La maldición de Sile Junco y el Osobbo que nadie le quita a Matanzas

14/01/18
8:36 PM

 

Un suceso como el ocurrido hace tres días ciertamente merece que se derroche mucha tinta, se llenen muchas líneas y se engrose unas cuantas cuartillas de explicaciones o lamentos. Aunque, también creo y no es locura lo que escribo, que un suceso como el ocurrido hace tres días ciertamente no merece que se malgaste tanta tinta, ni líneas, ni papeles.  Al final, caballeros, cuando la frustración se convierte en costumbre es mejor economizar y no perder el tiempo en naderías, como algunos podrían llamar.

El periodismo y los años que llevo en él, o tal vez los años que él lleva en mí, me obligan a sentarme y centrarme bien en lo que escribo. Para algo está el deber social, aunque este pase por hablar de un pasado de decepciones y triunfos que se destruyen cuando están a centímetros de las manos.  Crear toda una atmósfera de triunfalismo, para después quedarse con las manos vacías de gloria, es lo peor que le puede pasar a un equipo. Aunque el triunfalismo muchas veces lo suelen agregar los aficionados, repito, suele ser letal —es letal de hecho—, y más si los abismos se vuelven carreteras constantes por uno, dos, tres, cuatro, cinco años…, es que ya perdí la cuenta, sin ironías.

El periodismo y toda su fastidiosa verborrea, que se espere un momento. Es hora de quitarse el chaleco de profesional de la palabra y decir en un muy buen cubano que lo de Matanzas, en la pelota, no tiene precio.  Industriales, el equipo que históricamente han señalado por tener la rareza de vivir con un corazón amarillo en los play off—criterio que comparto tímidamente—, creo que no se ha enterado que en los últimos tiempos su exótico órgano lo ocupa un Cocodrilo que lo mismo perece en su cuartel cenagoso de Matanzas o espera viajar cientos de kilómetros para ser fulminado en territorio ajeno, como sucedió en Granma.

Por más que le busque por dónde le entran las debilidades a los yumurinos cuando van camino a la corona, termino años tras año de frente al fenómeno de la cuadratura del círculo y me da por pensar que todo es cuestión de un corazón amarillo o de la maldición de Gerardo “Sile” Junco, cuando en 1991 el mentor ganó con Henequeneros  y ante la inconformidad de unas promesas incumplidas, se retiró dejando la siguiente cláusula: “sin mí no ganarán ni en cincuenta años”.

Han pasado ya 28, por lo que si seguimos al pie esta maldición de Sile Junco, quien regresó a dirigir en las Series 41 y 42, a los matanceros les quedarían otros 22 años de suplicio. Nada fácil de aguantar.

Otra temporada nadaron y nadaron hasta conseguir un excelente cúmulo de victorias que lo elevaron hasta la cima de la fase regular. Ya no estaba Víctor Mesa al frente de los Cocodrilos, por ende la tropa no estaría sujeta a la presión asfixiante que le imprimía cada postemporada VM32. Sin Mesa, un hombre al que el beisbol de Matanzas le deberá mucho de por vida, parecía entonces que este sí sería el año de los yumurinos con Víctor Figueroa y al final de la postemporada estarían alzando el trofeo de campeones nacionales.

Pellízquense los que estén soñando, que Matanzas sin Víctor Mesa sigue siendo la misma de cuando él estaba: la que bien sabe nadar y se le perforan los pulmones cuando está a un pelo de la orilla. Como dice mi vecino que está en Cuba, Matanzas está Osobbo y parece que nadie puede enseñarle el camino del Iré. Eso no es sencillo, por lo menos así lo veo, porque si Víctor Mesa no lo hizo, con todo lo religioso que es —hasta en el terreno—, qué quedará para Figueroa. Me gustaría saber qué pensaría de todo esto el mismísimo Arcadio Calvo Espinosa, uno de los babalaos más grande que ha engendrado mi país. Por cierto, ya fallecido.

Eso sí, Matanzas se despidió por séptima ocasión seguida encima del podio. Pero cuando se trate de pensar en el título, mi gente, Matanzas es el mayor practicante de la Ley de Murphy. (Néstor Pérez)

 

Tomado de: Cronodeportesonline

 

 

16 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Valenzuela en 14 enero, 2018 a las 10:02 pm
    • Responder

    La Ley de Murphy, ya ni me acordaba de ella, que bien aplicada es para el equipo de Matanzas : ´´Si algo puede salir mal, saldrá mal´´, o mejor : ´´Todo lo que puede suceder, sucede´´, esas son los bases de esa ley, pero me quedo con la idea original de Murphy : ´´Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culminará en desastre, alguien lo hará de esa manera´´.

      • El lector matancero en 15 enero, 2018 a las 12:39 am
      • Responder

      Para aplicarle la ley de Murphy a Matanzas es poque lleva 7 años en el podio porque cuando cogia del 11no al 14vo lugares nadie le aplicava ninguna ley es uno de los equipos más seguidos y respetados, pero la afición no lo acepta, los Asrtos de Houston flamantes campeones de la Serie Mundial, equipo que apoye llevan 60 años y ahora es que ganan por primera vez y hace 3 años perdían más de 100 juegos y una revita lodió como campeón de 2017 y era una profesía loca y ganaron, los Yankees no ganan desde el 2009 y por perder en la semifinasl el último juego votaron asu gran manager que los llevo lejos con un equipo joven, Los medias rojas de Boston estuvieron 106 ó 108 años sin ganar (maldición del bambino), entonces que le apliquen la Ley de murfy, que no se la aplican a otras provincias que ni ganan casi juegos. Felicidades a Víctor Figureoa y asu equipo de cocodrilos por su gran trabajo. Lo importante no es la meta, sino el camino. lao Tsé pensador chino. Y el camino de Matanzas fue hermoso.

      1. Le rectifico dos daticos, los Medias Rojas fueron algo más de 80 años sin ganar, creo que 83, los que estuvieron 108 años fueron los Cubs y por la maldición casualmente de otro Murphy, el de la cabra. Ah el que pronostico que los Astros ganarían en el 2017 por allá en el 2007, también dijo que Springer sería el MVP, ese si esta “dopado” pronosticando….

        1. Hola es mi primera vez en el sitio me lo recomendaron, y ya tengo la oportunidad en mi trabajo de visitarlo constantemente, por cierto muy buen trabajo que hacen.
          Soy de Manzanillo Granmense de pura cepa. Granma Campeón.
          No creo que lo de matanzas sea por lo del color, sino de fortaleza en las piernas y de como le juegan los alazanes, si se acuerdan de como salían mal parados los Granmenses frente a las avispas y ciego en play off. Y no era porque los alazanes eran amarillos, porque “trabuco” tenían.

          1. Amigo en aquellos años nadie le ganaba a Santiago, pero hombres “amarillos” si tenían, recuerda a Ciro cuantos juegos perdió en play off y cuan tos bates se congelaban en play off vs Santiago. Manténgase por acá. Saludos

      2. boston se pasó exactamente 86 años sin ganar, la anterior a esa fue en 1918 cuando despues de ganar decidieron vender por unos kilos al gran Babe Ruth a los Yankees. cuando rompieron la maldicion del bambino en el 2004 enterraron todas esas desgracias q le habian ocurrido años atras. a partir de ese año se comenzó a llamar la maldicion de Big Papi quien fue el protagonista principal de la remontada a los yankees cuando iban 0-3 debajo y fue la figura de ahi en adelante hasta alcanzar la corona ante los cardenales.

        al otro año (2005) los medias blancas se quitaron otra maldición de encima ya q llevaban 88 años sin vencer. ganaron en 1917 y en la serie mundial de 1919 se dio el lio aquel de los juegos vendidos por los llamados medias negras. en ese equipo campeon el lider de la rotacion fue el gran titan jose ariel contreras.

        por ultimo las mas reciente q todos han oido hablar bastante de esa historia fue la maldicion de la cabra de los cachorros q pasaron 108 años sin triunfar. ni siquiera llegaron a disputar una final desde 1945 y mire q ese año está lejos y despues el problemon con el aficionado q cogio la pelota q perjudicó a los cubs en el 2003.

        ahora mismo son los indios de cleveland los q mas tiempo llevan sin ganar con 70 años y no se si existirá alguna maldicion para ellos (creo q hay demasiada supersticiones por los alrededores), pero al menos estos saben lo q es ser campeones porq todavia quedan equipos en la gran carpa con mas de 40 y hasta 50 años de historia q no saben lo q es ganar (rangers, padres, cerveceros y marineros).

        los astros se quitaron 55 años de desgracia de encima y lo lograron despues de haber cambiado de liga hace muy pocos años q les parece.

        saludos

    • Allan de Centro Habana en 15 enero, 2018 a las 12:50 am
    • Responder

    Cardiologia, es la especialidad de la que adolese el cocodrilo……….Van a ganar cuando ocurran dos cosas, una y principal, que no esté Ariel Sanchez en el equipo(se cree la estrella del equipo y es malisimo)y otra cuando les cambien el corazon a unos cuantos pero el que mas le urge un corazon nuevo es a Gracial.por lo demas el Osobbo pasa con una buena limpieza y de eso los matanzeros si saben porque son la mata.

      • El lector matancero en 15 enero, 2018 a las 1:26 am
      • Responder

      Pero a Industriales le pusieron un corazón nuevo manager de VCl, abridres de VCL; PR, ART, bulpen habanero que esun circo y preguntale a Fredy que ha dejado 2 juegos ganados y los ha perdido, los únicos con corazón habaneros son el gran Mayeta, Torriente, y Samón que es granmense o sea se nota que la capital es de todos los cubanos, parece que el Cardiólogo de La Habana es mejor, vamos a ver como está su corazón en el Mella, ojalá ganen por VM32 que esun gran promotor del béisbol cubano y gran profesor, pero hay que darle gracias a la legión extranjera, a y el otro con corazón es Frank Camilo Morejón un baluarte de la receptpría en Cuba.

      • enrique15 en 15 enero, 2018 a las 5:02 pm
      • Responder

      Ñoj, de acuerdo 100% con usted en cuanto a Ariel y lo de Gracial. Yo dije hace rato que Matanzas ganaría cuando Yera ganara en play off y Ariel, SAntoya y Gracial se echaran el equipo arriba. Sucedió lo primero, Yera debió ganar ambos juegos, lanzó para eso. Pero lo otro parece que es más dificil que resolver el problema del Medio Oriente.

    • osmany en 15 enero, 2018 a las 9:41 am
    • Responder

    Realmente el problema es psicológico, hablando profesionalmente, porque si hablamos en el buen cubano, es como dicen en el futbol, pecho frio…. calidad mas que demostrada, efectividad a la hora de los mameyes… nula…. han caido en un bache que para salir le va a costar mucho trabajo y ojala puedan salir … ya es demasiado…

    • omaida en 15 enero, 2018 a las 10:37 am
    • Responder

    Es bueno aclarar que todos en la vida estamos generalmente Osobbo porque estamos sujetos a todo lo malo que esta en el medio ambiente como la intriga, la envidia, la traición, la tragedia, la pérdida, enfermedad, etc. Pero dentro de ella siempre que Hagamos lo que nos indique el santo ligado a nuestra actitud, con certeza viviremos bien y sabremos siempre tomar de ella lo mejor.
    En relación al Osobbo ya no es preciso aclarar muchas cosas porque se dice que el Osobbo es todo lo malo que tenemos encima o que puede pasar y esto es muy comprensible porque tenemos quien nos alerta del peligro y sobre todo en que debemos poner más atención para evitar lo malo que nos esta avisando y esto me obliga a hacer énfasis en lo que tenemos que TRABAJAR , Por tanto tiene CURA

    saludos cocodrila de matanzas

    • Jacobs en 15 enero, 2018 a las 12:24 pm
    • Responder

    Hola a todos. primera vez que comento en el sitio, me lo recomendaron hace poco. Soy granmense de pura sepa. Muy bien todos los comentarios sobre matanzas, pero nadie se ha puesto a pensar, lo que le pasaba a Granma con santiago y Ciego en los play off? Lo mismo le debe estar pasando a los Cocodrilos. Muy buena temporada pero hasta ahi. Y no es solo cuestión de lo que le pase a un equipo o no, es sencillamente de como encajan los sistemas de juego de uno u otro equipo y de lo bien que se deben hacer las cosas en el juego, hasta el mas mínimo detalle define un juego de pelota. Lo de amarillo tampoco creo que matanzas sea asi, porque de serlo entonces los antiguos alazanes que perdían con los ya mencionados equipos no tenían ni el más mínimo acento de ese color, porque jugadores de calibre y “guapos” tenían.
    Saludos me gustó mucho el sitio.

    • Pedro en 15 enero, 2018 a las 2:32 pm
    • Responder

    A algunos bateadores de Matanzas les temblaba el bate , eso lo vimos bien claro .

    • enrique15 en 15 enero, 2018 a las 4:58 pm
    • Responder

    Casi nunca escribo en este sitio, pero el tema por supuesto me atrae ya que soy matancero y seguidor de los Cocodrilos. Respecto al tema pienso lo siguiente: Lo sucedido este año a Matanzas tiene una razón primaria y no bien tratada. Me refiero al tema de la “presión”. En los años de VM32, muchos aficionados (matanceros o no) achacaron los fracasos en post temporada del equipo a la presión a que los sometía el timonel villaclareño en esa etapa. Muchos olvidaban que esa presión era bajo la cuál vivía el equipo durante los 90 juegos del campeonato. VM no era uno en la clasificatoria y otro en la final, no. Era el mismo, siempre exigiendo que sus jugadores rindieran al máximo de sus posibilidades y estuvieran 100% concentrados en el juego. Pero olvidaban otra cosa para mí, más importante, olvidaban que la presión, en el deporte, siempre existe y más es una final. Los peloteros de Matanzas, de tanto decirles que VM los presionaba, llegaron a creer que es posible jugar un play off sin sentir presión. Aún lo creen, como demostró esta semifinal. Con las críticas a VM los han convencido de eso y por tanto, nunca se han preparado sicológicamente para hacer lo más importante, que es LIDIAR con esa presión que SIEMPRE se siente. Practiqué deporte y sé lo que es eso. Es como el que va a la guerra, el miedo siempre se siente, lo dificil y adecuado es saber lidiar con él, controlarlo. Ellos no saben. Creen que no debe existir la presión y ya. Jefferson Delgado lo demostró en una entrevista televisiva que le hicieron: Comentó (cuando Matanzas jugaba este año una magnífica etapa clasificatoria) que mientras estuvieron en Canadá y recibieron la noticia de que Figueroa dirigiría el equipo, alguien se le acercó y le dijo que ahora sí jugaría sin presión, tranquilos, alegres, etc. Y se vanagloriaba del resultado que estaban teniendo y lo relacionaba con eso. Yo me dije: Está embaracado, cree realmente que no aparecerá esa presión en los play off. Y tan tranquilo estuvo Jefferson que ahí lo dejaron, tranquilito sentado en el banco, muy tranquilo. Los directivos del beisbol en Matanzas no se han sentado a buscar la causa raíz del problema. No pueden haberse sentado cuando uno ve a Figueroa decir en cámara que no sabe qué pasó que el equipo no bateó en la final o no tuvo el rendimiento esperado. No se sacaron experiencias y conclusiones de las derrotas anteriores, simplemente la culpa era de la presión de VM. Punto, así que a tratarlos como delicados muchachos y a jugar y divertirse. Siempre he dicho y mantengo que las victorias las hacen los peloteros y las derrotas también, independientemente de que un mánager tome una desición errada o no. Al final, es el pelotero que usted sacó a jugar el que hace buena o no su jugada. La función del mánager, para mí, es lograr sacar a cada pelotero el máximo de su talento, sea poco o mucho. Eso lo hizo bien VM, lo hizo bien Figeroa, pero ambos fracasaron en lograr que aprendieran a jugar bajo presión. Debo hacer una excepción, por supuesto: Yoanni Yera. Siempre lo critiqué por fallar a la hora buena, este año estuvo inmenso, no, INMENSO, con letras mayúsculas. Si alguno en el equipo se preparó para la presión que venía fue él. Nunca le huyó los lanzamientos a Despaigne, que el año pasado igualmente llegó cansado de Japón y acabó en los play off. Lanzó una gran pelota y mereció las dos victorias y un mejor soporte de sus compañeros al bate.
    Desde el punto de vista técnico, creo que fue clave la insana costumbre (no sé si mandado o no) de los bateadores matanceros de dejarse cantar el primer lanzamiento. Los lanzadores granmenses se dedicaron durante todo el play off a marcar siempre en el primer lanzamiento con recta al medio. Los bateadores de Matanzas dejaron pasar siempre ese envío e inmediatamente le tiraban al próximo, poniéndose en conteo muy desfavorable y obligándose a sí mismos a batear sobre bolas incómodas. Eso facilitó la tarea grandemente a un picheo de Granma que se ajustó a su plan contra un rival que nunca cambió el suyo a pesar de no darle resultados en ninguno de los 5 juegos.

    • El Loko en 15 enero, 2018 a las 7:56 pm
    • Responder

    Creo que le pasa como a la selección Argentina de fútbol, que hicieron una promesa si ganaban en México 1986, ganaron y no fueron a cumplir la promesa..es conocida como la Maldición de Tilcara…..”La leyenda habla de una supuesta “maldición” que pesa sobre la Selección porque los jugadores que se consagraron campeones del mundo en México 1986 no regresaron a saludar a la Virgen luego de alcanzar la gloria en suelo azteca”
    Ahora sobre los Cocodrilos, pesa la Maldición de Siles Junco…..

    • yml1003 en 22 enero, 2018 a las 2:07 pm
    • Responder

    vamos a ver matanza desde la llegada de v.m32 a sido otro pero el pueblo ya no quiere eso lo que queremos es ser campion ahora yo no se que es lo que le pasa a mtz que a la hora de la verdada qcomo aquel que dice se pierde no asen dadas las figuras principales se desaparecen a ver donde se encontraba gracial en la fina un jugador de ese calibre no puede desaparese a la hora buena pero el solo no el equipo empesando por el manger hasta el ultimo por que a ver el juego de 11 a 11 es juego si lo logras empatar mira eso no puedes perder y en 9 episodio tenies que estar a a viva y si el primer jugador te llega uste tiene que aser lo posible para que la carrera entre ariel sanches ya no es el mismo corredor de antes tenia que aberse fijado cuando el coach de 1 te estaba asiendo la seña a lo mejor si se ubiese echo el cambio se ganaba eso es solo un poco de lo que te puedo decir que mtz ubiese hecho pero lo que pasa que la aficion sigue con ellos pero la verdad yo siendo ellos los dejo por basta ya que llegen y llegen y nada hasta cuando matanza no tine para mi niguna maldicion ni nigun osobbo ello lo que le falta es un empuge fuerte para ser camion

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.