Zidane y la máquina de picar carne

jueves, 18 enero 2018, 10:14

En el Real Madrid se extiende la sensación de que el técnico decidirá poner fin a su etapa en el banquillo blanco al acabar la temporada.
La máquina de picar carne. Es una de las expresiones más utilizadas en las oficinas del Real Madrid para referirse con ironía a la implacable exigencia que rodea la entidad deportiva más laureada del mundo. La máquina de picar carne tritura por igual jugadores, entrenadores, médicos, fisioterapeutas, ojeadores… No importa que el equipo venga de ganar tres de las últimas cuatro Champions u ocho de diez títulos en dos temporadas. Apenas cuenta haber redondeado el mejor año en los 115 de historia blanca. Nunca es suficiente en el club de la poca memoria y la nula paciencia. El aficionado madridista se empeña en no aceptar la derrota como un elemento más de lo que al fin y al cabo es el fútbol, un juego en el que por mucho que lo desees no siempre ganas. Por eso en el Madrid no existen las fases de transición. Gloria o infierno, sin término medio. Una desmesura de la que los medios de comunicación tenemos nuestra cuota de responsabilidad, reconozcámoslo.

CANTERANOS Y LEYENDAS

La máquina de picar carne no hace distinciones. Devora al canterano titubeante en sus primeros partidos y también al mayor goleador que jamás vistió la camiseta blanca, el mismo que 40 días atrás recogía un nuevo Balón de oro. En la adversidad apenas respeta a las leyendas, si acaso les concede el último deseo antes de la sentencia.

Y ahora está empezando a masticar a Zidane, el técnico de las dos Champions seguidas, el de los ocho títulos en 23 meses. El que 653 días después de su debut en un banquillo ganaba el premio al mejor entrenador del mundo según el criterio de 450 seleccionadores, capitanes y periodistas de todos los países FIFA, que algo sabrán de esto. Aunque hoy nos recuerden algunos desmemoriados que “no es entrenador”. Si llega a serlo…

NO VA A SEGUIR

En el seno del club blanco se está extendiendo la impresión de que cada día que pasa aumentan las posibilidades de que Zidane no continúe la próxima temporada. Ven al francés cansado de soportar la presión desmedida del banquillo blanco y, en vista de que ya ha ganado todo lo que tenía que ganar, a nadie extrañaría que plantease su renuncia a Florentino. Algo que ya hizo como jugador en el año 2006, cuando decidió no cumplir su último año de contrato porque no se veía bien. Entonces perdonó seis millones de euros al club.

El próximo verano va a ser movido en los despachos del Real Madrid. Después del segundo ciclo más exitoso de su historia, en junio pasado decidieron apostar por la continuidad del bloque y con su mal rendimiento la plantilla está demostrando que esa gestión del éxito no fue la adecuada. Habrá que tomar decisiones dolorosas con veteranos que le han dado mucho al club y ese es otro argumento que acerca el fin de la prolífica era Zidane.

¿Que quién le sucederá en el banquillo? Aún es pronto pero por si acaso vayan apuntando dos nombres: Joachim Low y Mauricio Pocchettino.

http://www.marca.com/blogs/tribuna-y-tribuneros/2018/01/18/zidane-y-la-maquina-de-picar-carne.html

Deja un comentario

Your email address will not be published.