Pido la palabra por Erly Casanova y Misael Villa

31/01/18
9:21 pm

 

Puede que todavía resuenen los ecos de la edición 57 de la Serie Nacional del beisbol cubano. Un campeonato cuya instancia conclusiva sirvió para desacreditar todos los criterios que mantuvieron la tesis de que una final entre los equipos de Granma y Las Tunas no respondería completamente al atractivo de la afición cubana. Todo por el hecho de que ambos planteles representan al oriente de nuestro país, territorio cuyos elencos no cuentan con muchos adeptos en materia de pelota.  La gente, en su mayoría, prefirió una final entre Matanzas e Industriales por todo el morbo que provocaría y en pleno siglo XXI la sociedad cubana sigue pecando de regionalista.

Muchos especialistas coinciden que la discusión por el título fue tan atractiva, que el mero hecho de irse hasta el séptimo partido y las interioridades de cada juego le dan el merecido reconocimiento de una de las mejores finales que han existido en el beisbol cubano en su último cuarto de siglo. Granma fue fiel a los vaticinios que la colocaron como favorita al cetro, aunque con reiterados sustos incluidos, y el subcampeón Las Tunas fue un adversario ejemplarizante, un conjunto que no pocas veces dio señales de que podían agenciarse el banderín inédito.

Pero la temporada beisbolera cubana ya es cosa del pasado. Ahora las luces se han volcado hacia la inminente Serie del Caribe, que tendrá su voz de play ball este viernes en el Estadio Panamericano de Guadalajara, México, con el enfrentamiento entre los Alazanes de Granma y  los venezolanos Caribes de Anzoátegui. Este año los directivos de la Comisión Nacional no se durmieron en los laureles y ayer hicieron pública la nómina del conjunto que representara a Cuba.

En efecto, como ustedes conocen, es un plantel conformado por 28 jugadores (dos receptores, diez jugadores de cuadro, cinco jardineros y once pitchers) de 12 provincias, con mayor representación, lógicamente, de los actuales titulares con 10 exponentes y de los subcampeones, con tres, aunque también hicieron el grado el santiaguero Ulfrido García, el avileño Raúl González, los villaclareños Yulexis La Rosa y Alain Sánchez, el holguinero Yordan Manduley y el vueltabajero Raidel Martínez (refuerzos de Granma) y el camagüeyano Alexander Ayala, el holguinero Luis Ángel Gómez y el pinareño Vladimir Baños (refuerzos de Las Tunas).

A todas luces, el gran ausente entre los convocados es el receptor tunero Yosvani Alarcón, quien no asistirá justificadamente, al estar “sometido a un régimen de inmovilización y tratamiento de fisioterapia, y debe permanecer fuera de actividad durante unas cuatro semanas”, según informó el jefe médico de la selección nacional, el Dr. Francisco Montesinos. El máscara durante el último juego por la discusión de la corona sufrió una fractura longitudinal en los metacarpianos del tercer dedo de la mano izquierda.

La ausencia de Alarcón deja la receptoría vulnerable en cuanto a un receptor ofensivo, toda vez que La Rosa y el habanero Frank Camilo Morejón son receptores con prestaciones defensivas por excelencia. No obstante, aunque no es lo más indicado, el tunero Rafael Viñales, quien conformó

la selección como inicialista y la mayoría de los encuentros con su equipo los jugó en esa posición, podría ser esa opción de un máscara con dinamita en sus muñecas.

En un equipo que tiene como principal virtud el flanco ofensivo, considero excesiva la cantidad de peloteros convocados para defender el cuadro —repito, diez—, cuando es una perogrullada que el talón de Aquiles de nuestras selecciones nacionales recae en el pitcheo y que para enfrentar este evento, en el que se ha comprobado en cada edición la presencia de no pocos recios bateadores en cada uno de los conjuntos, lo que hace falta son lanzadores. En el caso de Cuba, sin ambages, mientras más, mejor.

Solamente llevaremos once pitchers, cuando, por poner un ejemplo, los titulares de la liga invernal boricua, los Criollos de Caguas, anunciaron que a Guadalajara harán el viaje 15 lanzadores, conscientes de la necesidad de armar hasta los dientes esa importante área. Para que se tenga una idea, los Alazanes de Granma en la edición pasada llevaron 12 serpentineros, lo que fortalece aún más el criterio de que para el inminente torneo los bateadores cubanos están llamados a responder constantemente madero en ristre. No habrá de otra, cuando las probabilidades apuntan a que el cuerpo de pitcheo no sea el punto refulgente del equipo.

Ya que hablo de lanzadores, voy a poner el dedo en la llaga en una de las pocas inconformidades que tengo sobre la selección cubana. Entre los once hombres que subirán al montículo, no están dos nombres que considero sumamente importantes para las pretensiones de este elenco. Son ellos los abridores Erly Casanova, de Pinar del Río, y el artemiseño Misael Villa, ambos con una trayectoria notable durante la etapa clasificatoria con sus respectivos equipos y luego se hicieron sentir durante la postemporada, cuando reforzaron a Industriales.

Villa, por su condición de zurdo, bien pudo haber estado en un staff en el que aparecen tres serpentineros de esa mano. Me encajaba como un buen iniciador —teniendo en cuenta sus características y que no depende de los envíos rápidos, muy usuales en las ligas caribeñas— o como una valiosa pieza para enfrentar a bateadores siniestros. Durante la etapa clasificatoria participó en 20 juegos y le aportó diez triunfos a Artemisa, cedió en cinco, tuvo efectividad de 2.85 y regaló 38 boletos en 116.2 entradas, mientras en los play off con los Leones protagonizó dos aperturas de lujo, con un triunfo y promedio de carreras limpias de 0.63 en 14.1 episodios.

Por su parte, Erly, convertido a días de hoy en uno de los principales lanzadores de Cuba, con la escuadra vueltabajera, en 18 encuentros, alcanzó ocho triunfos, perdió igual cantidad, le batearon solamente para .248, con efectividad de 2.91 en 123.2 innings. En la postemporada fue recordado porque estuvo a punto de propinarle no hit no run a Las Tunas en el quinto choque de la semifinal, venció en un desafío y le batearon para anémico .178 en 12.2 capítulos con diez ponches recetados. (Néstor Pérez)

Tomado de: Cronodeportesonline

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Marcial Segura Beltran on 1 febrero, 2018 at 9:22 pm
    • Responder

    Parece que Carlos Martí no tuvo nivel de decisión a la hora de la conformación definitiva del equipo a La Serie del Caribe, en una de las conferencias de prensa durante los play off, y ante la interrogante de … ¨que si resultaba campeón, ¿Con quién o quienes reforzaría al equipo? En ese minuto el alto mando granmense expuso que los refuerzos serían fundamentalmente en el área de los lanzadores, y algún que otro jugador de posición…. Tamaña sorpresa recibimos los aficionados cuando se dió a conocer la nómina; 10 jugadores de cuadro, resulta una plantilla EXAGERADA e INFLADA, para un campeonato tan breve, (3 antesalistas y 3 torpederos) en detrimento de los lanzadores, que si debían ser 14 o 15. Claro que Casanova y Villa tenían méritos suficientes para viajar a Mejico, y tanto o más que ellos el único ESPECIALISTA en el pitcheo de relevo, y el ÚNICO (Valga la redundancia), cerrador natural, no por gusto el que más juegos salva campeonato trás campeonato, y por tanto es el recordista nacional…y la finalisima de nuestro beisbol no fue la excepción, el hombre se muestra como el brazo más confiable, cuando de cerrar juegos y asegurar victorias se trata. ..
    Nada, Más de lo mismo, con nuestra Dirección de beisbol nunca se sabe cual es (será) la nueva y DESAGRADABLE sorpresa que nos deparan…
    Aquello de que el equipo que resulte Campeón nos representa en la Serie del Caribe,,, es pura….Fantasía, hasta hay cambios en el cuerpo de dirección, y me pregunto: ¿Qué hace Elosegui como entrenador de pitcheo, si los lanzadores azules fueron un desastre? De verdad, no tengo ni idea de cuales son los criterios de Inclusión-exclusión, que tiene nuestra DNB ¿UMMMM?
    El tema da para seguir, …pero no vale la pena, reitero, es Más de los Mismo…

    • medico industrialista on 1 febrero, 2018 at 3:22 pm
    • Responder

    Tambien creo que “se comieron el millo” con llevar solo a 11 lanzadores. Igualmente creo que Erly Casanova y Misael Villa podrian y deberian estar en ese equipo. Ya veremos. Ojala los Alazanes arrasen alla, pero no es lo mas probable. Saludos.

    • kmelot on 1 febrero, 2018 at 2:00 pm
    • Responder

    Carlos Martí no le tenia confianza ni a Yanier Gonzalez ni a Leandro Martinez en el play-off, a Leandro lo puso en el juego 6 porque no tenia otras opciones. ¿Contara con ellos para pichar en la serie del caribe?. Yoelkis Cruz no avanzó del 3er ining en ninguna de sus varias aperturas en el play-off, espera Martí o la FCB que saque out en la Serie del Caribe. Vladimir Baños solo tuvo una apertura buena en el play-off, logrará estabilizarse en la Serie del Caribe. Mientras tanto Jose A. Garcia fue el lider de salvados de la serie, del play-off y de por vida en nuestras series y esta pelando en Guanajay.

    • Eliober on 1 febrero, 2018 at 12:55 pm
    • Responder

    Concuerdo totalmente con tu comentario nosotros aunque vallamos en calidad de invitado no podemos darnos el lujo de llevar tan solo 11 pitchers en un torneo tan corto donde siempre siempre a nos a faltado un brazo mas para a la ahora buena salvar un juego seguimos cometiendo los mismos errores y por que queremos los resultados de nuestra pelota en eventos internacionales no lo han demostrado y que pasa ……. nada por otro lado dejamos fuera a jugadores de los files como el tunero Larduet y el holguinero Geydi Soler para poner a Cepeda fue muy bueno para es hora de darle un chance a las figuras jóvenes bueno de todas maneras suerte a los muchachos y el terreno dirá la última palabra

  1. Yoalkis es premiado por los juegos que le lanzó a los azules y eso ellos nunca lo van a olvidar, Villa es sancionado porque el juego bueno (aunque lanzó un juegazo) al final no se ganó, Casanova en el primer juego no ganó y la CNB no perdonará jamás a los que no lograron que Industriales llegara a la final, lo hayan hecho bien o exelente, eso no importa, lo que importa es que había que ganar para que la final tuviera colorido y hubiera fiebre de pueblo. Ahí está la causa de porque están unos que no debieron y faltan otros que merecían estar.

    • juan bermudez on 1 febrero, 2018 at 10:25 am
    • Responder

    A gozar que se le perdió el tete al bebé. Los once tendrán que ser utilizados en los dos primeros partidos, espero que Cepeda, Jhonson, Gracial y Carlos Martí, puedan pitchear y salvar algún jueguito. Saludos y no cojan mucha lucha, la vida sigue igual.

    • Pedro on 1 febrero, 2018 at 8:57 am
    • Responder

    Es que cuando vemos a un tecnico como Medina hablar en la television miramos con optimismo sin embargo despues la realidad de los analistas te comen las esperanzas . Es sencillamente ilogico lo que hacen , a estos dos casos de lanzadores super efectivos se pueden sumar el barbero y el caso de Yariel Rodriguez un muchacho que ya tiene que tener la oportunidad por sus cualidades y hasta Cousin se puede llevar , la verdad , pero bueno ahi estaran los suplentes de turistas y ojala que no nos hagan falta lanzadores pues lo acontecido hasta ahora es que los bateadores cubanos no responden . Vamos a esperar el final de esta pelicula .

    • Allan de Centro Habana on 1 febrero, 2018 at 12:41 am
    • Responder

    Nada solo es que la CNB está segura de que el mejor pitcheo del mundo es el nuestro, por eso no nesecitamos tantos pitches ni nada por el estilo si llevamos 11 chinchetes sobre todo un Yoalkis Cruz con un corazon de plastico para juegos importantes.Esto es una reaccion en cadena: Nosotros los aficionados opinamos y los directivos se rien de nuestras logicas opiniones y luego vemos los resultados y nos reimos de sus adsurdas justificaciones. Yo aveces me resisto a pensar que nosotros simples aficionados sepamos mas que hombres que en muchisimos casos pasaros hasta 5 años de universidad estudiando el beisbol, que practicamente desde que nacieron estan en terrenos de beisbol y tienen acceso a todo tipo de informacion que no tenemos nosotros y que luego a la hora de la verdad el terreno nos de la razon a nosotros los aficionados.Que locura, parece increible pero en la mayoria de las veses es así y esta no será la exepcion, ya nos haran falta esos brazos que ademas de jovenes tienen mas calidad que el 90% de los que llevaron. Un abrazo capitalino a todos mis hermanos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.