NBA; Combo de noticiass: LeBron James, Stephen Curry, seleccionados como capitanes del Juego de Estrellas. LeBron James: Un vistazo estadístico a su camino a los 30,000 puntos

18/01/18
8:43 pm

 

 

LeBron James, Stephen Curry, seleccionados como capitanes del Juego de Estrellas

 

El alero de los Cleveland Cavaliers, LeBron James, y el armador de los Golden State Warriors, Stephen Curry, encabezaron la votación All-Star en sus respectivas conferencias y serán los capitanes del Juego de Estrellas.

Giannis Antetokounmpo de Milwaukee, Joel Embiid de Filadelfia, Kyrie Irving de Boston y DeMar DeRozan de Toronto se unen a James como titulares de la Conferencia Este.

James Harden de Houston, Kevin Durant de Golden State y sus compañeros de New Orleans Anthony Davis y DeMarcus Cousins se unen a Curry como titulares de la Conferencia Oeste.

Los abridores fueron determinados por un voto de fanáticos, jugadores y un grupo selecto de medios. Fueron anunciados por la NBA el jueves.

En un nuevo formato esta temporada, James y Curry elegirán sus equipos, sin tener en cuenta la afiliación a la conferencia, del grupo de titulares y reservas. Los entrenadores en jefe de la NBA seleccionarán las reservas, y los rosters completos del equipo se anunciarán el 25 de enero.

Las primeras cuatro selecciones de James y Curry deben provenir del grupo de ocho titulares restantes. James seleccionará por delante de Curry porque terminó con el total de votación total más alto.

Al igual que en las temporadas anteriores, los jugadores fueron clasificados por conferencia y posición (perimetrales e internos), y los dos mejores y tres mejores jugadores fueron nombrados titulares. Los fanáticos representaron el 50 por ciento de los votos, mientras que todos los jugadores actuales y el panel de medios representaron el 25 por ciento cada uno.

La votación concluyó el lunes. El Juego de Estrellas será el 18 de febrero en Los Ángeles.


 

‘Este chico será una súper estrella’: Jayson Tatum no es un novato cualquiera

BOSTON – Largo rato después que la cancha de prácticas había quedado vacía tras un entrenamiento a finales de octubre, se podía escuchar al alero de los Boston Celtics, Marcus Morris, bromeando con el novato Jayson Tatum. Ambos jugaban una intensa partida de 1 contra 1.

Luego que Morris en dos ocasiones crease espacio para dos encestes con salto, Tatum finalmente pudo pararle y, en una especie de venganza contra el veterano, atacó la cesta reiteradamente, aprovechando su longitud y así generar cestas a tal capacidad que Morris, quien estuvo fuera de acción a principios de la temporada por molestias en su rodilla, no pudo hacerle frente.

Sin perturbarse, Morris se dirigió a un grupo de reporteros tras el fin de la batalla y en su estilo calmado pero firme, declaró con orgullo: “Se sintió muy bien el vencer a un novato en una partida de 1 contra 1”.

En honor a la verdad, Morris no puede estar más complacido con el novato. Puede ver ciertas facetas de sí mismo en el chico de 19 años y dice que desea ayudarle con el liderazgo veterano que Morris nunca recibió a principios de su carrera en la NBA.

“Tuve que aprender por mí mismo”, dice Morris. “Todo lo aprendí con mis experiencias, viendo y entendiendo todo… Algunos novatos llegan acá y creen que lo saben todo. (Tatum) mostró disposición a aprender”.

“Es como un hermano menor para mí”, prosiguió Morris. “He ahí el por qué sigo alrededor de él cada vez más y más. Tenemos un buen lazo. Los jugadores más jóvenes, en ocasiones, tienen su mente divagando hacia otros sitios y a veces las cosas simplemente no te salen bien en la cancha. Lo mantengo motivado”.

Lo que realmente gusta a Morris es la forma en la cual Tatum juega al baloncesto. Le encanta ver la confianza del joven jugador, especialmente al entrar en modo de ataque. Además, le agrada ver que no teme a los retos, tal como lo fue esa partida de 1 contra 1.

“Eso es lo que uno desea ver en los jóvenes”, afirmó Morris. “Cuando llegué aquí, vi la forma en la cual se desenvuelve, el arrojo que muestra. Me recordó a mí mismo. Es un buen chico y va a estar en esta Liga por mucho tiempo…”

“Este chico va a ser una súper estrella”.

CON CADA VIAJE que hacía a fin de ver competir a Tatum, el presidente de operaciones de baloncesto de los Celtics, Danny Ainge, salía con la convicción que Tatum había sido el mejor jugador en la cancha. Ocurrió la primera vez que vio a Tatum jugar en vivo, en sus años de secundaria, durante la Nike Hoop Summit de 2016 en Oregon. Nuevamente tuvo la misma sensación en la única temporada de Tatum en la Universidad de Duke durante el campeonato 2017 de la Conferencia de la Costa del Atlántico en Brooklyn.

“En ese espacio de dos días (en la Hoop Summit), pensé que era el mejor jugador presente entre los norteamericanos y los internacionales en ese momento”, dijo Ainge. “Podía encestar, anticipaba situaciones, tomaba rebotes, tenía longitud, sabía manejar bien el balón. Sin embargo, lo que realmente me gustaba más era su aplomo. Se sabía manejar muy bien”.

La gerencia de los Celtics se dirigía a Los Ángeles a principios de junio para ver un entrenamiento previo al draft con Tatum y la interrogante presente era si el adolescente era de hecho el mejor jugador disponible en el draft 2017; en el cual los Celtics tenían el primer puesto de selección, como resultado de un cambio fortuito con los Brooklyn Nets, en medio de la negociación entre Kevin Garnett y Paul Pierce que sacudió el mercado durante el verano de 2013.

La gran asignatura pendiente de Tatum en ese momento era su tiro de larga distancia. Sin embargo, había pasado el receso entre el fin de su única temporada universitaria y el inicio de entrenamientos privados previos al draft lanzando 250 triples diarios, esperando así poder hacerle ver a los equipos deseosos de sus servicios que era capaz de eliminar una de sus debilidades percibidas.

Luego, entrenó frente a los ejecutivos de los Celtics e hizo justamente eso.

No fue precisamente la gota que derramó el vaso para un staff de los Celtics que tenía a Tatum entre sus candidatos para ser tomado en el primer puesto y ciertamente considerado exhaustivamente en el proceso de evaluación del draft. No obstante, les hizo pensar un poco más si realmente el delgado ala de 6 pies, 8 pulgadas de estatura (2,07m) tenía las mayores posibilidades de convertirse en el talento capaz de alterar el destino de la franquicia y que ellos ansiaban.

Poco tiempo tras el entrenamiento, los Celtics negociaron el puesto de selección número 1 a los Philadelphia 76ers, confiados que Tatum se mantendría disponible con el puesto de selección número 3 que habían recibido a cambio, además de tomar un potencial puesto de selección de lotería en el futuro.

Ahora, tres meses después del inicio de temporada, la poderosa actuación de Tatum lo ha llevado a ser considerado serio candidato al Novato del Año.

Lo más sorprendente de todo: Tatum lidera la NBA en encestes de triples con 46 por ciento de efectividad. De acuerdo a los datos de encestes manejados por Second Spectrum, Tatum tiene un impacto cuantificado de encestador (qSI, por sus siglas en inglés) de 15.4 por ciento lo cual representa que encesta los triples en un 15.4 por ciento mejor que un jugador promedio en situaciones similares (basado en la presión defensiva, cronómetro y tipo de tiro). Esa marca lo coloca en el tercer puesto en la NBA sólo por detrás de Nikola Mirotic de los Chicago Bulls (17.5) y Klay Thompson (15.6) de los Golden State Warriors.

“Creo que lo único que no fue capaz de hacer en el entrenamiento previo al draft y que no había mostrado (pero nunca puse en duda), era su capacidad de encestar triples”, afirma Ainge. “No puedo decir que llegué a pensar que tendría los porcentajes de encestes que ha mostrado este año; sin embargo, sentí que llegaría a este punto en el transcurso de su carrera. Su capacidad de encestar es demasiado buena”.

Para los Celtics, fue una pequeña muestra de la madurez de Tatum, mayor a la que podría tener con su edad, además de la forma en la cual ansía ser un jugador de impacto al más alto nivel. Para una gerencia dentro de la cual se debatió de forma frecuente si Markelle Fultz, Josh Jackson o Dennis Smith Jr. eran meritorios de un primer puesto de selección en el draft, pronto se hizo evidente que Tatum era su hombre.

En la noche del jueves, los Celtics recibirán a los 76ers para el cuarto enfrentamiento de la temporada entre ambas escuadras. Es muy probable que Fultz alcance, con este cotejo, 37 partidos consecutivos ausente, mientras se recupera de la lesión denominada por los 76ers como “desequilibrio del músculo escapular y molestias en sus hombros”.

Se analizan videos del nuevo movimiento de encestar de Fultz con intenso detenimiento. Gracias al cambio de puestos en el draft, los Celtics están en posición de obtener un puesto de selección entre los 5 principales, proveniente de Los Ángeles Lakers este año (si terminan ubicados entre los puestos 2 y 5), o el puesto de selección de los Sacramento Kings para 2019 (si no termina siendo el número 1).

El éxito de Tatum, en contraste a los problemas de Fultz, sólo reitera la astucia de Boston dentro del draft y a la hora de hacer cambios. Tatum ha sido titular en todos los 45 partidos de la temporada de los Celtics, actualmente cómodos dueños de la cima de la Conferencia del Este, con récord 34-11.

Tal y como lo sugirió recientemente un evaluador de talento de la NBA: “Imagínense a los 76ers con una pista delantera con Tatum, (Ben) Simmons y (Joel) Embiid en estos momentos. Da miedo solo pensarlo”.

Entonces, Tatum se convierte en la mayor razón para el optimismo con respecto al futuro de Boston como contendor al título. De hecho, en algún momento del futuro no muy lejano, Tatum podría ser el mejor jugador en la cancha para los Celtics.

El novato de los New Orleans Pelicans, Frank Jackson, jura que el éxito de Tatum no debería sorprender a nadie.

“Lo vaticiné el año pasado”, expresó Jackson, quien jugó con Tatum en la Universidad de Duke la temporada pasada. “Es probablemente uno de los hombres más talentosos con quienes he jugado, en ambos aspectos del juego. Uno lo puede ver ahora”.

Es cierto que ahora los Celtics parecen ser genios; pero hubo un momento en el cual Tatum no era considerado una fija como número 1 del draft y la mayoría de los aficionados en Boston se habían acostumbrado a la idea de Fultz jugando al lado de Isaiah Thomas. Sin embargo, Tatum ofrecía algo que los Celtics necesitaban con desesperación: longitud en la posición de ala y una amenaza de enceste fuera de la posición de base.

El entrenador de los Celtics notó como la idea de Tatum y el ala Jaylen Brown, en su segundo año, desarrollándose juntos se hizo cada vez más interesante dentro de Boston, equipo que ansía no sólo competir ahora, sino construir un contendor sostenible.

Incluso, tras una fuerte demostración en la liga de verano, pocos esperaron que Tatum se convirtiera en jugador de alto impacto tan pronto en su carrera. No obstante, Tatum se ganó un puesto de titular antes que Gordon Hayward se lesionara en la noche inaugural. Tiene promedio de 13.8 puntos, tercer mayor cifra dentro del roster de los Celtics, solo por debajo de Kyrie Irving (24.1) y Brown (14.3).

No sólo se trata de encestar en el caso de Tatum; sin embargo, es la forma en la cual consigue ser efectivo, con fuertes clavadas y un astuto manejo del balón. En la noche del martes, Tatum atrapó un pase en plena transición como ala, fue entre sus piernas y tras su espalda con determinación en el drible frente a un sacudido Jrue Holiday para luego saltar en intento de cesta, para deleite de la banca de Boston detrás de él.

En el segundo reporte de votaciones para el Juego de Estrellas, Tatum quedó en el séptimo puesto entre los jugadores de pista delantera del Este, un puesto por debajo de su compañero Al Horford; quien parece ganarse un puesto como reserva cuando los entrenadores voten por los suplentes en el transcurso del mes. Horford dijo que podía entender, a partir de lo visto en la liga de verano, que había algo diferente con respecto a Tatum.

“Esos movimientos que hizo tras driblar (muchas cosas a mitad de rango), pero uno podía ver, incluso al final de los partidos, que el entrenador le daba el balón en situaciones al final de los partidos”, dice Horford. “Se sentía cómodo atacando y haciendo jugadas”.

“En ese momento uno podía entender que estaba frente a un hombre que no es un novato promedio”.

Previo al inicio de la temporada, la leyenda de los Celtics y analista de la NBA para ESPN Paul Pierce indicó reiteradamente que Tatum contaba con movimientos ofensivos que Pierce, uno de los principales anotadores de la historia de la franquicia, no pudo desarrollar sino luego que su carrera había avanzado bastante dentro de la NBA. Pierce pudo compartir con Tatum en el complejo de prácticas de los Celtics y terminó cautivado con el desempeño del joven.

“Tatum hablaba como una persona que sabía bien lo que quería lograr”, dijo Pierce, luego de departir con Tatum a principios de la campaña. “Lo interesante es que esa actitud se traslada muy bien hacia su juego… Cuenta con un juego muy maduro”.

Y existe la posibilidad que los Celtics apenas estén viendo la punta del iceberg en lo que respecta a su novato estrella.

La vida de un novato en la NBA puede ser muy abrumadora. Sin embargo, la vida de Tatum se hizo mucho más atareada el 6 de diciembre, cuando le dio la bienvenida al recién nacido Jayson Christopher Tatum, Jr.

Al principio, Tatum se quedó en Boston tras el nacimiento de su hijo y luego se incorporó con sus compañeros en San Antonio antes del comienzo de una gira de tres encuentros. Horas después del pitazo inicial de un partido a ser televisado a nivel nacional entre Celtics y Spurs, Tatum, quien había sufrido retrasos en su vuelo comercial con destino a Texas, parecía el padre de un recién nacido, con el insomnio a cuestas; más pudo salir esa noche a la cancha y sumar 20 puntos y 8 rebotes.

Además, recibió sus propios calzados diseñados y comercializados con su firma, y pudo hacer una pequeña aparición en el nuevo comercial televisivo de Nike con Irving de protagonista. De la misma forma sutil en la cual se mueve en la cancha, Tatum lleva bien el manejar sus deberes de padre y estrella en ascenso de forma simultánea.

“Quiero decir, sí, es una locura. Tengo muchas cosas ahora”, afirma Tatum, quien publicó fotos de su hijo en Instagram la semana pasada (Tatum no identificó a la madre del menor en su publicación).

 

 

La leyenda dice: “¡Jayson Christopher Tatum Jr! ¡El regalo más grande que Dios me ha dado! ¡Papá te ama más que a nada en el mundo! ¡Una verdadera bendición!”

Tatum no se siente abrumado y ello se debe, en gran medida, a la presencia de su madre, Brandy Cole. Cole tenía 18 años cuando dio a luz a Tatum el 3 de marzo de 1998. Tatum sigue mostrando admiración por la forma en la cual su madre pudo avanzar y obtener tres títulos universitarios, incluyendo uno en Derecho en 2010. En muchas ocasiones, ella llevaba al joven Jayson a las clases. Tatum brilla de orgullo cuando habla sobre su madre, quien sigue viviendo en el mismo edificio en Boston y le puede dar una experta mano a la hora de lidiar con los deberes inherentes a la crianza de un bebé.

“Ella realmente merece todo el crédito”, dice Tatum. “Me ayuda mucho. Por ende, estoy contento que ella se encuentra aquí”.

Morris, nativo de Filadelfia, muestra agrado por la ascendencia de Tatum. Morris, quien a menudo viste ropa con las siglas FOE (“La familia sobre todo”, por sus siglas en inglés), ha conocido a la familia de Tatum, para luego elogiar el apoyo con el que cuenta el novato de los Celtics.

“Conocí a su madre”, dice Morris, “y me recuerda de manera exacta a la mía”.

Ainge se une en el sentimiento: “La madre (de Tatum) ha sido una parte importantísima de su vida. Es una súper mujer… Ha hecho una labor fenomenal con Jayson”.

Con Tatum Jr. en buenas manos, los Celtics ahora se concentran en conseguir la mejor manera de poder canalizar los talentos de su progenitor.

Tatum se encoge de hombros cuando alguien le habla de la supuesta “pared del novato”. Después de todo, no hay nada en su nivel de juego que siquiera sugiera la idea que pronto tendrá que lidiar con dificultades. A pesar de toda la locura decembrina, Tatum mostró promedio de 14.6 puntos y 52.9 por ciento de encestes en general, más un 45.1 por ciento de encestes en la larga distancia, siendo designado como Novato del Mes en la Conferencia del Este.

Luego que Tatum se ganó el palmarés, se le preguntó a Stevens cuál era su reacción.

“Maravilloso”, respondió el entrenador, con una media sonrisa en su rostro. Stevens, en un firme compromiso de mantenerse dedicado a una filosofía con mentalidad de crecimiento, no gusta de elogiar desmedidamente a sus jóvenes jugadores, para así darles la idea que siempre existe algo que mejorar.

“Le envié un mensaje de texto (a Tatum) en el cual le dije que había muchas cosas que podían descarrilar su progreso en el futuro”, dijo Stevens. “Él se lo merecía. Al final del día, si bien debe seguir haciendo todas las grandes cosas que ha hecho porque es consistente (y he ahí la razón por la cual lo obtuvo), porque ha jugado bien y es consistente. Es difícil hacer algo así a cualquier edad, pero, tiene 19 años, por lo cual hay una grandiosa oportunidad de retribuir ese agradable reconocimiento”.

El próximo paso para Tatum es desarrollar mayor consistencia en lo defensivo y quizás un poco más de agresividad a la ofensiva cuando su equipo así lo necesite. Sin embargo, los Celtics están viendo las cosas desde una perspectiva a largo plazo en lo que respecta al desarrollo de su novato.

“Considero que tiene buenos veteranos a su alrededor de quienes él puede aprender”, afirma Ainge. “Tiene 19 años. Creo que aún está adaptándose a muchas cosas, en lo que respecta a una temporada de la NBA. Sin importar lo inteligente que se sea, hay muchas cosas que se deben experimentar. Nos hemos concentrado a fin que él cuide bien su cuerpo, se alimente de manera apropiada, duerma lo suficiente y haga todas esas cosas que, a veces, muchos no entienden sino después de haber cumplido 25 años”.

“Estamos intentando que observe con detenimiento la buena manera en la cual Kyrie, Al Horford y otros de nuestros muchachos (como Aron Baynes y Daniel Theis) cuidan sus cuerpos. Eso ha sido fundamental para nosotros. Que él pueda entender la importancia de cuidar de sí mismo”.

Es correcto: Tatum sigue siendo un adolescente. Sin embargo, se ha convertido en uno de los factores más importantes para el éxito de Boston esta temporada. Su desarrollo podría determinar en última instancia si los Celtics pueden emerger como verdaderos contendores por el título a mediano y largo plazo.


 

LeBron James: Un vistazo estadístico a su camino a los 30,000 puntos

El 29 de octubre de 2003 LeBron James anotó ante Sacramento y arrancó así una de las mejores carreras del baloncesto mundial. (0:21)

Su tiempo en la NBA no ha pasado en vano, y sus números individuales y colectivos son testigo de una carrera que ha cumplido con todas las enormes -y hasta irreales- expectativas que lo rodean desde que dominaba la cancha como astro de escuela superior en Saint Vincent-Saint Mary en Akron, Ohio.

Ahora, mientras persigue a largo plazo una octava aparición consecutiva en Las Finales y un cuarto título de carrera, LeBron James tiene de frente la oportunidad de hacer más historia al unirse al exclusivo club de jugadores con 30,000 puntos en la NBA.

LeBron será el séptimo jugador en alcanzar 30,000 puntos de carrera, el primero en lograrlo desde Dirk Nowitzki la temporada pasada.

A sus 33 años de edad, el astro de los Cavaliers será también el jugador de menor edad en conseguir 30,000 Pts, un año más joven que Kobe Bryant cuando éste entró al club de los 30,000 en diciembre de 2012.

James también sería el 4to jugador que más rápido alcanza la mágica cifra en términos de juegos, superado solo por Wilt Chamberlain, Michael Jordan y Kareem Abdul-Jabbar.

LeBron se encuentra donde está ya que ha sabido adaptar su juego a la edad que tiene y los minutos en cancha que acumula, especialmente cuando añades su total de tiempo en cancha en postemporada (sobre 52,000 minutos en total).


–Micah Adams, ESPN Datos


Tomado de: ESPN

 

1 comentario

    • El lector matancero en 18 enero, 2018 a las 11:19 pm
    • Responder

    Entrará en el club de los 30 000 sólo de los grandes.

Responder a El lector matancero Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.