carecido desde que se retiró el dominicano David Ortiz. Es una combinación que tiene demasiada lógica para que no suceda.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

 ———————————————-

Mauricio Dubón ya quiere hacer historia como hondureño en las Grandes Ligas

LasMayores.com

LEESBURG, Virginia – Mauricio Dubón se prepara para ser protagonista de un momento histórico que luce inevitable a esta altura de su carrera en el béisbol profesional.

Aunque Gerald Young es el primer nacido en Honduras en vestir un uniforme de Grandes Ligas, Dubón sería el primer hondureño criado mayormente en dicho país en pisar un terreno de las Mayores como jugador activo. Como infielder de liga menor en el sistema de los Cerveceros, Dubón no ve la hora de convertir ese sueño en realidad.

“Es una bendición, más que nada”, dijo Dubón al tocar el tema durante el Rookie Career Development Program, un programa de MLB y la Asociación de Jugadores realizado precisamente para darles orientaciones a los prospectos a punto de dar el salto a las Grandes Ligas. “Lo tomo como que (soy un) pionero y eso lo tomo como una bendición, porque no todos los días uno puede ser el primero en algo”.

La trayectoria de Dubón en el deporte del bate y la bola empezó con seriedad cuando el joven tenía 15 años. En ese momento, un grupo de misioneros estadounidenses fue a Honduras a donar útiles de béisbol en San Pedro Sula, ciudad natal de Dubón. Allí, la familia de Andy Ritchey vio las condiciones de Dubón en el terreno y lo invitó a vivir con ellos en Sacramento, California, donde el hondureño se hizo un nombre como jugador en la Capital Christian High School de dicha ciudad.

Seleccionado en el draft del 2013 por los Medias Rojas, Dubón pasó de la organización de Boston a la de Milwaukee en el cambio que envió al relevista Tyler Thornburg de los Cerveceros a los Patirrojos en diciembre del 2016. Entre Doble-A Biloxi y Triple-A Colorado Springs el año pasado, Dubón bateó .274/.330/.382, con 29 dobles, ocho jonrones, 57 carreras empujadas y 38 bases robadas en 129 partidos. En medio de dicha actuación, fue convocado al Equipo del Mundo para el Juego de las Futuras Estrellas a mediados de julio en Miami.

Dubon, un pionero

“Eso fue lo que me dio más sentimentalismo, portar la bandera de Honduras en el pecho”, comentó Dubón sobre su experiencia en dicho evento. “Yo miraba ese juego en televisión cuando estaba en la escuela y todo. Ver que la bandera de Honduras estaba ahí, porque yo estaba ahí, eso fue un orgullo”.

En liga menor, Dubón ha demostrado la habilidad de jugar no sólo en el campo corto, sino también en la segunda base. Para el infielder de 23 años, esa versatilidad podría representar una ventaja importante a la hora de aspirar a ser subido al equipo grande de los Cerveceros, donde el venezolano Orlando Arcia es, sin dudas, el torpedero del presente y del futuro.

Con apenas 58 juegos a nivel de Triple-A en su haber, lo más lógico sería esperar que Dubón empiece el 2018 en dicho nivel. Pero ya ha empezado la cuenta regresiva para un debut en Grandes Ligas, tal vez en la segunda base de los Cerveceros.

De su parte, Dubón está claro en lo que más quiere para la próxima temporada.

“Mantenerme saludable más que todo”, dijo. “Sé que estando saludable, yo puedo lograr muchas cosas”.

Y cuando finalmente suba a las Grandes Ligas, Dubón lo valorará no sólo a nivel individual, sino también nacional.

“Cuando logre ese objetivo, no va a ser sólo para mí, va a ser para la gente de Honduras también”, expresó. “Ellos me apoyan demasiado. Me apoyaron desde el Día 1”.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

 —————————————————–

Junior Guerra es el pitcher más cotizado en el béisbol invernal venezolano

Guerra trabaja en Venezuela

Especial para LasMayores.com

¿Qué busca en el béisbol invernal venezolano el pitcher que abrió en el 2017 el juego inaugural de los Cerveceros de Milwaukee?

Junior Guerra es el lanzador más temido y deseado por estos días en la LVBP, el circuito profesional de su país, donde creció como figura y de donde salió hace cuatro años, rumbo a las Grandes Ligas.

Todos los equipos hicieron planes para tomarlo como primera selección en el draft de postemporada. Sus Tiburones de La Guaira fueron eliminados en diciembre, a pesar de que él respondió con 3 victorias y efectividad de 2.98 en 9 presentaciones. El 2 de enero subió al montículo en Barquisimeto, ya con el uniforme de los Cardenales de Lara y dejó sin carreras limpias a las Águilas del Zulia durante siete innings, en el inicio de los playoffs.

¿No debería Guerra estar en casa, preparándose para recuperar en el Spring Training su lugar con los lupulosos?

“La idea es llegar fresco, no fatigado”, admite el derecho guayanés, dueño de una carrera rocambolesca que le llevó de ser receptor en las Menores a lanzar en Italia y finalmente a encabezar una rotación en las Mayores.

Fresco, en sus términos, significa también llegar en plena forma competitiva. Porque Guerra, figura en Milwaukee hace dos campeonatos y designado como el hombre del Día Inaugural hace apenas 10 meses, viene de sufrir un año anticlimático, de problemas físicos y retrocesos, que él espera dejar para siempre atrás.

“Fue frustrante”, confiesa el diestro. “Había muchas expectativas conmigo. Pero uno no controla las lesiones”.

En su primer encuentro oficial de 2017 salió auxiliado por los preparadores físicos, sin poder apoyar un pie. Una distensión en la pantorrilla mientras ejecutaba un toque de sacrificio le dejó fuera de combate durante un tercio del calendario. Ya no pudo ser el mismo a su regreso.

“Batallé mucho para estar en forma, pero nunca, en ningún tramo de la campaña, me sentí al ciento por ciento”, señala. “Por eso vine a lanzar en Venezuela. Creo que me hizo falta hacerlo en la temporada pasada, aunque fuera unos innings, para poder llegar listo”.

El alto mando de los Cerveceros no lo permitió. Después de asaltar la fama, saltando desde Triple A hacia su segunda experiencia en la gran carpa, había llegado a las primeras planas. La fuerza y movimiento de su sinker, su control de la zona de strike y su capacidad para limitar el daño de los rivales le llevó a consolidarse en la rotación. Cerró con 9-3 y 2.81 de efectividad.

También sumó 148.1 innings entre las granjas y el equipo grande, más que nunca en un solo año para él. Una inflamación en el hombro se lo recordó. Pasó varias semanas en la lista de incapacitados, al promediar el verano, y en el invierno recibió una llamada, en la que le solicitaron que no se incorporara a los Tiburones.

“Les expliqué que yo nunca había parado”, recuerda. “Estuve sin lanzar una pelota (durante toda la pausa entre temporadas), y cuando volví no me sentía nada bien”.

Tras ponerse en forma en los entrenamientos, vino el problema del pie. Volvió a la inactividad, hasta finales de mayo. Luego aparecieron los boletos en exceso y los contrarios empezaron a sacarle la pelota del parque con frecuencia alarmante.

“Fue por esa falta de trabajo (en el Caribe). Yo estaba acostumbrado a lanzar en Venezuela, esa era mi rutina”, insiste. “Los jonrones llegaron porque estaba dejando la bola demasiado alto. Eso me hizo bastante daño. No tenía confianza en mis envíos, a veces pensaba demasiado en el montículo, entre pitcheo y pitcheo”.

“Esa es una de las cosas que vine a trabajar aquí”, añade. “Vine a recuperar mi confianza. Porque la verdad es que la tenía por el suelo. Vine a buscar mi confianza y la forma física”.

Las encontró. No recibirá muchos votos en el premio Carrao Bracho al Pitcher de Año de la LVBP, debido a que lanzó muy poco en la primera mitad de la fase regular. Pero todos los clubes clasificados se frotaron las manos al ver que estaba entre los peloteros disponibles para el draft de los playoffs. Los Cardenales ejercieron su derecho, como primeros clasificados en la tabla de posiciones, y lo incorporaron a su staff.

Ya no le costó convencer a los Cerveceros. El permiso inicial hasta diciembre fue extendido a la postemporada.

“Me dejaron lanzar, sin excederme mucho, obviamente”, dice. Y por eso, afirma sobre la MLB: “En la campaña que viene serán mucho mejores los resultados”.

El 2 de enero subió a la loma en el estadio Antonio Herrera Gutiérrez. Más de 11 mil personas aclamaron sus pitcheos, mientras sometía a las Águilas de la misma manera en que tantas veces dominó en Milwaukee. Su esposa y su familia política estaban allí. Son de Barquisimeto. Él espera que sigan aplaudiéndole hasta el final del torneo.

“A menos que (los lupulosos) digan: ‘Mira, Junior, ya. Queremos que te vengas (a Estados Unidos)’, creo que voy a seguir sin problemas”, promete.

Así que ya está claro qué busca en la pelota invernal el pitcher que abrió por los Cerveceros en el pasado Día Inaugural. Lo resume con muy pocas palabras: “Estoy buscando llegar completamente listo al Spring Training”.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

 ————————————–

Yankees habrían indagado de nuevo sobre Manny Machado

MLB.com

NUEVA YORK – Los Yankees han dicho que no les daría reparo empezar la temporada del 2018 con par de novatos en su cuadro interior, pero el gerente general Brian Cashman también parece estar pendiente del antesalista de los Orioles, Manny Machado.

Aunque un traspaso luce poco probable por varios motivos, los Yankees volvieron a hablar con la novena de Baltimore esta semana con respecto a Machado, informó Jon Heyman de MLB.com. Los Yankees no han hecho comentario alguno sobre el informe.

Machado, quien ha sido convocado a cuatro Juegos de Estrellas, puede convertirse en agente libre después de la temporada del 2018 y no se espera que firme una extensión con los Orioles, por lo que el infielder de 25 años de edad ha generado mucha intriga en el mercado de cambios este invierno.

Los Yankees tendrían que ceder talento de lujo de su finca para convencer al dueño de Baltimore, Peter Angelos, de enviar a Machado a un rival del Este de la Liga Americana. Pero Nueva York es uno de los pocos equipos que podría llegarle al precio.

Machado bateó .259 con 33 jonrones y 95 remolcadas en 156 juegos por los Orioles en el 2017.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

 —————————————

Juan Puello Herrera apoya la inauguración del béisbol invernal en P.R.

Prensa CBPC

GUAYNABO, Puerto Rico – El Comisionado de Beisbol Profesional del Caribe, Juan Puello Herrera, manifestó el apoyo de la Confederación que preside a la temporada de beisbol profesional de Puerto Rico que iniciará este viernes.

“La Confederación del Caribe está dando todo su apoyo a ésta Liga, teniendo en cuenta el gran esfuerzo y sacrificio que han hecho para este montaje” indicó Puello, mediante despacho de prensa de la CBPC.

Este invierno la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico Roberto Clemente (LBPRC), se redujo a 21 partidos de serie regular con cuatro franquicias, comenzando este sábado, debido al impacto que dejó el huracán María sobre la isla.

“El béisbol de Puerto Rico no puede perecer. El béisbol es patrimonio de este país y no debe perecer. También es patrimonio de la Confederación”, dijo el letrado dominicano durante su intervención en la conferencia de prensa de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, celebrada hoy en el Museo del Deporte en Guaynabo.

Los campeones Criollos de Caguas, Cangrejeros de Santurce, Gigantes de Carolina y una fusión entre los Tiburones de Aguadilla e Indios de Mayagüez, serán los cuatro equipos competirán en el torneo “El torneo de Puerto Rico siempre fue modelo a seguir, la liga modelo a seguir. Por eso tengo que felicitar a Héctor Rivera Cruz (presidente) por el trabajo que ha hecho para que se celebre este torneo. Es loable su trabajo”, agregó Puello.

El torneo se le dedicará al equipo de Puerto Rico que quedó subcampeón del pasado Clásico Mundial de Béisbol y al recién ingresado miembro al Salón de la Fama, el boricua Iván Rodríguez.

El campeonato se celebrará en los estadios Hiram Bithorn de San Juan, el Isidoro “Cholo” García de Mayagüez y como tercera opción el Estadio Solá Morales de Caguas. Los partidos se jugarán jueves, viernes, sábados y domingos y la entrada será gratuita.

Los encuentros de los jueves y viernes serán a las 3.30 hora local, mientras que los sábados y los domingos se jugarán doble juego a siete entradas, comenzando el primero a la 3.00 y el segundo veinte minutos después de finalizado el primero.

Para la serie de postemporada, clasificará el equipo que llegue en la primera posición, mientras que quedará eliminado el que llegue último. El del segundo y tercer puesto, jugará un partido de muerte súbita.

La serie final constará de cinco juegos entre los dos finalistas.

“Este es un momento importante el que vamos a celebrar en Guadalajara porque hemos mantenido esta Serie del Caribe a sangre y fuego. Hemos pasado momentos bien complicados durante todos estos años”, apuntó Puello Herrera.

El equipo campeón representará a Puerto Rico en la próxima Serie del Caribe, que se jugará en Guadalajara, México, donde los boricuas inaugurarán el torneo el 2 de febrero jugando en horas de la noche contra el anfitrión.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

 ————————————–

Angelinos dan contratos de liga menor a Eric Young Jr. y José Miguel Fernández

MLB.com

ANAHEIM – Los Angelinos han llegado a un acuerdo de liga menor con el jardinero Eric Young Jr., quien competiría por un puesto en la banca del club en el 2018.

Young, de 32 años de edad, bateó para .264 con un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .754, cuatro jonrones y 12 bases robadas en 47 juegos por los Angelinos en el 2017.

Un bateador ambidiestro capaz de defender los tres puestos de los jardines, Young recibirá consideración para el rol de cuarto guardabosque.

Los Angelinos también le han otorogado un contrato de liga menor al infielder cubano José Miguel Fernández, quien fue dejado en libertad por los Dodgers en noviembre. Fernández, de 29 años de edad, batea a la zurda y registró promedio de .306 con un OPS de .863 en 93 juegos entre Doble-A Tulsa y Triple-A Oklahoma City en el 2017.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación de Major League Baseball ni sus equipos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.