BARCELONA — André Gomes es uno de esos personajes condenados a la discusión en el Camp Nou. No hay ahora mismo un futbolista tan apreciado por el entrenador como denostado por el público y que provoque tal nivel de duda. Fuera del vestuario, claro. Dentro del vestuario, a ojos de Valverde, el portugués tiene algo que le hace especial. Y se nota.

Ocurrió con Alcácer, sucedió con Vermaelen y da la sensación que André Gomes está llamado a convertirse en el último milagro del entrenador, capaz de recuperarle para la causa; capaz de convertirle en un futbolista a tener en cuenta en cualquier escenario.

¿La prueba? El medio fue titular en el campo del Betis, un escenario complicado, tal como ocurrió en el Wanda Metropolitano, en San Mamés y en Anoeta. Solamente, en partidos de primer nivel, quedó fuera del once en el Clásico del Bernabéu… De los 20 partidos en que ha tomado parte, 12 de ellos han sido lejos del Camp Nou y en 7 fue titular; en el estadio azulgrana, solamente fue titular en 2 encuentros de los 8 que participó.

Fichaje muy discutido de Roberto Fernández, llegó como Alcácer desde el Valencia y su primera temporada en azulgrana, a las órdenes de Luis Enrique, causo tal desencanto que su nombre ha permanecido muchos meses entre los condenados y puestos en el mercado para abandonar el club.

Relacionado con la Serie A o la Premier League, de André Gomes se afirmó con el cambio de año que era el único ‘con mercado’ y por quien el Barça estaría en condiciones de recuperar los 35 millones de euros que pagó en el verano de 2016. Algo tiene, sin embargo, que seduce a Valverde y tal como van transcurriendo las semanas de la temporada su nombre va ganando protagonismo en el terreno de juego.

El fichaje de Coutinho y la esperada recuperación de Dembélé provocará un aumento en la competencia por un puesto en las labores ofensivas del equipo azulgrana, pero con el portugués, acostumbrado desde que llegó al Camp Nou a pelear contra corriente, existe la sospecha que acabará por convertirse en un jugador de culto para el técnico.

Más eficaz que brillante, acaso más discutido de lo necesario, André Gomes se ha sumado a Paulinho en el papel de trascendente para un Valverde entre cuyos méritos destaca recuperar a futbolistas condenados a la invisibilidad