MADRID — Cristiano Ronaldo sigue sin estrenarse en Copa del Rey esta temporada. Y todo apunta a que no será hasta la ronda de semifinales cuando tenga sus primeros minutos en el torneo, si es que el Real Madrid logra mantener la ventaja de la ida (0-1) sobre el Leganés en la vuelta que se disputará éste miércoles en el Santiago Bernabéu.

Tras recibir un golpe en el encuentro del domingo frente al Deportivo que le produjo una aparatosa herida junto al ojo izquierdo que requirió varios puntos de sutura, el portugués, con el ojo visiblemente inflamado, ha trabajado con normalidad en el entrenamiento del martes.

Sin embargo, el jugador, junto con el grueso de titulares, quedaría reservado para el encuentro de Liga frente a Valencia del fin de semana por ‘descanso’ tal y como ha ocurrido a lo largo de la campaña, pues la decisión de Zinedine Zidane de dejar la Copa en manos de los suplentes no ha cambiado a pesar de haber quedado fuera de la contienda por el título de Liga.

De ser así, el atacante se perderá los cuartos de final sin que el Madrid haya quedado eliminado con anterioridad.

Con el paso del tiempo, su participación en el torneo copero se ha ido reduciendo considerablemente, aunque es la primera vez que su limitada participación pasa un tanto por deliberada y no como circunstancial.

Cristiano Ronaldo no disputa más de una eliminatoria de Copa del Rey desde la temporada 2013-14, la última ocasión en que el Real Madrid llegó a la final, y acabó proclamándose campeón, toda vez que el cuadro merengue no ha logrado pasar de cuartos.

En la campaña 2014-15, Cristiano Ronaldo sólo pudo disputar la ronda de octavos de final, misma en la que Real Madrid cayó eliminado por el Atlético de Madrid. Un año después antes, Cristiano se quedó sin participar pues el equipo merengue fue eliminado en dieciseisavos por la alineación indebida de Denis Cheryshev. Algo similar a lo que ocurrió en 2009-10, en que Cristiano se quedó con las ganas de disputar su primer torneo de Copa después de que el Madrid cayera en dieciseisavos ante el Alcorcón, entonces de la Segunda División B.

La temporada pasada, Cristiano debutó en la derrota por 1-2 en la ida de los cuartos de final frente al Celta. Aunque firmó un tanto en la vuelta, el cuadro merengue solo pudo sacar un empate 2-2 que no fue suficiente para avanzar a la siguiente ronda.

Cristiano Ronaldo había sido decisivo en el torneo de Copa hasta 2014, cuando el Real Madrid se proclamó campeón. Aunque se perdió la final por una lesión, Cristiano dejó un saldo de tres goles en siete partidos.

Su participación más decisiva se remonta a la campaña 2010-11, cuando acabó dando decidiendo el título. De un cabezazo y ya en tiempo extra, Cristiano Ronaldo marcó el 0-1 definitivo en la final frente al Barcelona.

El portugués, de entonces 25 años, había jugado desde la ronda de dieciseisavos frente a Murcia y solo se perdió la vuelta de octavos frente a Levante después de contribuir con un triplete a la victoria por 8-0 de la ida. El luso disputo ocho partidos en total y acabó con un registro de siete goles, su mejor registro hasta el momento – cifra que repetiría en 2012-13, cuando el cuadro merengue perdió el título en la final contra el Atlético de Madrid.