¿Dónde están mis Morenas del Caribe?

18/02/18
8:07 pm

 

Por el amigo de la peña:
Abel Zaldívar

 

 

 

Tengo 23 años y voy a hablar de una historia sin final feliz, al menos hasta ahora.

Hablo de mis Morenas del Caribe, que también son las de todo un pueblo que se acostumbró a verlas salir triunfantes en los más disímiles escenarios. Hablo de esa formación que escaló tres veces de forma consecutiva a lo más alto del Olimpo, de la que fue capaz de ganar todos los sets disputados en el Mundial de 1994, de la que merecía los elogios de todo el universo por su belleza y elegancia al vestir.

Por mi edad son pocos los triunfos de las Morenas que pude disfrutar, guardo como un recuerdo inolvidable aquella tarde de julio del 2007 cuando vi por televisión junto a mi padre, para nada seguidor de los deportes pero embullado por mí, como Yumilka, Rosir, Nancy Carrillo, Yanelis Santos y compañía superaban en un partido rompecorazones al team Brasil de Fofao, Sheila Castro, Paula Pequenho y Thaiza Meneses en los Panamericanos de Río.

 

Yumilka, Rosir, Nancy Carrillo, Yanelis Santos y compañía..

 

En el 2008 llegó el antes y el después del voleibol femenino cubano. El año se pintaba para cosas grandes y todo apuntaba que así sería. Se ganó el torneo de Dubai, se ganó el fuerte Volley Masters, de Montreux y se obtuvo la medalla de plata en el Grand Prix. Sin embargo el futuro tenía reservadas varias decepciones. Un avance de ello lo tuvimos en la Copa Panamericana de ese propio 2008, cuando se decidió llevar al equipo B para foguear a las noveles figuras y el resultado fue un puesto 11 entre 12 planteles.

El relevo estaba dando señales de alarma. Llegó la Olimpiada de Beijing, las Morenas arrollaron en la etapa clasificatoria incluyendo un contundente 3-0 a Estados Unidos y una remontada 3-2 ante las chinas. Una quinta medalla de forma consecutiva parecía cuestión de tiempo y solo Brasil se antojaba como un escollo tal vez infranqueable en lo adelante. Pero el sueño se vino abajo, las norteñas devolvieron la blanqueada en semifinales y tras el golpe psicológico poco pudieron hacer en la discusión del metal bronceado frente a las locales.

Finalizado Beijing el plantel fue renovado de la noche a la mañana, varias jugadoras causaron baja por los más disímiles motivos y adiós a la época gloriosa. De las olímpicas solo se mantuvieron por un tiempo en la escuadra Nancy Carrillo (hasta el 2009), Yanelis Santos (hasta el 2012), Yusidey Silié (convertida de pasadora suplente a capitana del conjunto hasta el 2012) y la bujía ofensiva Kenia Carcasés (hasta el 2011). A partir de entonces quedaron atrás las medallas en lides planetarias, los títulos en Copas del Mundo, el dominio absoluto en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe y Torneos NORCECA.

Llegaron muchachas jóvenes quemando etapas, y la mayoría se fueron con la misma rapidez que vinieron. Y aunque no se comparaban con el nivel de las predecesoras se les veían destellos de calidad. De todas ellas la más relevante a mi criterio era Yoana Palacios. Con más corazón que brillo colectivo se peleó de tú a tú con Brasil en la final de Guadalajara 2011 y se volvió a estar presentes en el segmento decisivo del Grand Prix en el 2012. Otra vez la selección, que parecía ir encontrando un camino, sufrió bajas, unas por deseos de probarse en circuitos superiores, otras por sanciones que buscaban hundir y no educar a las sancionadas.

En el 2013 una luz empezó a brillar más fuerte que el resto y a mayor velocidad. Una niña de 13 años se convirtió en la nueva estrella de la disciplina. Melissa Vargas pasó de los juegos infantiles a llevar sobre su adolescente cuerpo todo el peso de un país y una tradición. En otros tiempos se hubiera formado poco a poco, despacito. Ahora no, ante la ausencia de variantes Melissa era la opción número uno, la dos y la tres. El resultado ya lo vimos hace poco, una sanción desproporcionada y la chica de Cienfuegos abriéndose paso en un club suizo, el Volero Zurich, que se ha especializado en servir como pasarela hacia clubes de mayor renombre para las voleibolistas cubanas. Nada, que el tiempo es muy precioso para tirar por la borda un talento de 18 años.

 

Melissa Vargas pasó de los juegos infantiles a llevar sobre su adolescente cuerpo todo el peso de un país y una tradición

 

 

Y así estamos hoy, con un sexteto regular sumamente inestable y cuyas integrantes son casi desconocidas para el más fiel de los aficionados cubanos. Tenemos un plantel hundido en los escaños del 20 al 30 del ranking mundial, algo que no sería tan desastroso para otros deportes colectivos (salvo el béisbol) pero aquel que vio la película completa desde sus inicios no puede menos que llorar al vernos relegados por países como Argentina, Puerto Rico o Tailandia, que nunca fueron nadie en el entorno universal.

En este 2018 iremos a unos Juegos Centroamericanos y del Caribe donde será difícil obtener el bronce (repito Centroamericanos) y a un Campeonato Mundial, en el cual según los que dicen saber caímos en un grupo dificilísimo (obviando que actualmente hasta una llave conformada por Israel, Groenlandia, Sudán y Kenya sería una piedra en el camino). ¿Cuándo inició el retroceso? Nadie sabe la fecha exacta pero bien pudo ser cuando tras ganar la Olimpiada de Atlanta 1996 Eugenio George fue separado sin motivos reales de su puesto como entrenador y se mantuvo marginado durante tres años (período en el que pese a recibir ofertas para entrenar a Estados Unidos, Brasil o Japón decidió seguir siendo fiel a sus Morenas), o fue en el 2001 cuando varias de las tricampeonas decidieron cerrar su ciclo con la selección para brillar en las ligas de España e Italia, o fue cuando se dejó de hacer un eficaz proceso de captación de talentos a lo largo y ancho del país, o cuando la generación del futuro tuvo que ser la del presente.

 

             Eugenio George al centro, el mejor Director Técnico del siglo XX.

 

Lo cierto es que tras Beijing 2008 las Morenas viajaron con Peter Pan y Wendy al País de Nunca Jamás. Uno tras otro fallecieron componentes imprescindibles de nuestro colectivo como los entrenadores Luis Felipe Calderón y Antonio Ñico Perdomo, y el fundador de la Escuela Cubana de Voleibol, Eugenio George. Sí, porque llegamos a tener una Escuela Cubana de Voleibol, surgida en la década de 1970, donde se tomó lo mejor de las europeas, de las asiáticas y se adaptó a nuestra cultura, a nuestra idiosincrasia; donde se realizaron aportes incuestionables al voli mundial como el sistema de juego de 6-2 con las pasadoras brillando también en funciones ofensivas, donde se estudiaba hasta el más mínimo detalle físico, psicológico, social, técnico y táctico del voleibol femenino, donde la relación no era de entrenador-jugadora sino de padre-hija.

Una magnífica descripción de como se logró esto la brinda el propio Eugenio en un libro delgado y pequeño, de unas 150 páginas, que compré hace tres cursos en la biblioteca de mi Universidad, titulado: El genio triunfador de Eugenio George, del periodista Juan Velázquez Videaux. Toda la grandeza del voleibol cubano cabe en esas 150 páginas. Sería bueno saber si los que tienen las riendas de este deporte alguna vez ojearon sus páginas o si lo tienen en un rincón lleno de polvo. Tras partir físicamente las piedras angulares, tampoco hemos tenido un relevo exitoso en el puesto de entrenador. Muchas de las Morenas del Caribe hoy residen en otros países, donde son más reconocidas que en su propia tierra. Otras se mantienen aquí y mucho pueden aportar con su experiencia a enfrentar esta crisis aunque no recuerdo que se les haya tenido tan presente para laborar con los planteles domésticos (salvo Regla Torres que lo máximo que llegó fue a ser la tercera entrenadora del Cuba allá por el 2010).

¿Cómo cambiar la situación? Pues poco o nada se ha hecho para responder esa pregunta. Solamente con atletas contratadas en la liga de Perú no basta ni con clasificar a los Mundiales de todas las categorías inferiores (para luego hacer el ridículo en el 95 % de los casos). Necesitamos tener un verdadero Campeonato Nacional (y no la caricatura actual), beber de la semilla de tantos triunfos y buscar los talentos regados por toda Cuba, demostrarle a las atletas que nos interesa su rendimiento en el juego pero también nos interesa ayudarlas con sus problemas materiales y espirituales, olvidar rencores y aceptar toda ayuda que sea para el bien del voleibol femenino (venga de donde venga), instruir y educar, revolucionar nuestra Federación y nuestra selección, contar con todas las atletas regadas por el mundo que quieran sumarse otra vez a la escuadra sin renunciar a su presencia en otros circuitos.

De las 12 olímpicas en Beijing, diez años después se mantienen activas en ligas profesionales el 75 % (Liana Mesa, Nancy Carrillo, Yanelis Santos, Rosir Calderón, Daimí Ramírez, Rachel Sánchez, Yusidey Silié, Kenia Carcasés y Yusleyni Herrera). Las tres restantes también jugaron en ligas profesionales hasta hace tres años: hoy Yumilka Ruíz y Zoila Barros viven en Cuba, y Yaima Ortiz, devenida en modelo internacional, reside en Turquía aunque sin perder los vínculos con su tierra.

Cómo ven nuestras Morenas no son ni fueron estrellas fugaces, sobran los ejemplos de veteranas de 40 años jugando con el ímpetu de una veinteañera. Lamentablemente ese ímpetu ha sido aprovechado mayoritariamente por un club europeo y no por nuestra formación. Ojalá y nacieran otra vez uno, dos, millones de Eugenio George (aunque lo creo imposible). Ojalá y un día vuelvan a ser noticia los triunfos, y no las derrotas.

¿Sucederá esto en el futuro? Llevo diez años esperando por un Sí pero el presente siempre me dice No.

Si alguna vez recibo la respuesta anhelada será porque nuestro equipo de voleibol femenino ha vuelto a ser, como las bautizara el narrador René Navarro: Nuestras Espectaculares Morenas del Caribe.

 

 

Las Espectaculares Morenas del Caribe

 

 

15 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • el lector matancero on 22 febrero, 2018 at 11:04 pm
    • Responder

    Las Morenas del Caribe son únicas, irrepetibles, no en Cuba sino en el mundo, ese mundial que Cuba en Brasil no perdió nuingún set fue en contra del público y de las jugadoras brasileñas que decían sin respeto que eran mejores que las cubanas, y 3 olimpiadas ganadas seguidas más una cuarta con bronce que hazaña, más como 2 mundiales, gran prix, copas del mundo, que equipo, injustamente las japonesas salieron las mejores del siglo con un mundial y una olimpiadas ganadas, injusto porque las mejores del siglo fueron las MORENAS DEL CARIBE, únicas, aunque mejore el pago y le paguen a las cubanas miles de dólares, les den castillos, o les inyecten células madres no se convertirán en las morenas del caribe porque son una especie única que no tiene copia. Cuba se dió el lujo de tener alas dos mejores del siglo REGLA TORRES y la inigualable doña MIREYA LUIS, y al mejor entrenador del siglo EUGENIO GEORGE, más el mejor equipo del siglo XX y de este también LAS MRENAS DEL CARIBE.

    • DHAE on 20 febrero, 2018 at 5:25 pm
    • Responder

    ¡¡¡Un artículo espectacular!!!
    Gracias, muchas gracias Abel por escribirlo. Muy pero que muy superior a los escritos Caín de a diario, que nos lanzan por debajo de la puerta cuando alcanzamos.
    Y estoy muy de acuerdo en que era un 6-2, y no un 4-2… Una de las tantas magias de nuestras Morenas y de la genialidad del King George.
    Se busca, se busca, ¡¡¡se busca!!!:
    – Una ZURDA DE ORO.
    – Una pared a lo MAGALYS CARVAJAL, material de hormigón que “ciertos constructores” han olvidado. Alguien dijo que un material similar se empleó en construir Disco Ibiza, ¿Acaso será piedra ANA IBIS?
    – Con mucha longevidad y belleza…, algo así como la TORRE de París en Francia.
    – También con olfato de larga nariz, de seguro a lo TÉLLEZ. Chicas perspicaces que olían volibol puro, y que no necesitaban abrir los ojos para ganar.
    – Y tírenle la Capa o el CAPOTE, que a las capitanas hay que vestirlas con elegancia.
    – Con mis dos cañones esperando: Uno lo disparará LUIS hasta el infinito, y por el bombazo sólo se oirán los gritos de ay MAMITA.
    – En el banco, momentáneamente, un recibo de 1000 quilates del barrio, que diga de BARROS.
    – Y también allí, para cuando la cosa requiera del 6-2 mágico, o cuando la Téllez se canse un poquito, entonces tengo mi súper baraja de reserva con T. AGÜERO (si no pregunten en Italia).
    – Y la niñita VARGAS que mire y aprenda, que también la necesitaremos.
    – Así…, todos entraremos en el carril de lo que fue una gran felicidad para el pueblo de Cuba…, quise decir entraremos en el CARRILLO.
    Se busca, se busca, ¡¡¡se busca!!!… Pero, ¿¿¿dónde están??? Y como no las hallo, sí puedo decir donde no están: No están en Rusia, ni en China, ni en Japón, ni en los Estados Unidos, ni en Brasil. Ni en cualquier otra nación emergente en el voleibol de última hora.
    Hoy tampoco están en el verde caimán, pero si alguna vez existieron es porque eran DE CUBA, DE CUBA, DE CUBA.
    Se busca, se busca, ¡¡¡se busca!!!… Por favor, ruego porque las encontremos.

    1. Lo peor de eso es que no hay voluntad de encontrarlas

      • duniesky on 21 febrero, 2018 at 10:15 am
      • Responder

      Buenas tardes, si espectacular es el artículo del amigo abel, su comentario no se queda atrás, muchísimas gracias por brindarnos algo tan emotivo, pudiera decir muchas más cosas para alabarlo pero me quedaría corto. Saludos

    • osmany m on 20 febrero, 2018 at 9:54 am
    • Responder

    A las morenas del Caribe las agarró el mismo sindrome de la pelota , pero a diferencia de la pelota el Voleibol que en Cuba funcionaba y aún intenta funcionar , en forma de laboratorio , pero con el problema de que no salen talentos todos los años como en el beisbol, el voli es un deporte de tradición en cuba donde siempre hubo atletas en lo mas alto , y Cuba siempre estaba en el podio o bien cerca de el, pero poco a poco se fué desgastando y la imparable fuga de talentos conjugadas con los malos tratamientos y cosas que todos sabemos ha logrado llegar a un punto de dificil retorno, porque lo poco que sale se va… el voli es un deporte de generaciones y es dificil que cuando una generación tras otra se desarma puedas lograr un equipo d élite mundial…

    Recuerdo una vez al famoso entrenador de brasil en una entrevista que se lehizo en los tiempos que comenzó la debacle cubana, cuando le afirmó un periodista que eran los mejores del mundo, y el respondió rápidamente, diciendo: No los mejores del mundo son los cubanos que año tras año arman un equipo y logran llegar a las medallas… pero el año tras año se fué haciendo mas dificil hasta llegar al dia de hoy donde nos encontramos en un punto y repito de difcil retorno, para morenas y morenos también….

    • Pedro on 19 febrero, 2018 at 3:37 pm
    • Responder

    Este articulo nos hace llorar a los que peinamos alguna cana pues nos hace recordar , ademas , a las espectaculares morenas y sus tri olimpicos , asi como a Eugenio , a su esposa , a Ñico . La receta parece haberse diluido en el tiempo .

    • Leu on 19 febrero, 2018 at 2:56 pm
    • Responder

    Simplemente espectacular artículo este como lo fueron nuestras jugadoras, en casa tengo guardado cuantos videos, confesiones de grandes, partidos y reportajes de ese equipo, dentro de poco se cumplirán 20 años del último título olímpico y pasarán quizás 20 más por el camino que vamos

    • Esteban E. Yero Pla on 19 febrero, 2018 at 2:52 pm
    • Responder

    ABEL LE VOY A SUGERIR ALGO NO ESCRIBAS MAS DE ESTA FORMA, QUE CLASE DE NOSTALGIA, VER COMO ERAMOS POTENCIA Y NO SOMOS NADIE AHORA, Y ESO QUE USTED TIENE 23 AÑOS Y NO VIO PRÁCTICAMENTE NADA, QUE CLASE DE ORGULLO DECIR LAS MORENAS DEL CARIBE, FÍJESE QUE A RENE NAVARRO LO RETIRARON Y LO TIRARON PARA EL MONTÓN,DE QUE FORMA VA A VER CONTINUIDAD, PERO NO SE AMILANE SIGA ESCRIBIENDO QUE POR PERIODISTA COMO USTED Y GRACIAS A LA MD LEEMOS ARTÍCULOS DE CALIDAD EXTRA.

    FELICIDADES

    ESTEBAN

    • duniesky on 19 febrero, 2018 at 1:02 pm
    • Responder

    Buenas tardes… ¡Wao! Casi me hace llorar hermano Abel, su artículo es nuevamente espectacular, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados, la nostalgia y el justo reclamo recorren de principio a fin su necesaria reseña, el mensaje está sumamente explícito… En el voleibol femenino éramos todo y hoy somos prácticamente nada, realmente hacía falta un artículo así, para demostrarnos que el beisbol no es la única víctima de las circunstancias actuales… ¿Cuánto se ha perdido? ¿Cuánto se ha devaluado nuestro sistema deportivo? ¿Por qué ha sucedido? Son preguntas muy fuertes, que son prácticamente imposibles de responder abiertamente para no herir las susceptibilidades de algunos, pero que irremediablemente en algún momento se tendrán que responder, para que la verdad se muestre tal cual es… Leí su artículo hermano y le juro que tuvo la increíble facultad de trasladar mi mente hasta momentos inolvidables de nuestro voleibol. Le diré es una lástima todo lo que ha pasado con ese deporte en nuestro país, sobre todo con el voleibol femenino… Pero es que sencillamente, cuando se hacen las cosas mal, el costo nos termina alcanzando, la factura irremediablemente llega, es puro karma, atacándonos una y otra vez, pidiéndonos, exigiéndonos a gritos rectificar, enrumbar los senderos, corregir el tiro… es triste, muy triste lo que sucede en nuestra tierra con los mejores exponentes de los deportes colectivos e individuales, con esos mismos exponentes que tanta gloria le han dado a esta tierra, que tan rica historia han labrado, historia que hoy día se pisotea poco a poco, por el manto de la insuficiencia, vez tras vez, fracaso tras fracaso… ¿Hasta cuándo? Saludos y un abrazo hermano.
    PD: Disculpe la nostalgia, pero es que su artículo tiene la facultad de tocar puntos dolorosos de nuestra alma deportiva. No obstante muchas gracias por hacerlo, porque como ya le dije, era más que necesario.

  1. Un buen artículo, recuerdo la remontada a las Rusas en la que a las 2 y tanto de la madrugada (hora de cuba) Mireya Luís dijo eso se lo dedicamos a este, este, esto, etc cosas y poersonas, pero en especial a alguien que sin esa persona no hubieramos nunca podido llegar hasta aquí, ese que es nuestro padre, a Eugenio George que seguramente nos está escuchando allá en cuba y no debe haber dormino hasta el final del partido, eso quisiera verlo lograr en otros entrenadores cubanos, que sus atletas a la hora de su fallecimiento muchos años después de haber dejado de ser su entrenador asistan y lloren como si hubieran perdido a un consanguineo y es que lo único que le faltó a George con ellas fue la consanguineidad, se dice que ninguna pudo hablar del llanto en su entierro. Con sus resultados demuestran la grandeza real si analizamos que el voli es un deporte en el que siempre han jugado en eventos internacionales lo mismo profesionales que amateur por lo que a estos eventos siempre ha asistido lo mejor del planeta y a eso les ganaban inobjetablemente nuestras espectacuklares morenas del caribe, no dejaban lugar para las dudas.

    • SIEMPRE NARANJA on 19 febrero, 2018 at 10:08 am
    • Responder

    Buen trabajo Abel como siempre un orgullo tener tus excelentes trabajos en nuestra web.
    Que añoranza siento……… se me eriza la piel solo de mencionar:

    Nuestras Espectaculares Morenas del Caribe

    Saludos…….

    • Chikungunya on 19 febrero, 2018 at 9:28 am
    • Responder

    Como dice la canción…”recuerdos y ya más nada”. Me cabe la dicha de haber visto a estas espectaculares desde sus comienzos y en los mejores años de mayor gloria.

    PD: Amigo el sistema de juego nuestro era el 4 – 2, donde había dos pasadoras, esto nos distinguió durante muchos años, diferente al 5 – 1 tradicional que se juega en el mundo.

      • Lisandro Rene Duvergel Smith on 23 febrero, 2018 at 2:38 pm
      • Responder

      el quizo decir 6-2 pues dos pasaban y las 6 atacaban , eso nadle lo ha hecho en le mnundo dle volley ni siquera las “Niñas Magas del Oriente” , equipo que a la postre fue el mejor del siglo pasado , este equipo les daba unas palizas al que se pusiese al frente cmo el panamericanos del 91 a los EEUU , que daba lastima de verdad o el partido Final de Sydney que todo el mundo estab comiendose las uñas y yo deçai en mi borrachera : cuando ganen me pagan otra botella !!!….y al final me fui como con 5 rifles que estuve borracho una semana , no hay, no habra un equipo de ningun deporte como ese , solo el DREAM TEAM de Barcelona lo pongo por encima de ese moustro que fue LAS ESPECTACULARES MORENAS DEL CARIBE

    • Raul G. on 19 febrero, 2018 at 6:55 am
    • Responder

    Abel te felicito por su articulo , cuanta falta nos hacen articulos como este y periodistas como usted. Cuantos años perdidos, cuantas decisiones erroneas tomadas y como nos han enseñado no olvidar la historia estamos en el deber de escribir sobre estos temas una y otra vez . Lastima que tan pocas personas tengan acceso a estos articulos. Varias veces lo he escrito si la cultura cubana tuvo un quinquenio gris muchos de nuestros deporte ya van por tres quinquenios.

    • El Loko on 18 febrero, 2018 at 10:38 pm
    • Responder

    Hola Abel….bueno las Morenas del Caribe, ya están todas jubiladas, la edad no daba para más, y como ves, algunas que de ellas, se fueron a “desentrenarse” a Europa, porque había y hay mejores condiciones que en Cuba, hermano, ya no habrá más Morenas del Caribe, como dices, no quieren que haya, al menos en Cuba, las podrám gaber en Jamaica, Haití, ya las hay en Dominicana, pero en Cuba….ya viste a la última “Morenita”, que estaba sancionada (Melissa Vargas), se la ganó en buena lid con un contrato con el Volero Zurich, de Suiza, no va a haber Morenas del Caribe, si no cambian los tiempos Benancio….

Deja un comentario

Your email address will not be published.