Ángel Rigoberto Cabrera: desechado en Venezuela y terminó brillando como campeón en Panamá

12/01/18
7:40 pm

 

 

Complaciendo al amigo Js Krlos.

 

Su segunda experiencia profesional ocurrió este año en las Ligas Invernales, cuando lanzó por los Navegantes de Magallanes de  la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Luciendo el número 62, las estadísticas que dejó con la nave turca realmente no fueron nada buenas, si comprobamos que en cinco juegos lanzados, todos como relevista, tuvo labor en un quinteto de entradas, en las que toleró diez imparables, con cinco limpias, un cuadrangular, dos boletos, tres ponches, efectividad de 9.00 y un WHIP muy malo de 2.40.

Aunque en la pretemporada del certamen morocho estuvo en planes para fungir como abridor, la realidad fue muy distinta y la escuadra de Magallanes, al ver que Ángel Rigoberto no lucía en el rol designado, decidió deshacerse de sus servicios. Fue entonces que el representante del diestro tunero le indicó darle un giro a su carrera y buscar opciones en circuitos del área de menor calidad, pero importante para que él pudiera colocar números en su hoja de ruta.

Por ello, Ángel Rigoberto llegó en diciembre a la Liga Profesional de Beisbol de Panamá ‘Copa IVECO Panamá’  para vestir la camiseta de los Toros de Herrera, equipo surgido en la recién concluida temporada del beisbol canalero y que trabajó de la mano de los Yankees de Nueva York y los Astros de Houston. Los Toros terminaron terceros en la etapa regular, con balance de 13 triunfos y 13 fracasos, por lo que no pudieron avanzar a la gran final, reservada para el plantel líder Caballos de Coclé y su escolta Bravos de Urracá.

Pero Cabrera fue la carta más segura que tuvo el conjunto de Herrera, al estar en siete partidos, cinco aperturas y dos relevos, con foja de dos triunfos, sin revés y un salvamento y efectividad de 1.24, la mejor del equipo. También, en 29 entradas, propinó 33 ponches, solamente regaló seis boletos y los únicos extrabases que recibió fueron par de tubeyes.

Por ser una opción casi al seguro y su versatilidad de ocupar ambas funciones en la lomita, los Caballos de Coclé lo solicitaron en la ronda de refuerzos para robustecer su cuerpo de pitcheo de cara a la final. Y las cosas no le pudieron salir mejor a ese conjunto, pues en la discusión del título fijada a una serie de cinco compromisos al mejor de tres, cabalgaron por encima de los Bravos de Urracá, eliminados en tres juegos.

En uno de esos tres triunfos estuvo el brazo de Ángel Rigoberto, quien tuvo sobre sus hombros la faena de abrir el segundo choque y transitó siete entradas, con 28 veces al bate, una carrera limpia tolerada, cinco ponches, ocho inatrapables y no regaló boletos, para apuntarse el crédito en un encuentro que culminó 4-1 y cada equipo disparó nueve imprables. El plantel de Coclé, que pertenece al exbigleaguer Carlos Lee, se llevó su tercer título, pues antes lo hicieron en 2013 y 2015, mientras que el mentor Julio Mosquera se agenció su segundo campeonato.

Tras esta corona, los Caballos de Coclé se convirtieron en el tercer elenco que clasifica a la Serie Latinoamericana que será en Nicaragua del 26 al 31 de enero. Antes lo habían logrado los Tobis de Acayucan, campeón de la mexicana Liga Veracruzana Estatal, y el elenco Wildcats, as de la Liga Invernal de Curazao.

En el caso de Ángel Rigoberto, la temporada pasada debutó como profesional con los Indios del Bóer de la Liga Profesional de Nicaragua. En Cuba jugó durante cuatro Series Nacionales a intervalos, pues debutó en la 47, reapareció en la 50 y continuó en la 51, para desempeñarse en su última contienda, la 53. Aunque en Panamá fue mayormente empleado como abridor, en la isla sus 111 partidos fueron como relevista, con saldo de 12 victorias, 14 derrotas, 24 salvamentos, lanzó en 174.1 entradas y le batearon para .293, con 88 boletos y 67 ponches.

Su mejor campaña fue la 50, en la que ganó ocho partidos, perdió seis, salvó 10, tuvo efectividad de 3.60 y ponchó 26 veces. Es un serpentinero que sobrepasa las noventa millas desde que estaba en Cuba, pero actualmente ha ganado en la velocidad de sus comandos, además de ampliar su repertorio y haber ganado en control. (Néstor Pérez)

 

Tomado de: Cronodeportesonline

 

1 comentario

    • Js Krlos en 13 enero, 2018 a las 2:36 pm
    • Responder

    yo sabia que mi paisano del barrio iva hacer un desastre en venezuela…ese no era pitcher ni en cuba…es verdad que tiene velocidad pero le falta cerebro…na que es un arao y sin inteligencia nunca se podra ser lanzador de calidad

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.